El cu­ra­dor es­pa­ñol Ai­mar Arrio­la in­vi­ta a co­no­cer la su­per­fi­cie

Ai­mar Arrio­la es el in­ves­ti­ga­dor re­si­den­te en la Ca­sa Ca­ní­bal, con un pro­yec­to en­fo­ca­do en el con­cep­to de su­per­fi­cie

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - PORTADA -

La se­ma­na pa­sa­da, Ai­mar Arrio­la lle­va­ba ape­nas unos días tra­ba­jan­do en la Ca­sa Ca­ní­bal, don­de el Cen­tro Cul­tu­ral de Es­pa­ña (CCE) abre ofi­ci­nas a sus in­ves­ti­ga­do­res re­si­den­tes.

Sin em­bar­go, el cu­ra­dor-in­ves­ti­ga­dor es­pa­ñol se mo­vía por el re­cin­to co­mo si co­no­cie­ra bien dón­de es­ta­ban me­sa, ven­ta­na y ca­fé: to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo. “A ve­ces a uno le pa­sa que va a un lu­gar y sien­te­que­noes la úl­ti­ma­vez­que va a ve­nir”, di­ce.

Arrio­la es el más re­cien­te in­vi­ta­do a la re­si­den­cia ar­tís­ti­ca del CCE, abier­ta en el 2015 pa­ra fo­men­tar la in­ves­ti­ga­ción y te­jer re­des en­tre Es­pa­ña y la re­gión. La vi­si­ta se rea­li­za jun­to con la X Bie­nal Cen­troa­me­ri­ca­na, a cu­ya cu­ra­do­ra, Ta­ma­ra Díaz-Brin­gas, co­no­ció ha­ce una dé­ca­da.

No es una re­si­den­cia que es­pe­ra un pro­duc­to al fi­nal de los dos me­ses de du­ra­ción, sino un es­pa­cio pa­ra la re­fle­xión y la in­ves­ti­ga­ción por sí mis­ma. Cre­ce a su rit­mo: al­gu­nas de sus ra­mi­fi­ca­cio­nes pue­den ver­se en lí­nea, en me­dium.com/@ca­sa­ca­ni­balcr.

Su­per­fi­cies

Dia­go­nal al Fa­ro­li­to, en la Ca­sa Ca­ní­bal, Arrio­la desa­rro­lla­rá el pro­yec­to Ha­cer con la su­per­fi­cie, que pro­po­ne pen­sar de otra for­ma la in­ves­ti­ga­ción. “Ven­go pen­san­do en qué po­de­mos en­ten­der por las prác­ti­cas su­per­fi­cia­les ca­si co­mo una pro­vo­ca­ción”, ex­pli­ca.

Em­pie­za por cues­tio­nar pa­la­bras “vin­cu­la­das al te­rreno de las pro­fun­di­da­des” usa­das co­mo me­tá­fo­ras de la in­ves­ti­ga­ción: pro­fun­di­zar, pe­ne­trar, ex­ca­var, ahon­dar.

En Ca­sa Ca­ní­bal, la me­sa, las pa­re­des y los jar­di­nes em­pie­zan a acu­mu­lar ma­te­ria­les, po­si­bles for­mas de ha­cer. ¿Cuál se­ría el po­ten­cial de tra­ba­jar no des­de la pro­fun­di­dad, sino des­de la su­per­fi­cie? “La su­per­fi­cie es ese pri­mer plano del que cuel­gan al­gu­nos te­mas­que mein­te­re­san: lo ani­mal, el tac­to, el jar­dín y que es­pe­ro que me ayu­den a es­ta­ble­cer una nue­va re­la­ción con la in­ves­ti­ga­ción; no ol­vi­dar que es ne­ce­sa­rio re­pen­sar con­ti­nua­men­te qué es in­ves­ti­ga­ción”, ex­pli­ca Arrio­la.

El te­ma ani­mal se re­pi­te en va­rios pro­yec­tos per­so­na­les y co­lec­ti­vos pre­vios. “Una for­ma que el pen­sa­mien­to oc­ci­den­tal ha uti­li­za­do pa­ra es­ta­ble­cer di­vi­sión en­tre hu­mano y ani­mal es di­bu­jan­doal ani­mal­co­mo­ser sin in­te­rio­ri­dad, co­mo cuer­po su­per­fi­cial, frente al hu­mano, que mi­ra la pro­fun­di­dad de su ser pa­ra co­no­cer­se, pa­ra pen­sar­se, que tie­ne un al­ma”, di­ce. “El ani­mal se ca­rac­te­ri­za co­mo pu­ra su­per­fi­cie”.

Lo ani­mal fue uno de los ejes de la ex­po­si­ción Anar­chi­vo si­da, ex­pues­ta en Ta­ba­ka­le­ra, un es­pa­cio cul­tu­ral en San Se­bas­tián (Es­pa­ña). En su re­pa­so, mues­tran có­mo ar­tis­tas de Amé­ri­ca y de Es­pa­ña usa­ron la fi­lia­ción con lo ani­mal pa­ra con­tra­rres­tar los dis­cur­sos so­bre el si­da co­mu­nes en los al­bo­res de la epi­de­mia.

“Es­ta­mos in­ves­ti­gan­do cuál fue el im­pac­to del VIH y si­da fue­ra de los sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les: Pa­rís, Lon­dres, Berlín, Nue­va York. Es de­cir, qué pa­só en otras la­ti­tu­des en las que el re­la­to ca­nó­ni­co so­bre la dis­cu­sión en torno al si­da no cal­za o no da cuen­ta de ex­pe­rien­cias con­cre­tas”, di­ce deun pro­yec­to que desa­rro­lla con co­le­gas de Chi­le.

Los re­la­tos so­bre el si­da siem­pre en­cuen­tran su ori­gen en el otro, pe­ro, an­tes de que fue­ran otros hu­ma­nos, eran otros ani­ma­les (los pri­me­ros pri­ma­tes in­fec­ta­dos).

Así, la ani­ma­li­dad y el si­da se cru­zan de for­ma inusi­ta­da y, en la épo­ca, gru­pos co­mo Las Ye­guas del Apo­ca­lip­sis (Chi­le) y ar­tis­tas co­mo Miguel Ben­lloch (Es­pa­ña) re­to­ma­ron lo ani­mal co­mo es­tra­te­gia crí­ti­ca.

Una su­per­fi­cie em­pie­za a ha­blar­de­las de­más: “Otra cues­tión que me lle­va a pen­sar en las su­per­fi­cies es un in­te­rés en el po­ten­cial ope­ra­ti­vo del tac­to, el co­no­ci­mien­to que se pro­du­ce no a par­tir de la vi­sión ni de la ra­zón, sino del tac­to, la im­pli­ca­ción con la piel y las re­la­cio­nes cor­po­ra­les que se pro­du­cen a par­tir de él”, agre­ga.

Otras for­mas

La en­fer­me­dad no ha si­do el úni­co me­ca­nis­mo por el cual se ex­clu­ye el tac­to co­mo for­ma de co­no­ci­mien­to. “Creo que en la sociedad con­tem­po­rá­nea, en el día a día de las so­cie­da­des neo­li­be­ra­les, ve­mos có­mo ca­da vez hay más me­ca­nis­mos co­ti­dia­nos de­di­ca­dos a evi­tar el con­tac­to con las per­so­nas”, opi­na Arrio­la.

En Lon­dres, don­de re­si­de, el bus se pa­ga con tar­je­tas con­tactless; en nues­tra cul­tu­ra di­gi­tal, la pro­me­sa es que ya no te­ne­mos que to­car na­da ni es­tar pre­sen­te. Re­nun­ciar a ello, em­pe­ro, es ex­cluir una for­ma de co­no­ci­mien­to. De ahí en ade­lan­te, los te­mas se em­pie­zan a co­nec­tar en la men­te deam­bu­lan­te de Arrio­la.

“Me in­tere­sa tra­ba­jar con la con­ven­ción de la ex­po­si­ción. Ha­ce po­co vi una con­fe­ren­cia de una cu­ra­do­ra muy co­no­ci­da que de­cía: ‘Ase­gú­ren­se de que sus exposiciones con­vo­quen el cuer­po; pa- ra to­do lo de­más, ya es­tá In­ter­net’. Hay al­go in­sus­ti­tui­ble en el en­cuen­tro en­tre un cuer­po y un ar­te­fac­to ar­tís­ti­co, co­no­ci­mien­tos que se dan en lo ma­te­rial que no los sus­ti­tu­ye un li­bro ni In­ter­net, y me in­tere­sa có­mo tra­ba­jo ba­jo el for­ma­to de la ex­po­si­ción pa­ra con­vo­car al cuer­po”, di­ce.

Al lle­gar a Cen­troa­mé­ri­ca, en­con­tró otra co­ne­xión con sus tra­ba­jos an­te­rio­res: el jar­dín. Esa fi­gu­ra ha­bía es­ta­do pre­sen­te en su tra­ba­jo con la ar­tis­ta es­pa­ño­la Su­sa­na Ta­la­ye­ro; aquí, la en­con­tró en Ni­ca­ra­gua, con Apa­ri­cio Artola, y en Cos­ta Ri­ca, con Ro­lan­do Cas­te­llón.

“El jar­dín co­mo yo lo plan­teo, des­de (el fi­ló­so­fo) Gi­lles De­leu­ze y es­tos ar­tis­tas, no es un jar­dín en­rai­za­do, an­cla­do, so­me­ti­do a una­re­la­ción geo­mé­tri­ca, si­noun jar­dín de cir­cu­la­ción li­bre”.

El jar­dín, di­se­ña­do pa­ra la con­tem­pla­ción, es tam­bién asun­to de su­per­fi­cies. En la mi­ra­da de Arrio­la, ape­nas to­car­lo des­pier­ta inusi­ta­das di­rec­cio­nes: nue­vas ra­mas. En Ca­sa Ca­ní­bal, ten­drá tiem­po de de­jar­las cre­cer.

DIA­NA MÉN­DEZ.

Ai­mar Arrio­la vi­ve y tra­ba­ja en el País Vas­co y Reino Uni­do, don­de cur­sa su doc­to­ra­do en la Uni­ver­si­dad de Lon­dres.

El 1.° de se­tiem­bre, Arrio­la par­ti­ci­pa­rá en un se­mi­na­rio so­bre la Bie­nal Cen­troa­me­ri­ca­na, Au­di­to­rio del Mu­seo del Ja­de. Con Adrian­ne Sa­mos, con­ver­sa­rá des­de las 10 a. m. en Mi­ra­das crí­ti­cas a la X Bie­nal Cen­troa­me­ri­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.