UNIÓN DE MANO Y MÁ­QUI­NA RE­VE­LA TRA­JES INOL­VI­DA­BLES

Bie­nal Cen­troa­me­ri­ca­na: La cu­ra­do­ra de la dé­ci­ma edi­ción, Tamara Díaz-Brin­gas, ha­bla so­bre su apues­ta por pro­ce­sos de in­ves­ti­ga­ción y el tra­ba­jo de ar­tis­tas en sin­to­nía

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Se­guir la Bie­nal Cen­troa­me­ri­ca­na a lo lar­go de los úl­ti­mos me­ses, con­for­me ha ido cre­cien­do su dé­ci­ma edi­ción, ha si­do ver ca­da pie­za del rom­pe­ca­be­zas mo­vién­do­se sin ce­sar pa­ra en­con­trar su si­tio.

Las pie­zas se re­sis­ten a que­dar­se quie­tas, por su­pues­to, por­que to­do pa­no­ra­ma de Cen­troa­mé­ri­ca es un signo de pre­gun­ta. Del 30 de agos­to al 30 de se­tiem­bre, en San José y Li­món, el en­cuen­tro de ar­te con­tem­po­rá­neo ofre­ce­rá una vi­sión, un pai­sa­je, una cap­tu­ra de lo que han te­ji­do 58 ar­tis­tas y 12 pro­yec­tos co­lec­ti­vos de Hon­du­ras, Guatemala, Pa­na­má, Ni­ca­ra­gua, El Sal­va­dor y Cos­ta Ri­ca.

Apo­ya­da por Em­pre­sa­rios por el Ar­te, ha da­do un gi­ro ha­cia un en­cuen­tro re­gio­nal ca­rac­te­ri­za­do por la plu­ra­li­dad, los cam­bios fre­cuen­tes y la ca­pa­ci­dad pa­ra ten­der puen­tes.

En el en­cuen­tro se reúnen pin­tu­ra, es­cul­tu­ra, fo­to­gra­fía, ins­ta­la­ción, per­for­man­ces y otras dis­ci­pli­nas y téc­ni­cas, con fir­mas con­sa­gra­das co­mo Pris­ci­lla Monge, Pa­tri­cia Be­lli, Re­gi­na Ga­lin­do y Fe­de­ri­co He­rre­ro. Con ellas dia­lo­gan vo­ces emer­gen­tes co­mo las de Stephanie Wi­lliams, Abi­gaíl Re­yes, Clau­dia Se­vi­lla y Mar­ton Ro­bin­son, en­tre otros.

La X Bie­nal ha si­do pen­sa­da no co­mo un cer­ta­men, sino co­mo una red. La lec­tu­ra es de Tamara Díaz Brin­gas, cu­ra­do­ra cu­ba­na cu­yas mi­ra­das crí­ti­cas al ar­te de la región ya han brin­da­do pro­duc­ti­vas re­fle­xio­nes y abier­to im­por­tan­tes in­te­rro­gan­tes en el pa­sa­do, en la for­ma­de agu­dos es­tu­dios de ar­tis­tas.

Su pro­pues­ta em­pe­zó con la idea de “bor­da­dos y des­bor­des”, y se con­cre­tó en la pro­pues­ta cu­ra­to­rial ti­tu­la­da To­das las vi­das. “¿Có­mo po­de­mos de­fi­nir co­lec­ti­va­men­te las con­di­cio­nes de una vi­da vi­vi­ble? ¿Qué pro­ce­sos fa­ci­li­tan la sos­te­ni­bi­li­dad y ex­pan­sión de la vi­day­cuá­les, en cam­bio, su­po­ne­nu­naa­me­na­za pa­ra los pro- ce­sos vi­ta­les en un sen­ti­do sub­je­ti­vo, eco­ló­gi­co y so­cial? ¿Con qué he­rra­mien­tas po­de­mos cues­tio­nar un sis­te­ma que prio­ri­za unas vi­das, co­mo dig­nas de ser cui­da­das, mien­tras con­vier­te otras en re­si­dua­les? ¿Es po­si­ble re­ver­tir la de­sigual­dad?”, se pre­gun­ta.

Pú­bli­co y pri­va­do, in­di­vi­dual y co­lec­ti­vo, or­gá­ni­co y sin­té­ti­co, hu­mano y ani­mal, na­tu­ra­le­za y cultura, son las di­co­to­mías que agi­tan la vi­da en Cen­troa­mé­ri­ca y, a la vez, los hi­los ten­sos so­bre los que nos sos­te­ne­mos. De esa ten­sión ha­blan los ar­tis­tas de la Bie­nal, reuni­dos por una ex­ten­sa co­la­bo­ra­ción en­tre ins­ti­tu­cio­nes cos­ta­rri­cen­ses y de la región.

Pa­ra de­tec­tar esas otras vo­ces, Díaz Brin­gas vi­si­tó país por país des­de ju­lio del 2015, pa­ra en­con­trar a cu­ra­do­res, ar­tis­tas o “aglu­ti­na­do­res” dee­ner­gías en el­cam­po ar­tís­ti­co y, aho­ra, agru­par­los con el fin de que dia­lo­guen.

La pro­fu­sión de ten­den­cias hi­zo ne­ce­sa­rio “pen­sar la web co­mo un es­pa­cio de in­ter­ven­ción” y nu­trir el si­tio web, des­de ha­ce va­rios me­ses, con re­cur­sos co­mo X Blog (una bi­tá­co­ra de la bie­nal), X So­no­ra (es­pa­cio de ar­tis­tas so­no­ros) y Con­tex­tos (es­cri­tos so­bre prác­ti­cas ar­tís­ti­cas e ins­ti­tu­cio­na­les de la región).

De es­te mo­do, la Bie­nal Cen­troa­me­ri­ca­na se plan­teó co­mo una red de pun­tos de en­tra­da a eso que lla­ma­mos ar­te cen­troa­me­ri­cano, en su cam­bian­te y ro­bus­ta vo­lun­tad de ex­pe­ri­men­tar.

– Ha si­do un pro­ce­so bas­tan­te ar­duo por­que ha­bía­mos to­ma­do la de­ci­sión de no plan­tear des­de la cu­ra­du­ría un te­ma o pro­ble­ma al cual los ar­tis­tas reac­cio­na­ran. Esun­mo­de­lo queha­si­do exi­to­so en al­gu­nos ca­sos y que ha pro­du­ci­do pro­yec­tos in­tere­san­tes; un ejem­plo cer­cano es la Bie­nal de Pa­na­má, que, enal­gún mo­men­to de­ci­dió, con la cu­ra­do­ra me­xi­ca­na Ma­ga­lí Arrio­la, abor­dar el ca­nal de Pa­na­má y se pro­du­je­ron pro­yec­tos muy in­tere­san­tes.

”Es un mo­de­lo que res­pe­to, pe-

– ¿Có­mo ha si­do el pro­ce­so de ar­ti­cu­lar una bie­nal re­gio­nal que bus­ca to­mar­le el pul­so a lo que es­tá pa­san­do, en vez de bus­car ar­tis­tas es­pe­cí­fi­cos?

ro pre­fe­ría ha­cer el pro­ce­so in­ver­so. Es más tra­ba­jo, pe­ro, pa­ra mí, tam­bién es más apa­sio­nan­te, in­ten­tar acer­car­me y ha­cer vi­si­tas a ca­da uno de los paí­ses, que he­mos te­ni­do des­de ju­lio del año pa­sa­do. De­ci­di­mos no ha­cer una lis­ta de ar­tis­tas pre­via, sino in­ten­tar ver a los ar­tis­tas y a otros agen­tes en los con­tex­tos en los que nor­mal­men­te tra­ba­jan, se reúnen y ex­po­nen”.

–¿Por qué con­si­de­ró que pa­ra es­ta edi­ción, al me­nos, el mo­de­lo de bus­car ar­tis­tas o te­mas es­pe­cí­fi­cos no fun­cio­na­ba?

–El en­car­go de par­te de los or­ga­ni­za­do­res era que que­rían cam­biar el mo­de­lo, y una de las co­sas que me pa­re­ce que han afec­ta­do el mo­de­lo de bie­nal por con­vo­ca­to­ria y cer­ta­men tie­ne que ver con un mo­de­lo ca­si reac­ti­vo: hay un even­to y la gen­te pro­du­ce por esa de­man­da y no por in­ves­ti­ga­cio­nes pro­pias, que ten­gan un re­co­rri­do de más lar­go tiem­po.

”Pa­ra mí es más in­tere­san­te iden­ti­fi­car aque­llo que ya es­tá ocu­rrien­do; de he­cho, no me in­tere­sa pa­ra na­da la no­ve­dad o esos cri­te­rios de sa­car un nue­vo nom­bre pa­ra el con­tex­to o mer­ca­do del ar­te. Más bien, in­ten­ta­mos iden­ti­fi­car co­sas que ya es­ta­ban en mar­cha, que te­nían un re­co­rri­do o que po­ten­cial­men­te po­dían te­ner­lo. A ve­ces, eran lí­neas de in­ves­ti­ga­ción que me pa­re­cía in­tere­san­te po­ten­ciar, pe­ro de lo que es­tu­vie­se ya ahí”. – Mon­tar una obra pa­ra una

bie­nal pue­de pre­sen­tar otros pro­ble­mas. Al ob­viar los pro­ce­sos de in­ves­ti­ga­ción del pa­sa­do y pe­dir so­lo que reac­cio­nen an­te un te­ma, se po­nía un po­co en pe­li­gro el fu­tu­ro. Si so­lo in­ves­ti­gás pa­ra es­ta oca­sión, pa­sa un even­to, or­ga­ni­za­do, es­pe­cí­fi­co, en un es­pa­cio de 20 me­tros cua­dra­dos…

–Y se aca­ba ahí; cla­ro. El pro­ble­ma con lo que al­gu­nos han lla­ma­do “sín­dro­me bie­nal” es eso: es al­go que apa­re­ce y no de­ja efec­to. Apa­re­ce y des­apa­re­ce. Sí que de­ja efec­to siem­pre: se pro­du­cen obras en ese mo­men­to, de­ba­tes y re­la­cio­nes. Es al­go que ha si­do un acier­to de la Bie­nal Cen­troa­me­ri­ca­na: con­tri­buir a esa con­so­li­da­ción de re­des y ar­tis­tas.

”Ha si­do muy po­si­ti­vo y to­do el mun­do lo re­co­no­ce; los ar­tis­tas se han co­no­ci­do en una bie­nal tras otra y ese es un efec­to a lar­go pla­zo. Pe­ro sí, de­fi­ni­ti­va­men­te, una in­ten­ción era que la X Bie­nal no fue­ra so­lo una vi­tri­na sino un mo­men­to de ar­ti­cu­la­ción, oja­lá con ma­yor in­ten­si­dad, pe­ro de co­sas que ya es­tán su­ce­dien­do y que oja­lá que con­ti­núen”.

–En tér­mi­nos me­to­do­ló­gi­cos y prácticos, ¿fun­cio­nó es­te ex­pe­ri­men­to?

–Sí fun­cio­nó, pe­ro creo que real­men­te ha si­do muy ar­duo. Cier­ta in­te­li­gen­cia del otro mo­de­lo es que es mu­cho más sen­ci­llo ( ri­sas) en tér­mi­nos de pro­duc­ción y or­ga­ni­za­ción. Hay un ni­vel gran­dí­si­mo de ries­go que se tie­ne en es­te ca­so de­bi­do a que son pro­ce­sos más len­tos; es­ta­mos tra­ba­jan­do con in­ves­ti­ga­cio­nes que no es­tán ya ar­ti­cu­la­das co­mo obras.

–¿Có­mo se dio la in­ves­ti­ga­ción que lle­va de “bor­da­dos y des­bor­des” a“to­das las vi­das”?

–“Bor­da­dos y des­bor­des” era co­mo la ho­ja de ru­ta, la guía de có­mo plan­tear for­ma­tos, me­to­do­lo­gías e in­ten­cio­nes la bie­nal, pe­ro no era al­go te­má­ti­co; enun­cia­ba des­de la cu­ra­du­ría có­mo era (el pro­ce­so). To­das las vi­das ha si­do la lec­tu­ra; des­pués de la in­ves­ti­ga­ción y vi­si­tas a ca­da lu­gar pa­ra con­fi­gu­rar esa car­to­gra­fía de la bie­nal, es una lec­tu­ra de eso, des­de la cu­ra­du­ría, pe­ro sa­le de las obras.

– ¿Có­mo em­pe­zó a iden­ti­fi­car esa cues­tión que se ex­po­ne en la bie­nal de las vi­das más o me­nos va­lo­ra­das, más o me­nos en ries­go u ol­vi­da­das?

–Es una lec­tu­ra de las re­so­nan­cias o in­sis­ten­cias que hay en cier­tas obras que se­lec­cio­na­mos. Pa­ra mí, es un le­ma, una con­sig­na que per­mi­te pen­sar va­rias de las lí­neas de tra­ba­jo im­por­tan­tes. Por un la­do, “to­das las vi­das im­por­tan”: hay va­rias obras que tie­nen que ver con eso, y va­rias re­vi­sa esos pro­ce­sos de nor­ma­li­za­ción que pa­san por gé­ne­ro y se­xua­li­dad… Hay mu­chas poé­ti­cas que tie­nen que ver con pro­ce­sos bio­ló­gi­cos, la vi­da en el sen­ti­do más li­te­ral u or­gá­ni­co es­tá pre­sen­te, co­mo obras que se es­tán des­com­po­nien­do o que tra­ba­jan con la idea de pla­ga. Lo que pro­po­ne To­das las vi­das es un mar­co bas­tan­te am­plio que no in­ten­ta opa­car las obras.

DIA­NA MÉN­DEZ.

En el Mu­seo Na­cio­nal. Cua­dra 0, al gran sa­lón, pie­za de Stephanie Wi­lliams ba­sa­da en la re­co­pi­la­ción de ar­chi­vos y otros ves­ti­gios del des­apa­re­ci­do Pa­la­cio Na­cio­nal, con acom­pa­ña­mien­to so­no­ro.

Pau­li­na Ve­láz­quez pre­sen­ta dos pie­zas que pro­lon­gan su in­ves­ti­ga­ción so­bre lo bio­ló­gi­co y el cuer­po. Es­tu­dios amor­fos II se ex­hi­be en el Mu­seo Na­cio­nal. GA­BRIE­LA TÉ­LLEZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.