Preám­bu­lo mues­tra el tra­ba­jo de cua­tro ci­neas­tas de Cos­ta Ri­ca tras la cá­ma­ra.

Mues­tra va­ria­da. El Cen­tro de Ci­ne pre­sen­ta un es­pe­cial so­bre mu­je­res ci­neas­tas en mar­zo y abril. Se mos­tra­rán fil­mes clá­si­cos y con­tem­po­rá­neos de dis­tin­tas di­rec­to­ras

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Yos­hua Ovie­do yo­vie­dou@yahoo.es

L a ins­tau­ra­ción del Día In­ter­na­cio­nal de la Mujer da­ta de 1911, aun­que tie­ne sus an­te­ce­den­tes, ese año­mar­ca el ini­cio de la ce­le­bra­ción que, po­co a po­co, se uni­ver­sa­li­zó.

El ci­ne co­mo in­dus­tria y, por lo tan­to, co­mo ge­ne­ra­dor de tra­ba­jo, no ha es­ca­pa­do del de­ba­te en torno a la igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Un ejem­plo de ello es que en to­da la his­to­ria de los pre­mios Ós­car, so­lo una mujer ha ga­na­do la es­ta­tui­lla para la me­jor di­rec­ción (a Kathryn Bi­ge­low por The Hurt Loc­ker).

Con ba­se en un es­tu­dio del 2014, en el que se ana­li­za­ron 1.452 fil­mes de 11 paí­ses, el Ins­ti­tu­to Gee­na Da­vis so­bre Gé­ne­ro en los Me­dios re­ve­ló que so­lo el 21% de las pe­lí­cu­las fue­ron rea­li­za­das por mu­je­res.

Ade­más, son­mu­je­res un 7% de quie­nes ocu­pan la di­rec­ción, un 20% de quie­nes escriben el guion y un 23% de quie­nes se de­di­can a la pro­duc­ción.

La ma­yor pre­sen­cia fe­me­ni­naen la in­dus­tria­ci­ne­ma­to­grá­fi­ca es­tá en el cam­po de la ac­tua­ción. Sin em­bar­go, so­lo el 23% de los fil­mes es pro­ta­go­ni­za­do por una mujer y, lo más alar­man­te, so­lo el 31% tie­nen un pa­pel con diá­lo­go. Los por­cen­ta­jes ba­jan más cuan­do se tra­ta de fil­mes de ac­ción o aven­tu­ra.

Es­to se une a las de­nun­cias de ce­le­bri­da­des, co­mo Meryl Streep o Pa­tri­cia Ar­quet­te, acer­ca de la fal­ta de opor­tu­ni­da­des para mu­je­res ma­yo­res en la in­dus­tria holly­woo­den­se.

Otro as­pec­to re­le­van­te: el es- tu­dio mues­tra que es cin­co ve­ces más pro­ba­ble que una mujer apa­rez­ca en es­ce­na tras un comentario pro­ve­nien­te de un hom­bre, y que, com­pa­ra­ti­va­men­te con los hom­bres, el do­ble de ac­tri­ces apa­re­cen con ves­tua­rio se­xual­men­te re­ve­la­dor o al­gún gra­do de des­nu­dez.

En Cos­ta Ri­ca, el pa­no­ra­ma ha ido me­jo­ran­do a par­tir del 2000, aun­que to­da­vía es­ta­mos le­jos de ob­te­ner una igual­dad en cuan­to a pre­sen­cia de mu­je­res rea­li­za­do­ras. Otro tema es cuán­tas­mu­je­res se pue­den sos­te­ner eco­nó­mi­ca­men­te con es­ta pro­fe­sión.

En es­te si­glo, en Cos­ta Ri­ca se han pro­du­ci­do 50 lar­go­me­tra­jes de fic­ción, de los cua­les ocho tie­nen a una mujer tras las cá­ma­ras, lo cual re­pre­sen­ta un 16%; ade­más, un fil­me fue co­di­ri­gi­do por una mujer.

En el pa­sa­do Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne se es­tre­na­ron sie­te cortometrajes rea­li­za­dos por mu­je­res, lo cual man­tie­ne una ten­den­cia en la pro­duc­ción de cor­tos. Es­te es un buen ni­cho para au­gu­rar que pron­to el país con­ta­rá con más lar­go­me­tra­jes de mu­je­res ci­neas­tas.

Du­ran­te mar­zo y abril, Preám­bu­lo celebra el Día In­ter­na­cio­nal de la Mujer con una pro­gra­ma­ción es­pe­cial y res­ca­ta cua­tro de esos cor­tos; ade­más, pre­sen­ta fil­mes di­ri­gi­dos por rea­li­za­do­ras de di­fe­ren­tes paí­ses para que el pú­bli­co pue­da co­no­cer la his­to­ria del ci­ne de mu­je­res. La ofer­ta in­clu­ye las pro­duc­cio­nes El ár­bol, Be­lle­za, va­len­tía y for­ta­le­za en la ocu­pa­da Cis­jor­da­nia, Ca­be­za de or­quí­dea, y El des­per­tar de las hor­mi­gas: ni­ñez

Nue­vas vo­ces

En El ár­bol, Ro­ya Esh­rag­hi fil­ma una his­to­ria mi­ni­ma­lis­ta de hon­do ca­la­do, en el que la di­rec­to­ra tam­bién es pro­ta­go­nis­ta y re­fle­xio­na, mien­tras re­si­día en Cu­ba, so­bre las raí­ces que ha­cen a al­guien per­te­ne­cer a un lu­gar o una fa­mi­lia.

Así, fil­ma un ár­bol que se re- sis­te a des­apa­re­cer, sus raí­ces atra­vie­san el ce­men­to a tra­vés de las rui­nas de un vie­jo edi­fi­cio en La Ha­ba­na y su co­pa se yer­gue ma­jes­tuo­sa, con un ver­dor que des­ta­ca en el pai­sa­je.

La mú­si­ca, ves­tua­rio e idio­ma co­nec­tan a la ci­neas­ta con Irán, su tie­rra na­tal; su pa­dre le ha­bla a tra­vés de un te­lé­fono y re­ci­ta un poe­ma so­bre el ár­bol que nun­ca ha vis­to, pe­ro del cual ha oí­do; de es­ta ma­ne­ra, el fil­me se con­vier­te en un tes­ta­men­to de in­ten­cio­nes que vin­cu­la di­fe­ren­tes es­pa­cios fí­si­cos y acer­ca a la fa­mi­lia y al es­pec­ta­dor con la his­to­ria.

A va­rios ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, en la le­ja­na Pa­les­ti­na, Glo­rian­na Xi­men­daz fil­ma Be­lle­za, va­len­tía y for­ta­le­za en la ocu­pa­da Cis­jor­da­nia, obra an­te to­do de ca­rác­ter po­lí­ti­co, en la que se de­nun­cia la ocu­pa­ción is­rae­li­ta en tie­rras pa­les­ti­nas, tema que en los úl­ti­mos me­ses ha co­bra­do ma­yor re­le­van­cia: el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU le or­de­nó a Is­rael, en di­ciem­bre, de­te­ner los asen­ta­mien­tos en Cis­jor­da­nia.

El fo­co del cor­to­me­tra­je es evi­den­ciar el va­lor hu­mano de quie­nes ha­bi­tan allí; por es­to, la mú­si­ca, los bai­les y las ri­sas es­tán pre­sen­tes, más allá del do­lor y el su­fri­mien­to por la ocu­pa­ción. La di­rec­to­ra fil­ma tres his- to­rias que per­mi­ten co­no­cer la reali­dad de la gen­te y sus par­ti­cu­la­res lu­chas, su for­ma de vi­da, sus sue­ños y el con­tex­to en el que vi­ven.

En Es­pa­ña, An­gé­li­ca Sán­chez de­ci­de, jun­to a sus com­pa­ñe­ras de pi­so, ha­cer un vi­deo­dia­rio co­mo par­te de su más­ter en do­cu­men­tal crea­ti­vo, el re­sul­ta­do es Ca­be­za de or­quí­dea. Es un ho­nes­to tra­ba­jo en el que ex­po­ne su in­ti­mi­dad con un do­ble pro­pó­si­to: te­ner una ca­tar­sis per­so­nal y abrir el diá­lo­go con el es­pec­ta­dor so­bre la se­xua­li­dad fe­me­ni­na, un tema que si­gue sien­do ta­bú.

Fil­me de ca­rác­ter con­fe­sio­nal, en el que las jó­ve­nes ha­blan so­bre sus di­fi­cul­ta­des y desave­nen­cias con sus pa­re­jas sen­ti­men­ta­les y, en es­pe­cí­fi­co, so­bre las re­la­cio­nes coita­les.

En el ca­so de An­gé­li­ca, ella cuen­ta que tie­ne va­gi­nis­mo cu­ya de­fi­ni­ción cien­tí­fi­ca se­ría: “Dis­fun­ción se­xual ca­rac­te­ri­za­da por un es­pas­mo in­vo­lun­ta­rio de la­mus­cu­la­tu­ra que ro­dea la va­gi­na al intentar el coi­to y que im­po­si­bi­li­ta la pe­ne­tra­ción”. No obs­tan­te, en el cor­to­me­tra­je, la di­rec­to­ra lo ex­pli­ca de ma­ne­ra más sen­si­ti­va y co­ti­dia­na, des­mi­ti­fi­can­do es­te­reo­ti­pos so­bre la se­xua­li­dad.

El des­per­tar de las hor­mi­gas: ni­ñez es un am­bi­cio­so pro­yec­to de la rea­li­za­do­ra An­to­ne­lla Su­da­sas­si, el cual­bus­ca ha­blar so­bre la se­xua­li­dad fe­me­ni­na en di­fe­ren­tes eta­pas de la vi­da. En es­ta pri­me­ra en­tre­ga, ella fil­ma un poé­ti­co re­tra­to del des­per­tar se­xual de Lu­cia­na, ni­ña que em­pie­za a co­no­cer su cuer­po y a sen­tir co­sas que nun­ca an­tes ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do.

Con un su­ges­ti­vo di­se­ño so­no­ro y una pues­ta en es­ce­na que trans­mi­te va­ria­das sen­sa­cio­nes, des­de un man­go maduro que cae al sue­lo, has­ta hor­mi­gas ca­mi­nan­do por la piel, la cá­ma­ra man­tie­ne la ac­ti­tud ex­plo­ra­do­ra de la pro­ta­go­nis­ta y los en­cua­dres re­fuer­zan que la his­to­ria es con­ta­da des­de su pers­pec­ti­va.

CORTESÍA DE DA­VID RO­DRÍ­GUEZ.

Ci­neas­tas na­cio­na­les. Glo­rian­na Xi­men­daz, Ro­ya Esh­rag­hi, An­to­ne­lla Su­da­sas­si y An­gé­li­ca Sán­chez (or­den usual) son par­te de una nue­va ge­ne­ra­ción de ta­len­to­sas rea­li­za­do­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.