LA ACA­DE­MIA APREN­DE EN BI­CI­CLE­TA

Com­pren­der y aten­der las mi­gra­cio­nes ma­si­vas de Cen­troa­mé­ri­ca es mi­sión ur­gen­te pa­ra el con­no­ta­do in­ves­ti­ga­dor de la UCR

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

En una épo­ca pe­li­gro­sa pa­ra mi­llo­nes de mi­gran­tes de to­do el mun­do, Car­los San­do­val Gar­cía, uno de los prin­ci­pa­les ex­per­tos en el te­ma en Cen­troa­mé­ri­ca re­fle­xio­na so­bre las po­si­bi­li­da­des de re­ima­gi­nar nues­tras so­cie­da­des y có­mo la uni­ver­si­dad de­be sa­lir a la ca­lle pa­ra con­tri­buir a de­rri­bar mu­ros

El pro­me­ti­do nue­vo mu­ro en la fron­te­ra es­ta­dou­ni­den­se no ha em­pe­za­do a cons­truir­se­pe­ro, al­me­nos en los dis­cur­sos po­lí­ti­cos, cada día pa­re­ce su­mar­se un la­dri­llo.

Es­ta es una épo­ca di­fí­cil­pa­ra los so­ña­do­res; es­pe­cial­men­te, pa­ra aque­llos cu­ya es­pe­ran­za ya­ce en otra tie­rra, en un ho­gar que les per­mi­ta tra­ba­jar y vi­vir en paz. Car­lo­sSan­do­val Gar­cía, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca, co­no­ció a va­rios de ellos el año pa­sa­do, fil­man­do el do­cu­men­tal Ca­sa en tie­rra

aje­na( se es­tre­na­rá el 15de mar­zo en Cien­cias So­cia­les, UCR).

En el con­vul­so y pe­li­gro­so trán­si­to en­tre Cen­troa­mé­ri­ca y Es­ta­dos Uni­dos, co­no­ció a un hom­bre cu­ya bi­ci­cle­ta le ser­vía de pa­sa­por­te: co­mo ci­clis­ta, pa­re­cía uno más de la co­mu­ni­dad, y na­die lo de­ten­dría pen­san­do que era mi­gran­te irre­gu­lar.

En bi­ci­cle­ta, es cier­to, to­dos nos ve­mos igua­les pe­ro, en años re­cien­tes, las di­fe­ren­cias en­tre na­cio­na­li­da­des (reales e ima­gi­na­rias) han sa­cu­di­do la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal y, aho­ra, las ba­ta­llas de las pró­xi­mas elec­cio­nes en Cos­ta Ri­ca.

Agi­ta­ción

Pa­ra San­do­val, uno de los más pro­mi­nen­tes in­ves­ti­ga­do­res de mi­gra­cio­nes en la re­gión, no es una sor­pre­sa. Con sus es­tu­dios so­bre mi­gran­tes ni­ca­ra­güen­ses en Cos­ta Ri­ca, ha brin­da­do una de las vi­sio­nes más lú­ci­das del fe­nó­meno mi­gra­to­rio, que es­tu­dia des­de los años 90.

San­do­val, na­ci­do en 1964, tra­ba­ja en el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cia­les de la UCR y des­de 1986 se ha desem­pe­ña­do co­mo pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor en la Es­cue­la de Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción Co­lec­ti­va, don­de se for­mó co­mo pe­rio­dis­ta (“Mi gran ilu­sión es tra­ba­jar la co­mu­ni­ca­ción co­mo po­si­bi­li­dad de diá­lo­go y es­cu­cha”). Es­te año, fue de­sig­na­do Catedrático Hum­boldt de la UCR, y de­di­ca­rá su es­tu­dio a las mi­gra­cio­nes.

A las puer­tas de una cam­pa­ña po­lí­ti­ca en la cual chis­pa­zos xe­no­fó­bi­cos y an­ti­mi­gran­tes ya en­cen­die­ron la me­cha, ¿có­mo ex­pli­ca­mos que se dis­cu­ta el te­ma con tan­ta li­ge­re­za en Cos­ta Ri­ca? Pri­me­ro, los me­dios “muy gri­ses”, con apor­te dé­bil en in­for­ma­ción so­bre gran­des acon- te­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les.

A ello se su­ma no re­co­no­cer la reali­dad co­ti­dia­na: “Lo más di­fí­cil de plan­tear acá es el re­co­no­ci­mien­to de cuán in­ter­de­pen­dien­tes so­mos: los ni­ca­ra­güen­ses que vie­nen acá ob­tie­nen em­pleo, man­dan re­me­sas, ha­cen vi­da acá, sus hi­jos tie­nen más opor­tu­ni­da­des, pe­ro al mis­mo tiem­po so­mos pro­fun­da­men­te de­pen­dien­tes de ellos”. Ade­más, “se­gui­mos sien­do pre­sa de una po­lí­ti­ca di­plo­má­ti­ca de muy po­ca mi­ra”, ar­gu­men­ta.

En ese pa­no­ra­ma de di­plo­ma­cia dé­bil, una es­fe­ra pú­bli­ca em­po­bre­ci­da y la dis­cu­sión po­lí­ti­ca des­co­nec­ta­da de la reali­dad de la glo­ba­li­za­ción, ¿es­ta­mos dis­cu­tien­do con su­fi­cien­te cla- ri­dad las con­se­cuen­cias que una pre­si­den­cia co­mo la de Do­nald Trump pue­de te­ner en Cen­troa­mé­ri­ca? “Creo que no­so­tros no di­men­sio­na­mos los al­can­ces de lo que es­tá pa­san­do. Al­go es­tá cam­bian­do en la po­lí­ti­ca glo­bal y aquí no hay re­gis­tro de ello por esas tres co­sas”.

Es­ta cri­sis tie­ne lar­ga co­la. San­do­val se to­pó con el te­ma a prin­ci­pios de los 90, cuan­do se hi­zo pa­sar por tra­ba­ja­dor de cons­truc­ción co­mo par­te de su te­sis de maes­tría. En una obra en Gra­na­di­lla, se en­con­tró en­tre ti­cos, ni­ca­ra­güen­ses y sa­va­do­re­ños (“El ra­to del café era una es­pe­cie de Par­la­men­to Cen­troa­me­ri­cano en pe­que­ñi­to”).

Pe­ro ha­bía po­ca li­te­ra­tu­ra al res­pec­toy, glo­bal­men­te, aúnno era un te­ma ál­gi­do. No obs­tan­te, tras las gue­rras del ist­mo y la en­car­ni­za­da des­truc­ción que se vi­ve hoy, en­tre nar­co­trá­fi­co y po­bre­za, Cen­troa­mé­ri­ca no se pue­de en­ten­der sin sub­ra­yar el pa­pel de la mi­gra­ción de quie­nes­cir­cu­lan en­tre­nues­tros paí­ses y quie­nes hu­yen al nor­te.

En­tre el 2011 y el 2016, San­do­val desa­rro­lló un pro­yec­to so­bre el te­ma, el cual pro­lon­ga­rá co­mo Catedrático Hum­boldt 2017. Al li­bro No más mu­ros (2015) y va­rios ar­tícu­los, se su­mó un do­cu­men­tal (di­ri­gi­do por Ivan­nia Vi­lla­lo­bos), que re­co­rre El Salvador, Hon­du­ras, Gua­te­ma­la y Mé­xi­co pa­ra po­ner­le imá­ge­nes a ese su­fri­mien­to.

“El do­cu­men­tal se plan­tea tres pre­gun­tas: por qué, si es tan pe­li­gro­so, la gen­te se va; por qué la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria se ha en­du­re­ci­do tan­to; y por qué los que me­nos tie­nen son los más so­li­da­rios”, ex­pli­ca San­do­val.

En la ru­ta de los mi­gran­tes –que im­pli­có via­jes de has­ta 36 ho­ras se­gui­das y re­co­rri­dos de has­ta 500 ki­ló­me­tros sin pau­sa–, en­con­tró que la so­cie­dad ci­vil, e in­clu­so al­gu­nas igle­sias, te­jen re­des de apo­yo a quie­nes pe­nan en su trán­si­to ha­cia el nor­te, dán­do­les ví­ve­res o crean­do al­ber­gues que los Es­ta­dos ob­vian. “Los ro­les se in­vier­ten: al que­le to­ca po­ner­más, po­ne­me­nos, y al que le to­ca po­ner me­nos, po­ne más”, di­ce.

Es­ta reali­dad de la mi­gra­ción que se vi­ve en las co­mu­ni­da­des, en las fron­te­ras, en las ca­lles, pe­ro en la es­fe­ra pú­bli­ca, eso no se co­no­ce. Lo que vi­ve la per­so­na que re­co­ge ali­men­tos pa­ra el mi­gran­te nun­ca apa­re­ce en la dis­cu­sión. ¿Qué pro­vo­ca ese quie­bre tan ta­jan­te?

“Eso se de­be a que las po­si­cio­nes más xe­nó­fo­bas se han con­ver­ti­do en una es­pe­cie de ‘sen­ti­do co­mún’. La de­re­cha se ha con­ver­ti­do en el cen­tro del es­pec­tro po­lí­ti­co”, di­ce. “Las po­lí­ti­cas neoliberales han pro­du­ci­do mu­cha de­sigual­dad”, con­si-

de­ra, “y quie­nes me­jor han leí­do el des­con­ten­to que ge­ne­ra son es­tos gru­pos que, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, uno po­dría lla­mar de de­re­cha o ul­tra­de­re­cha”.

El an­ti­glo­ba­lis­mo se con­vir­tió en es­tan­dar­te de la de­re­cha por­que el neo­li­be­ra­lis­mo y la aper­tu­ra co­mer­cial crea­ron mu­cho mo­vi­mien­to eco­nó­mi­co, pe­ro pro­fun­di­za­ron de­sigual­da­des: gran­des ma­sas­se sin­tie­ron aban­do­na­das por los éxi­tos que ce­le­bra­ban en el ho­ri­zon­te.

“¿Quié­nes son los gran­des per­de­do­res? La so­cial­de­mo­cra­cia y la iz­quier­da. No se han da­do cuen­ta de que hay un des­con­ten­to que al­can­za a un sec­tor muy am­plio de la so­cie­dad y que fren­te a eso hay que ima­gi­nar un dis­cur­so nue­vo. Co­mo la de­re­cha po­ne la agen­da, la iz­quier­da lo úni­co que ha­ce es de­cir: ‘No, los mi­gran­tes no son esa ame­na­za que us­te­des di­cen’. Pe­ro no di­ce qué lu­gar de­be­ría te­ner el te­ma de la mi­gra­ción en un dis­cur­so que po­dría­mos lla­mar cos­mo­po­li­ta, que se sal­ga del Es­ta­do-na­ción”, di­ce.

Por aho­ra, el es­pa­cio aban­do­na­do lo aca­pa­ra la olea­da an­ti­glo­ba­lis­ta, an­ti­mul­ti­cul­tu­ral y an­ti­mi­gran­tes. ¿Qué efec­to ten­drá en paí­ses co­mo Cos­ta Ri­ca, que pa­só de des­ta­car co­mo uno de los me­nos de­si­gua­les a ser uno de los más de­si­gua­les de Amé­ri­ca La­ti­na?

En bi­ci­cle­ta

En la aca­de­mia y des­de el po- dio, mu­cho se pue­de de­cir so­bre la mi­gra­ción, pe­ro vi­vir­la tam­bién en la ca­lle, en el día a día, ha si­do prio­ri­dad pa­ra San­do­val. En el 2003, cuan­do ob­tu­vo el Pre­mio Na­cio­nal de En­sa­yo, de­di­có el di­ne­ro del ga­lar­dón a fun­dar Me­rien­da y Za­pa­tos, una or­ga­ni­za­ción que apo­ya a es­co­la­res y co­le­gia­les hi­jos de mi­gran­tes en va­rias par­tes de Cos­ta Ri­ca.

So­lo el año­pa­sa­do, Me­rien­da y Za­pa­tos (que cuen­ta con va­rios do­nan­tes) brin­dó cla­ses los sá­ba­dos y uni­for­mes oma­te­ria­les de es­tu­dio a 49 ni­ños de es­cue­la y co­le­gio. Si la de­sigual­dad pue­de ser com­ba­ti­da, es des­de un cuaderno y un lá­piz pues­tos a buen uso.

“El en­torno es­tá he­cho pa­ra que no es­tu­dien, pa­ra re­pro­du­cir una ex­clu­sión que na­die la or­ga­ni­zó pe­ro que es­tá mi­li­mé­tri­ca­men­te cal­cu­la­da”, di­ce San­do­val de los ni­ños que atien­de en Me­rien­da y Za­pa­tos. Pe­ro al sen­tar­se con los co­le­gia­les a re­pa­sar lec­cio­nes de ma­te­má­ti­ca, al­go bri­lla, una­sa­tis­fac­ción: “La po­si­bi­li­dad de com­par­tir tu tiem­po –que me pa­re­ce lo más va­lio­so–, sin que a cam­bio va­yás a re­ci­bir al­go tan­gi­ble”.

“Lo más exi­to­so del neo­li­be­ra­lis­mo ha si­do la pri­va­ti­za­ción de la fe­li­ci­dad. En tér­mi­nos co­lec­ti­vos no he­mos lo­gra­do cons­truir un dis­cur­so éti­co que nos ha­ga sen­tir que los lo­gros de los de­más tam­bién nos de­ben pro­du­cir ale­gría”. Y eso sien­te al ver que las ma­dres de los ni­ños que lo­gran gra­duar­se, en par­te gra­cias a Me­rien­da y Za­pa­tos, tam­bién sien­ten de­seos de es­tu­diar. Es un ges­to po­lí­ti­co.

En es­te año co­mo Catedrático Hum­boldt, el aca­dé­mi­co es­pe­ra di­se­ñar una en­cues­ta re­gio­nal que in­da­gue cuá­les son las as­pi­ra­cio­nes, sue­ños y de­man­das de sus jó­ve­nes. “Me in­tere­sa que eso se pue­da con­ver­tir en ma­te­ria de dis­cu­sión pú­bli­ca: es­tas son las as­pi­ra­cio­nes, pe­ro, ¿a qué es­tán dis­pues­tas las cla­ses go­ber­nan­tes en Cen­troa­mé­ri­ca?”. ¿Qué se­rá po­si­ble?

Una ma­ña­na re­cien­te, a las tu­to­rías del sá­ba­do, Car­los San­do­val lle­gó en bi­ci­cle­ta y con una ca­mi­sa del Prin­ci­pi­to. El ni­ño aven­tu­re­ro de Saint-Exu­péry sal­ta­ba en­tre pla­ne­tas de adul­tos con men­te es­tre­cha, uno tras otro. Per­sis­tía y se­guía via­jan­do por­que ima­gi­na­ba otro mun­do, muy dis­tin­to.

ME­LIS­SA FER­NÁN­DEZ / LA NA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.