EN HO­NOR A LA VOZ CAUDALOSA DE ELLA FITZ­GE­RALD

Ha­ce 100 años. Ce­le­bra­mos el cen­te­na­rio de Ella Fitz­ge­rald (25 de abril de 1917 - 15 de ju­nio de 1996), una de las vo­ces egre­gias de su si­glo

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

¿Qué es una gran voz? En pri­me­rí­si­mo lu­gar, una voz memorable, una voz que no se ol­vi­da, que se nos que­da en­re­da­da en el os­cu­ro la­be­rin­to del oí­do y la con­cien­cia. No tie­ne que ser be­lla en el sen­ti­do clá­si­co del tér­mino: des­pués de so­me­ter­se a una die­ta bru­tal que cam­bió de ma­ne­ra dra­má­ti­ca su cuer­po, y con un dia­frag­ma flá­ci­do que ya no sos­te­nía su co­lum­na de ai­re, Ma­ría Ca­llas em­pe­zó a pro­du­cir un so­ni­do me­tá­li­co que qui­zás no era her­mo­so de ma­ne­ra con­ven­cio­nal, pe­ro te­nía un co­lor dis­tin­ti­vo, pe­cu­liar, que so­lo a ella per­te­ne­cía.

Ella Fitz­ge­rald, cu­yo cen­te­na­rio ce­le­bra­mos es­te año, fue una de las vo­ces egre­gias de su si­glo.

De nue­vo, su voz era sin­gu­lar, in­con­fun­di­ble: co­rría por la sa­la –co­mo to­da on­da so­no­ra, un fan­tas­ma en el lí­mi­te del no ser– y nos pe­ne­tra­ba, la res­pi­rá­ba­mos y ba­ja­ba has­ta nues­tros pul­mo­nes, nos atra­ve­sa­ba y con­te­nía co­mo una es­pe­cie de lí­qui­do am­nió­ti­co, se re­so­ba­ba con­tra nues­tros cuer­pos –¡de­li­cio­sa pro­mis­cui­dad!–, y por úl­ti­mo, se que­da­ba a re­si­dir por siem­pre en nues­tra me­mo­ria.

Can­tar pa­ra vi­vir

La “gran da­ma del jazz” y “pri­me­ra da­ma del swing”, ga­na­do­ra de 13 pre­mios Emmy, na­ció el 25 de abril de 1917 en New­port News, Vir­gi­nia, hi­ja de una la­van­de­ra y de un pa­dre au­sen­te des­de el des­pun­tar mis­mo de su vi­da.

Co­men­zó a can­tar en el Tea­tro Apo­llo de Har­lem, Nue­va York, a los 16 años, pe­ro la muer­te de su ma­dre la obli­gó a pos­po­ner su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca. Ella es, ade­más, víc­ti­ma de la se­gre­ga­ción ra­cial. La Fitz­ge­rald per­te­ne­ce tan­to a la his­to­ria de la mú- si­ca, co­mo a la de las con­quis­tas ci­vi­les de la po­bla­ción ne­gra es­ta­dou­ni­den­se. Ella, Du­ke Elling­ton, Louis Arms­trong y Nat King Co­le en la mú­si­ca, los bo­xea­do­res Jack John­son y Joe Louis, y el atle­ta olím­pi­co Jes­se Owens en el cam­po del de­por­te, son los gran­des he­ral­dos de los ne­gros es­ta­dou­ni­den­ses. Los ciu­da­da­nos afro­ame­ri­ca­nos en­con­tra­rían en la mú­si­ca y el de­por­te es­pa­cios pri­vi­le­gia­dos pa­ra in­te­grar­se a la so­cie­dad y, más aún, pa­ra ser per­ci­bi­dos co­mo hé­roes cul­tu­ra­les.

El ges­to de Ma­rilyn

Ma­rilyn Mon­roe fue de­ter­mi­nan­te en la ca­rre­ra de Ella. La ru­bia de los ojos en­tor­na­dos lla­mó va­rias ve­ces al pa­trón del pres­ti­gio­so club Mo­gam­bo de Los Án­ge­les, pa­ra que le die­sen una opor­tu­ni­dad a Ella. Co­mo na­da des­pre­cia­ble “bono”, la Mon­roe se com­pro­me­tió a re­ser- var una si­lla en pri­me­ra lí­nea ca­da vez que Ella se pre­sen­ta­ra… era una ofer­ta im­po­si­ble de de­cli­nar: la gen­te iba por ver a la dio­sa se­xual, pe­ro se que­da­ba oyen­do a la can­tan­te, que los hip­no­ti­za­ba de ma­ne­ra más irre­me­dia­ble que con la pro­pia Ma­rilyn.

Ca­ta­pul­ta­da a la fa­ma, Ella re­co­rre Nor­tea­mé­ri­ca y Eu­ro­pa con la or­ques­ta de Du­ke Elling­ton. Can­ta con fi­gu­ras de la pro­sa­pia de Os­car Pe­ter­son, Count Ba­sie, Roy El­drid­ge, Joe Pass, Dizzy Gi­lles­pie, Nat King Co­le, Frank Si­na­tra y Louis Arms­trong. Con es­te úl­ti­mo lan­za el dis­co Ella y Louis, que ten­drá re­so­nan­cia uni­ver­sal. El éxi­to es tal que pron­to gra­bó una se­gun­da par­te ti­tu­la­da Ella y Louis de nue­vo.

Apa­re­ce en va­rios fil­mes holly­woo­den­ses, en cuen­ta una comedia de –en aquel en­ton­ces ce­le­bé­rri­mos– Ab­bot y Cos­te­llo. Cie­ga y ampu­tada de las dos pier­nas a cau­sa de la dia­be­tes, Ella mue­re de una cri­sis car­dia­ca el 15 de ju­nio de 1996 en Be­verly Hills, a los 79 años. Can­tó has­ta el fi­nal de su vi­da.

Su ar­te

Ella se des­cri­bía co­mo una “ins­tru­men­tis­ta de la voz”, no co­mo una can­tan­te. La dis­tin­ción es im­por­tan­te: nues­tra ar­tis­ta cin­ce­ló su voz con el esmero con que un lu­tier de Cre­mo­na hu­bie­ra tor­nea­do un Stra­di­va­rius. He aquí, de ma­ne­ra muy pun­tual, las par­ti­cu­la­ri­da­des del pri­vi­le­gia­do “ins­tru­men­to” de Ella.

1. Te­nía un re­gis­tro de más de tres oc­ta­vas. Era una mez­zo­so

prano ab­so­lu­ta ( sfo­ga­ta, la hu­bie­ran lla­ma­do, si hu­bie­se cul­ti­va­do el re­per­to­rio bel­can­tis­ta).

2. Te­nía gra­ves hon­dos y ca­ver­no­sos, un re­gis­tro me­dio no­ta­ble por su ca­li­dezy agu­dos lu­mi­no­sos, iri­dis­cen­tes. Su voz era po­li­cro­má­ti­ca: te­nía la pa­le­ta tím­bri­ca de una or­ques­ta sin­fó­ni­ca. Nun­ca so­na­ba “for­za­da”, “apre­ta­da”: en su fe­no­me­nal te­si­tu­ra los gra­ves co­mo los agu­dos eran siem­pre sol­ven­tes, na­tu­ra­les.

3. Exis­tía per­fec­ta ho­mo­ge­nei­dad so­no­ra en­tre sus re­gis­tros. Es­to sig­ni­fi­ca que su tim­bre, su co­lor, su emi­sión del so­ni­do no va­ria­ba al pa­sar de los gra­ves a los agu­dos. Era la mis­ma voz, que via­ja­ba de las pro­fun­di­da­des oceánicas a la exos­fe­ra en un con­ti­nuum tím­bri­co ter­so y uni­for­me.

4. Im­pos­ta­ba los agu­dos con ab­so­lu­ta ho­nes­ti­dad: no lle­ga­ba a ellos “des­de aba­jo”, sino que los ata­ca­ba di­rec­ta­men­te. Una vez ins­ta­la­da en el agudo, co­lo­rea­ba el so­ni­do con su in­con­fun­di­ble vi­bra­to: era re­la­ti­va­men­te len­to, re­gu­lar, y en cier­tas oca­sio­nes po­día ca­si al­can­zar la os­ci­la­ción de un se­mi­tono. Al co­men­zar el vi­bra­to, su voz se “abría”. 5. Uti­li­za­ba pro­li­ja­men­te los por­ta­men­ti (“res­ba­lar” ha­cia arri­ba o ha­cia aba­jo, pa­san­do por to­dos los mi­cro­to­nos de la es­ca­la: eso que lo­gran los ins­tru­men­tos de cuer­da o de vien­to, pe­ro no el piano, que no pue­de “des­li­zar­se” en­tre los mi­cro­to­nos de dos te­clas ad­ya­cen­tes.

6. Le gus­ta­ba emi­tir gra­ves rau­cos, ras­po­sos, co­mo los de Louis Arms­trong.

7. Era in­com­pa­ra­ble en el uso del scat (fo­ne­mas ca­ren­tes de sig­ni­fi­ca­ción, cu­yo va­lor es pu­ra­men­te mu­si­cal: “bap bi du dam”), un­re­cur­so que le per­mi­tía im­pro­vi­sar “tex­to” y mú­si­ca du­ran­te lar­guí­si­mos pe­rio­dos.

8. Pro­pen­día a los tem­pos len­tos, ha­cía mú­si­ca con de­li­cio­so aban­dono, go­zan­do, en par­ti­cu­lar, de la vo­lup­tuo­si­dad de la me­lan­co­lía. La tris­te­za asu­mía en su can­to un ca­riz sensual, carnal: Ella de­gus­ta­ba su nos­tal­gia, ese sen­ti­mien­to de ho

me­sick­ness fre­cuen­te en la mú­si­ca ne­gra del sur de los Estados Unidos.

9. A me­nu­do can­ta­ba a dúo con Arms­trong ( Dream a Little Dream of Mey Cheek to Cheek), a la ter­ce­ra o la sexta de dis­tan­cia, enun­cian­do la me­lo­día prin­ci­pal o, bien, ador­nán­do­la con va­ga­ro­sas fi­li­gra­nas me­ló­di­cas. 10. Can­ta­ba a dúo con el sa­xo­fón, la trom­pe­ta con sor­di­na o la ar­mó­ni­ca. En es­tos ca­sos, los ins­tru­men­tos no ac­tua­ban co­mo “acom­pa­ñan­tes”: su pa­pel era es­tric­ta­men­te equi-po­ten­cial al de la voz hu­ma­na.

Al­ma he­cha mú­si­ca

El ar­te de Ella nos per­mi­te sen­tir to­do lo que de car­ne tie­ne el es­pí­ri­tu, y to­do lo que de es­pí­ri­tu tie­ne la car­ne. Es sensual, vo­lup­tuo­sa, aun en la ex­pre­sión de las “pa­sio­nes tris­tes” (Spi­no­za). Se di­ría que, a fin de con­ju­rar la tris­te­za, hu­bie­se apren­di­do el ar­te de sa­bo­rear­la, de poe­ti­zar­la, de ha­cer­le ela­mor. Y la tris­te­za es­táahí… su­ce­de, sim­ple­men­te, que la ar­tis­ta sa­be sa­bo­rear­la. Aun una can­ción de cu­na co­mo Sum

mer­ti­me, de Gersw­hin, re­zu­ma sen­sua­li­dad en su in­ter­pre­ta­ción. Y una pie­za re­la­ti­va­men­te ale­gre co­mo One no­te samba, ad­quie­re al­go de lán­gui­do y dul­ce­men­te me­lan­có­li­co.

Ella Fitz­ge­rald dis­fru­ta­ba de la mú­si­ca con ex­qui­si­ta glo­to­ne­ría. Era una ca­ta­do­ra de las emo­cio­nes hu­ma­nas, y te­nía el se­cre­to de trans­for­mar el do­lor en go­zo. Su voz, caudalosa y bal­sá­mi­ca, es de los más pu­ros mi­la­gros de la cul­tu­ra uni­ver­sal.

El ar­te de Ella nos per­mi­te sen­tir to­do lo que de car­ne tie­ne el es­pí­ri­tu, y to­do lo que de es­pí­ri­tu tie­ne la car­ne. Es sensual, vo­lup­tuo­sa, aun en la ex­pre­sión de las “pa­sio­nes tris­tes”.

WI­LLIAM P. GOTTLIEB/WIKIMEDIA COM­MONS.

Se­tiem­bre de 1947. Re­tra­to de Ella Fitz­ge­rald ro­dea­da por Dizzy Gi­lles­pie, Ray Brown, Milt Jack­son y Tim­me Ro­sen­krantz, en Down­beat, Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.