El huer­to pro­fa­na­do

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - ÁNCORA - YADIRA CAL­VO FA­JAR­DO ya­di­ca­fa@gmail.com

Pro­fa­na­ción del huer­to es una obra lle­na de pá­ja­ros, de año­ran­za, de­sen­can­to y pe­sa­dum­bre, tal co­mo se pue­de es­pe­rar de un huer­to pro­fa­na­do: aquí, co­mo se­ña­la la voz lí­ri­ca, “la pa­la­bra se des­ha­ce aton­ta­da”, “re­pe­ti­da y go­tean­te/ en­tre el / tre­pi­dan­te rui­do”; una pa­re­ja no se be­sa sino que “in­ter­cam­bia sa­li­va”; los can­tos ro­da­dos son pá­ja­ros, pe­ro “sin alas”; el hal­cón re­co­no­ce: “nos con­for­ma­mos con desechos (...) aun­que sea­mos ar­cán­ge­les”.

Esa de­sola­da de­s­es­pe­ran­za apa­re­ce una y otra vez en el poe­ma­rio de Aguilar, en al­gu­nos ca­sos ocu­pan­do va­rios ver­sos con imá­ge­nes co­mo la de los “pá­ja­ros azo­ra­dos y con­fu­sos”, o co­mo la del cis­ne que “re­po­sa so­bre la su­per­fi­cie” con un re­fle­jo “in­men­so y hu­mil­de”, o co­mo esa en la que “con el ojo avi­zor/con­tem­pla­mos/la agu­ja del re­loj/len­ta y abu­rri­da/que se que­dó mi­le­nios”.

Cuan­do Ana­be­lle ti­tu­la un apar­ta­do de su li­bro Alas inexac

tas, cuan­do nos des­cri­be un ala en un poe­ma co­mo “un pe­que­ño co­do/ des­car­na­do y tris­te /con un ojo azul y cie­go”; o cuan­do nos ha­bla de la “me­dia ala del tur­pial/ en la es­tre­cha vi­sión” de una ven­ta­na, nos es­tá re­pre­sen­tan­do las con­se­cuen­cias de pro­fa­nar el huer­to, la li­sia­du­ra que pro­du­cen los abu­sos, la tor­pe­za que re­sul­ta de no que­rer sa­ber. Por to­do es­to, e nos in­di­ca a la vez que el huer­to de su obra es mu­cho más que el clá­si­co lu­gar ameno de los clá­si­cos: es el mun­do ha­bi­ta­ble, res­pi­ra­ble, con­for­ta­ble.

Ella ha te­ni­do que de­jar atrás dos mun­dos: Ve­ne­zue­la, que arro­pó gran par­te de su vi­da, a la que de­jó atra­gan­ta­da por el ré­gi­men cha­vis­ta; Cos­ta Ri­ca, que la vio na­cer, a la que de­jó vo­lun­ta­ria o ca­si vo­lun­ta­ria­men­te al ca­sar­se. La pér­di­da del país na­tal se re­me­mo­ra so­bre to­do en el poe­ma Cár­me­nes, ob­via­men­te alu­si­vo a Car­men Na­ran­jo, en cu­ya ca­sa no po­día fal­tar “una dan­za sin ad­ver­bios/ co­lo­rea­dos con azul de me­ti­leno” y don­de “llo­vía ca­fé en el cam­po/ cho­rrea­do en una bol­sa”.

Es­te mun­do aco­ge­dor y her­mo­so, que ya no es, se con­tras­ta con el pre­sen­te que aho­ra es, don­de, di­ce la voz lí­ri­ca, “ya es­ta in­fu­sión no hue­le/ en mi le­ja­na le­ña/ ya no me can­tan los yi­güi­rros al oí­do”.

La­sa­ves de es­ta obra­son­tam­bién los se­res hu­ma­nos. Al­gu­nos de ellos cuer­vos, al­gu­nos cis­nes, go­rrio­nes, águi­las o mir­los, y to­dos, en úl­ti­ma ins­tan­cia, la po­bla­ción del huer­to que se pro­fa­nó. Por­que ese cuer­vo que “des­pe­da­za el lo­mi­to de una ar­di­lla” apa­re­ce en el mis­mo poe­ma ( Idus de

mar­zo) en el que se alu­de al “avión del ti­rano mo­ri­bun­do”, y an­tes de ese otro ( Mor­tuo­ria), re­fe­ri­do a los “mer­ca­de­res de aves [que] hue­len las es­pe­cies/en el ai­re ran­cio del mer­ca­do”, don­de “nin­gún ave can­ta/ co­no­cen su ma­ña­na /con al­ti­va pre­sen­cia”.

Co­mo la de una nue­va Ca­san­dra, la voz de es­te poe­ma­rio anun­cia: “tar­de o tem­prano mo­ri­rán/ ca­si al mis­mo tiem­po/de­jan­do gru­mos/de su san­gre/ ellas se­rán/el pe­núl­ti­mo es­la­bón”. Pe­ro esa voz que alu­de al huer­to des­trui­do anun­cia tam­bién al cas­ti­go de quie­nes lo des­tru­ye­ron: “Na­die es­ca­pa/ quien pro­du­ce do­lor/im­pla­ca­ble/pre­pa­ra/su pro­pia sen­ten­cia/ el que bus­ca en­cuen­tra”. En el último poe­ma, In­for­ma

ción con­fi­den­cial, con­fir­ma ese ma­tiz pe­si­mis­ta y de­ses­pe­ra­do: “El des­tino/ y el lu­gar/ me en­con­tra­ron/ no ha­bía lim­pia­do /la ca­sa/ que­da­ron/los cris­ta­les/con pol­vo/la ca­ma/sin ten­der/ me des­pla­cé /con sol­tu­ra/al va­lle desea­do/don­de re­po­san/ sin lá­pi­da/unas alas / ex­ten­di­das/ de mir­lo/ no mis bra­zos”. Pues­to que tra­di­cio­nal­men­te el mir­lo se aso­cia con la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra, y la pri­ma­ve­ra con la ju­ven­tud y la fe­li­ci­dad, unas alas de mir­lo so­bre una lá­pi­da anun­cia un mun­do in­ver­nal, un mun­do muer­to.

En Tra­yec­to, Aguilar es­cri­be: “Abra­zo pa­cien­te/los bor­des de la tie­rra/y el sol me­di­ta/el rei­ni­ciar/de las ver­be­nas”.

Es­pe­ra­mos que, en esa reali­dad de la que nos ha­bla, el sol no pa­se me­di­tan­do mu­cho tiem­po, que­de­ci­da ex­pul­sar del­huer­toa los ti­ra­nos, rei­ni­ciar las ver­be­nas, res­tau­rar lo pro­fa­na­do; que el ala vuel­va a ser ala, que el can­to sea uno, no im­por­ta cuán­tos can­tos sean; que se lo­gren los pa­nes del ini­cio; y que pen­sar en los me­ta­les im­pu­ros y en la mal­ver­sa­ción de fon­dos no cons­ti­tu­ya una­tra­ba pa­ra so­ñar con “el ego de la dul­ce es­pe­ran­za”.

Ana­be­lle Aguilar Brea­ley Pro­fa­na­ción del huer­to Poe­ma­rio Edi­to­rial Cos­ta Ri­ca Pe­di­dos: 2233-0812

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.