CONCLUSIONES VIGENTES EN EL MUSEO DE JADE

del Museo del Jade y Ar­te Pre­co­lom­bino reúne a des­ta­ca­dos ex­po­nen­tes del ar­te con­tem­po­rá­neo en Cos­ta Ri­ca

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

La mues­tra Conclusiones ac­tua­les lle­va ese tí­tu­lo por un mo­ti­vo: “La idea es que en to­do even­to cul­tu­ral la gen­te apren­da y emi­ta un cri­te­rio. Si la gen­te no sa­ca una con­clu­sión con el ar­te, no se lo­gra na­da”, di­ce Luis Fer­nan­do Qui­rós, quien cu­ró la ex­po­si­ción jun­to con Ro­lan­do Cas­te­llón.

Qui­rós cree fer­vo­ro­sa­men­te que el ar­te de las cul­tu­ras ori­gi­na­rias del país es tras­cen­den­tal pa­ra en­ten­der nues­tro rol co­mo in­di­vi­duos.

“El apren­di­za­je es fun­da­men­tal. Se di­ce que el que sa­be tie­ne li­ber­tad. Me gus­ta mu­cho una fra­se de Jo­sé Mar­tí que di­ce que la ma­yor par­te de las per­so­nas pa­sa­mos en la Tie­rra, dor­mi­dos. Co­mi­mos y be­bi­mos, pe­ro no su­pi­mos na­da de no­so­tros. Eso me pa­re­ce una sen­ten­cia muy fuer­te que hay que com­ba­tir por me­dio de la cul­tu­ra”, ase­gu­ra.

Conclusiones ac­tua­les lu­cha con­tra ese pro­ble­ma con una ex­hi­bi­ción que con­vo­ca el tra­ba­jo de 14 des­ta­ca­dos ar­tis­tas na­cio­na­les, en el Museo de Jade yAr­te Pre­co­lom­bino (cos­ta­do oes­te de la pla­za de la De­mo­cra­cia).

A pe­sar de es­tar en­fo­ca­da en las cul­tu­ras ori­gi­na­rias –so­lo una pie­za da­ta de la épo­ca pre­co­lom­bi­na–, Conclusiones ac­tua­les in­clu­ye obras de ar­te con­tem­po­rá­neo.

Des­de la inau­gu­ra­ción de su nue­va se­de, en ma­yo del 2015, el museo pro­cu­ra abrir nue­vos es­pa­cios pa­ra otros ti­pos de ar­te, ade­más del pre­co­lom­bino.

Es­ta ex­po­si­ción per­mi­tió que ar­tis­tas rea­li­za­rán in­ter­pre­ta­cio­nes del ar­te au­tóc­tono, por lo cual mu­chas de las pro­pues­tas son re­fle­xio­nes ac­tua­les so­bre te­mas an­ces­tra­les.

Las conclusiones de los ar­tis­tas.

Die­go van der Laat de­ci­dió emi­tir su cri­te­rio ar­tís­ti­co so­bre un even­to his­tó­ri­co en par­ti­cu­lar: la co­lo­ni­za­ción. Me­dian­te su obra Aes­tus (lo

que de­jó la ma­rea), reali­zó un mon­ta­je con agua de­mar. En­me­dio del es­pa­cio, una pro­yec­ción reac­cio­na, se­gún la can­ti­dad de per­so­nas que ro­dee el mon­ta­je. La irrup­ción de la tran­qui­li­dad del agua es un sim­bo­lis­mo acer­ca de la lle­ga­da de los es­pa­ño­les a nues­tras tie­rras.

Pris­ci­lla Mon­ge, por su par­te, pre­fi­rió in­ter­pre­tar el ar­te an­ces­tral me­dian­te un in­ter­cam­bio cul­tu­ral con el pú­bli­co. Pa­ra la obra Los ca­bos suel­tos, Mon­ge efec­tuó ta­lle­res ar­tís­ti­cos pa­ra to­das las eda­des. Los asis­ten­tes ela­bo­ra­ron fi­gu­ras ins­pi­ra­das en el ar­te an­ces­tral, lo cual dio co­mo re­sul­ta­do una ins­ta­la­ción efí­me­ra con pie­zas de ar­ci­lla.

En la mues­tra tam­bién se en­cuen­tran re­fe­ren­cias ex­plí­ci­tas a la cul­tu­ra au­tóc­to­na. Ot­to Apuy Si­rias pro­po­ne, me­dian­te cua­tro pie­zas, una re­mem­bran­za a los orí­ge­nes de su pro­vin­cia na­tal: Gua­na­cas­te. Apuy ofre­ce la se­rie Ins­tru

men­tos mu­si­ca­les, que com­pren­de Ji­ca­rim­ba (una ma­rim­ba con

jí­ca­ros), Ma­ra­que­ra, Mo­li­ne­te y una mez­cla de ob­je­tos ver­nácu­los con pin­tu­ras lla­ma­da Zig­zag. La mis­ma lí­nea si­gue He­ren­cia, pro­pues­ta del mu­si­có­lo­go Ro­dri­go Sa­la­zar Sal­va­tie­rra. Él ofre­ce au­dios de len­guas in­dí­ge­nas acom­pa­ña­dos de una pre­sen­ta­ción fo­to­grá­fi­ca de ha­bi­tan­tes in­dí­ge­nas ac­tua­les. Me­men­to­co­bra pro­ta­go­nis­mo en la sa­la de ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les del museo. Pa­ra es­te tra­ba­jo, Jo­sé Al­ber­to Her­nán­dez in­ves­ti­gó so­bre los lu­ga­res ocu­pa­dos por in­dí­ge­nas que fue­ron in­dus­tria­li­za­dos en la his­to­ria re­cien­te de Cos­ta Ri­ca.

Con cua­tro pa­ne­les de fo­to­gra­fías, Her­nán­dez evi­den­cia el con­tras­te en­tre la tie­rra vir­gen y el pa­so de las má­qui­nas. “En otros paí­ses hu­bie­ra to­ma­do es­tos es­ce­na­rios pa­ra vi­si­tas tu­rís­ti­cas ar­queo­ló­gi­cas”, afir­ma Qui­rós.

Una com­bi­na­ción de es­tas conclusiones ar­tís­ti­cas se re­su­me en el ho­me­na­je rea­li­za­do a Joa­quín Ro­drí­guez del Pa­so, pio­ne­ro del ar­te con­cep­tual en Cos­ta Ri­ca, fa­lle­ci­do el 30 de oc­tu­bre.

El tri­bu­to The Ever­las­ting Charm of Post Co­lum­bian Sp­he­res se com­po­ne de tres bo­las de cau­cho sin­té­ti­co ro­dea­das por las tra­di­cio­na­les gre­cas in­dí­ge­nas.

Las es­fe­ras ha­cen re­fe­ren­cia al gru­po de más de 500 es­cul­tu­ras pre­co­lom­bi­nas en­con­tra­das en la re­gión del Di­quís.

En ca­da uno de los ele­men­tos se ve la pa­la­bra Ever­last (eterno en in­glés), lo cual ha­bla de la im­por­tan­cia de es­tas pie­zas den­tro de la his­to­ria uni­ver­sal, co­men­ta el cu­ra­dor.

“La obra de Joa­quín nos re­cuer­da el sig­ni­fi­ca­do de to­da la mues­tra”, ma­ni­fies­ta Qui­rós. “An­tes uno se pa­ra­ba fren­te a una obra y sa­lía una cu­cha­ra que lo ali­men­ta­ba; aho­ra, la idea es es­tar fren­te la obra y pre­gun­tar­se mu­chas co­sas. Jus­to es­ta vi­sión es el ar­te de nues­tros tiem­pos”.

La mues­tra

ADRIÁN SO­TO.

ofre­ce in­ter­pre­ta­cio­nes del ar­te an­ces­tral. Aq­quí, en gran­de, la obra Me­mo­rias, de Kar­la So­lano.

ADRIÁN SO­TO.

lle­va

el nom­bre de The Ever­last Charm of the Post Co­lum­bian Sp­he­res. Es­ta obra

Tam­bién se ex­hi­be

ADRIÁN SO­TO.

Aes­tus (lo que de­jó la ma­rea), de Die­go van der Laat, en la mues­tra Conclusiones ac­tua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.