El po­der po­lí­ti­co y su in­ves­ti­du­ra ce­les­tial (y vi­ce­ver­sa)

Un análisis que se acer­ca al li­bro De­trás del trono. (Un via­je fi­lo­só­fi­co por el pe­ca­do, el de­li­to y la cul­pa), con el que Ana Lu­cía Fon­se­ca ga­nó el pre­mio na­cio­nal en en­sa­yo

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Ensayo -

C

os­ta Ri­ca es –to­da­vía hoy– un Es­ta­do con­fe­sio­nal. Es de­cir, en la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de la Re­pú­bli­ca se es­ta­ble­ce que la re­li­gión ofi­cial del Es­ta­do es la ca­tó­li­ca, apos­tó­li­ca y ro­ma­na:

Ar­tícu­lo 75: La Re­li­gión Ca­tó­li­ca, Apos­tó­li­ca, Ro­ma­na, es la del Es­ta­do, el cual con­tri­bu­ye a su man­te­ni­mien­to, sin im­pe­dir el li­bre ejer­ci­cio en la Re­pú­bli­ca de otros cul­tos que no se opon­gan a la mo­ral uni­ver­sal ni a las bue­nas cos­tum­bres.

Es­te es uno de los ras­gos co­lo­nia­les que más pe­so sim­bó­li­co tie­ne en las nor­mas ju­rí­di­cas vi­gen­tes en nues­tro país. Dos ideas son pro­ble­má­ti­cas en el ar­tícu­lo 75: 1) exis­te una mo­ral uni­ver­sal, y 2) el Es­ta­do pue­de pro­fe­sar una re­li­gión.

Al ser el Es­ta­do una fic­ción ju­rí­di­ca, no pue­de te­ner creen­cias de nin­gún ti­po, in­clui­das las re­li­gio­sas; ade­más, no exis­te tal co­sa co­mou­na mo­ral uni­ver­sal. Al con­tra­rio, los pre­cep­tos his­tó­ri­ca y so­cial­men­te cons­trui­dos acer­ca de lo que es mo­ral o no, va­rían de una cul­tu­ra a otra y cam­bian con el tiem­po.

Ape­sar de que es­te ar­tícu­lo ca­re­ce deu­na jus­ti­fi­ca­ción ra­cio­nal bá­si­ca y no os­ten­ta nin­gu­na le­gi­ti­mi­dad, má­sa­llá del pri­vi­le­gio im­pues­to por me­dio de la con­quis­ta de la Co­ro­na es­pa­ño­la so­bre es­tas tie­rras, pa­re­ce es­tar tan vi­gen­te co­mo en tiem­pos de la Co­lo­nia. A la fe­cha se han pre­sen­ta­do tres pro­yec­tos de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que te­nían co­mo ob­je­ti­vo sa­tis­fa­cer uno de los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de re­pú­bli­ca de­mo­crá­ti­ca: la se­pa­ra­ción en­tre los asun­tos de Es­ta­do y los asun­tos de or­den re­li­gio­so. Sin em­bar­go, esos pro­yec­tos no han lle­ga­do a buen puer­to.

¿Por qué ha si­do tan di­fí­cil re­for­mar la Cons­ti­tu­ción pa­ra dar­le el ca­rác­ter lai­co al Es­ta­do cos­ta­rri­cen­se? ¿De dón­de vie­ne el te­mor de un sec­tor de la po­bla­ción an­te la idea de un Es­ta­do neu­tral an­te los di­ver­sos cre­dos re­li­gio­sos?

El li­bro De­trás del trono. (Un via­je fi­lo­só­fi­co por el pe­ca­do, el de­li­to y la cul­pa), por el cual la fi­ló­so­fa y profesora de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca Ana Lu­cía Fon­se­ca fue re­co­no­ci­da con el Pre­mio Na­cio­nal Aqui­leo J. Eche­ve­rría en En­sa­yo, es un re- cur­so fas­ci­nan­te y es­cla­re­ce­dor, con el fin de com­pren­der es­ta si­tua­ción an­te la cual mu­chas per­so­nas sen­ti­mos frus­tra­ción y des­con­cier­to.

Bus­car ex­pli­ca­cio­nes

Ene­fec­to, es­te li­bro nos lle­va a tra­vés de un via­je, que es tan­to eru­di­to co­mo ín­ti­mo, en bús­que­da de ex­pli­ca­cio­nes que sur­gen de pre­gun­tas que, en an­te cier­tas mi­ra­das, son cuan­do me­nos ac­tos de in­so­len­cia. Cues­tio­nar el po­der po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co de la je­rar­quía ca­tó­li­ca lle­vó a mu­chos a ex­pe­ri­men­tar te­rri­bles for­mas de tor­tu­ra e, in­clu­so, la muer­te, du­ran­te el pe­rio­do de la San­ta In­qui­si­ción en Eu­ro­pa.

Si bien hoy no es­ta­mos en ries­go de su­frir ta­les for­mas de in­ti­mi­da­ción, sí es cier­to que con­ti­núan exis­tien­do me­ca­nis­mos­de con­trol, cen­su­ra eim­po­si­ción de la vo­lun­tad ecle­siás­ti­ca. En nues­tro país abun­dan los ejem­plos que pue­den ser ana­li­za­dos a la luz de los só­li­dos ar­gu­men­tos y tra­za­dos his­to­rio­grá­fi­cos que Ana Lu­cía Fon­se­ca va anu­dan­do en su tex­to.

El tras­la­po en­tre pe­ca­do y de­li­to si­gue per­mean­do el mo­do en que se pro­du­ce la nor­ma ju­rí­di­ca en nues­tro país. El me­ca­nis­mo que pro­du­ce es­te cru­za­mien­to, nos ex­pli­ca Fon­se­ca, pro­vie­ne de un lar­go pro­ce­so de in­te­gra­ción en­tre el or­den po­lí­ti­co y el or­den ecle­siás­ti­co. Una re­la­ción de mu­tuo be­ne­fi­cio se fue cons­tru­yen­do des­de el sur­gi­mien­to del cris­tia­nis­mo has­ta lo­grar una na­tu­ra­li­za­ción de la su­pues­ta ne­ce­si­dad de un or­den di­vino del cual se pue­da de­ri­var la au­to­ri­dad pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción de la jus­ti­cia te­rre­nal.

La san­grien­ta y bru­tal con­quis­ta y co­lo­ni­za­ción de lo que hoy de­no­mi­na­mos Amé­ri­ca La­ti­na, se hi­zo en nom­bre de los Re­yes Ca­tó­li­cos. Y co­mo de­ta­lla Fon­se­ca: “Uni­fi­ca­ción te­rri­to­rial se­lla­da por un ma­tri­mo­nio es­tra­té­gi­co, uni­for­mi­dad religiosa por el ce­lo doc­tri­nal de la In­qui­si­ción, ho­mo­ge­nei­dad lingüística en la ex­pre­sión y re­cons­truc­ción mí­ti­ca de la his­to­ria con la que Es­pa­ña le­gi­ti­mó la con­quis­ta en nom­bre del mis­mo Dios: he aquí el se­llo na­cio­nal de la “Ma­dre pa­tria” yla im­pron­ta pa­ra sus hi­jos e hi­jas del “Nue­vo Mun­do”. Pe­ro de to­do es­te pro- gra­ma uni­fi­ca­dor, la re­li­gión re­sul­tó ser el más im­por­tan­te ele­men­to de cohe­sión, pri­me­ro pa­ra Es­pa­ña y des­pués pa­ra los pue­blos con­quis­ta­dos” (p. 58).

Men­ta­li­dad con­tra­rre­for­mis­ta

Y es­te pro­ce­so de le­gi­ti­ma­ción mu­tua, en­tre la ins­ti­tu­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca y la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca ca­tó­li­ca, ha pro­ba­do ser tan pro­duc­ti­va pa­ra acu­mu­lar y pro­te­ger pri­vi­le­gios pa­ra los sec­to­res so­cia­les do­mi­nan­tes, que per­sis­te has­ta nues­tros días.

Al­gu­nos co­men­ta­ris­tas e in­te­lec­tua­les de­no­mi­nan es­te es­ta­do de co­sas­co­mo“se­cu­la­ri­za­ción in­com­ple­ta”. Con­si­de­ro que es al­go más com­ple­jo aún que lo vi­si­ble des­de una mi­ra­da li­neal cen­tra­da en Eu­ro­pa.

Quie­ro, más bien, con­cen­trar­me en uno de los apor­tes más crí­ti­cos que Ana Lu­cía Fon­se­ca ofre­ce en es­te li­bro y que nos ayu­dan a com­pren­der la di­ná­mi­ca de po­der y au­to­ri­dad que si­gue pre­sen­te en nues­tros días, in­clu­so den­tro de los di­ver­sos po­de­res de la Re­pú­bli­ca.

Me re­fie­ro a lo que Fon­se­ca de­no­mi­na co­mo “men­ta­li­dad con­tra­rre­for­mis­ta”:“(…) uso el tér­mino “con­tra­rre­for­mis­ta” pa­ra re­fe­rir­me no so­lo al pen­sa­mien­to pro­pio del pe­rio­do his­tó­ri­co de las con­fron­ta­cio­nes re­li­gio­sas del si­glo XVI, sino al pen­sa­mien­to que tie­ne en­tre sus ca­rac­te­rís­ti­cas la ex­clu­sión de la di­fe­ren­cia, la per­se­cu­ción de “he­re­jías”, la doc­tri­na de la úni­ca mo­ral y la creen­cia de que los jui­cios en nom­bre de la fe o de la ley es­tán am­pa­ra­dos en va­lo­res su­pe­rio­res, ab­so­lu­tos y de aca­ta­mien­to obli­ga­to­rio. (…) Den­tro de la doc­tri­na se cus­to­dia la esen­cia de la vir­tud o de la li­ci­tud, fue­ra de ella se cier­ne el pe­li­gro del pe­ca­do y del de­li­to”(pá­gi­na 60).

Desafío u ac­to hos­til

Ba­jo es­te mo­de­lo de do­mi­na­ción po­lí­ti­co-religiosa, to­do in­ten­to de dis­cu­tir las nor­mas, las res­tric­cio­nes, las san­cio­nes, los pri­vi­le­gios de quie­nes juz­gan y de quie­nes pros­cri­ben o au­to­ri­zan, se trans­for­ma en un ac­to de desafío que no pue­de ser to­le­ra­do y que, por lo tan­to, de­be ser anu­la­do a co­mo dé lu­gar.

La con­cep­tua­li­za­ción del di­sen­so o de la crítica ha­cia es­te sis­te­ma de do­mi­na­ción co­mo un ac­to hos­til con­tra las per­so­nas que pro­fe­san una re­li­gión, es una de las más efi­ca­ces es­tra­te­gias re­tó­ri­cas pa­ra des­viar la aten­ción y ter­gi­ver­sar lo que se es­tá po­nien­do en cues­tión.

Ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia, acla­ra Fon­se­ca, la crítica ha­cia los usos de es­te dis­po­si­ti­vo ins­ti­tu­cio­nal re­li­gio­so-po­lí­ti­co no im­pli­ca un ata­que a las creen­cias es­pi­ri­tua­les de las per­so­nas. Lo que se exi­ge, al de­man­dar la lai­ci­dad del Es­ta­do, es que no se pri­vi­le­gie en la ley y en la po­lí­ti­ca pú­bli­ca, una for­ma de ver el mun­do y la vi­da, a cos­ta de la dis­cri­mi­na­ción (que pue­de lle­gar a ser fa­tal) con­tra quie­nes no com­par­ten esa cos­mo­vi­sión.

El re­to de­mo­crá­ti­co es cons­truir una vi­sión com­par­ti­da, en res­pe­to a la di­fe­ren­cia. Ne­ce­si­ta­mos de una éti­ca sin víc­ti­mas, nos di­ce Ana Lu­cía Fon­se­ca.

Y con­si­de­ro que hoy, más que nun­ca an­tes, es­te lla­ma­do es­tá car­ga­do de un sen­ti­do de ur­gen­cia que ade­más de orien­tar­nos ha­cia for­mas más ama­bles de co­exis­tir en so­cie­dad, nos es­tá aler­tan­do so­bre el re­sur­gi­mien­to de ame­na­zas que po­drían po­ner en ries­go in­clu­so la me­ra su­per­vi­ven­cia hu­ma­na. Na­die quie­re ima­gi­nar­se lo que po­dría ser una gue­rra san­ta glo­bal en el si­glo XXI. No obs­tan­te, re­sul­ta alar­man­te cons­ta­tar que esa idea es­tá ca­da día más le­jos de ser me­ra fic­ción.

AL­BERT MA­RÍN.

El li­bro de en­sa­yo De­trás del trono. (Un via­je fi­lo­só­fi­co por el pe­ca­do, el de­li­to y la cul­pa) fue pu­bli­ca­do por la Edi­to­rial Ar­le­kín. La fi­ló­so­fa Ana Lu­cía Fon­se­ca, su au­to­ra, es profesora e in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.