Cap­tu­ras DEL ero­tis­mo

El cos­ta­rri­cen­se Mau­ri­cio Mo­li­na re­co­rrió las for­mas de la poe­sía eró­ti­ca en su li­bro Trein­ta y seis da­gue­rro­ti­pos pa­ra Dio­ti­ma des­nu­da.

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Es­ta obra, pre­mia­da con el Pre­mio Aqui­leo J. Eche­ve­rría 2016 en poe­sía, es­tá re­ple­ta de lec­tu­ras, fi­lo­so­fía, cien­cia, el ami­go ase­si­na­do, la muer­te y la reali­dad so­cial

Los ins­tan­tes car­ga­dos de emo­ti­vi­dad, de pa­sión, de al­gún mo­do pa­re­cen eter­nos. Pa­re­ce ser má­sim­por­tan­te un ins­tan­te lleno que una eter­ni­dad va­cía”. So­lo en las pau­sas que le per­mi­ten sus lec­tu­ras, Mau­ri­cio Mo­li­na (San Jo­sé, 1967) mo­de­la esos ins­tan­tes poé­ti­cos, he­re­de­ros de una tradición y ex­pe­ri­men­tos den­tro de su lí­ri­ca.

Su úl­ti­ma aven­tu­ra lo lle­vó a re­co­rrer las for­mas de la poe­sía eró­ti­ca en Trein­ta y seis da­gue­rro­ti­pos de Dio­ti­ma des­nu­da, pu­bli­ca­do en Es­pa­ña y cuar­to poe­ma­rio en su ca­rre­ra –quin­to si se to­ma en cuen­ta la an­to­lo­gía La mu­jer que ama­ba a los pul­pos. Poe­sía reuni­da 1985-2015–.

El su­ge­ren­te li­bro se al­zó con el Pre­mio Aqui­leo J. Eche­ve­rría 2016 en poe­sía y mues­tra a un Mau­ri­cio Mo­li­na en ple­na ma­du­rez. “Cons­cien­te de sus re­cur­sos, con es­te li­bro lo­gra un ba­lan­ce en­tre una ex­pre­sión lí­ri­ca de­pu­ra­da y un com­ple­jo jue­go in­ter­tex­tual”, ase­gu­ra el poe­ta y editor Gus­ta­vo So­lór­zano-Al­fa­ro.

En un co­men­ta­rio pu­bli­ca­do en la revista Li­te­ro­fi­lia, el es­cri­tor Carlos Cor­tés des­ta­ca: “El ha­llaz­go de Mau­ri­cio es des­ti­lar emo­ción a tra­vés de una rica amal­ga­ma in­ter­tex­tual hi­per-

mo­der­na, que trans­pa­ren­ta una car­ga gon­go­ri­na –cul­te­ra­na– sin por ello es­ca­ti­mar la co­mu­ni­ca­ción sen­si­ble con el lec­tor”.

Mo­li­na nos ofre­ce un acer­ca­mien­to a es­te li­bro, la poe­sía, la fi­lo­so­fía y las po­si­bi­li­da­des de los lec­to­res. A con­ti­nua­ción, un ex­trac­to de la con­ver­sa­ción.

–Tras dos dé­ca­das de tra­ba­jo enes­te gé­ne­ro, ¿có­mo­ve la­poe­sía? ¿Pa­ra qué le sir­ve? ¿Qué lo mue­ve a es­cri­bir?

–Hay una mo­ti­va­ción in­trín­se­ca en ha­cer­lo: es­cri­bir da gus­to ha­cer­lo. Es­cri­bo po­cas ve­ces, no es­cri­bo to­dos los días; leo­más, siem­pre es­toy le­yen­do. Es­cri­bir es al­go que se ha­ce de vez en cuan­do, pe­ro sí es una sen­sa­ción muy in­ten­sa. Aun­que no lo ha­go con­ti­nua­men­te, soy un po­co adic­to a ha­cer­lo. La prin­ci­pal ne­ce­si­dad vi­tal es es­tar le­yen­do, pe­ro, en es­te mis­mo diá­lo­go, tam­bién ne­ce­si­to es­cri­bir.

”¿Pa­ra qué sir­ve? Si no sir­vie­ra pa­ra co­mu­ni­car, que es a lo que uno aspiraría, igual se­gui­ría es­cri­bien­do. Es una ne­ce­si­dad so­li­ta­ria tam­bién. Oja­lá que sir­va pa­ra co­mu­ni­ca­ción, pe­ro si no fue­ra así, tie­ne una ra­zón de ser: es inevi­ta­ble. ”.

–El li­bro pre­mia­do lo de­jó sa­tis­fe­cho por la li­ber­tad, áni­mo ex­pe­ri­men­tal y “nue­vas for­mas de es­cri­tu­ra” que le im­pri­mió. ¿Es po­si­ble ha­llar nue­vas for­mas de es­cri­tu­ra a es­tas al­tu­ras, des­pués de tan­tas van­guar­dias y ex­pe­ri­men­ta­cio­nes? ¿No es al­go pre­ten­cio­so ese an­he­lo?

–Es­toy to­tal­men­te de acuer­do con vos. De he­cho, siem­pre he es­ta­do­muy in­tere­sa­do en el te­ma de las van­guar­dias y en esa idea, que vos lla­más pre­ten­cio­sa y ade­más es in­ge­nua, por lo nue­vo. Sin em­bar­go, mi idea de li­ber­tad de la es­cri­tu­ra bus­ca es­cri­bir for­mas ya exis­ten­tes, no es en­con­trar al­go nue­vo. Lo que pa­ra mí, por ejem­plo, pue­de ser nue­vo es es­cri­bir un so­ne­to.

”Lo vi­vo de for­ma li­bre por­que ni quie­ro ce­ñir­me a es­cri­bir con cier­tas exi­gen­cias, pe­ro tam­po­co quie­ro li­mi­tar­me a no ha­cer­lo; de mo­do que es un jue­go to­tal­men­te li­bre en ese sen­ti­do... El li­bro es no­ve­do­so, ori­gi­nal, en mi his­to­ria, ya que ha­go co­sas que no ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do. No quie­ro crear una for­ma nue­va, no tie­ne sen­ti­do por­que to­da for­ma, in­clu­so los ex­pe­ri­men­tos van­guar­dis­tas, es­tán afin­ca­das en una tradición”.

–Ve el ero­tis­mo­co­mo un mo­do de co­no­ci­mien­to. Qui­sie­ra que pro­fun­di­za­ra en es­to.

–Pre­ci­sa­men­te, en el li­bro al que se re­fie­re el tí­tu­lo de mi poe­ma­rio, que se­ría El ban­que­te de Pla­tón, se ve la idea de có­mo el as­cen­so del co­no­ci­mien­to es­tá re­la­cio­na­do con la sen­sa­ción eró­ti­ca. En la his­to­ria del pen­sa­mien­to, hay una ten­den­cia a des­de­ñar la per­cep­ción, lo sen­so­rial. Se pien­sa que los sen­ti­dos, de al­gún mo­do, lo que ha­cen es ale­jar­nos del ver­da­de­ro co­no­ci­mien­to; creo que esa con­cep­ción es fal­sa. To­das las ar­tes, em­pe­zan­do por las ar­tes vi­sua­les, la mú­si­ca, la pa­la­bra, la ex­pe­rien­cia que uno tie­ne con el gus­to, son for­mas que no de­ben des­de­ñar­se co­mo ele­men­tos pa-

ra co­no­cer el mun­do.

–Pa­ra Dio­ti­ma, sa­bia que le en­se­ñó acer­ca del amor a Só­cra­tes, el amor es el an­he­lo o bús­que­da de in­mor­ta­li­dad, el trán­si­to en­tre lo mor­tal e in­mor­tal… ¿A eso se de­be que es­tos da­gue­rro­ti­pos quie­ran eter­ni­zar di­fe­ren­tes for­mas­de la poe­sía eró­ti­ca? –Más bien es el tran­ce ha­cia

for­mas más su­ti­les de co­no­ci­mien­to. A par­tir de la con­tem­pla­ción de la mis­ma ar­mo­nía que se pue­de ver en lo be­llo, se lle­ga a las for­mas más su­ti­les de co­no­ci­mien­to.

”Hay una ten­den­cia a des­li­gar el co­no­ci­mien­to del mun­do de lo que se­rían las emo­cio­nes, lo es­té­ti­co..., y se pien­sa que co­no­cer es so­lo por me­dio de las for­mas más ló­gi­cas. A lo con­tra­rio es a lo que alu­de es­ta idea: en la mi­ra­da sen­so­rial, eró­ti­ca, amo­ro­sa, emo­ti­va, pa­sio­nal, etc.., ha­yu­na for­ma­tam­bién de ac­ce­der a los ob­je­tos del mun­do.

” De al­gún mo­do, lo del da­gue­rro­ti­po sí tie­ne la idea de fi­jar mo­men­tos, ins­tan­tes, ele­men­tos de ese acer­ca­mien­to eró­ti­co por me­dio de una fo­to­gra­fía, pe­ro no de­ja de ser al­go in­ma­nen­te, tran­si­to­rio. Es un po­co pa­ra­dó­ji­co; se vis­lum­bra una in­mor­ta­li­dad, so­lo que es de po­ca du­ra­ción; por po­co tiem­po es in­mor­tal”.

–Su tra­ba­jo be­be de di­fe­ren­tes fuen­tes y ar­tes; qui­zá hay un ma­yor pe­so de la fi­lo­so­fía. ¿A qué se de­be? –Siem­pre lo ha estado muy fuer­te­men­te. En el li­bro an­te­rior, ten­go un poe­ma que res­pon­de a un con­cep­to fi­lo­só­fi­co, aun­que qui­zá a ve­ces no se no­te. Yo ni bus­co que sea ex­plí­ci­to ni bus­co es­con­der­lo, pe­ro siem­pre ha estado allí. Qui­zá el tí­tu­lo en es­te li­bro lo ha­ce más evi­den­te.

”Mu­cho­tie­ne que­ver con las co­sas que me ha gus­ta­do leer, por ejem­plo la poe­sía de Antonio Machado, la na­rra­ti­va de Jor­ge Luis Borges… Des­de el pri­mer li­bro es­tán di­ver­sos con­cep­tos fi­lo­só­fi­cos”. –¿Qué po­si­bi­li­da­des le da la fi­lo­so­fía en la poe­sía?

–Des­de que co­men­cé a leer, he en­con­tra­do que la poe­sía bus­ca hur­gar en pre­gun­tas fi­lo­só­fi­cas que se le ter­mi­nan que­dan­do cor­tas a la fi­lo­so­fía mis­ma. No­so­tros nos ha­ce­mos pre­gun­tas que mu­chas ve­ces no tie­nen una res­pues­ta; la fi­lo­so­fía jue­ga a es­to, pe­ro lle­ga un mo­men­to en que se da cuen­ta de que no pue­de se­guir; en cam­bio, la poe­sía pue­de con­ti­nuar un pa­so más allá. –¿Qué pre­gun­tas se plan­tea en es­te li­bro?

–¿Có­mo es po­si­ble pen­sar una eter­ni­dad cuan­do es­ta­mos en un mun­do ma­te­rial? ¿Qué sig­ni­fi­ca ser eterno cuan­do to­do nos lle­va a de­cir que las co­sas se aca­ban? ¿Có­mo po­si­ble que no- so­tros ten­ga­mos cons­cien­cia cuan­do, a la vez, es al­go que pa­re­ce sur­gir de la ma­te­ria? ¿Có­mo es que nos acer­ca­mos a mis­te­rios por me­dio del amor, del ero­tis­mo, cuan­do no hay una for­ma de de­cir que las co­sas son ver­da­de­ras o fal­sas a par­tir de esa mi­ra­da eró­ti­ca y, sin em­bar­go, pa­re­ce dar­nos un co­no­ci­mien­to y un orden dis­tin­tos? ¿Có­mo­se li­gan las pa­la­bras­con las co­sas, con los sig­ni­fi­ca­dos?

–Me de­cía que su lec­tor ideal es uno cu­rio­so que se de­je ten­tar por los di­fe­ren­tes te­mas/an­zue­los. ¿Có­mo es us­ted co­mo lec­tor? ¿Por qué si­gue cre­yen­do en la lectura co­mo crea­ción?

–Pue­do sem­brar lu­ga­res o po­si­bles vías don­de pue­de ir una per­so­na, pe­ro no sé ha­cia dón­de va a se­guir; el lec­tor va a res­pon­der con su pro­pia crea­ción. En ese sen­ti­do si yo­no­con­clu­yo, sino que de­jo abier­tas mu­chas puer­tas, el lec­tor ten­drá la opor­tu­ni­dad de se­guir crean­do a tra­vés de ellas.

”Co­mo lec­tor, as­pi­ro tam­bién a eso. ¿Por qué es­cri­bo? Pre­ci­sa­men­te por­que lo que yo leo no es­tá com­ple­to, por­que en las obras al­guien de­jó unas pis­tas o un ca­mino sin ter­mi­nar. Si las obras es­tu­vie­ran com­ple­tas, al fi­nal po­dría­mos ce­rrar el li­bro y aca­bar, pe­ro no es esa la si­tua­ción”.

ADRIÁN SO­TO / LA NA­CIÓN

FO­TO­GRA­FÍAS: ADRIÁN SO­TO.

Mau­ri­cio Mo­li­na Del­ga­do es poe­ta y di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Fi­lo­só­fi­cas de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Rica.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.