PA­TRI­CIA BELLI, EN­TRE LO VIS­CE­RAL Y LO AME­NA­ZAN­TE

Las obras de la ar­tis­ta ni­ca­ra­güen­se tran­si­tan en­tre lo vis­ce­ral y lo ame­na­zan­te, una in­ten­si­dad que des­equi­li­bra y re­mue­ve

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Te­las con cos­tu­ras que pa­re­cen su­tu­ras, iner­tes ob­je­tos ce­rá­mi­cos que in­ten­tan co­brar vi­da, mue­bles que se me­ta­mor­fo­sean con lo hu­mano, cuer­pos amor­fos y vi­deos mi­ni­ma­lis­tas; to­dos ellos, in­quie­tan­tes ex­pre­sio­nes de la ex­tre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad de nues­tros cuer­pos.

La tra­yec­to­ria ar­tís­ti­ca de la ni­ca­ra­güen­se Pa­tri­cia Belli ha si­do tan per­sis­ten­te co­mo sus ac­ti­tu­des. Du­ran­te los úl­ti­mos 20 años, esas ob­se­sio­nes han mar­ca­dou­nao­bra que es ab­so­lu­ta­men­te re­co­no­ci­ble en el con­tex­to de un ar­te con­tem­po­rá­neo cen­troa­me­ri­cano y que ha ex­plo­ra­do des­de ex­pe­ri­men­ta­cio­nes for­ma­les –en­sam­bla­jes, ob­je­tos, ins­ta­la­cio­nes, vi­deos– has­ta in­ten­sas bús­que­das so­bre el cuer­po fe­me­nino, des­de pers­pec­ti­vas a la vez in­ti­mis­tas y so­cia­les.

Co­mo ella ha afir­ma­do al­gu­na vez: “Las urgencias hu­ma­nas in­for­man to­do mi tra­ba­jo: de­seo, po­der, do­lor, mie­do, ver­güen­zas, esas pul­sio­nes que la ci­vi­li­za­ción or­ga­ni­za a tra­vés de lí­mi­tes, ri­tos, es­pec­tácu­los y je­rar­quías”.

Cuer­po fe­me­nino

Des­de fi­na­les de la dé­ca­da de los años 80 e ini­cios de los 90, es­ta ar­tis­ta ha pro­pues­to di­sí­mi­les in­ter­ac­cio­nes en­tre ma­te­ria­les na­tu­ra­les o ma­nu­fac­tu­ra­dos –es­pi­nas, ma­de­ras, te­las, alam­bres, etc.– a par­tir de co­lla­ges, en­sam­bla­jes, ob­je­tos, pin­tu­ras e ins­ta­la­cio­nes que, re­cu­rren­te­men­te, ex­plo­ran ese cuer­po fe­me­nino, cru­za­do por ten­sio­nes de gé­ne­ro don­de lo hu­mano y lo ob­je­tual se con-fun­den per­ma­nen­te­men­te.

Esas hi­bri­da­cio­nes se evi­den­cia­ron con fuer­za des­de exposición Ve­los y ci­ca­tri­ces (Ma­na­gua, 1996), con pie­zas co­mo Fe­ma­lia , un ves­ti­do in­ter­ve­ni­do so­bre un bas­ti­dor; o en La co­lum­na ro­ta, un evi­den­te diá­lo­go-ho­me­na­je a la me­xi­ca­na Fri­da Kah­lo, don­de frag­men­tos de te­las, cos­tu­ras y bra­sie­res en­cor­se­ta­ban y ata­ban al cuer­po fe­me­nino.

Otra pie­za que abor­da con cru­de­za las mar­cas so­bre el cuer­po fe­me­nino –en es­te ca­so re­la­cio­na­do al abor­to– es Sa­cos va­cíos (1997), don­de múl­ti­ples hi­los evo­can cor­do­nes um­bi­li­ca­les que se han ro­to; o en Za­pa­to( 1997), in­ter­ve­ni­do con es­pi­nas en la plan­ta del pie.

Ob­je­tos hí­bri­dos

En una de sus más re­co­no­ci­das mues­tras, El cir­co (2001), ex­pues­ta tam­bién en TEOR/éTi­ca, Pa­tri­cia Belli si­guió pro­fun­di­zan­do en la ex­plo­ra­ción de esos ob­je­tos hí­bri­dos, que en aque­lla oca­sión in­ter­ac­tua­ban den­tro de una en­vol­ven­te ins­ta­la­ción don­de las ten­sio­nes se po­ten­cia­ban a par­tir de un de­li­ca­do sis­te­ma de po­leas, cuer­das y ca­bles, que se man­te­nían sus­pen­di­das y en pre­ca­rios des­equi­li­brios.

De esa mues­tra se ex­hi­ben ahora las es­cul­tu­ras an­tro­po­mor­fas Ac­ci­den­te, una mano que se trans­mu­ta en una es­pe­cie de ar­ma, y Con­fun­di­da, una ban­que­ta de­ja caer unas ma­nos que ame­na­zan con ahor­car­nos.

En ese mis­ma lí­nea po­dría­mos in­cluir Ple­ga­ria (2001), unos pies ten­di­dos que se trans­mu­tan en ame­na­zan­tes ga­ve­tas co­mo bo­cas, o sus es­cul­tu­ras blan­das Más­ca­ra bo­ca y Más­ca­ra ojos (am­bas de 2004), que nos re­ci­ben a la en­tra­da de la exposición, co­mo in­vi­tán­do­nos a ser par­tí­ci­pes de las am­bi­va­len­tes sen­sa­cio­nes que nos ge­ne­ran el en­cuen­tro con es­tos ex­tra­ños se­res-ob­je­tos.

Lo si­nies­tro

Tal vez por ese ca­rác­ter am­bi- gua­men­te ame­na­zan­te de al­gu­nas de sus obras, las bús­que­das de es­ta ar­tis­ta tam­bién pue­de afi­liar­se a una pre­sen­cia de lo si­nies­tro, en que la con­fu­sión de lo hu­mano y lo ob­je­tual ge­ne­ra esos cuer­pos-ob­je­tos que re­pe­le­mos y, a la vez, nos atraen.

Esas in­quie­tu­des se han ex­pre­sa­do, ade­más, en sus vi­deos

Pe­lo (2001) o Sí­si­fa (2015), en los cua­les, a par­tir de na­rra­ti­vas mí­ni­mas y sim­bo­lis­mos muy pre­ci­sos, nos in­ter­pe­la so­bre las fra­gi­li­da­des del cuer­po, y de la vi­da mis­ma. Así, en Sí­si­fa, el ca­mi­nar de unos de­dos con una pie­dra, por me­dio de una ten­sa pe­ro tam­ba­lean­te cuer­da, pa­re­cie­ra una suer­te de me­tá­fo­ra so­bre nues­tros pa­sos co­ti­dia­nos y sus in­cer­ti­dum­bres; o en Pe­lo que, a par­tir de un per­for­man­ce su­til y pa­ró­di­ca, nos ha­ce cu­rio­sos vo­yeurs de las pa­ra­dó­ji­cas sen­sa­cio­nes que ge­ne­ra la pre­sen­cia o au­sen­cia de ese atri­bu­to hu­mano, so­bre to­do en el ca­so de la mu­jer.

Fi­nal­men­te, hay una pie­za del ini­cio de su tra­yec­to­ria y otra más re­cien­te, que me re­sul­tan em­ble­má­ti­cas de las bús­que­das ar­tís­ti­cas e in­quie­tu­des vi­ta­les de Pa­tri­cia Belli. En Por­fia­das (2015), un ba­te de béis­bol pen­de de una cuer­da, mien­tras tres ca­be­zas que ya­cen lo ro­dean, dis­pues­tas a ser gol­pea­das. Por otro la­do, en El al­ma por fue­ra y la car­ne­tam­bién (1989), un co­lla­ge de di­bu­jo con gra­fi­to y co­lor, evo­ca un cuer­po cu­yos ór­ga­nos y vís­ce­ras que­dan al des­cu­bier­to.

Al­go de esa dual con­di­ción en­tre vis­ce­ral y ame­na­zan­te ex­hi­ben mu­chas de las pro­pues­tas de Pa­tri­cia Belli a lo lar­go de su tra­yec­to­ria ar­tís­ti­ca; una in­ten­si­dad que des­equi­li­bra y re­mue­ve, que nos ha­ce evi­den­te la per­ma­nen­te fra­gi­li­dad de nues­tros cuer­pos, pe­ro tam­bién de nues­tras al­mas.

TEOR/ÉTI­CA PA­RA LN.

Su­ge­ren­te. El vi­deo Sí­si­fa (2015) es una es­pe­cie de me­tá­fo­ra de nues­tros pa­sos y sus in­cer­ti­dum­bres.

TEOR/ÉTI­CA PA­RA LN.

Ex­pe­ri­men­ta­cio­nes. En­sam­bla­jes, ob­je­tos, co­lla­ges y vi­deos for­man par­te de la ex­hi­bi­ción.

TEOR/ÉTI­CA PA­RA LN.

Su­ge­ren­te. Una de las obras es Pies (1986).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.