Ano­ma­li­sa, ci­ne de la tris­te­za y la de­silu­sión.

El dra­ma exis­ten­cia­lis­ta fil­ma­do en stop-mo­tion re­ci­bió el Gran Pre­mio del Ju­ra­do en Ve­ne­cia, en­tre otros re­co­no­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

El fi­ló­so­fo Gi­lles De­leu­ze di­jo que “la fi­lo­so­fía sir­ve pa­ra en­tris­te­cer. Una fi­lo­so­fía que no en­tris­te­ce o no con­tra­ría a na­die no es fi­lo­so­fía. Sir­ve pa­ra de­tes­tar la es­tu­pi­dez, ha­ce de la es­tu­pi­dez una co­sa ver­gon­zo­sa”.

Tal vez Char­lie Kauf­man opi­ne lo mis­mo so­bre la fun­ción del ci­ne, pues sus fil­mes es­tán he­chos pa­ra en­tris­te­cer­nos, pa­ra ha­cer­nos abo­rre­cer la sa­tis­fac­ción y co­mo­di­dad de una vi­da nor­mal. Mu­chos han lla­ma­do a sus pe­lí­cu­las ci­ne pos­mo­derno, por abor­dar con una gran des­tre­za na­rra­ti­va la con­fu­sión en­tre fic­ción y reali­dad que se en­tre­te­je en nues­tro dia­rio vi­vir, aun­que se­ría me­jor lla­mar­lo un ci­ne de la tris­te­za y de la de­silu­sión.

Ano­ma­li­sa (Char­lie Kauf­man yDu­ke John­son, 2015) es una­pe­lí­cu­la car­ga­da de be­lle­za en for­ma de an­gus­tia. Es­te es el len­gua­je que su co­di­rec­tor y guio­nis­ta Char­lie Kauf­man ha en­con­tra­do a tra­vés de su ca­rre­ra, y que ha plas­ma­do con más sin­ce­ri­dad en la ci­ne­ma­to­gra­fía con­tem­po­rá­nea de Es­ta­dos Uni­dos.

La ca­rre­ra de Kauf­man

An­tes de Ano­ma­li­sa, Kauf­man so­lo ha­bía di­ri­gi­do Sy­nec­do­che, New York (2008), con una te­má­ti­ca si­mi­lar: un di­rec­tor de tea­tro en­car­ga­do de pro­du­cir la obra más im­por­tan­te de su vi­da que ter­mi­na ol­vi­dan­do en ese pro­ce­so si su vi­da o su obra eran dis­tin­tos en pri­mer lu­gar.

La ca­rre­ra de Char­lie Kauf­man co­men­zó co­mo es­cri­tor de guio­nes pa­ra te­le­vi­sión y al­gu­nos in­ten­tos de es­cri­bir pa­ra la pan­ta­lla gran­de, aun­que nun­ca fue­ron muy fruc­tuo­sos. To­do cam­bió cuan­do Fran­cis Ford Cop­po­la acep­tó el guion de ¿Quie­res ser John Mal­ko­vich? (1999), y le en­car­gó a un jo­ven Spi­ke Jon­ze dar­le vi­da. Es­ta cin­ta re­sul­tó la pri­me­ra no­mi­na­ción al Ós­car pa­ra Kauf­man, así co­mo el pre­mio BAFTA a me­jor guion ori­gi­nal.

A par­tir de en­ton­ces, to­do fue en as­cen­so. Su pun­to más al­to fue el guion pa­ra el fil­me Eterno res­plan­dor de una men­te sin re­cuer­dos (Mi­chel Gondry, 2004), que le da­ría otro BAFTA, su pri­mer Ós­car y mu­chos pre­mios más.

Lue­go de su éxi­to, Kauf­man tu­vo la li­ber­tad crea­ti­va pa­ra re­pre­sen­tar­nos sus me­jo­res ideas so­bre el tor­men­to de exis­tir en un mun­do­ca­ren­te de sen­ti­do. No en vano ha men­cio­na­do que se ins­pi­ra en au­to­res co­mo Franz Kaf­ka, Sa­muel Bec­kett o Da­vid Lynch.

En es­tos uni­ver­sos, la úni­ca y ver­da­de­ra ame­na­za es aque­llo que­se per­ci­be nor­mal, es­ta­ble o re­gu­lar. Cual­quier co­sa que se eri­ge co­mo un sis­te­ma, una ver­dad o co­mo un pa­trón, es digno de sos­pe­cha. Aque­llo que nos re­con­for­ta pue­de que nos suc­cio­ne cuan­do me­nos lo es­pe­ra­mos, ese es el ver­da­de­ro ho­rror.

El dra­ma de las ex­pec­ta­ti­vas

¿Apa­rien­cia o reali­dad? En Ano­ma­li­sa, la ver­da­de­ra con­fu­sión que exis­te en la reali­dad es la de nues­tras ex­pec­ta­ti­vas.

El pro­ta­go­nis­ta, Mi­chael Sto­ne, un ora­dor y es­cri­tor fa­mo­so en el área de aten­ción al clien­te, en­tien­de que su ca­rre­ra no di­fie­re mu­cho de lo que ha­ce­mos en la vi­da real: pre­ten­der y apa­ren­tar con el fin de cum­plir las ex­pec­ta­ti­vas de una so­cie­dad ba­sa­da en el con­su­mo. ¿Con­su­mo de qué? De re­la­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas. Lo que más le preo­cu­pa a Mi­chael Sto­ne es en­con­trar a al­guien que es­té se­gu­ro de sí mis­mo.

Se­gún el mo­do de ver del pro­ta­go­nis­ta, vi­vi­mos den­tro de un sis­te­ma de pro­duc­ción en ma­sa de sen­ti­mien­tos: de la mis­ma ma­ne­ra que lo ha­ce el ci­ne. El di­rec­tor sa­be tra­du­cir es­to con maes­tría en la pan­ta­lla, don­de se nos des­nu­da y su­mer­ge en una ver­da­de­ra cri­sis de iden­ti­dad.

Mi­chael Sto­ne so­lo pue­de ver el­mun­do de una so­la ma­ne­ra: to­dos tie­nen un mis­mo ros­tro pa­ra él. Su úni­ca es­pe­ran­za es en­con­trar o es­cu­char, en­tre esa ma­sa anó­ni­ma, al­gu­na ano­ma­lía, al­guien que en­tien­da que to­dos so­mos igual de tor­pes pa­ra exis­tir. Así es co­mo ter­mi­na en­con­tran­do a Li­sa, mu­jer que por un pe­que­ño mo­men­to en ese es­pe­luz­nan­te­mar de­mo­no­to­nía, ha­bla con una mu­si­ca­li­dad re­fres­can­te y se dis­tin­gue del res­to de per­so­nas con ros­tro pro­pio.

Co­mo fil­me ani­ma­do Ano­ma­li­sa des­ta­ca por la na­tu­ra­li­dad y rea­lis­mo con que ex­po­ne la fra­gi­li­dad y fu­ga­ci­dad de nues­tras re­la­cio­nes hu­ma­nas.

Po­dría ser ca­ta­lo­ga­da co­mo una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción, su­rrea­lis­mo o co­mo un th­ri­ller psi­co­ló­gi­co, pues ten­sa las ba­rre­ras de lo co­ti­diano y po­ne en en­tre­di­cho nues­tra iden­ti­dad. ¿So­mos aca­so ro­bots, de­ter­mi­na­dos a bus­car la fe­li­ci­dad? ¿Se pue­de ser ver­da­de­ra­men­te au­tén­ti­co?

Los es­pe­jos y las más­ca­ras pa­re­cen ser el sím­bo­lo más im­por­tan­te en es­te fil­me, que ex­plo­ta el len­gua­je de la ani­ma­ción pa­ra mos­trar­nos una reali­dad dis­tor­sio­na­da y dis­tó­pi­ca.

Tal vez lle­gue el día en que la úni­ca­ma­ne­ra desaber que no so­mos una má­qui­na y es­ta­mos vi­vos se­rá bus­can­do las grie­tas en nues­tra ros­tro. Kauf­man es­ta­ría en­ton­ces de acuer­do con la fra­se del re­cién fa­lle­ci­do can­tau­tor ca­na­dien­se, Leo­nard Cohen: Hay una grie­ta en to­do, así es co­mo en­tra la luz.

Los es­pe­jos y las más­ca­ras pa­re­cen ser el sím­bo­lo más im­por­tan­te en Ano­ma­li­sa, que ex­plo­ta el len­gua­je de la ani­ma­ción pa­ra mos­trar­nos una reali­dad dis­tor­sio­na­da y dis­tó­pi­ca.

CORTESÍA DE PREÁMBULO.

Fra­gi­li­dad.

La vi­da de Mi­chael Sto­ne se res­que­bra­ja cuan­do re­co­no­ce las grie­tas en su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.