El al­ma ru­sa re­co­rre el nue­vo con­cier­to de la Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal

La Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal em­pe­za­rá su tem­po­ra­da con una obra de Mo­dest Mú­sorgs­ki, ins­pi­ra­da en los cua­dros de su ami­go Vic­tor Hart­mann

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Un vir­tuo­so del do­lor

Mú­sorgs­ki… otro nom­bre pa­ra el do­lor. Quien vi­si­te su tum­ba, en San Pe­ters­bur­go, ni si­quie­ra po­drá lle­var­le flo­res. So­bre el ce­men­te­rio don­de fue en­te­rra­do se cons­tru­yó una au­to­pis­ta. Su se­pul­cro que­da, hoy en día, ba­jo una pa­ra­da de bus. Por lo de­más, se con­ser­vó la lá­pi­da ori­gi­nal, en un lu­gar que no co­bi­ja sus res­tos mor­ta­les.

Al­cohó­li­co per­di­do, ho­mo­se­xual –en tiem­pos del an­te­pe­núl­ti­mo zar de to­das las Ru­sias, Ale­jan­dro II, un ul­tra­con­ser­va­dor fu­ri­bun­do–, epi­lép­ti­co, hom­bre frá­gil, hi­per­sen­si­ble, con las ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas del al­ma ex­pues­tas a flor de piel… Nun­ca lo­gró ga­nar­se la vi­da co­mo com­po­si­tor pro­fe­sio­nal: vi­vió de las do­na­cio­nes de ami­gos ge­ne­ro­sos y al­gún oca­sio­nal me­ce­nas.

For­ma­do co­mo mi­li­tar y em­plea­do gu­ber­na­men­tal, co­men­zó su ca­rre­ra­mu­si­cal de ma­ne­ra aus­pi­cio­sa, dis­tin­guién­do­se co­mo pia­nis­ta, en­tre­vió la glo­ria con su ópe­ra Bo­ris Go­du­nov, ba­sa­da en la ator­men­ta­da fi­gu­ra del es­pu­rio zar que usur­pó el po­der a prin­ci­pios del si­glo XVII, y se ex­tin­guió en un oca­so sin lá­gri­mas y sin glo­ria, aho­ga­do en el al­cohol.

Cum­plió 42 años el 21 de mar­zo de 1881, en el hos­pi­tal don­de se re­po­nía de una de sus más bes­tia­les in­to­xi­ca­cio­nes etí­li­cas, sus ami­gos lle­ga­ron a vi­si­tar­lo, tu­vie­ron la ne­fas­ta idea de re­ga­lar­le una bo­te­lla de vod­ka, la be­bió en­tre sís­to­le y diás­to­le, con fu­ror, con de­ses­pe­ra­ción… y eso fue to­do. Co­ma pro­fun­do, ago­nía y muer­te, el 28 de mar­zo.

Tris­te be­lle­za de la in­com­ple­tud

To­da su obra que­dó más o me­nos in­com­ple­ta. La co­no­ci­dí­si­ma No­che en el Mon­te Cal­vo, es más pro­duc­to de su ami­go Rimsky-Kór­sa­kov, que del pro­pio Mú­sorgs­ki.

¿Dón­de, en­ton­ces, en­con­trar­lo? En sus Can­cio­nes y dan­zas de la muer­te, en su ci­clo Can­cio­nes sin Sol, en la ver­sión pia­nís­ti­ca de los Cua­dros de una ex­po­si­ción y, de ma­ne­ra prin­ci­pa­lí­si­ma, en su ópe­ra Bo­ris Go­du­nov (ja­más ópe­ra al­gu­na me ha afec­ta­do tan hon­da­men­te: es os­cu­ra, sór­di­da, im­bui­da del más opre­si­vo sen­ti­mien­to de cul­pa… pe­ro lle­na tam­bién de no­ble­za y de una pro­fun­da as­pi­ra­ción a la luz, de una ne­ce­si­dad de re­den­ción que tie­ne su co­rre­la­to en los per­so­na­jes de Dos­to­yevs­ki, que pi­den a gri­tos amor, ser ab­suel­tos de su mi­se­ria mo­ral). Sus otras dos ópe­ras, Kho

van­chi­na y La Fe­ria de So­ro­chinsk per­vi­ven en for­ma frag­men­ta­ria, or­ques­ta­das por el leal Rimsky-Kór­sa­kov, que pre­ser­vó del olvido la to­ta­li­dad de la obra de Mú­sorgs­ki, pe­ro que al re­to­car­lo y “edi­tar­lo”, co­rri­gió “erro­res” que eran, en­rea­li­dad, ge­nia­li­da­des que al mun­do to­ma­ría dé­ca­das com­pren­der.

Pin­tu­ra he­cha mú­si­ca

Con­ce­bi­dos ori­gi­nal­men­te pa­ra piano, los Cua­dros de una

ex­po­si­ción fue­ron pu­bli­ca­dos cin­co años des­pués de la muer­te de su au­tor y dor­mi­ta­ron en el olvido has­ta que, en 1922, Ra­vel hi­cie­ra la or­ques­ta­ción hoy en día cé­le­bre. La co­mi­sión fue ofre­ci­da por el di­rec­tor Ser­ge Kous­se­vitsky, quien se en­car­gó de es­tre­nar la ver­sión en el Tea­tro de la Ope­ra de Pa­rís, el 19 de oc­tu­bre de ese mis­mo año.

Aun­que exis­ten otras or- ques­ta­cio­nes de mé­ri­to (Rimsky-Kór­sa­kov, Shos­ta­kó­vich, Sto­kowsky, Ash­ke­nazy), la de Ra­vel pa­sa hoy por ser la ver­sión de­fi­ni­ti­va, y uno de esos ca­sos en los que la trans­crip­ción su­pera, en cier­to mo­do, a la obra ori­gi­nal.

La pie­za rin­de tri­bu­to a Vic­tor Hart­mann, acua­re­lis­ta, ar­qui­tec­to y es­ce­nó­gra­fo muer­to en 1873 a los 39 años. Ami­go en­tra­ña­ble de Mú­sorgsky, Hart­mann com­par­tía con el com­po­si­tor la be­li­ge­ran­cia es­té­ti­ca na­cio­na­lis­ta de tan­tos ar­tis­tas ru­sos de la épo­ca.

Po­co des­pués de su muer­te, una ex­po­si­ción re­tros­pec­ti­va de 400 pin­tu­ras fue or­ga­ni­za­da en su ho­nor. Mú­sorgs­ki eli­gió 10 de ellos pa­ra com­po­ner una sui

te pia­nís­ti­ca de ca­rác­ter des­crip­ti­vo e in­ten­sa­men­te evo­ca­ti­vo. Un mo­ti­vo re­cu­rren­te in­tro­du­ci­do por la trom­pe­ta ( Pro­me­na­de) ha­ce las ve­ces de pre­lu­dio, así co­mo de tran­si­ción en­tre las di­fe­ren­tes secciones. Sus seis apa­ri­cio­nes re­pre­sen­tan el tra­yec­to del es­pec­ta­dor, des­pla­zán­do­se de cua­dro en cua­dro en las di­fe­ren­tes es­tan­cias de la ga­le­ría.

La ma­yo­ría de los cua­dros de Hart­mann se ha per­di­do (Mú­sorgs­ki po­seía va­rias de sus obras), de ma­ne­ra que el re­fe­ren­te pic­tó­ri­co no nos ser­vi­rá de­mu­cho, pa­ra en­ten­der y dis- fru­tar la pie­za mu­si­cal.

En ca­si to­dos los ca­sos, la mú­si­ca de Mú­sorgs­ki des­bor­da y su­pera el cua­dro que la ins­pi­ró. Las acua­re­las de Hart­mann son de­cep­cio­nan­tes: es ob­vio que Mú­sorgs­ki las trans­fi­gu­ró, las con­vir­tió en imá­ge­nes idea­li­za­das que po­co tie­nen que ver con la obra del di­fun­to pin­tor.

Im­po­si­ble no evo­car el re­tra­toin­mor­tal de Iliá Re­pin, eje­cu­ta­do en el hos­pi­tal, po­cos días an­tes de la muer­te de Mú­sorgs­ki. Es la ima­gen de un hom­bre ven­ci­do: la na­riz ro­ja, el ca­be­llo hir­su­to; caó­ti­ca la bar­ba, per­di­da la mi­ra­da… Re­pin pin­tó más que un ros­tro: se aso­mó a un al­ma, la plas­mó en la te­la co­mo una li­bé­lu­la pren­di­da al vue­lo.

La mano del ilu­sio­nis­ta

He aquí el con­te­ni­do los diez nú­me­ros de la sui­te. Re­cor­de­mos que el leit­mo­tiv­del “pa­seo” co­nec­ta las di­fe­ren­tes secciones y uni­fi­ca for­mal­men­te la to­ta­li­dad de la obra.

I- El gno­mo: gro­tes­ca y som­bría alu­sión a un duen­de de pier­nas de­for­mes y ca­mi­na­do es­pas­mó­di­co.

II- El vie­jo castillo: un tro­va­dor en­to­na su can­to me­lan­có­li­co fren­te a un castillo me­die­val. Pá­gi­na de an­to­lo­gía pa­ra el sa­xo­fón.

II- Tu­lle­rías: un vi­vaz scher­zo des­cri­be los jue­gos y ri­sas de los ni­ños que co­rre­tean en el Jar­dín de las Tu­lle­rías.

III- Byd­lo : dos bue­yes ja­lan una pe­sa­da ca­rre­ta con­du­ci­da por un cam­pe­sino. El can­to del bo­ye­ro es con­fia­do por Ra­vel a la tu­ba. Con­for­me la ca­rre­ta se ale­ja en la dis­tan­cia, la mú­si­ca se ex­tin­gue len­ta­men­te.

IV- Ba­llet de los po­lli­tos en el cas­ca­rón: es­bo­zo pa­ra un ba­llet in­fan­til de Ma­rius Pe­ti­pa, don­de ve­mos a un ni­ño ves­ti­do de ca­na­rio sa­lien­do de un enor­me hue­vo de car­tón.

V- Sa­muel Gol­den­berg y

Sch­muy­le : hu­mo­rís­ti­ca evo­ca­ción de dos per­so­na­jes de Hart­mann: el ju­dío ri­co, re­pre­sen­ta­do por las cuer­das gra­ves, y el ju­dío po­bre, re­crea­do por el tim­bre pla­ñi­de­ro de la trom­pe­ta con sor­di­na.

VI- El mer­ca­do de Li­mo­ges: las maderas des­cri­ben la agi­ta­ción y lo­cua­ci­dad de las mu­je­res re­ga­tean­do con los ven­de­do­res de le­gum­bres en el mer­ca­do. Mo­sai­co he­cho de re­ta­zos de con­ver­sa­cio­nes trun­cas: ex­cla­ma­cio­nes que se oyen por aquí, y res­pues­tas in­co­ne­xas que nos lle­gan des­de allá.

VII- Ca­ta­cum­bas: la au­sen­cia de las cuer­das con­tri­bu­ye aquí a sub­ra­yar la mór­bi­da lo­bre­guez del cua­dro de Hart­mann.

IX- La cho­za de Ba­baYa­ga: alu­sión a la gua­ri­da de la le­gen­da­ria bru­ja Ba­ba Ya­ga, uno de los per­so­na­jes tra­di­cio­na­les del fol­clor ru­so.

X- La Gran Puer­ta de Kiev: bron­ces y campanas ru­bri­can la mag­ni­fi­cen­cia del mo­nu­men­to alu­di­do, qui­me­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca de Hart­mann nun­ca ma­te­ria­li­za­da. Ex­traor­di­na­ria­men­te efi­caz en la ver­sión pia­nís­ti­ca, es­te nú­me­ro ad­quie­re una am­pli­tud ava­sa­lla­do­ra en la or­ques­ta­ción de Ra­ve­lT­ra­ta

do de lo be­llo y lo su­bli­me. Gong, pla­ti­llos, tim­ba­les y campanas cie­rran apo­teó­si­ca­men­te es­te co­lo­sal fres­co sin­fó­ni­co.

WIKICOMMONS.

Re­ve­la­dor re­tra­to. El pin­tor Iliá Re­pin hi­zo es­te re­tra­to de Mo­dest Mú­sorgs­ki en 1881.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.