Un es­tu­dio acer­ca de la éti­ca del hé­roe.

¿Se­rá aca­so la es­té­ti­ca ope­rís­ti­ca una con­se­cuen­cia de la éti­ca que des­bor­dan sus per­so­na­jes?

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

En oca­sio­nes me vie­ne a la men­te una fra­se ex­tra­via­da del es­pa­ñol Ra­fael Sán­chez Fer­lo­sio, que se­ña­la que «to­da es­té­ti­ca es una an­ti­gua éti­ca». Irre­vo­ca­ble­men­te pien­so en hé­roes vi­ta­li­cios de la es­plén­di­da his­to­ria de la Ópe­ra, in­mer­sos en una éti­ca per­so­nal y su­bli­me: Par­si­fal, Lens­ki, Lohen­grin, An­drea Che­nier, Ta­mino, Man­ri­co, y, por en­ci­ma de to­dos, Sig­fri­do (Sieg­fried). ¿Se­rá aca­so la es­té­ti­ca ope­rís­ti­ca una con­se­cuen­cia de la éti­ca que des­bor­dan sus per­so­na­jes?

Si agre­ga­mos a ello al­gu­nos de los ele­men­tos que uti­li­za Sø­ren Kier­ke­gaard, del es­ti­lo de un es­ta­dio éti­co, se­rá aún más di­fí­cil ad­mi­tir en­nues­tro Wal­ha­lla per­so­nal a to­dos los hé­roes: al­gu­nos de ellos se­rán cla­ra­men­te hu­ma­nos en su reac­ción. Otros, echa­rán mano a su con­di­ción de se­mi­dio­ses, op­ción que, al de­cir de Um­ber­to Eco, equi­val­dría a un es­ta­tus de in­fe­rio­ri­dad. Aca­so Or­feo, úni­co per­so­na­je que po­see el co­ra­je de des­cen­der al in­fra­mun­do, sea quien des­bor­de en al­za­da su pro­pia con­di­ción, mer­ced a la be­lle­za de su can­to.

Al res­ca­te del Grial

En las le­yen­das ar­tú­ri­cas y en las obras de Ch­ré­tien de Tro­yes ( Li con­tes del Graal), el ad­ve­ni­mien­to de un hé­roe que lo­gre el res­ca­te del Grial de­pen­de­rá de la pu­re­za que el ca­ba­lle­ro ha­ya al­can­za­do du­ran­te su vi­da, de for­ma que le per­mi­ta arri­bar exi­to­sa­men­te a Ava­lon. Lan­ce­lot –equi­va­len­te de un ibe­ri­za­do Lan­za­ro­te–, pu­do aca­so ha­ber si­do el can­di­da­to se­ña­la­do pa­ra lo­grar­lo, pe­ro su aven­tu­ra noc­tur­na y clan­des­ti­na con Gwe­ne­ve­re, la es­po­sa deAr­tu­ro, lo des­acre­di­tó ad per­pe­tuam­pa­ra ta­les pro­pó­si­tos. Se­rá su hi­jo ile­gí­ti­mo Ga­lahad quien al­can­ce el Grial, se­gún el orácu­lo de Mer­lín.

Par­si­fal (Pe­re­dur en la ver­sión ga­le­sa), Per­ci­val, Per­ce­val o Par­zi­val –es­te úl­ti­mo se­gún la de­no­mi­na­ción de Wol­fram von Es­chen­bach–, es an­te to­do un per­so­na­je ab­so­lu­to. La con­di­ción de pu­re­za exi­gi­da a quien se de­di­que a la bús­que­da del San­to Grial, es ob­via­men­te­pre­mo­ral. De he­cho, el­dra­ma wag­ne­ria­nono equi­va­lea una ópe­ra, sino a Ein Büh­nen­weih­fest

piel, ex­pre­sión equi­va­len­te a un fes­ti­val es­cé­ni­co sa­gra­do. Co­mo bien in­di­ca Rémy, la Fes

ts­piel­haus (Tea­tro de­lFes­ti­val de Bay­reuth) de la co­li­na sa­gra­da ad­quie­re ma­yo­res con­di­cio­nes de Ca­te­dral, cuan­do en su es­ce­na­rio se re­pre­sen­ta el Par­si­fal. Ello en­tra en par­ti­cu­lar coin­ci­den­cia con el tes­ta­men­to del pro­pio com­po­si­tor: Ri­chard Wag­ner es­ta­ble- ció cla­ra­men­te que el Par­si­fal no de­bía re­pre­sen­tar­se fue­ra de los con­fi­nes de la Fes­ts­piel­haus, lo cual se cum­plió ri­gu­ro­sa­men­te al me­nos por los 30 años que si­guie­ron a su fa­lle­ci­mien­to.

El hé­roe hu­mano en evo­lu­ción

Ta­mino, el per­so­na­je mo­zar­tiano de La flau­ta má­gi­ca, po­ne en evi­den­cia su ca­rác­ter hu­mano des­de la pri­me­ra es­ce­na en la que par­ti­ci­pa. Es un per­so­na­je que de­mues­tra su mie­do, cuan­do no su pá­ni­co, des­de la pri­me­ra es­ce­na de Die Zau­ber­flö­te.

¿Es hé­roe Wert­her, el som­brío per­so­na­je de la obra ho­mó­ni­ma de Goet­he y de la con­mo­ve­do­ra ópe­ra de Mas­se­net? Si tu­vié­ra­mos una ca­te­go­ría par­ti­cu­lar en el Wal­ha­lla , que in­clu­ye­ra a quie­nes son ca­pa­ces de to­da re­nun­cia­ción, la res­pues­ta po­dría ser afir­ma­ti­va. Re­sul­ta cu­rio­so que las me­mo­rias de Mas­se­net con­sig­nen el ori­gen de su pro­pó­si­to de con­sa­grar una ópe­ra al re­cuer­do del dra­ma de Goet­he Las des­ven­tu­ras del jo­ven Wert­her.

Coin­ci­den­te­men­te, el com­po­si­tor y su ami­go, el edi­tor Hart­mann, via­jan a Bay­reuth a es­cu­char el Par­si­fal. En el ca­mino, se di­ri­gen aWei­mar, don­de Goet­he es­cri­bie­ra las in­mor­ta­les pá­gi­nas y, en una cer­ve­ce­ría el es­pí­ri­tu au­to­imo­la­dor del jo­ven es­tu- dian­te se po­se­sio­na del al­ma del sen­si­ble crea­dor fran­cés.

Sieg­fried, el gran des­pre­cia­do

Pie­rre-Jean Rémy de­no­mi­na a Sieg­fried co­mo el gran des­pre­cia­do. No hay jui­cio éti­co que sos­ten­ga di­cha arries­ga­da ex­pre­sión: el crí­ti­co fran­cés alu­de ex­clu­si­va­men­te a la his­tó­ri­ca es­ca­sez de

hel­den­te­nors (o más bien a la res­trin­gi­da ca­te­go­ría de los Sch­wer

held), ca­pa­ces de in­ter­pre­tar el tre­men­do rol.

Sieg­fried es el ada­lid sin mie­do. Lo in­di­ca Wo­tan (re­ves­ti­do de la per­so­na­li­dad del Ca­mi­nan­te) cuan­do afir­ma que el úni­co ca­paz de for­jar la es­pa­da Not­hung es aquel que nun­ca ha sen­ti­do mie­do. Al igual que el per­so­na­je de Juan sin Mie­do ––del cuen­to de los Her­ma­nos Grimm ti­tu­la­do Mär­chen von ei­nem, der aus­zog, das Fürch­ten zu ler­nen––, ex­pe­ri­men­ta­rá tal sen­sa­ción a par­tir del mo­men­to en que al­can­ce el amor.

Re­sul­ta har­to cu­rio­so que Wag­ner, que in­te­rrum­pió por lar­gos años la com­po­si­ción de la Te­tra­lo­gía, hu­bie­ra co­no­ci­do el amor con tres mu­je­res, du­ran­te el lap­so trans­cu­rri­do an­tes de re­to­mar su gi­gan­tes­ca obra.

El des­per­tar de la Walky­ria y el sub­si­guien­te amor en­tre Sieg

fried y Brunn­hil­de, es pa­ra al­gu- nos bió­gra­fos del com­po­si­tor la con­so­li­da­ción de su prohi­bi­da pa­sión por Mat­hil­de We­sen­donck, a par­tir de la cual ex­pe­ri­men­tó la pri­me­ra sen­sa­ción de mie­do.

Nohay du­da de que el crea­dor que asu­me la ta­rea de desa­rro­llar y con­cluir Los Ni­be

lun­gos es ra­di­cal­men­te dis­tin­to al que ima­gi­na­ra y abo­ce­ta­ra su crea­ción. El es­tu­dio de la obra de Scho­pen­hauer, que vuel­ve de ca­be­za su idea del mun­do y de las ar­tes, la fi­lo­so­fía de Feuer­bach y la reite­ra­ción del sen­ti­mien­to amo­ro­so, así lo jus­ti­fi­can. «Mi dra­ma de los Ni­be­lun­gos to­mó for­ma en la épo­ca en que yo cons­truí mi ra­zón y mi mun­do op­ti­mis­ta so­bre los prin­ci­pios he­lé­ni­cos, cre­yen­do que pa­ra la rea­li­za­ción de un mun­do así, bas­ta­ba con que el hom­bre lo desea­se con su vo­lun­tad”, es­cri­bi­ría Wag­ner a Karl Au­gust Roec­kel.

Sieg­fried, el hé­roe in­mu­ta­ble

Po­de­mos re­co­no­cer –en cier­ta for­ma, ya lo he­mos he­cho–, que Ri­chard Wag­ner su­frió cla­ras trans­for­ma­cio­nes du­ran­te los años en que si­len­ció la com­po­si­ción del Ani­llo. Se­gún Eu­ge­nio Trías, el úni­co que per­ma­ne­ció in­mu­ta­ble fue el per­so­na­je de Sieg­fried. Es­te «si­guió sien­do el es­pon­tá­neo hé­roe que no co­no­ce el mie­do, de re­mo­to as­cen­dien­te rous­seau­niano (…) que pa­re­cie­ra arran­ca­do, cual flo­ra­ción sil­ves­tre, del es­ta­do de na­tu­ra­le­za an­te­rior a la ex­pul­sión del Pa­raí­so».

Aca­so pro­si­guien­do con la for­zo­sa com­pa­ra­ción con las fic­tas aven­tu­ras de Juan sin Mie­do, se ha in­sis­ti­do en la cu­rio­sa mez­cla en­tre dra­ma he­roi­co y cuen­to in­fan­til de al­gu­nos ex­tre­mos de la Te­tra­lo­gía. Se­gún Trías, en Sieg­fried cre­ce y se po­ne a prue­ba el en­tra­ña­ble mu­cha­cho que se aven­tu­ra en la vi­da con el afán de co­no­cer el mie­do.

En to­tal cohe­ren­cia con las afir­ma­cio­nes an­te­rio­res, la con­di­ción dis­va­lio­sa del ho­mi­ci­dio per­pe­tra­do por Ha­gen so­bre Sieg­fried no re­si­de en el ca­rác­ter ale­vo­so de la muer­te, ni en la con­di­ción del se­gun­do co­mo hé­roe ab­so­lu­to. El ca­li­fi­ca­ti­vo, do­ble­men­te re­pro­cha­ble, de la muer­te del hé­roe re­si­de en el ca­rác­ter diá­fa­na­men­te lú­di­co de es­te: Sieg­fried es un ni­ño que se aven­tu­ra por la vi­da sin ex­ce­der su con­di­ción de pro­ta­go­nis­ta de un cuen­to in­fan­til. Ba­jo tal te­si­tu­ra, to­dos sus ac­tos se de­ben con­si­de­rar co­mo par­te de un inol­vi­da­ble re­la­to fan­tás­ti­co.

El des­per­tar de la Walky­ria y el sub­si­guien­te amor en­tre Sieg­fried y Brunn­hil­de es, pa­ra al­gu­nos bió­gra­fos de Wag­ner, la con­so­li­da­ción de su prohi­bi­da pa­sión por Mat­hil­de We­sen­donck, a par­tir de la cual ex­pe­ri­men­tó la pri­me­ra sen­sa­ción de mie­do.

WIKICOMMONS.

Sieg­frieds

Tod (1901) , de Johan­nes Gehrts.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.