Qui­tar el velo al ci­ne que lle­ga de Orien­te Me­dio

Dos fil­mes de Orien­te Me­dio proponen una mi­ra­da pro­fun­da a sus so­cie­da­des.

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Yos­hua Ovie­do yo­vie­dou@yahoo.es

Oc­ci­den­te tra­di­cio­nal­men­te ha te­ni­do un velo que le cu­bre los ojos cuan­do se apro­xi­ma a las realidades de los paí­ses de Orien­te Me­dio. Es­te velo pue­de ve­nir de agen­cias de no­ti­cias, de fil­mes es­te­reo­ti­pa­dos o in­clu­so de la ig­no­ran­cia so­bre aque­llas cul­tu­ras, en­tre otros fac­to­res.

El ci­ne per­mi­te te­ner una vi­sión del con­tex­to geo­grá­fi­co, cos­tum­bres y has­ta del idio­ma; no obs­tan­te, se pue­den pa­sar por al­to ele­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos tan­to en lo ar­gu­men­ta­ti­vo co­mo en la con­tex­tua­li­za­ción de los he­chos, de­bi­do al velo de la in­to­le­ran­cia o sim­ple­men­te al des­co­no­ci­mien­to.

Las pe­lí­cu­las tam­bién pue­den ser he­chas con fi­nes pro­pa­gan­dís­ti­cos o se pres­tan pa­ra ter­gi­ver­sar las si­tua­cio­nes que re­la­tan; por ello, hay que re­cor­dar el ca­rác­ter fic­cio­nal del sé­ti­mo ar­te y com­pren­der­lo co­mo una mi­ra­da par­ti­cu­lar y no co­mo una ver­dad ab­so­lu­ta.

De cual­quier ma­ne­ra, la po­si­bi­li­dad de ver Orien­te Me­dio por me­dio del ci­ne pro­po­ne un acer­ca­mien­to a es­tas so­cie­da­des, y en el ca­so de los fil­mes La bi­ci­cle

ta ver­de (Haai­fa Al Man­sour, Ara­bia Sau­dí, 2012) y Hair (Mah­moud Ghaf­fa­ri, Irán, 2016), sus te­mas son de gra­nin­te­rés y per­mi­ten co­no­cer me­jor la reali­dad de las mu­je­res en es­tos paí­ses.

La li­ber­tad en rue­das

En La bi­ci­cle­ta ver­de, Wadj­da es una ni­ña de 10 años que usa tenis y jeans, que pre­fie­re ju­gar con su me­jor ami­go a ha­cer la ta­rea y que sue­ña con te­ner una bi­ci­cle­ta. Ella es co­mo cual­quier otra ni­ña a esa edad.

En una en­tre­vis­ta al dia­rio es­pa­ñol El País, la di­rec­to­ra di­jo: “Es un­frag­men­to de vi­da, de mi vi­da, in­ti­mis­ta y dul­ce que ce­le­bra mi cul­tu­ra a la vez que mues­tra con ho­nes­ti­dad y sin ofen­der lo di­fí­cil que es el día a día de ser mu­jer en Ara­bia Sau­dí”.

Al Man­sour se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer sau­dí en fil­mar una pe­lí­cu­la en su país, no sin ex­pe­ri­men­tar ad­ver­si­da­des: co­mo no es tra­di­cio­nal que una mu­jer ha­ble a los hom­bres en la vía pú­bli­ca, ella tu­vo que di­ri­gir des­de una ca­mio­ne­ta, don­de veía en un mo­ni­tor la es­ce­na y, por un ra­dio co­mu­ni­ca­dor, da­ba ins­truc­cio­nes a los ac­to­res.

Pa­ra la rea­li­za­do­ra, los pe­que­ños cam­bios son los más im­por­tan­tes; por eso fil­ma una his­to­ria sen­ci­lla en la que de­nun­cia as­pec­tos co­ti­dia­nos con el fin de pro­mo­ver un cam­bio: “No to­dos los días una mu­jer es ape­drea­da. Sin em­bar­go, to­dos los días una mu­jer no pue­de ir al tra­ba­jo por­que no la de­jan con­du­cir. Y es el día a día lo que hay que em­pe­zar a cam­biar”.

En el fil­me se con­tras­ta la si­tua­ción de la ma­dre de Wadj­da, que ne­ce­si­ta de un hombre que la tras­la­de al tra­ba­jo, con la de la pro­ta­go­nis­ta, pa­ra la cual la bi­ci­cle­ta vie­ne a ser el ejer­ci­cio de li­ber­tad y se­guir ade­lan­te.

Jun­to con la de­nun­cia vie­ne la edu­ca­ción. Al Man­sour en­se­ña al inex­per­to es­pec­ta­dor y a aque­llos que opi­nan de for­ma irres­pon­sa­ble con­tra de las tra­di­cio­nes sau­di­tas, ba­jo la pre­mi­sa de que en Oc­ci­den­te se vi­ve de ma­ne­ra más “ci­vi­li­za­da”.

Co­mo te­lón de fon­do de la lí­nea ar­gu­men­ta­ti­va en la que la ni­ña quie­re una bi­ci­cle­ta, la di­rec­to­ra há­bil­men­te des­cri­be la com­ple­ja so­cie­dad de su país: las cos­tum­bres de cor­te­jo, los có­di­gos de ves­ti­men­ta, las cos­tum­bres pa­ra co­mer, el ti­po de edu­ca­ción, en­tre otros.

Se tra­ta pues del con­tras­te de dos mo­dos de ser: quie­nes si­guen la tradición y quie­nes vi­ven de ma­ne­ra más mo­der­na. La ley no cas­ti­ga a una mu­jer por an­dar en bi­ci­cle­ta, ni porno usar la aba­ya , tú­ni­ca lar­ga que cu­bre has­ta los pies, sino que se tra­ta de una san­ción mo­ral que vie­ne des­de los sec­to­res más con­ser­va­do­res.

Véa­se co­mo ejem­plo a la ami­ga de la ma­dre, quien tra­ba­ja li­bre­men­te en un hos­pi­tal, es soltera y no vis­te con la aba­ya . En opo­si­ción, la ma­dre de Wadj­da va a un cen­tro co­mer­cial y com­pra un ves­ti­do de al­ta cos­tu­ra que usa de­ba­jo de su aba­ya. Nin­gu­na es­tá obli­ga­da por ley a ves­tir de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra, sim­ple­men­te una mu­jer man­tie­ne una tradición y la otra no.

En es­te ci­ne, la mi­ra­da oc­ci­den­tal se cen­tra en los com­por­ta­mien­tos y cos­tum­bres que des­cri­ben a las mu­je­res, pe­ro en

La bi­ci­cle­ta ver­de se apre­cian hom­bres que usan el bisht, equi­va­len­te a la aba­ya , y otros no. En el ca­so del hi­yab, el fil­me mues­tra las si­tua­cio­nes en las que los per­so­na­jes fe­me­ni­nos lo usan.

Los ves­tua­rios tra­di­cio­na­les y las cos­tum­bres an­ces­tra­les se van per­dien­do tan­to en Ara­bia Sau­dí co­mo en Cos­ta Rica y de­más paí­ses, en par­te por el proceso de la glo­ba­li­za­ción, pe­ro tam­bién por el con­ti­nuoa­van­ce de la ci­vi­li­za­ción, que op­ta por es­ta­ble­cer nue­vas cos­tum­bres.

Ca­be­pre­gun­tar­se, ¿cuál es el ves­tua­rio tra­di­cio­nal de Cos­ta Rica? ¿Cuán fre­cuen­te es usa­do por la po­bla­ción? ¿Se guar­da res­pe­to cuan­do se ve a al­guien usar un atuen­do tra­di­cio­nal en si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas?

Un gri­to aho­ga­do

En Hair, tres­mu­je­res sor­do­mu­das y cam­peo­nas ira­níes de ka­ra­te bus­can par­ti­ci­par en el mun­dial de la especialidad en Ale­ma­nia. Ellas vi­ven en las ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas que el Estado les fa­ci­li­ta.

Su sue­ño es trun­ca­do cuan­do sur­gen di­fe­ren­cias en­tre el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal (COI) y las au­to­ri­da­des ira­níes, que exi­gen que se res­pe­ten sus cos­tum­bres: las jó­ve­nes de­ben usar el hi­yab pa­ra no mos­trar el cue­llo y es­to no es per­mi­ti­do por el COI.

Lain­de­fen­sión de las ka­ra­te­cas es re­sal­ta­da por el he­cho de que no pue­den ha­blar. La cin­ta se con­vier­te en un an­gus­tio­so es­ce­na­rio en el que se de­nun­cia tan­to la si­tua­ción de la mu­jer, su­je­ta a có­di­gos de ves­ti­men­ta por ter­ce­ros, co­mo los pro­ble­mas de co­mu­ni­ca­ción que ex­pe­ri­men­tan por su dis­ca­pa­ci­dad.

So­bre el te­ma ju­rí­di­co, Elia­de y Cou­liano es­cri­ben en su Dic­cio­na­rio de las re­li­gio­nes: “La sha­ria es la ley divina del is­lam y la in­ter­pre­ta­ción de la ley es el figh o ju­ris­pru­den­cia. Maho­ma no dis­tin­guió en­tre la ley re­li­gio­sa y la ley ci­vil. En ca­da país­mu­sul­mán la apli­ca­ción de la sha­ria de­pen­de del gra­do de se­cu­la­ri­za­ción del Estado mis­mo”.

Las au­to­ri­da­des ira­níes es­tá­na­nuen­tes a que las­de­por­tis­tas par­ti­ci­pen en las jus­tas y lo úni­co que pi­den es que se res­pe­te la ves­ti­men­ta tra­di­cio­nal. En­ton­ces, ¿por qué el COI no ad­mi­te la ves­ti­men­ta is­lá­mi­ca?

En el fil­me, las ka­ra­te­cas en un in­ge­nio­so in­ten­to de ju­gar con las re­glas, quie­ren par­ti­ci­par usando el cha­dor, pren­da que cu­bre to­do el cuer­po: su in­ten­ción es pre­sen­tar­se cu­bier­tas pa­ra guar­dar res­pe­to a la tradición, pe­ro com­pe­tir con el ka­ra­te­gui (uni­for­me ofi­cial).

El Estado de­ci­de ex­pul­sar a las ka­ra­te­cas co­mo re­pre­sa­lia, vio­len­ta su ho­gar y les qui­ta sus pri­vi­le­gios. Las jó­ve­nes ten­drán que re­gre­sar a sus ciu­da­des res­pec­ti­vas con la in­cer­ti­dum­bre de si se ve­rán de nue­vo. La frus­tra­ción es mos­tra­da por Ghaf­fa­ri en una es­ca­lo­frian­te es­ce­na en la que una de las jó­ve­nes se ra­pa el ca­be­llo co­mo pro­tes­ta.

Ca­da aso­cia­ción de­por­ti­va cum­ple con los es­ta­tu­tos de su res­pec­ti­vo país, pe­ro pa­ra los oc­ci­den­ta­les es di­fí­cil acep­tar la ves­ti­men­ta de las cul­tu­ras is­lá­mi­cas. En las pa­sa­das olim­pia­das en Río, la par­ti­ci­pa­ción de mu­je­res de paí­ses is­lá­mi­cos se in­cre­men­tó en ca­si un 30% gra­cias a que se les per­mi­tió com­pe­tir con pren­das tra­di­cio­na­les.

¿Aca­so no es ese el es­pí­ri­tu olím­pi­co? Per­mi­tir a di­fe­ren­tes per­so­nas com­pe­tir sin dis­tin­gos de se­xo, ra­za, ideo­lo­gías o con­di­ción so­cio­eco­nó­mi­ca.

¿Quién ne­ce­si­ta des­co­rrer el velo? ¿Las mu­je­res mu­sul­ma­nas que si­guen su tradición o los oc­ci­den­ta­les que lle­van el velo in­vi­si­ble de la in­to­le­ran­cia?

COR­TE­SÍA DE PREÁM­BU­LO.

La bi­ci­cle­ta ver­de. Wadj­da sim­bo­li­za la es­pe­ran­za de cam­bio en la so­cie­dad sau­dí con su de­seo de te­ner una bi­ci­cle­ta.

COR­TE­SÍA DE PREÁM­BU­LO.

Es­treno la­ti­noa­me­ri­cano. Hair mues­tra a tres ka­ra­te­cas que no dispu­tan el mun­dial de­bi­do al uso de su ves­ti­men­ta tra­di­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.