EL NICA, A LA ME­MO­RIA DE CÉ­SAR MELÉNDEZ

Le­ga­do. Car­los San­do­val re­cuer­da la obra in­sig­ne de Cé­sar Meléndez y su des­ta­ca­do apor­te con­tra la xe­no­fo­bia

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Ayer, sá­ba­do 17 de di­ciem­bre, mu­rió Cé­sar Meléndez, a los 50 años. Re­cor­da­do por su par­ti­ci­pa­ción en gru­pos­mu­si­ca­les como Blan­co y Ne­gro, y Ma­nan­tial, más tar­de Cé­sar pro­ta­go­ni­zó a Ricky, un per­so­na­je de la se­rie La pen­sióny más, re­cien­te­men­te, for­mó par­te de pro­gra­mas de ca­nal 7.

El Nica fue su par­ti­ci­pa­ción más des­ta­ca­da. Un mo­nó­lo­go en el que el prin­ci­pal per­so­na­je, Jo­sé Me­jía Es­pi­no­za, in­ter­pre­ta­do por Cé­sar, ha­bla con una ima­gen de Je­su­cris­to, a quien le pre­gun­ta por qué la co­mu­ni­dad ni­ca­ra­güen­se en Cos­ta Ri­ca es dis­cri­mi­na­da una y otra vez.

Pre­gun­tas a Je­su­cris­to

Jo­sé es un peón que tra­ba­jaen la cons­truc­ción, uno de los tra­ba­jos más co­mu­nes que desem­pe­ñan los ni­ca­ra­güen­ses que viven en Cos­ta Ri­ca. Je­su­cris­to es cues­tio­na­do acer­ca de por qué, a pe­sar de que él tam­bién fue un “ex­tran­je­ro”, ha mos­tra­do tan po­co in­te­rés por la si­tua­ción de la­co­mu­ni­dad ni­ca­ra­güen­se. “¿Por qué tu vida y la mía son tan pa­re­ci­das?”, pre­gun­ta le Jo­sé. “¡Qué di­fí­cil es po­ner la otra me­ji­lla!”, re­fun­fu­ña el pro­ta­go­nis­ta.

Le cuen­ta a Je­su­cris­to las di­fe­ren­tes ex­pe­rien­cias que él ha vi­vi­do, de for­ma tal que el público es­cu­cha tam­bién los re­la­tos. Jo­sé re­cuer­da có­mo un sá­ba­do des­pués de que le ha­bían pa­ga­do fue con el con­tra­tis­ta a un bar en don­de se en­con­tró con el res­to de los in­te­gran­tes de la cua­dri­lla con quie­nes tra­ba­ja­ba. El je­fe sa­lu­dó al res­to de los tra­ba­ja­do­res. Jo­sé in­ten­tó ha­cer lo mis­mo, pe­ro nin­guno de sus com­pa­ñe­ros res­pon­dió. De re­pen­te, uno de ellos co­men­zó a gri­tar­le lo que Jo­sé lla­ma “las má­gi­cas pa­la­bras”: “Nica, hi­juepu­ta”.

Tra­tó de per­sua­dir­los de que él ha­bía emi­gra­do a Cos­ta Ri­ca por­que él y su fa­mi­lia no te­nían na­da que co­mer. “A us­te­des no les im­por­ta por­que nunca han sen­ti­do lo mis­mo”, di­ce Jo­sé. A pe­sar de sus ex­pli­ca­cio­nes, al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros co­men­za­ron a gol­pear­lo fuer­te­men­te.

El con­tra­tis­ta de­ja el bar por­que tie­ne que re­co­ger a su pe­que­ña hi­ja. Jo­sé le pre­gun­ta por la edad de la pe­que­ña. Ella tie­ne 4 años, le con­tes­ta el con­tra­tis­ta. Jo­sé en­ton­ces re­cuer­da su pri­me­ra es­ta­día en Cos­ta Ri­ca cuan­do él, su es­po­sa María y su pe­que­ña be­bé ca­mi­na­ron por sie­te días a tra­vés de las mon­ta­ñas. Cuan­do se apro­xi­ma­ban a la fron­te­ra, in­ten­ta­ron cru­zar el río San Juan y la ni­ña se aho­gó. “El río se tra­gó a la ni­ña”, cuen­ta Jo­sé. La chi­qui­ta te­nía la mis­ma edad que la hi­ja del con­tra­tis­ta.

Las ri­sas que arran­ca la obra al ini­cio se con­vier­ten en se­rie­dad con el trans­cu­rrir de la pre­sen­ta­ción. Jo­sé pi­de per­dón por ser un guar­da en un ve­cin­da­rio de cla­se me­dia o por ser una tra­ba­ja­do­ra do­més­ti­ca en mi­les de casas de fa­mi­lias en Cos­ta Ri­ca. Sin em­bar­go, tam­bién agra­de­ce al con­tra­tis­ta por lla­mar­lo “se­ñor”, una for­ma muy inusual de nom­brar a un ni­ca­ra­güen­se que tra­ba­ja en la cons­truc­ción. “No es cual­quie­ra el que se atre­ve a de­cir que es ami­go de un ni­ca­ra­güen­se”, re­cuer­da Jo­sé. “Yo les ju­ro que to­do es­to due­le”, afir­ma el per­so­na­je. “¿Quién in­ven­tó las fron­te­ras?” fi­na­li­za in­te­rro­gán­do­se la obra.

No es ca­sual que Cé­sar y Cristina Bruno, su es­po­sa, lla­ma­ran a su em­pre­sa Tea­tro La Po­lea. Po­lea, di­ce el dic­cio­na­rio, es al­go que se em­plea pa­ra le­van­tar o mo­ver co­sas pe­sa­das. El Nica se pro­pu­so mo­ver la hos­ti­li­dad y la xe­no­fo­bia que viven tan a me­nu­do ni­ca­ra­güen­ses en Cos­ta Ri­ca.

El Ni­ca­du­ra­ba unas dos ho­ras y 15 mi­nu­tos y fue pre­sen­ta­da en tea­tros, au­di­to­rios, gim­na­sios, igle­sias, en­tre otros es­ce­na­rios. Unas 500.000 per­so­nas la vie­ron.

En 2002, las puer­tas del au­di­to­rio de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca tu­vie­ron que ce­rrar­se jus­to antes del ini­cio por­que ya no ha­bía nin­gún asien­to dis­po­ni­ble. En 2003, Cé­sar re­cor­da­ba que tu­vo que rea­li­zar una se­gun­da pre­sen­ta­ción en La For­tu­na de San Car­los, pues mu­chas per­so­nas se que­da­ron fue­ra del sa­lón co­mu­nal don­de se pre­sen­tó la pri­me­ra vez. En ese mis­mo año, Cé­sar re­ci­bió el Pre­mio Na­cio­nal de Tea­tro al me­jor ac­tor pro­ta­gó­ni­co por su in­ter­pre­ta­ción en El Nica.

El Nica sa­có a Cristo de las ce­le­bra­cio­nes moho­sas y lo tra­jo a la his­to­ria. El pa­drePe­dro Pan­to­ja, co­fun­da­dor de una de las casas de mi­gran­tes en Mé­xi­co, apun­ta que “los mi­gran­tes son los cru­ci­fi­ca­dos de la his­to­ria”. Así lo com­pren­die­ron sa­cer­do­tes, re­li­gio­sas, do­cen­tes, es­tu­dian­tes y lí­de­res co­mu­na­les que abrie­ron las puer­tas de sus ins­ti­tu­cio­nes y or- ga­ni­za­cio­nes.

Su apor­te

Cristina y Cé­sar mon­ta­ban un es­ce­na­rio sen­ci­llo en el que la voz y los ges­tos de Cé­sar se ocu­pa­ban de lo de­más.

Cé­sar nos en­fren­tó con nues­tros pro­pios pre­jui­cios y nos ofre­ció la po­si­bi­li­dad de re­vi­sar­nos como so­cie­dad. No en po­cas oca­sio­nes, El Nica hu­me­de­ció la mi­ra­da de mu­chos es­pec­ta­do­res pa­ra quie­nes al­go de su ma­ne­ra de pen­sar y sen­tir las mi­gra­cio­nes cam­bió.

Sin du­da, fue bas­tan­te más le­jos que diag­nós­ti­cos y con­sul­to­rías que po­co apor­tan en la com­pren­sión de la xe­no­fo­bia y me­nos en su trans­for­ma­ción. La ri­sa es un asun­to se­rio y en El Nica ello que­da pa­ten­te.

La mi­gra­ción se ha con­ver­ti­do en la ban­de­ra de las de­re­chas en el mun­do, como lo con­fir­man re­sul­ta­dos elec­to­ra­les en paí­ses tan di­ver­sos como los Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia, Reino Uni­do, Ale­ma­nia, Aus­tria o Hun­gría. La des­na­cio­na­li­za­ción de la eco­no­mía ha pro­du­ci­do una na­cio­na­li­za­ción de la po­lí­ti­ca. Cos­ta Ri­ca no es la ex­cep­ción y aquí tam­bién hay quie­nes pre­ten­den ca­pi­ta­li­zar des­con­ten­tos so­cia­les pa­ra cons­ti­tuir­se en Trum­pti­cos.

La pre­sen­cia de Cé­sar, de Jo­sé y su es­po­sa María son, sin du­da, un re­cur­so de es­pe­ran­za pa­ra im­pe­dir que las fan­ta­sías na­cio­na­lis­tas nos im­pi­da ima­gi­nar y con­cre­tar una so­cie­dad in­clu­si­va y res­pe­tuo­sa. EL AU­TOR ES PRO­FE­SOR DE LA UNI­VER­SI­DAD DE COS­TA RI­CA.-

ARCHIVO LN.

En el 2001, el mo­nó­lo­go El Nica ga­nó el Cer­ta­men de Mo­nó­lo­gos y Diá­lo­gos; un año des­pués se es­tre­nó en el Tea­tro Dio­ni­sio Eche­ve­ría, en Bar­va de He­re­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.