Crea­ti­vi­dad, fuer­za y van­guar­dia en el ci­ne ira­ní

A tres dé­ca­das de la apa­ri­ción de la Nue­va Ola en Irán, su po­ten­te le­ga­do per­ma­ne­ce in­tac­to

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Du­ran­te la dé­ca­da de los años 80, hu­bo un re­sur­gi­mien­to de las ci­ne­ma­to­gra­fías mun­dia­les, al­gu­nas in­ci­ta­das por su­ce­sos po­lí­ti­cos. Tal es el ca­so de Irán, que tras la Re­vo­lu­ción Is­lá­mi­ca de 1979, tu­vo un apo­geo fíl­mi­co a pe­sar de las res­tric­cio­nes del nue­vo ré­gi­men.

En­tre las in­fluen­cias más sig­ni­fi­ca­ti­vas de la Nue­va Ola ira­ní des­ta­ca la pe­lí­cu­la The hou­se is

black (1963), de la poe­ta Fo­rugh Fa­rroj­zad y los fil­mes Ser­pent’s

kiss (1964), But Pro­blems Aro­se (1965) y Fa­ce 75 (1965), de Ha­jir Da­rioush, ade­más del neo­rrea­lis­mo ita­liano.

Po­co más de 20 años des­pués de aque­llas pe­lí­cu­las, tras la mo­nar­quía del sha Moham­mad Re­za Pah­le­ví y el pro­ce­so de is­la­mi­zar la sociedad, li­de­ra­do por el aya­to­lá Jo­mei­ni, el ci­ne ira­ní pa­de­ció una cen­su­ra es­tric­ta en di­ver­sos te­mas, es­pe­cial­men­te en lo con­cer­nien­te al amor y a la mu­jer, lo cual dio lu­gar a una pro­li­fe­ra­ción de fil­mes so­bre ni­ños.

A su vez, con el te­lón de fon­do de la gue­rra en­tre Irán e Irak (1980-1988), las pe­lí­cu­las so­lían tener una fuer­te car­ga na­cio­na­lis­ta, pe­ro en 1987 sur­gie­ron dos fil­mes que trans­for­ma­ro­nel­pa­no­ra­ma ira­ní: El ci­clis­ta, de Moh­sen Makh­mal­baf, y ¿Dón­de es­tá la ca­sa de mi ami­go?, de Ab­bas Kia­ros­ta­mi.

El ca­so de Makh­mal­baf es muy par­ti­cu­lar. Sus pa­dres se se­pa­ra­ron cuan­do te­nía seis años, pa­só su in­fan­cia en un ba­rrio po­bre de Tehe­rán, edu­ca­do por una tía pa­ter­na quien le pro­por­cio­na­ba li­bros, de ahí na­ce su pa­sión por la li­te­ra­tu­ra y la es­cri­tu­ra.

De re­gre­so con su ma­dre, tu­vo que tra­ba­jar pa­ra so­bre­vi­vir. A los 15 años se afi­lió a un gru­po clan­des­tino que lu­cha­ba contra el sha, lo que lo lle­vó a la cár­cel a los 17 cuan­do apuñaló a un ofi­cial en una gres­ca.

Du­ran­te su en­car­ce­la­mien­to pa­só sus días es­tu­dian­do so­cio­lo­gía y es­té­ti­ca has­ta su li­be­ra­ción en 1979, a los 22 años. Ya en li­ber­tad, aban­do­na sus creen­cias ex­tre­mis­tas pa­ra con­ver­tir­se en di­rec­tor de ci­ne y, tras el re­co­no­ci­mien­to en su tie­rra, al­can­za fa­ma in­ter­na­cio­nal con El ci­clis­ta.

Es­pec­tácu­lo cir­cu­lar. Al ini­cio de El ci­clis­ta, una puer­ta se abre y una luz azu­li­na pe­ne­tra la os­cu­ri­dad mien­tras un hom­bre se cam­bia de cha­que­ta y se mon­ta a una mo­to­ci­cle­ta. Des­pués de un cor­te, otro hom­bre qui­ta una lo­na y otro haz azu­la­do re­ve­la una­pis­ta cir­cu­lar, don­de el­mo­to­ci­clis­ta ha­ce pi­rue­tas pa­ra en­tre­te­ner al pú­bli­co.

Las dos es­ce­nas emu­lan la luz de un pro­yec­tor, mien­tras que la os­cu­ri­dad re­pre­sen­ta la sa­la de un ci­ne y, tan­to en la fic­ción co­mo en la reali­dad, se tra­ta de un en­tre­te­ni­mien­to.

En­tre la au­dien­cia es­tá Na­sim jun­to a su hi­jo; am­bos ven el es­pec­tácu­lo sin sos­pe­char que pron­to Na­sim se­rá la atrac­ción prin­ci­pal de otro show.

Na­sim vi­si­ta dia­ria­men­te el hos­pi­tal don­de se en­cuen­tra su es­po­sa; los mé­di­cos no son na­da op­ti­mis­tas y el su­fri­mien­to de él au­men­ta por­que es­tá des­em­plea­do por ser un ex­tran­je­ro y no pue­de cos­tear el tra­ta­mien­to que re­quie­re su pa­re­ja.

Es­te cli­ma de de­s­es­pe­ran­za guar­da re­la­ción con La­drón de

bi­ci­cle­tas (Vit­to­rio De Si­ca, 1948); en es­tos fil­mes, los pro­ta­go­nis­tas de­pen­den de una bi­ci­cle­ta pa­ra sub­sis­tir. En el ca­so de Na­sim, an­ti­guo cam­peón de resistencia, se ve for­za­do a acep­tar la pro­pues­ta de un opor­tu­nis­ta pro­mo­tor de even­tos que lo con­ven­ce de pe­da­lear du­ran- te cin­co días se­gui­dos, sin de­te­ner­se.

Con esa pre­mi­sa, po­si­ble­men­te to­ma­da del fil­me Dan

zad, dan­zad, mal­di­tos (Sid­ney Po­llack, 1969) don­de la ma­ra­tón trans­cu­rría en una pis­ta de bai­le, el di­rec­tor de­nun­ció las po­bres con­di­cio­nes a las que eran so­me­ti­dos los in­mi­gran­tes af­ga­nos en Irán, ade­más de acu­sar a em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos que ma­ni­pu­la­ban al pue­blo con es­pec­tácu­los ba­ra­tos.

El tono me­lo­dra­má­ti­co y el ver­ti­gi­no­so rit­mo que en­fa­ti­za, con pla­nos sub­je­ti­vos, la de­ses­pe­ra­ción de Na­sim, le trans­mi­ten al es­pec­ta­dor el pun­to de vis­ta del in­mi­gran­te, sus emo­cio­nes y su so­me­ti­mien­to en un

show cir­cu­lar: sea en mo­to­ci­cle­ta o en bi­ci­cle­ta, sea con el sha o con el aya­to­lá, se tra­ta de una sociedad que, a pe­sar de las gue­rras y las re­vo­lu­cio­nes, sigue dan­do vuel­tas en un círcu­lo.

Ci­ne van­guar­dis­ta. A fi­na­les de los 80 y, pos­te­rior al éxito de El

ci­clis­ta , un hom­bre lla­ma­do Hos­sein Sab­zian se hi­zo pa­sar por el di­rec­tor Makh­mal­baf, con­ven­ció a una fa­mi­lia du­ran- te cua­tro me­ses de que iba a fil­mar­los; al fi­nal, Sab­zian fue a la cár­cel por es­ta­fa.

Es­te he­cho lla­mó la aten­ción de Ab­bas Kia­ros­ta­mi, el rea­li­za­dor ira­ní más tras­cen­den­tal, que fa­lle­ció ha­ce unos seis me­ses. En la cár­cel, Kia­ros­ta­mi fil­mó se­cre­ta­men­te a Sab­zian y es­te ac­ce­dió a ha­cer una pe­lí­cu­la con cier­tas con­di­cio­nes: “Acep­to que me fil­me si con­si­gue ex­pre­sar mi su­fri­mien­to me­dian­te su pe­lí­cu­la”.

El di­rec­tor tam­bién con­ven­ció a la fa­mi­lia víc­ti­ma e, in­clu­so, al re­por­te­ro que des­en­mas­ca­ró la es­ta­fa de­par­ti­ci­par en la que se­ría la cin­ta Clo­se-up (1990).

El re­sul­ta­do es una in­trin­ca­da tra­ma de dos pe­lí­cu­las en una, en la que se mez­cla fic­ción y reali­dad. Por un la­do, se mues­tra el jui­cio y pro­ce­so de Sab­zian, fil­ma­do con dos cá­ma­ras, con abun­dan­tes primeros pla­nos, lo cual da sen­ti­do al tí­tu­lo del fil­me, y con un grano que im­pi­de ver con cla­ri­dad a los ac­tan­tes. Es­ta par­te pre­ten­de ser un do­cu­men­tal, pe­ro no es más que una re­crea­ción de lo su­ce­di­do, una fic­ción.

Sab­zian ac­túa pa­ra Kia­ros­ta- mi, quien le ob­se­quia los an­he­la­dos primeros pla­nos que una vez qui­so fil­mar, y de los que se enamo­ró en una sa­la de ci­ne.

En es­tas se­cuen­cias se dan una se­rie de in­ter­co­ne­xio­nes que tras­cien­de lo es­tric­ta­men­te fíl­mi­co: la pe­lí­cu­la ha­bla so­bre la re­la­ción en­tre­unes­pec­ta­dor, el fil­me que ob­ser­va y el di­rec­tor que la reali­zó; pe­ro, ade­más, ese es­pec­ta­dor fin­gió ser quien hi­zo la pe­lí­cu­la, pa­ra ello se con­vir­tió enunac­tor que re­pre­sen­ta­ba el pa­pel de Makh­mal­baf y que nue­va­men­te ac­túa, aho­ra pa­ra Kia­ros­ta­mi, con tal de que el pú­bli­co (no­so­tros) com­pren­da­mos su su­fri­mien­to.

La otra pe­lí­cu­la que Kia­ros­ta­mi ha­ce tie­ne que ver con lo que su­ce­dió pre­vio al jui­cio. Es­tas es­ce­nas es­tán me­jor cui­da­das for­mal­men­te, pe­ro la cá­ma­ra se en­cuen­tra más dis­tan­te­de los per­so­na­jes; la fun­ción de la mi­ra­da es otra, el en­torno y el con­tex­to ad­quie­ren­ma­yor re­le­van­cia.

“Es cu­rio­so que es­ta no­ti­cia sal­ga de un ca­lle­jón sin sa­li­da”, di­ce el re­por­te­ro que se in­ter­pre­ta a sí mis­mo. Y pa­ra evi­tar que su fil­me su­fra el mis­mo des­tino, Kia­ros­ta­mi in­ter­vie­ne la fic­ción pa­ra cam­biar la reali­dad: en Clo­se-up, Sab­zian no es en­car­ce­la­do; es de­ja­do en li­ber­tad da­da su con­di­ción so­cial de po­bre­za, di­vor­cio y desempleo.

Aún más, ya en li­ber­tad, Sab­zian cum­ple su sue­ño cuan­do co­no­ce al ver­da­de­ro Makh­mal­baf; to­do es­to es fil­ma­do des­de la distancia por Kia­ros­ta­mi, co­mo si se tra­ta­ra de una cá­ma­ra es­con­di­da.

Una de las vir­tu­des del fil­me ra­di­ca en el men­sa­je del di­rec­tor de que el ci­ne es ca­paz de crear una nue­va reali­dad al trans­for­mar los he­chos.

Es­te ca­mino van­guar­dis­ta ini­cia­do por Kia­ros­ta­mi mar­có una­lí­nea en los años si­guien­tes del ci­ne ira­ní.

El mis­mo Makh­mal­baf con­tri­bu­yó cuan­do, en un cas­ting, se re­en­con­tró con el po­li­cía al que ha­bía apu­ña­la­do, quien es­ta­ba des­em­plea­do.

An­te esa ca­sua­li­dad, de­ci­dió fil­mar el in­ci­den­te pa­ra dar a co­no­cer los pen­sa­mien­tos del po­li­cía, en es­pe­cial su in­te­rés ro­mán­ti­co en una jo­ven con quien ha­bla­ba an­tes de que se die­ra la gres­ca; so­lo así des­cu­brió, en la pro­pia pe­lí­cu­la, que la jo­ven te­nía la or­den de dis­traer­lo pa­ra que Makh­mal­baf lo ata­ca­ra. Más de 20 años des­pués, la es­pe­ran­za que ha­bía guar­da­do se vio des­trui­da. Nue­va­men­te, el ci­ne trans­for­mó la reali­dad.

Al ver es­tos fil­mes en la ac­tua­li­dad, sus men­sa­jes no han per­di­do ni un ápi­ce de va­li­dez y el ci­ne ira­ní sigue go­zan­do de gran crea­ti­vi­dad y re­cuer­da que, an­te cual­quier cen­su­ra del Es­ta­do, una cá­ma­ra tie­ne la mis­ma fuer­za con la que Fa­rroj­zad es­cri­bió los ver­sos in­mor­ta­les de su poe­ma La re­be­lión:“No me im­pon­gas el si­len­cio./ Ten­go una his­to­ria que con­tar./ Quí­ta­me es­ta ca­de­na de los pies./ Mi co­ra­zón es agitado por mi pa­sión”.

COR­TE­SÍA DE PREÁM­BU­LO.

Otro show. Na­sim, un emi­gran­te af­gano, y su hi­jo lu­chan contra la ad­ver­si­dad, mien­tras el pú­bli­co ob­ser­va mor­bo­sa­men­te el es­pec­tácu­lo.

COR­TE­SÍA DE PREÁM­BU­LO.

Im­por­tan­te. En es­ta es­ce­na me­mo­ra­ble, el di­rec­tor ira­ní Makh­mal­baf lle­va al hom­bre que lo su­plan­tó y aca­ba­ba de sa­lir de la cár­cel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.