LOS HAM­BRIEN­TOS DE MAR­TÍN CA­PA­RRÓS

En su pre­mia­do li­bro, el ar­gen­tino Mar­tín Ca­pa­rrós nos acer­ca al dra­ma e his­to­ria del ham­bre

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Una co­sa es te­ner ham­bre y otra es pa­sar ham­bres. No es lo mis­mo atra­sar­se una ho­ra para desa­yu­nar o al­mor­zar por un con­tra­tiem­po, que sa­ber que no hay na­da que co­mer y tam­po­co ma­ña­na lo ha­brá, ni al día si­guien­te ni al otro, y que los ni­ños llo­ran por eso y así cre­cen y así mue­ren, dé­bi­les, en­fer­mos, tris­tes.

Afi­na­les del 2014, el pe­rio­dis­ta ar­gen­tino Mar­tín Ca­pa­rrós ter­mi­nó de es­cri­bir El ham­bre (Ana­gra­ma, 2015), una ex­ten­sa crónica so­bre es­te mal so­cial, so­bre es­te mal po­lí­ti­co.

A lo lar­go de ca­si 700 pá­gi­nas, él mues­tra los re­sul­ta­dos de una am­plia in­ves­ti­ga­ción, mues­tra las ca­ras y las vo­ces de la mi­se­ria de per­so­nas con las que con­ver­sa en Ban­gla­dés, en Nue­va De­li, en Áfri­ca, en los ba­su­re­ros de Bue­nos Ai­res, en un res­tau­ran­te de ham­bur­gue­sas en Nue­va York.

Ca­pa­rrós re­co­rre el mun­do en bus­ca de ham­brien­tos, re­co­rre ca­mi­nos y se me­te en las “vi­llas mi­se­ria”, ano­tan­do en su li­bre­ta to­do lo que se en­cuen­tra y to­do lo que le im­pre­sio­na.

Exis­ten cro­nis­tas que abor­dan te­mas de la “vi­da real” des­de una pers­pec­ti­va li­te­ra­ria, va­lién­do­se de téc­ni­cas y de len­gua­jes que pro­vie­nen de la fic­ción; Ca­pa­rrós es mu­cho más pe­rio­dis­ta que es­cri­tor: ha­ce en­tre­vis­tas, pre­sen­ta da­tos, con­tras­ta fuen­tes ofi­cia­les, ca­si no des­cri­be es­ce­na­rios, su es­ti­lo es se­co y, sin em­bar­go, en es­te li­bro, lo­gra­lo que se­pro­po­ne, im­pac­tar­nos, ti­rar­nos a la ca­ra el fra­ca­so del mun­do, la vio­len­cia im­plí­ci­ta en el ros­tro de un ni­ño o de una mujer que se mue­ren de ham­bre. Y tam­bién nos di­ce que son mi­llo­nes y se pre­gun­ta, ca­da cier­to tiem­po, có­mo ha­ce­mos no­so­tros, los que sí po­de­mos co­mer, para vi­vir sa­bien­do to­do aque­llo, en el ca­so de que lo se­pa­mos o nos in­tere­se sa­ber­lo.

“Nin­gún ham­brien­to es ateo”

Para rom­per el me­ca­nis­mo de de­fen­sa de la ne­ga­ción, fren­te a la reali­dad mo­les­ta del ham­bre en el­mun­do, re­sul­ta mu­chí­si­mo más po­de­ro­so el pre­sen­tar, de ma­ne­ra des­car­na­da, una con­ver­sa­ción es­pon­tá­nea con un cho­fer de bi­ci­cle­tas en In­dia, que ar­gu­men­tar con elo­cuen­cia so­bre ese de­re­cho hu­mano a la ali­men­ta­ción o co­sas por el es­ti­lo. La ex­pe­rien­cia de ese hom­bre in­dio que de­be ali­men­tar a su fa­mi­lia a pe­sar de es­tar en­fer­mo, es más con­vin­cen­te que el in­for­me bu­ro­crá­ti­co de un or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal.

Ca­pa­rrós lo sa­be; en nin­gún mo­men­to en su li­bro bus­ca de­fen­der ins­ti­tu­cio­nes o adoc­tri­nar, él no es pas­to­ral a la ho­ra de es­cri­bir so­bre un tema don­de tan­to re­sue­nan es­te ti­po de dis­cur­sos. Por eso bus­ca a la gen­te, por eso en­tre­vis­ta a mu­je­res, ca­si ni­ñas, con sus hi­jos a cues­tas; por eso, des­de Ma­da­gas­car, nos brin­da el testimonio de hom­bres que se al­zan para re­to­mar unas tie­rras de las que fue­ron ex­clui­dos; por eso se ima­gi­na to­do lo que se po­dría ga­nar si se co­bra­ra un pe­que­ño im­pues­to para crear un fon­do con­tra el ham­bre ca­da vez que al­guien com­pra un iPho­ne de $200. Por eso ha­ce pe­rio­dis­mo.

Eso per­mi­te la crónica: mos­trar reali­da­des di­ver­sas, con­fron­tar lo que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver, rom­per pre­jui­cios, am­pliar la vi­sión del mun­do; es­te gé­ne­ro nos po­si­bi­li- ta lle­gar a la vi­da co­ti­dia­na de per­so­nas que ha­cen sus co­sas a cien­tos de ki­ló­me­tros de no­so­tros omuy cer­ca, en otro ba­rrio, pe­ro en con­di­cio­nes com­ple­ta­men­te dis­tin­tas.

Ca­pa­rrós tie­ne cla­ro que su li­bro no lo van a leer esos mi­se­ra­bles del mun­do en­te­ro con los que él se en­con­tró, sino, por el con­tra­rio, per­so­nas que pro­ba- ble­men­te pue­den es­co­ger qué co­sa quie­ren co­mer y qué co­sa no, gen­te que co­me tres o cua­tro ve­ces al día, to­dos los días, gen­te que pue­de bo­tar los ali­men­tos so­bran­tes a la ba­su­ra.

Esos son los lectores a los que se di­ri­ge El ham­bre, a esos quie­re im­pac­tar y la es­cri­tu­ra de es­te tex­to es su for­ma­de ha­cer al­go, su ma­ne­ra de arre­glar­se con­si­go mis­mo des­pués de en­fren­tar­se con un pro­ble­ma que ex­po­ne al ser hu­mano en su con­di­ción más pri­mi­ti­va. Y, al mis­mo tiem­po, ha­ce evi­den­te para cual­quie­ra que se sien­te a pen­sar un po­co, que las cau­sas del ham­bre no son na­tu­ra­les ni me­ta­fí­si­cas: son po­lí­ti­cas, en el sen­ti­do pleno de es­ta pa­la­bra.

Se­gún Ca­pa­rrós, de los 7.500 mi­llo­nes de per­so­nas que ha­bi­ta­mos el mun­do, 1.400 mi­llo­nes se mue­ren de ham­bre, son los más po­bres de los po­bres, son los con­de­na­dos de una tie­rra que pro­du­ce su­fi­cien­te co­mi­da para ali­men­tar a 12.000 mi­llo­nes.

El da­to, pues­to así, gol­pea, lle­va a pen­sar, a sa­car con­clu­sio­nes so­bre la for­ma­que te­ne­mos de or­ga­ni­zar las co­sas y dis­tri­buir los re­cur­sos, so­bre la ma­ne­ra en que fun­cio­na­mos co­mo so­cie­da­des.

Po­ner­nos a re­fle­xio­nar acer­ca de un mal que for­ma par­te de la vi­da co­ti­dia­na de mi­llo­nes de per­so­nas, es el ob­je­ti­vo de es­te pe­rio­dis­ta, de es­te cro­nis­ta que no es pan­fle­ta­rio y tam­po­co bus­ca ge­ne­rar lás­ti­ma.

Si bien es cier­to su li­bro no ex­pli­ca en pro­fun­di­dad las cau­sas del ham­bre en el mun­do, que tam­po­co es que sea ta­rea fá­cil, sí lo­gra po­ner so­bre la me­sa un tema al que se sue­le pa­sar de lar­go, un tema que no gus­ta y que in­co­mo­da.

Ca­pa­rrós no so­lo via­jó a dis­tin­tas ciu­da­des de In­dia, Chi­na, Gua­te­ma­la, Sudán del Sur, el úl­ti­mo país, el más re­cien­te, sino que tam­bién se fue a Chica­go, al cen­tro de la es­pe­cu­la­ción fi­nan­cie­ra, don­de mu­chas ve­ces se de­ci­den los pre­cios del pan que no po­drá com­prar un cam­pe­sino en el nor­te de Áfri­ca, y lo hi­zo para mos­trar­nos que, en es­te asun­to, to­do es­tá re­la­cio­na­do, na­da es ca­sual y, con pa­cien­cia, len­ta­men­te, se pue­den es­ta­ble­cer las co­ne­xio­nes.

Él evi­den­cia es­tas co­sas, la di­fe­ren­cia en­tre el ham­bre de las mu­je­res y el ham­bre de los hom­bres, la obe­si­dad co­mo en­fer­me­dad en los Es­ta­dos Uni­dos, las mos­cas que siem­pre so­bre­vue­lan las ca­sas sin co­mi­da.

El ham­breno es un li­bro op­ti­mis­ta, no po­dría ser­lo; su pre­ten­sión es otra; tam­po­co es un li­bro de nú­me­ros ode abstracciones; por eso es­tá es­truc­tu­ra­do por lu­ga­res, por ca­pí­tu­los que lle­van nom­bres de paí­ses o de ciu­da­des en las que apa­re­cen per­so­nas de car­ne y hue­so, po­bres, ha­blan­do de su for­ma de ver el mun­do, de su for­ma de en­ten­der las co­sas, de lo que co­men y de lo que no co­men, en­tre­vis­tas que se in­ter­ca­lan con un mo­sai­co de ar­gu­men­tos, de jus­ti­fi­ca­cio­nes que se es­cu­chan por las ca­lles cuan­do se ha­bla de to­do es­to, que se di­cen para eva­dir el tema.

Cuan­do ter­mi­né de leer el li­bro es­ta­ba cer­ca la ho­ra de la ce­na. Ins­tin­ti­va­men­te, re­cor­dé a esa mujer de Ní­ger que co­mía mi­jo, esa a la que Ca­pa­rrós le pre­gun­tó si eso era lo que co­mía to­dos los días, esa que le con­tes­tó que eso es lo que co­mía cuan­do ha­bía al­go para co­mer. Su tra­ba­jo es­ta­ba he­cho.

“El ham­bre no es un li­bro op­ti­mis­ta, no po­dría ser­lo; (...) es­tá es­truc­tu­ra­do por lu­ga­res, por ca­pí­tu­los que lle­van nom­bres de paí­ses o de ciu­da­des en las que apa­re­cen per­so­nas de car­ne y hue­so, po­bres, ha­blan­do de su for­ma de ver el mun­do, de su for­ma de en­ten­der las co­sas, de lo que co­men y de lo que no co­men...”

Mar­tín Ca­pa­rrós, de 59 años, ha pu­bli­ca­do no­ve­las co­mo La His­to­ria (1999), Un día en la vi­da de Dios (2001) y A quien co­rres­pon­da (2008). LA NA­CIÓN DE AR­GEN­TI­NA / GDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.