Amé­ri­ca, la “In­dia” li­ber­ta­do­ra y de­fen­so­ra de lo na­cio­nal

La hue­lla de una ima­gen. Una mu­jer con ar­co y fle­chas se con­vier­te en sím­bo­lo de in­de­pen­den­cia, so­be­ra­nía y pro­duc­ción na­cio­nal

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Mau­ri­cio Oviedo Sa­la­zar mau­ri­cio.oviedo.sa­la­zar@gmail.com EL AU­TOR ES HIS­TO­RIA­DOR DEL AR­TE.-

El año 1848 es cla­ve pa­ra nues­tra na­ción, al ser el mo­men­to en el que don José Ma­ría Castro Ma­driz de­cre­tó el es­ta­ble­ci­mien­to de Cos­ta Ri­ca co­mo Re­pú­bli­ca. Ese mis­mo año, el dipu­tado Na­za­rio To­le­do y Mur­ga pro­pu­so an­te el Con­gre­so la crea­ción de una ban­de­ra, un es­cu­do de ar­mas y una mo­ne­da, que re­fle­ja­sen an­te el mun­do a Cos­ta Ri­ca co­mo un país libre y ac­ce­si­ble.

De es­ta pro­pues­ta sur­gió, en 1850, una de las mo­ne­das más be­llas que ha te­ni­do el país: una “In­dia” de pie, cu­yos atri­bu­tos se com­po­nen de un ar­co, car­caj y fle­chas, apo­ya­da con el bra­zo iz­quier­do en un pe­des­tal, el cual te­nía la ins­crip­ción “15 de se­tiem­bre de 1821”, fe­cha ofi­cial de nues­tra in­de­pen­den­cia. Ac­tual­men­te, pa­ra el de­lei­te de sus vi­si­tan­tes, los Mu­seos del Ban­co Cen­tral tie­nen en ex­hi­bi­ción es­ta her­mo­sa pie­za nu­mis­má­ti­ca, en la mues­tra ti­tu­la­da La fi­gu­ra fe­me­ni­na en las mo­ne­das y bi­lle­tes de Cos­ta Ri­ca.

Orí­ge­nes de la “In­dia”

Aho­ra bien, ¿de dón­de pro­vie­ne es­ta “In­dia” y por qué el uso de es­ta ima­gen pa­ra una mo­ne­da?

No es­tá de más acla­rar, an­tes de en­trar en ma­te­ria, que nos es­ta­mos sir­vien­do aquí de la pa­la­bra “In­dia” por ser la for­ma en que fue co­no­ci­da la mo­ne­da y, además, por­que era la ma­ne­ra en que se ha­cía re­fe­ren­cia en el si­glo XIX a los pue­blos in­dí­ge­nas de la región.

Sus orí­ge­nes los en­con­tra­mos en la cons­truc­ción de Amé­ri­ca co­mo ale­go­ría. El des­cu­bri­mien­to del Nue­vo Mun­do in­ci­tó a la crea­ción vi­sual del con­ti­nen­te en Eu­ro­pa, pa­ra que así for­ma­se par­te, des­de el si­glo XVI, del te­ma, tan­to pic­tó­ri­co co­mo li­te­ra­rio, de los Cua­tro Con­ti­nen­tes, en don­de se mos­tra­ba Eu­ro­pa, Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca, co­mo­mu­je­res ale­gó­ri­cas que te­nían atri­bu­tos que se con­si­de­ra­ban re­pre­sen­ta­ti­vos de las re­gio­nes en ese mo­men­to.

La fi­gu­ra de Amé­ri­ca se pu­do ha­ber con­for­ma­do, en prin­ci­pio, a par­tir de las des­crip­cio­nes de los cro­nis­tas del Nue­vo Mun­do, una se­rie de su­po­si­cio­nes e in­ter­pre­ta­cio­nes ela­bo­ra­das por los ar­tis­tas a par­tir de ta­les des­crip­cio­nes, y la bús­que­da de obras clá­si­cas, pro­pias de la An­ti­güe­dad gre­co-ro­ma­na, que ayu­da­sen a per­so­ni­fi­car nues­tro te­rri­to­rio.

De es­tos pri­me­ros tra­ba­jos, y de las pos­te­rio­res pro­duc­cio­nes ar­tís­ti­cas a lo lar­go del si­glo XVI, sur­gió el uso de co­ro­nas y enaguas de plu­mas, car­caj, ar­cos y fle­chas que ha­cían re­fe­ren­cia a la ca­za, tan­to de ani­ma­les co­mo de otros se­res hu­ma­nos. En mu­chos ca­sos, es­ta mu­jer ama­zó­ni­ca se mos­tra­ba co­mo una fi­gu­ra bé­li­ca, con ca­be­zas hu­ma­nas a sus pies o en sus ma­nos, re­for­zan­do la idea de que el Nue­vo Mun­do po­seía una po­bla­ción ca­ní­bal y hos­til, la cual de­bía ser con­quis­ta­da y hu­ma­ni­za­da por la gran Eu­ro­pa.

La pre­sen­cia de la tra­di­ción ar­tís­ti­ca gre­co-ro­ma­na fue do­mi­nan­te pa­ra la crea­ción de es­tas imá­ge­nes. En el ám­bi­to te­má­ti­co, Ar­te­mi­sa –dio­sa vin­cu­la­da a la ca­za, al bos­que, a los ani­ma­les y a la vir­gi­ni­dad– se re­pre­sen­ta­ba en al­gu­nas oca­sio­nes con el ar­co, las fle­chas y el car­caj. No so­lo ella las por­ta­ba: tam­bién co­no­ce­mos es­cul­tu­ras de Apo­lo, el me­lli­zo de Ar­te­mi­sa, que las mues­tra.

Si bien la dio­sa es la in­fluen­cia más fuer­te de la “In­dia” cos­ta­rri­cen­se, de­be­mos te­ner cla­ro que la com­po­si­ción de una fi­gu­ra hu­ma­na con los pies cru­za­dos, le­ve- men­te in­cli­na­da en un pe­des­tal, es tí­pi­ca de la tra­di­ción clá­si­ca y se en­cuen­tra en obras grie­gas des­de el si­glo V a. C. Es­ta pos­tu­ra es com­par­ti­da tan­to por Ar­te­mi­sa co­mo por Hér­cu­les, Afro­di­ta, Apo­lo y Mer­cu­rio, en­tre otros. Uno de los per­so­na­jes a los que más le de­be­mos la di­fu­sión de es­ta ale­go­ría es Ce­sa­re Ri­pa, quien pro­vo­có que la for­ma de re­pre­sen­ta­ción de Amé­ri­ca se con­so­li­da­ra a fi­na­les del si­glo XVI y prin­ci­pios del si­glo XVII. Es­ta ima­gen es no­ta­ble en la edi­ción ilus­tra­da de su acla­ma­do tex­to Ico­no­lo­gia de 1603, don­de ve­mos a una Amé­ri­ca des­nu­da, con ca­be­llos re­vuel­tos, or­na­men­ta­da de plu­mas de di­ver­sos co­lo­res, con ar­co, fle­cha, car­caj, y un cai­mán co­mo com­pa­ñe­ro. Po­co a po­co, la ima­gen bé­li­ca y sal­va­je de la “In­dia” cam­bió por la de una rei­na in­dí­ge­na ro­dea­da de las ri­que­zas na­tu­ra­les que el con­ti­nen­te po­día ofre­cer. La for­tu­na inago­ta­ble del con­ti­nen­te se unía a las no­cio­nes de lu­jo y ci­vi­li­za­ción eu­ro­pea que se es­ta­ban ges­tan­do, en don­de los Cua­tro Con­ti­nen­tes se con­ver­tían en ob­je­tos or­na­men­ta­les, di­fun­di­dos tan­to en pla­zas co­mo en jar­di­nes cor­te­sa­nos. Amé­ri­ca era en­ton­ces una mu­jer de­li­ca­da y su­til, que en el si­glo XVIII co­no­ce la es­té­ti­ca neo­clá­si­ca y em­pie­za a eli­mi­nar su ras­go ca­ní­bal y bé­li­co, lo cual fa­vo­re­ce la idea de fer­ti­li­dad y ri­que­za. En el con­ti­nen­te ame­ri­cano, la ale­go­ría su­frió una se­rie de cam­bios a par­tir de las trans­for­ma­cio­nes his­tó­ri­cas que vi­vían. El pro­ce­so de des­co­lo­ni­za­ción y el de­seo de con­for­mar las re­pú­bli­cas ame­ri­ca­nas pro­vo­ca­ron la in­de­pen­den­cia vi­sual y dis­cur­si­va de Amé­ri­ca de su em­pe­ra­triz Eu­ro­pa. Las zo­nas cu­yo re­gen­te ha­bía si­do Es­pa­ña em­pe­za­ron el uso de la “In­dia”, que no era más que la ale­go­ría de Amé­ri­ca, co­mo sím­bo­lo de su li­ber­tad. Ta­les ideas lle­ga­ron a sue­lo cos­ta­rri­cen­se, lo cual pro­vo­có el proyecto de la mo­ne­da: una for­ma de co­mu­ni­car, de ma­ne­ra sen­ci­lla, una Re­pú­bli­ca de Cos­ta Ri­ca in­de­pen­dien­te, con una po­lí­ti­ca re­ge­ne­ra­da, des­li­ga­da de su pa­sa­do­co­lo­nial y de laRe­pú­bli­ca Fe­de­ral de Cen­troa­mé­ri­ca, en la que le de­ja cla­ro al mun­do su so­be­ra­nía y su ca­pa­ci­dad pa­ra es­ta­ble­cer di­ver­sas co­ne­xio­nes di­plo­má­ti­cas y eco­nó­mi­cas con las gran­des po­ten­cias mun­dia­les.

La “In­dia” de la Bo­ti­ca Fran­ce­sa

“Una pe­cu­lia­ri­dad tie­ne ese es­ta­ble­ci­mien­to y es el de pro­du­cir aquí to­do cuan­to se pue­de pa­ra re­em­pla­zar a lo ex­tran­je­ro (…)”. Así des­cri­be un obituario anó­ni­mo, apa­re­ci­do en el dia­rio La Ver­dad el 22 de ju­lio de 1923, a la fa­mo­sa Bo­ti­ca Fran­ce­sa, que uti­li­zó a la “In­dia” de las mo­ne­das cos­ta­rri­cen­ses, con le­ves va­ria­cio­nes es­ti­lís­ti­cas, co­mo la mar­ca in­dus­trial del es­ta­ble­ci­mien­to des­de 1890, en el mo­men­to en que los due­ños eran el or­ni­tó­lo­go cos­ta­rri­cen­se José Cás­tu­lo Ze­le­dón y el em­pre­sa­rio Fe­de­ri­co Fran­cis­co Hermann.

Es­to de­mues­tra, en pri­me­ra ins­tan­cia, lo que­ri­da y po­pu­lar que fue la ima­gen de la “In­dia”, ya que in­clu­so fue uti­li­za­da con fi­nes co­mer­cia­les. Y, por otro la­do, la ci­ta de­ja en­tre­ver que la­nue­va fun­ción de la “In­dia” no es­tá tan des­li- ga­da de su pa­sa­do li­ber­ta­dor.

En el pe­rió­di­co La Tribuna, del 15 de se­tiem­bre de 1934, apa­re­ce una no­ta acer­ca de una mues­tra que la Bo­ti­ca ela­bo­ró pa­ra el 113 aniver­sa­rio de nues­tra in­de­pen­den­cia, en la que, en­tre otras co­sas, de­cía que el es­ta­ble­ci­mien­to “(…) or­ga­ni­zó una ex­po­si­ción de los prin­ci­pa­les pro­duc­tos que ela­bo­ra, con ob­je­to de mos­trar al pú­bli­co, en for­ma ob­je­ti­va, có­mo se ha­ce pa­tria (…)”. De es­ta ma­ne­ra la Bo­ti­ca se­mos­tra­ba co­mo una gran de­fen­so­ra de los pro­duc­tos quí­mi­cos y far­ma­céu­ti­cos fa­bri­ca­dos en Cos­ta Ri­ca.

Una vez uti­li­za­da co­mo el re­fle­jo de la li­ber­tad de Amé­ri­ca y co­mo sím­bo­lo de in­de­pen­den­cia y re­pú­bli­ca de Cos­ta Ri­ca, la “In­dia” se con­vir­tió den­tro del país en la mar­ca de una em­pre­sa de­fen­so­ra de la pro­duc­ción na­cio­nal. Al mis­mo tiem­po, es fá­cil no­tar có­mo nues­tras imá­ge­nes de la “In­dia” for­man par­te de una red am­plia y com­ple­ja de ru­tas de trans­mi­sión de for­mas y con­te­ni­dos ar­tís­ti­cos.

Re­fe­ren­cia clá­si­ca. Una ima­gen gre­co­rro­ma­na de Dia­na, si­glo I a. C.- si­glo II d. C. FO­TO DEL WARBURG INS­TI­TU­TE. Las zo­nas cu­yo re­gen­te ha­bía si­do Es­pa­ña em­pe­za­ron el uso de la “In­dia”, que no era más que la ale­go­ría de Amé­ri­ca, co­mo sím­bo­lo de su li­ber­tad.

Po­co a po­co, la ima­gen bé­li­ca y sal­va­je de la “In­dia” cam­bió por la de una rei­na in­dí­ge­na ro­dea­da de las ri­que­zas na­tu­ra­les que el con­ti­nen­te po­día ofre­cer.

CO­LEC­CIÓN DEL BAN­CO CEN­TRAL DE COS­TA RI­CA.

Mo­ne­da de me­dia on­za de 1850.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.