Re­la­to des­de la es­ce­na

El ac­tor Luis Fer­nan­do Gó­mez nos ha­bla de su otra gran pa­sión: la di­rec­ción tea­tral. Co­no­ce­re­mos al­gu­nas de las gra­ti­fi­ca­cio­nes y an­gus­tias de es­te ar­tis­ta de 72 años al crear un es­pec­tácu­lo

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

SLa­bor muy ob­se­si­va

an­gus­tia de la ne­ce­sa­ria para po­der sa­lir ade­lan­te. Aho­ra, tra­ba­jo mu­cho y es muy des­gas­tan­te, pe­ro sé qué do­sis de ener­gía dar­le a ca­da co­sa”. ar­tis­ta. Lo de­mues­tra ca­mino al es­treno de La Ores­tía­da, pro­yec­to lar­ga­men­te an­he­la­do en el que Gó­mez no so­lo asu­mió la di­rec­ción, sino tam­bién la adap­ta­ción de los tex­tos –la­bor que reali­zó en con­jun­to con El­sa Aten­cio, su es­po­sa–.

Mucha in­ves­ti­ga­ción

Los actores lo des­cri­ben co­mo un di­rec­tor muy es­tu­dio­so, se­rio y tra­ba­ja­dor. “Es un gran ti­po; se pre­pa­ra muy bien y le ayu­da mu­cho al elen­co a com­pren­der el tex­to”, ase­gu­ra Ma­riano Gon­zá­lez.

No se equi­vo­ca; cuan­doGó­mez se en­cuen­tra con los actores y co­la­bo­ra­do­res, ya ha es­tu­dia­do pro­fun­da­men­te el tex­to de la obra du­ran­te va­rios me­ses y les lle­va pro­pues­tas o “ca­mi­nos a se­guir bien tra­za­dos”, los cua­les pue­den ser mo­di­fi­ca­dos y me­jo­ra­dos por el apor­te co­lec­ti­vo.

Leo­nar­do Pe­ruc­ci, co­no­ci­do his­trión del tea­tro y la te­le­vi­sión, sub­ra­ya que es­te di­rec­tor co­no­ce me­jor que na­die los pro­ble­mas del ac­tor y es­tá anuen­te a es­cu­char su­ge­ren­cias. “Fa­ci­li­ta el tra­ba­jo y lo co­lec­ti­vi­za más”, agre­gó .

Gó­mez ad­mi­te que su co­no­ci­mien­to del tra­ba­jo ac­to­ral le per­mi­te ahon­dar en el pro­ce­so, lo­grar una flui­da y fran­ca co­mu­ni­ca­ción con el elen­co y en­ten­der que, co­mo se­res hu­ma­nos y ar­tis­tas, tie­nen al­ti­ba­jos muy par­ti­cu­la­res.

Nun­ca apar­ta, ade­más, al do­cen­te que ha si­do; con gran res­pe­to, quie­nes tra­ba­jan a su al­re­de­dor­tam­po­co lo de­jan ol­vi­dar-

Ni an­tes ni des­pués del es­treno, es­te hom­bre de 72 años tie­ne ver­da­de­ra paz. Re­co­no­ce que el del di­rec­tor es un tra­ba­jo muy ob­se­si­vo y re­quie­re es­tar pen­dien­te de un sin­fín de de­ta­lles; él vuel­ve ac­ción es­tas exi­gen­cias.

“Siem­pre, el di­rec­tor o el ac­tor de­be te­ner un so­lo com­pro­mi­so, que es la ex­ce­len­cia; lu­char para que lo que uno ha­ga sea lo me­jor po­si­ble. Eso es­ta­rá so­me­ti­do a la opi­nión de la gen­te; al­gu­nos di­rán que es­tá bien, otros que es­tá mal y se emi­ti­rán to­dos los jui­cios po­si­bles... Siem­pre me ha preo­cu­pa­do que aún cuan­do di­gan ‘es­to no me gus­tó’, no pue­dan de­cir ‘esa gen­te no dio to­do lo que te­nía’”, afir­ma.

Es de­man­dan­te; sin em­bar­go, los años so­bre las ta­blas –más de cin­co dé­ca­das co­mo his­trión y tres de ellas tam­bién co­mo di­rec­tor– lo han vuel­to más se­reno, más fle­xi­ble. “Con­for­me uno va ad­qui­rien­do ex­pe­rien­cia, lo fun­da­men­tal es que uno va ca­na­li­zan­do me­jor las ener­gía y no la va des­per­di­cian­do tan­to. Cuan­do se dan los pri­me­ros pa­sos en es­to, hay más

¿Cuá­les crí­ti­cas es­cu­cha? “To­da crí­ti­ca hay que oír­la. Pon­go mucha aten­ción a la opi­nión del pú­bli­co por­que en­cuen­tro mu­chas en­se­ñan­zas; me en­ri­que­cen”

u ca­be­za ca­no­sa so­bre­sa­le en un tea­tro en pe­num­bra. El es­ce­na­rio es­tá lleno de actores, ac­ción y luz; allí es­tán sus pen­sa­mien­tos y su mi­ra­da. Mien­tras el en­sa­yo se de­tie­ne para so­lu­cio­nar te­mas de mú­si­ca e ilu­mi­na­ción, Luis Fer­nan­do Gó­mez sube a las ta­blas y no ce­sa de dar in­di­ca­cio­nes aquí y allá: le mues­tra a fu­la­no­có­mo de­be­ría ser un mo­vi­mien­to, le ex­pli­ca a zu­ta­na el tras­fon­do de su par­la­men­to, le pi­de a men­ga­ni­to re­cor­dar el cam­bio que ya ha­bían acor­da­do.

Len­ta­men­te, el di­rec­tor tea­tral ba­ja las gra­das del es­ce­na­rio y cru­za la lu­ne­ta para afi­nar de­ta­lles con la ase­so­ra del mo­vi­mien­to, con el com­po­si­tor, con el es­ce­nó­gra­fo y con el en­car­ga­do de la ilu­mi­na­ción. Re­to­man el en­sa­yo y vuel­ve a sen­tar­se.

Es­tá con­cen­tra­do, pen­dien­te de to­do; ce­ñu­do el ros­tro. Pa­san si aca­so dos mi­nu­tos y se le­van­ta a bus­car su li­bre­to y ob­ser­var aún más cer­ca.

Pue­de cam­biar la obra y los re­cur­sos, va­riar el nú­me­ro de actores, sus­ti­tuir las mo­ti­va­cio­nes y am­bi­cio­nes de la pues­ta es­ce­na, pe­ro no se mo­di­fi­ca el pro­ce­so ni­las de­man­das­de es­te

lo. “Maes­tro, cuan­do us­ted man­de”, le di­cen.

Cui­da mu­cho, ase­gu­ra, as­pec­tos co­mo la es­ce­no­gra­fía, el ves­tua­rio, la mú­si­ca y la ilu­mi­na­ción, para lo cual man­tie­ne un­diá­lo­go cons­tan­te –y dis­cu­te mu­cho– con los pro­fe­sio­na­les a car­go de di­chas la­bo­res en su equi­po.

El es­treno de una obra no es el pun­to fi­nal para su la­bor. “Siem­pre hay co­sas que se pue­den ha­cer me­jor; es­to no para. Ven­go a me­nu­do a las fun­cio­nes para su­per­vi­sar”.

¿Có­mo asu­me la crí­ti­ca? Las es­cu­cha to­das. “Pon­go mucha aten­ción a la opi­nión del pú­bli­co por­que en­cuen­tro mu­chas en­se­ñan­zas, me en­ri­que­cen”.

Pro­cu­ra no re­go­dear­se en sus éxi­tos y es bas­tan­te au­to­crí­ti­co.

No se can­sa de re­pe­tir que es in­men­so el nú­me­ro de gra­ti­fi­ca­cio­nes que le da­do el tea­tro, ar­te que se le atra­ve­só en su des­tino y se con­vir­tió en su gran pa­sión.

Sus ini­cios

El jo­ven Luis Fer­nan­do Gó­mez es­tu­dia­ba Quí­mi­ca en la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca y se aven­tu­ró en el Tea­tro Es­tu­dian­til Uni­ver­si­ta­rio –agru­pa­ción di­ri­gi­da por el des­ta­ca­do Da­niel Ga­lle­gos–; aque­lla ex­pe­rien­cia le cam­bió la vi­da. Des­pués de cin­co dé­ca­das de ca­rre­ra, él es uno­de actores y di­rec­to­res­más pres­ti­gio­sos y pre­mia­dos del tea­tro cos­ta­rri­cen­se.

Es­te pro­fe­sor del Ta­ller Na­cio­nal de Tea­tro du­ran­te tres dé­ca­das y ex­di­rec­tor de laCom­pa­ñía Na­cio­nal de Tea­tro es­tá pen­sio­na­do y muy ac­ti­vo: li­de­ra

La Ores­tía­da y for­ma par­te del gru­po Crono, que pre­sen­tó con éxi­to, en el 2015 y el 2016, Es­pe­ran­do a Go­dot.

“Aho­ra ten­go más tiem­po para de­di­car­le al tea­tro. Si­go ha­cien­do es­to por­que me apa­sio­na”, de­ta­lla sin du­das.

Su ca­rre­ra ha si­do pro­lí­fi­ca; sin em­bar­go, él no lle­va cuen­tas ni guar­da re­cor­tes ni evi­den­cias so­bre su pa­so por las ta­blas para su cu­rrícu­lo. “No­guar­do na­da de eso... Para mí lo más im­por­tan­te y lo me­jor que ten­go que ha­cer es lo que ha­go hoy. Lo que hi­ce ya pa­só; al­gu­nas co­sas las re­cuer­do con gran sa­tis­fac­ción, otras no tan­to. Nun­ca he cuan­ti­fi­ca­do cuán­tas obras he he­cho; sí son mu­chas por­que ten­go más de 50 años de ser ac­tor”, ex­pli­ca.

Y agre­ga: “Amo­lo que ha­go. No siem­pre las co­sas en la vi­da sa­len co­mo uno qui­sie­ra, pe­ro me que­da la cons­cien­cia tran­qui­la de que he he­cho lo me­jor po­si­ble”.

Con una chis­pa en­cen­di­da en la mi­ra­da, aún le pa­re­ce in­creí­ble cuan­do, en un tea­tro re­ple­to, la gen­te aplau­de de pie, y, por el con­tra­rio, no pue­de evitar en­tris­te­cer­se cuan­do un gran es­fuer­zo no da buen re­sul­ta­do –“es­pe­ro que eso pa­se ca­da vez me­nos”–.

En es­te via­je, to­da­vía lo ma­ra­vi­lla en­fren­tar­se a un per­so­na­je co­mo ac­tor y a un es­pec­tácu­lo co­mo di­rec­tor. La pa­sión pue­de ser una fuen­te inago­ta­ble.

ALE­JAN­DRO GAM­BOA / LA NA­CIÓN

ALE­JAN­DRO GAM­BOA.

En­sa­yo de La Ores­tía­da. Luis Fer­nan­do Gó­mez (cha­que­ta os­cu­ra) con­ver­sa con el elen­co de su úl­ti­mo mon­ta­je tea­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.