Con desechos, Arturo Va­len­cia re­fle­xio­na so­bre el tiem­po

La ex­po­si­ción De­pó­si­tos del tiem­po ex­plo­ra la eter­ni­dad de los ma­te­ria­les que la sociedad con­si­de­ra ba­su­ra

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - PORTADA -

Con tra­zos rí­gi­dos, tex­tu­ras de­gra­da­das, su­per­fi­cies oxi­da­das; con ma­te­ria­les que una ma­yo­ría lle­va­ría a una cha­ta­rre­ra o uti­li­za­ría pa­ra cu­brir un hue­co en el te­cho, el me­xi­cano Arturo Va­len­cia “pin­ta” imá­ge­nes que bus­can ini­ciar una con­ver­sa­ción acer­ca de la ca­rre­ra con­tra el tiem­po y de la uti­li­dad de la ba­su­ra.

El ar­tis­ta de 50 años, ac­tual di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Mé­xi­co, tra­ta de in­co­mo­dar al es­pec­ta­dor, con el fin de pro­vo­car re­fle­xio­nes so­bre lo que­nues­tra sociedad desecha sin pie­dad.

Es­tas pie­zas de to­nos tie­rra, con­fec­cio­na­das con ma­de­ra en­con­tra­da, tro­zos de me­tal, ra­mas, alam­bres, ho­jas, ce­rá­mi­ca y yu­te, com­po­nen la ex­po­si­ción De­pó­si­tos del tiem­po, que se ex­hi­be en la Ga­le­ría Klaus Stein­metz Ar­te Con­tem­po­rá­neo en Es­ca­zú.

Las obras na­cie­ron en­tre es­ta­días en Cos­ta Ri­ca y en Mé­xi­co a par­tir del 2011.

–¿Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre la ba­su­ra me­xi­ca­na y la cos­ta­rri­cen­se que en­cuen­tra en los lu­ga­res de desechos?

–El ti­po de cli­ma de Cos­ta Ri­ca les da a los óxi­dos una co­lo­ra­ción más anaran­ja­da. En Mé­xi­co, a ve­ces, los óxi­dos son más opa­cos. He en­con­tra­do aquí, ya sea por el sol, el ca­lor o la llu­via, que hay una ma­yor va­rie­dad to­nal. Los to­nos por el des­gas­te de la­ma­de­raen­la pla­ya es ex­qui­si­to; el ma­te­rial se pu­le por la are­na y la sal, y hay su­per­fi­cies ma­ra­vi­llo­sas que no hay en Mé­xi­co, don­de sí hay una du­re­za de con­tras­tes muy mar­ca­dos.

–Pa­ra es­ta muestra tu­vo que en­fren­tar­se al me­tal. ¿Có­mo fue el en­cuen­tro con es­te ma­te­rial?

–No sen­tí el go­zo que pue­de sen­tir­se al te­ner un pin­cel, la sua­vi­dad del co­lor, el de re­lle­nar un es­pa­cio. Al es­tar tra­ba­jan­do con es­tos ma­te­ria­les, ex­pe­ri­men­té otros ti­pos de pla­ce­res, co­mo el ha­cer un diá­lo­go con el ob­je­to.

”Cuan­do voy co­lo­can­do los ob­je­tos en el es­pa­cio, voy po­nien­do co­lo­res; mi len­gua­je si­gue sien­do pic­tó­ri­co, es­toy di­se­ñan­do. El tra­ba­jo fí­si­co es pa­re­ci­do al de un car­pin­te­ro; tengo que usar he­rra­mien­tas du­ras pa­ra ins­ta­lar ob­je­tos, co­mo ta­la­dros, y cor­ta­do­ras eléc­tri­cas. Al fi­nal, la su­ti­le­za de la pie­za sí tie­ne que ver con una cues­tión pic­tó­ri­ca, el aco­mo­do y el co­lor. Bus­co los equi­li­brios, los ejes, pien­so en las tría­das, y apli­co mis co­no­ci­mien­tos en ele­men­tos ru­dos que, al fi­nal, re­sul­tan en una ar­mo­nía”. –¿Qué te­mas qui­so tra­tar con es­ta ex­po­si­ción?

–Ha­blo de los ma­te­ria­les en desuso, ol­vi­da­dos por la sociedad y có­mo ad­quie­ren un va­lor dis­tin­to cuan­do es­tán den­tro de un es­pa­cio fí­si­co. Tam­bién di­go que la obra va más allá de las ope­ra­cio­nes ma­nua­les del ar­tis­ta; es de­cir, no se tra­ta del ego del ar­tis­ta que pin­ta la obra, sino de los­ma­te­ria­les que tie­nen un dis­cur­so. Yo sim­ple­men­te los aco­mo­do en un es­pa­cio de di­se­ño. –¿Cuál es el dis­cur­so que ex­po­nen las obras?

–Es un atrac­ti­vo per­so­nal ha­cia el tiem­po y lo an­ti­guo. Sos­ten­go la idea de que si mi­ra­mos ha­cia atrás se pue­den en­con­trar cla­ves de nues­tra vi­da ac­tual. Pre­ten­do ins­pi­rar al es­pec­ta­dor pa­ra que vol­tee ha­cia los orí­ge­nes de la hu­ma­ni­dad y así en­con­trar res­pues­tas de lo que es­tá pa­san­do.

–Du­ran­te el pro­ce­so de crea­ción, ¿en­con­tró us­ted al­gu­nas de esas cla­ves?

–Me gus­tan las mi­to­lo­gías que han mar­ca­do a so­cie­da­des en­te­ras. Creo que en las mi­to­lo­gías es- tán plas­ma­das las cla­ves de lo que te­ne­mos que sa­ber; me re­fie­ro a es­tas cla­ves co­mo una ma­ne­ra del buen vi­vir, de que la hu­ma­ni­dad vi­va la vi­da co­ti­dia­na de una ma­ne­ra sa­na, de no en­tre­gar­se de una for­ma tan in­me­dia­ta a la tec­no­lo­gía y de re­fle­xio­nar an­tes de se­guir ade­lan­te. No bus­co crear un mis­te­rio, sino des­en­tra­ñar el mis­te­rio de la vi­da.

–Des­cu­brí que el pro­ce­so es más im­por­tan­te que la obra ter­mi­na­da. Cuan­do la obra se fi­na­li­za, ad­quie­re un ti­po mor­ta­li­dad, por así de­cir­lo. Ya que­dó re­don­da, pu­li­da, per­fec­ta y no la de­ja­mos res­pi­rar, la he­mos ce­rra­do.

”Por eso, es­tas pie­zas de la ex­po­si­ción nun­ca van a ter­mi­nar­se; se van a se­guir des­com­po­nien­do, de­gra­dan­do y, en lu­gar de tra­tar de con­ser­var­las, bus­co que el tiem­po par­ti­ci­pe en la obra. Tam­bién que un agen­te ex­tra­ño–más allá de uno mis­mo– co­mo es la tem­po­ra­li­dad, o el cli­ma, o el am­bien­te le im­pri­ma su hue­lla y la si­ga des­com­po­nien­do pa­ra ex­pli­car que la obra de­be es­tar vi­va. Es im­por­tan­te esa vi­ta­li­dad pa­ra de­to­nar re­fle­xio­nes.

–Al­gu­na re­mem­bran­za de sí mis­moo­de có­mo­ma­ne­jael tiem­po ca­da quien. Hay una ca­rre­ra de la hu­ma­ni­dad­muy fuer­te por de­te­ner el tiem­po: nos te­ñi­mos el pe­lo, nos pin­ta­mos la ca­ra, nos po­ne­mos cre­mas o has­ta pu­li­mos el au­to; cla­ro, es­to tie­ne que ver con la con­ser­va­ción y la su­per­vi­ven­cia. Sin em­bar­go, siem­pre el tiem­po nos ga­na; es una ca­rre­ra inú­til has­ta cier­to pun­to y con es­ta obra me en­tre­go al tiem­po.

Es­toy­cons­cien­te de que­noes­toy a la mo­da. Pe­ro pro­pon­go es­tas pie­zas co­mo una re­fle­xión más allá de la mo­da. Creo que la hu­ma­ni­dad no ha apren­di­do su­fi­cien­te, va a un rit­mo ace­le­ra­do y to­da­vía no ha po­di­do de­te­ner­se y re­fle­xio­nar. Pro­pon­go la idea de la tem­po­ra­li­dad pa­ra de­te­ner un po­co el avan­ce tan rá­pi­do de las co­sas y echar un vis­ta­zo a nues­tros orí­ge­nes.

–Me hi­zo una es­pe­cie de clic el acon­te­ci­mien­to de la­sTo­rres Ge­me­las en el 2011 y el en­con­trar­me con una fi­la de desechos en la pri­me­ra obra que hi­ce, que na­ció de una con­ver­sa­ción con un in­ge­nie­ro. Él me in­vi­tó a rea­li­zar una pie­za con desechos y me en­con­tré en mi es­tu­dio con una pi­la de ba­su­ra. El pri­mer día que iba a eje­cu­tar la obra, trans­mi­tie­ron en te­le­vi­sión lo que cul­mi­na­ría en una pi­la enor­me­de desechos hu­ma­nos, ma­te­ria­les y una des­gra­cia im­plí­ci­ta. A mí me fun­cio­nó pa­ra com­pa­rar ese even­to con el mío; te­nía un sen­ti­do in­tere­san­te. Sin sa­ber qué co­sa es­ta­ba ha­cien­do, de­bía ex­pli­car­lo, de­bía me­ter­me con esos ma­te­ria­les pa­ra ver adón­de iba a lle­gar.

–¿Qué ex­pe­rien­cia lo lle­vó a tra­ba­jar con ma­te­ria­les co­mo el me­tal y la ma­de­ra, en­tre otros?

–Den­tro del mun­do del ar­te, ¿qué es­pa­cio pue­de ocu­par es­ta ex­po­si­ción? –Co­mo ar­tis­ta, ¿qué le ofre­ció el pro­ce­so de crea­ción? –¿Qué ti­po de de­to­na­cio­nes le gus­ta pro­vo­car en el es­pec­ta­dor?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.