Ins­tan­tá­neas de un via­je como me­lan­co­lía con­te­ni­da

La obra del ar­tis­ta es­pa­ñol Isi­do­ro Val­cár­cel Me­di­na se ex­hi­be en el Mu­seo Na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Arte Visuales - Er­nes­to Cal­vo ecal­voal@gmail.com

Un ar­tis­ta que no es ar­tis­ta

Isi­do­ro Val­cár­cel Me­di­na es de esos es­ca­sos ar­tis­tas que re­ba­san cual­quier de­fi­ni­ción de su pro­fe­sión y prác­ti­ca ar­tís­ti­ca; la tras­pa­sa de ma­ne­ra na­tu­ral y per­ma­nen­te, aun sin pro­po­nér­se­lo.

No obs­tan­te, a pe­sar de su re­cha­zo a los fo­cos me­diá­ti­cos, a los con­di­cio­na­mien­tos mer­can­ti­les y a la fe­ti­chi­za­ción ins­ti­tu­cio­nal de la fi­gu­ra del ar­tis­ta, la cohe­ren­cia y po­ten­cia de ese de­ve­nir le han per­mi­ti­do ob­te­ner el Pre­mio Na­cio­nal de Es­pa­ña (2007) y, re­cien­te­men­te, elP­re­mio Ve­láz­quez de ar­tes vi­sua­les, como re­co­no­ci­mien­to a su in­cla­si­fi­ca­ble aun­que fun­da­men­tal tra­yec­to­ria.

El re­co­rri­do de Val­cár­cel Me­di­na ha si­do ubi­ca­do den­tro de las ten­den­cias in­for­ma­lis­tas, cons­truc­ti­vis­tas, mi­ni­ma­lis­tas y, so­bre to­do, con­cep­tua­les. Al­go de to­das ellas es­tán pre­sen­tes en las in­quie­tu­des de es­ta ar­tis­ta, que ha­ce del pro­ce­so mis­mo de ges­ta­ción de sus pro­pues­tas, jun­to a las in­quie­tu­des y ges­tos que la acom­pa­ñan, ele­men­tos esen­cia­les de su co­mu­ni­ca­ción con el público.

De es­te mo­do, Val­cár­cel Me­di­na ha tran­si­ta­do des­de sus pin­tu­ras “se­cuen­cia­les” y “ha­bi­ta­bles” de los años60y70, ala­rea­li­za­ción de pie­zas in­cla­si­fi­ca­bles –li­bros, vi­deos, so­no­ras– que se co­nec­tan con ám­bi­tos como el li­te­ra­rio, el au­dio­vi­sual y el ar­qui­tec­tó­ni­co. Otras bús­que­das re­cu­rren­tes del ar­tis­ta se en­cuen­tran me­dia­das por la in­ter­ac­ción con el es­pa­cio público, las ins­ti­tu­cio­nes y dis­tin­tos ti­pos de “es­pec­ta­do­res”, lo cual tie­ne que ver con dis­tin­tas preo­cu­pa­cio­nes so­cia­les, po­lí­ti­cas, cul­tu­ra­les o pro­pia­men­te ar­tís­ti­cas.

Es­pa­cio y tiem­po como ex­pe­rien­cias sub­je­ti­vas

En la di­ver­si­dad y am­pli­tud de esas in­quie­tu­des, uno de los te­mas re­cu­rren­tes, que ha atra­ve­sa­do las bús­que­das de es­te ar­tis­ta, ha si­do pre­ci­sa­men­te las ex­pe­rien­cias sub­je­ti­vas en torno a los víncu­los “es­pa­cio-tiem­po”.

No es ca­sual que al­gu­nas de sus obras ( Pin­tu­ras se­cuen­cia­les, 1962), in­ter­ven­cio­nes ( 2000 des­pués de J.C., 1995-2000) o ex­po­si­cio­nes ( Ir y ve­nir de Val­cár­cel Me­di­na, 2002) a lo largo de 40 años, se re­fie­ran a esas co­ne­xio­nes inatra­pa­bles de lo es­pa­cial y tem­po­ral, siem­pre per­ci­bi­das y ana­li­za­das des­de las ex­pe­rien­cias más ín­ti­mas del ar­tis­ta.

Ins­tan­tá­neas de un via­je poé­ti­co

En ese con­tex­to se ubi­ca la ex­po­si­ción Ins­tan­tá­neas de un via­je en tren, que se ex­hi­be ac­tual­men­te en el Mu­seo Na­cio­nal y que fue ges­tio­na­da pa­ra su ex­hi­bi­ción des­de la Coo­pe­ra­ción Es­pa­ño­la en Cos­ta Ri­ca.

En Ins­tan­tá­neas…, Val­cár­cel to­ma como pre­tex­to un via­je en tren que hi­zo de Ma­drid a Ga­li­cia, en el cual reali­zó 52 bo­ce­tos-di­bu­jos que in­ten­ta­ban “atra­par” pe­que­ños mo­men­tos de ese re­co­rri­do. Lo hi­zo por me­dio de le­ves y ca­si in­vi­si­bles tra­zos, que in­cor­po­ran des­de los in­ter­va­los tem­po­ra­les en­tre un di­bu­jo y otro, has­ta frag­men­tos de poe­mas que son cer­ca­nos.

Pos­te­rior­men­te, el ar­tis­ta lle­vó esos bo­ce­tos a di­bu­jos o co­lla­ge, que in­cor­po­ran, en un ca­so, una re­pre­sen­ta­ción más di­rec­ta de esas ins­tan­tá­neas y, en el otro, una for­ma­li­za­ción abs­trac­ta de ca­da una de esas ex­pe­rien­cias.

En ca­da uno de esos “tríp­ti­cos” se­cuen­cia­les, se pro­du­ce un tras­la­pe en­tre es­pon­ta­nei­dad, in­for­ma­lis­mo y con­cep­tua­lis­mo, que han si­do tan ca­rac­te­rís­ti­cos en la tra­yec­to­ria del ar­tis­ta.

Aho­ra bien, lo que da más vida y va­lor a es­ta ex­pe­rien­cia de via­je, de ape­nas sie­te ho­ras, y la con­vier­te en un su­til ejer­ci­cio men­tal, más que ma­te­rial, que nos co­nec­ta a nues­tras pro­pias ex­pe­rien­cias, es la poé­ti­ca “tra­duc­ción” de esos di­bu­jos-bo­ce­tos a sus con­tra­par­tes más rea­lis­ta o abs­trac­ta.

En ese re­co­rri­do vi­sual y men­tal que va­mos ha­cien­do jun­to al ar­tis­ta van apa­re­cien­do e in­ter­ca­lán­do­se des­de pai­sa­jes na­tu­ra­les (lla­nu­ras, ele­va­cio­nes, ci­pre­ses, yer­ba) has­ta lo cons­trui­do a tra­vés del tiem­po (rui­nas me­die­va­les y mo­li­nos mo­der­nos, mu­ros con gra­fi­tis y ten­di­dos eléc­tri­cos, un tú­nel y un ce­men­te­rio).

Tam­bién Val­cár­cel Me­di­na nos apro­xi­ma a una ex­pe­rien­cia poé­ti­co-li­te­ra­ria de ese via­je, en con­tra­pun­to a lo más ple­na­men­te vi­sual. Así, en los bo­ce­tos del re­co­rri­do irán apa­re­cien­do ver­sos o frases que van de Mi­guel de Cer­van­tes y San Juan de la Cruz a Pa­blo Ne­ru­da y Mi­guel Her­nán­dez. O ese be­llí­si­mo ver­so de Ra­món Gó­mez de la Ser­na, re­la­cio­na­do con el tren y la na­tu­ra­le­za, la fuer­za y la fra­gi­li­dad, con la vida y la muer­te: “En­tre los ca­rri­les cre­cen las flo­res sui­ci­das”. Per­ci­bí tam­bién en la Ins­tan­tá­neas… una fi­ja­ción vi­sual y sim­bó­li­ca por con­tras­tes en­tre el ne­gro, el blan­co y los gri­ses, jun­to a atis­bos de otros co­lo­res. Uno de los di­bu­jos que más me lla­mó la aten­ción fue el azul in­ten­so de un cie­lo des­pe­ja­do, que de­ja ver una fu­gaz lí­nea de hu­mo de la tur­bi­na de un avión.

Esa se­cuen­cia se me an­to­jó como el per­fec­to con­tra­pun­to al via­je en tren de Val­cár­cel Me­di­na (el cu­ra­dor men­cio­nó en la inau­gu­ra­ción que al ar­tis­ta no le gus­ta via­jar en avión): un me­lan­có­li­co via­je que es mo­derno y tec­no­ló­gi­co (tren/avión), pe­ro que se trans­mu­ta en una ex­pe­rien­cia sub­je­ti­va, crea­ti­va, vi­tal, so­bre esos víncu­los es­pa­cio-tiem­po y que se ex­pre­sa de una ma­ne­ra esen­cial­men­te hu­ma­na.

CEN­TRO CUL­TU­RAL DE ES­PA­ÑA PA­RA LN.

Ca­rre­ra. Isi­do­ro Val­cár­cel Me­di­na lle­va más de 40 años de tra­yec­to­ria en las ar­tes. Aquí dos de sus obras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.