La re­vis­ta Tam­bor mar­có las vi­das de mi­les de ni­ños

Los pe­que­ños de la dé­ca­da de 1980 le­ye­ron una re­vis­ta en es­pe­cial

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Con sus en­tre­vis­tas a Co­co­rí o a He-Man, con sus cuen­tos y poe­sía, con las his­to­ria de jó­ve­nes ejem­pla­res y con sus en­se­ñan­zas en los más va­ria­dos te­ma, la re­vis­ta Tam­bor mar­có a los ni­ños de la dé­ca­da de los años 80, se me­tió en su vi­da co­ti­dia­na y re­fle­jó su iden­ti­dad.

El 23 de­mar­zo de 1986, la re­vis­ta in­fan­til pu­bli­có su pri­mer nú­me­ro. El pro­yec­to era pro­pie­dad de La Na­ción S. A. y una rea­li­za­ción y pro­duc­ción de Glo­bo Ase­so­ría yMe­dios de Co­mu­ni­ca­ción; sus crea­do­ras y di­rec­to­ras fue­ron Pa­tri­cia Bre­nes y Ana Victoria Fer­nán­dez.

Pre­ten­día pu­bli­car un nú­me­ro cada 15 días y se po­día com­prar al pre­gón o por sus­crip­ción. Su for­ma­to era muy atrac­ti­vo y bus­ca­ba com­bi­nar secciones edu­ca­ti­vas, cien­tí­fi­cas y cul­tu­ra­les, con otras de di­ver­sión, pa­sa­tiem­pos, lec­tu­ra y ca­ri­ca­tu­ras.

Es­tan­do al día con los pro­gra­mas te­le­vi­si­vos de la épo­ca,

Tam­bor lo­gró in­ser­tar­se en el mun­do co­ti­diano de los ni­ños cos­ta­rri­cen­ses.

En sus pá­gi­nas, reali­zó ima­gi­na­rias en­tre­vis­tas a per­so­na­jes co­mo He-Man, Pa­pá Pi­tu­fo, el Hom­bre Ara­ña, Mis­ter Ed, la pe­que­ña Lu­lú, Uli­ses 31, a can­tan­tes ju­ve­ni­les de mo­da co­mo Me­nu­do ya ju­ga­do­res­de la Co­pa del Mun­do Mé­xi­co 1986 co­mo Ma­ra­do­na, Zi­co, Mi­chel Pla­ti­ni o Kar­lHeinz Rum­me­nig­ge.

De vez en cuan­do, es­co­gía un pro­ta­go­nis­ta de la li­te­ra­tu­ra cos­ta­rri­cen­se co­mo Co­co­rí o Mar­cos Ra­mí­rez pa­ra su sec­ción de per­so­na­jes fa­vo­ri­tos.

Asi­mis­mo, pu­bli­ca­ba pe­que­ños en­sa­yos so­bre geo­gra­fía, his­to­ria, tra­di­cio­nes po­pu­la­res y cien­cia, siem­pre es­cri­tos en un len­gua­je adap­ta­do a su prin­ci­pal au­dien­cia y car­ga­do de ca­ri­ca­tu­ras que ex­po­nían de for­ma vi­sual las ideas prin­ci­pa­les de los tex­tos.

Ni­ño Tam­bor

¿Qué ti­po de ni­ño cons­truía

Tam­bor en la dé­ca­da de 1980? Una re­vi­sión de los nú­me­ros (100 en to­tal) que pu­bli­có en­tre mar­zo de 1986 y di­ciem­bre de 1989 nos da va­rias res­pues­tas a esa in­te­rro­gan­te.

Una cons­tan­te es la del ni­ño can­tan­te y ar­tis­ta. Des­de el pri­mer nú­me­ro de la re­vis­ta se in­sis­tió en que el pe­que­ño ta­len­to­so po­día par­ti­ci­par en los con­cur­sos de mú­si­ca y los pro­gra­mas de te­le­vi­sión na­cio­na­les ( Re­creo gran­de, Fa­bu­lo­sos sá­ba­dos, Fan­tás­ti­co ) e in­ter­na­cio­na­les (par­ti­cu­lar­men­te el me­xi­cano Siem­pre en do­min­go). El sue­ño que se pin­ta­ba en el fir­ma­men­to era con­ver­tir­se en jó­ve­nes can­tan­tes que gozaban de éxi­to en el mun­do la­ti­noa­me­ri­cano co­mo Luis Mi­guel, Lu­ce­ro o Cha­yan­ne.

El ta­len­to, sin em­bar­go, tam­bién se bus­ca­ba en re­por­ta­jes so­bre los de­seos de una chi­qui­ta por vol­ver­se es­cri­to­ra ( Tam­bor le pu­bli­có un cuen­to), o al en­se­ñar el gus­to y la prác­ti­ca dis­ci­pli­na­da de ba­llet por dos ni­ñas.

In­clu­so se or­ga­ni­zó un con­cur­so in­fan­til pa­ra es­cri­bir poe­mas en el mar­co del día de la ma­dre de 1986, que ob­tu­vo muy bue­nos re­sul­ta­dos.

Cier­ta­men­te, la re­vis­ta im­pul­sa­ba la crea­ti­vi­dad li­te­ra­ria en­tre los ni­ños, al­go a lo que con­tri­buía la re­pro­duc­ción que ha­cía pe­rió­di­ca­men­te de clá­si­cos in­ter­na­cio­na­les y na­cio­na­les de la li­te­ra­tu­ra in­fan­til.

El chi­co sa­lu­da­ble y lim­pio fue otra de las re­pre­sen­ta­cio­nes de Tam­bor. La re­vis­ta fo­men­tó el ejer­ci­cio fí­si­co y los jue­gos al ai­re li­bre y ba­jo el sol.

Los ar­tícu­los so­bre ejem­plos de ni­ños de­por­tis­tas y triun­fa­do­res re­sul­ta­ban tam­bién pro­ve­cho­sos pa­ra la re­vis­ta en ese em­pe­ño. En se­tiem­bre de 1988,

Tam­bor in­clu­so pro­mo­vió, jun­to con el Par­que Na­cio­nal de Di­ver­sio­nes y la Co­ca Co­la, una ca­rre­ra de ni­ños a la que lla­ma­ron “Mi pri­me­ra me­ta”.

Tam­bién alen­ta­ba la lu­cha contra el con­su­mo de dro­gas y desa­rro­lla­ba secciones en las que ex­pli­ca­ba so­bre el cre­ci­mien­to y los cam­bios aso­cia­dos a él.

A par­tir de ju­nio de 1988, jun­to con el Mi­nis­te­rio de Sa­lud y la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal a Dis­tan­cia, la pu­bli­ca­ción desa­rro­lló una sec­ción de­no­mi­na­da De­fen

da­mos nues­tra ca­sa y que con­sis­tía en po­ner a los ni­ños “en con­tac­to con los di­fe­ren­tes as­pec­tos re­la­cio­na­dos con nues­tro me­dio am­bien­te”.

Ciu­da­dano y con­su­mi­dor

El ni­ño co­mo fu­tu­ro ciu­da­dano apa­re­ció tam­bién.

La re­vis­ta im­pul­só muy­tem­pra­na­men­te un en­fren­ta­mien­to con las ac­ti­tu­des de re­cha­zo o dis­cri­mi­na­ción en las es­cue­las y pu­bli­có no­tas contra el ma­to­nis­mo ( bull­ying).

Por eso, da­ba ins­truc­cio­ne­sa los chi­qui­tos pa­ra ayu­dar a sus com­pa­ñe­ros de “au­la di­fe­ren­cia­da” a in­te­grar­se a los jue­gos y se­sio­nes de es­tu­dio, y a lla­mar la aten­ción a aque­llos que in­sis­tie­ran en re­mar­car las di­fe­ren- cias con bur­las.

Asi­mis­mo, in­vi­ta­ba a ce­le­brar las tra­di­cio­nes del país, a ser agra­de­ci­do, a com­par­tir y a pa­sar tiem­po en fa­mi­lia. In­clu­so, se pro­por­cio­na­ba ma­te­rial di­dác­ti­co y prác­ti­co pa­ra las con­me­mo­ra­cio­nes pa­trias de cada año, par­ti­cu­lar­men­te las del 11 de abril y las del 15 de se­tiem­bre.

El ni­ño con­su­mi­dor apa­re­ce cla­ra­men­te en cada nú­me­ro de

Tam­bor. La pu­bli­ci­dad que in­cluí era bá­si­ca­men­te de co­mi­da rá­pi­da, snacks, he­la­dos, cho­co­la­tes y ga­seo­sas.

La ca­de­na de co­mi­da rá­pi­da McDo­nald’s pau­tó muy a me­nu­do. La ima­gen del pa­ya­so Ro­nald com­pe­tía con las ofer­tas de pro­duc­tos de maíz­deTosty y su la­gar­ti­to. Ese la­gar­to se con­vir­tió en un éxi­to al apa­re­cer en pos­ta­les.

Jun­to al pa­ya­so y el la­gar­to, ofre­cían sus pro­duc­tos los he­la­dos Bor­den, los ca­ra­me­los y cho­co­la­tes Gallito, el yo­gurt Pops, Col­ga­te Ju­nior, Fan­ta y las ga­lle­tas Po­zue­lo, pe­ro tam­bién el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Se­gu­ros, el Ban­co In­fan­til del Ban­co de Cos­ta Ri­ca y la Ca­ja Cos­ta­rri­cen­se de Se­gu­ro So­cial.

Éxi­to

La re­vis­ta se re­creó co­mo es­pa­cio pa­ra que los me­no­res cos­ta­rri­cen­ses pu­bli­ca­ran car­tas, men­sa­jes y di­bu­jos.

Si se tu­vie­ra que me­dir el éxi­to de la re­vis­ta con ba­se en esa sec­ción, se ve que lo­gró una am­plia di­fu­sión en tér­mi­nos geo­grá­fi­cos, atra­jo la aten­ción de es­tu­dian­tes de ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das y creó una in­ten­sa co­mu­ni­ca­ción con su au­dien­cia.

Le es­cri­bían ni­ños de to­das las pro­vin­cias del país pa­ra agra­de­cer la in­for­ma­ción que les era útil pa­ra la es­cue­la, fe­li­ci­tar­lo por sus secciones, so­li­ci­tar en­tre­vis­tas o te­mas en los si­guien­tes nú­me­ros y dar cuen­ta de có­mo ha­bían sa­li­do ex­pe­ri­men­tos o re­ce­tas de co­ci­na.

El im­pul­so ima­gi­na­ti­vo que les da­ba Tam­bor los lle­va­ba tam­bién a en­viar en­sa­yos, cuen­tos, poe­mas y di­bu­jos.

Las pá­gi­nas ini­cia­les y fi­na­les se ador­na­ron con esas car­tas y crea­cio­nes, lo cual, no hay du­da, vol­vió a la re­vis­ta mu­cho más cer­ca­na a su pú­bli­co me­ta.

Real­men­te, Tam­bor ju­gó un pa­pel im­por­tan­te co­mo he­rra­mien­ta pa­ra la re­crea­ción de los ni­ños cos­ta­rri­cen­ses de la dé­ca­da de 1980.

En su pro­duc­ción alen­tó es­pa­cios fun­da­men­ta­les pa­ra que los ni­ños se iden­ti­fi­ca­ran en sus pá­gi­nas y trans­mi­tió tan­to la idea de un mun­do que ha­bía que re­cor­dar (el de los pa­dres y abue­los), de tra­di­cio­nes que ha­bía que con­ti­nuar, co­mo ám­bi­tos nue­vos por ex­plo­rar con el desa­rro­llo de la compu­tación.

Los ni­ños in­ter­ac­tua­ron con la re­vis­ta y sus per­so­na­jes y, sin du­da, en ella vie­ron re­fle­ja­da par­te de su iden­ti­dad. EL AU­TOR ES CATEDRÁTICO DE HIS­TO­RIA EN LA UNI­VER­SI­DAD DE COS­TA RI­CA-

FOTOMONTAJE: DOMINICK PROESTAKIS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.