¿SON ‘COS­TA RI­CA’Y‘UPE’ DE ORI­GEN HUETAR?

Un es­pe­cia­lis­ta nos guía en el mé­to­do pa­ra de­mos­trar el ori­gen huetar de las pa­la­bras cos­ta­rri­cen­ses

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - EL AU­TOR ES PRO­FE­SOR DE ES­PA­ÑOL Y ES­TU­DIOS LA­TI­NOA­ME­RI­CA­NOS DE LA UNI­VER­SI­DAD DE BERGEN (NO­RUE­GA); ES MIEM­BRO DE LA ACA­DE­MIA DE GEO­GRA­FÍA E HIS­TO­RIA DE COS­TA RI­CA Y DE LA ACA­DE­MIA COS­TA­RRI­CEN­SE DE LA LEN­GUA.-

El huetar, idio­ma per­te­ne­cien­te a la fa­mi­lia chib­cha y, por lo tan­to, em­pa­ren­ta­do con len­guas cos­ta­rri­cen­ses co­mo el ma­le­cu, el ca­bé­car, el bri­bri, el bo­ru­ca y el té­rra­ba, se ha­bló en gran par­te del te­rri­to­rio na­cio­nal du­ran­te el si­glo XVI. Va­rios es­pa­ño­les de laé­po­ca lle­ga­ron a do­mi­nar­lo; ade­más, va­lién­do­me de los tes­ti­mo­nios que me han da­do al­gu­nos an­cia­nos, hay bue­nos in­di­cios pa­ra pen­sar que aún a prin­ci­pios del si­glo XX­se man­tu­vo vi­gen­te, por lo me­nos en co­mu­ni­da­des de ori­gen huetar de los can­to­nes de Pu­ris­cal y Acos­ta.

La pri­me­ra men­ción de los hue­ta­res pro­vie­ne de 1522, con la ex­pe­di­ción de Gil Gon­zá­lez Dávila. A par­tir de es­ta fe­cha se ha­ce re­fe­ren­cia a ellos en di­fe­ren­tes cró­ni­cas, pe­ro es en 1561, con la lle­ga­da de los es­pa­ño­les al Va­lle Cen­tral, cuan­do se en­tra en con­tac­to di­rec­to y cons­tan­te con di­cha et­nia.

Las con­se­cuen­cias de es­te con­tac­to fue­ron ne­fas­tas pa­ra la su­per­vi­ven­cia de la po­bla­ción au­tóc­to­na y de su len­gua an­ces­tral, de tal for­ma que el huetar pa­só al pan­teón lin­güís­ti­co sin pe­na ni glo­ria, no obs­tan­te ha­ber si­do “la len­gua ge­ne­ral de la pro­vin­cia de Cos­ta Ri­ca”; es de­cir, el prin­ci­pal me­dio de co­mu­ni­ca­ción en­tre gru­pos ét­ni­cos de di­cha pro­vin­cia, in­clui­dos los his­pa­noha­blan­tes. Al­gu­nos de es­tos úl­ti­mos, co­mo fray Agus­tín deCe­va­llos (1610) y el go­ber­na­dor Die­go del Cu­bi­llo (1615), afir­ma­ron ha­ber es­cri­to sen­dos ca­te­cis­mos en huetar, pe­ro no se sa­be dón­de es­tán.

Fue­ra de es­tas afir­ma­cio­nes, no se tie­ne no­ti­cia de que la len­gua huetar, a di­fe­ren­cia de otras –co­mo el cho­ro­te­ga y el muis­ca (Co­lom­bia), ex­tin­tas pe­ro bien do­cu­men­ta­das– ofre­cie­ra in­te- rés en­tre los doc­tos de la épo­ca; ra­zón por la cual la­men­ta­ble­men­te se co­no­ce­muy po­co, me­jor di­cho ca­si na­da, de es­te idio­ma. Por eso, de ha­llar­se los ca­te­cis­mos an­tes men­cio­na­dos, o al­gún otro ma­te­rial es­cri­to en huetar, se­ría una gran sal­va­ción en to­do sen­ti­do, so­bre to­do pa­ra ob­te­ner un co­no­ci­mien­to fir­me y pro­fun­do de es­ta len­gua ne­ta­men­te cos­ta­rri­cen­se.

¿Ta­rea te­me­ra­ria?

A cau­sa del co­no­ci­mien­to tan pre­ca­rio que te­ne­mos de es­te idio­ma, es­ta­ble­cer el ori­gen de una pa­la­bra o es­truc­tu­ra gra­ma­ti­cal pro­ve­nien­tes del huetar es un asun­to asaz di­fí­cil y, por qué no, has­ta te­me­ra­rio. Es co­mo que­rer le­van­tar una ca­sa que­ma­da a par­tir de los po­cos pa­los que se sal­va­ron del in­cen­dio. Pe­ro si no te­ne­mos fotos o pla­nos de es­ta ca­sa, o al­gu­na per­so­na que la co­no­cie­ra a fon­do, cual­quier re­cons­truc­ción se­ría pu­ra fan­ta­sía. La si­tua­ción se tor­na aún más di­fí­cil cuan­do el tiem­po pa­sa: se des­tru­yen las fotos o los pla­nos, y mue­ren las per­so­nas que la re­cor­da­ban; por con­si­guien­te, ya no ten­dría­mos mo­do de re­cons­truir­la, ni me­nos de com­pro­bar si la re­cons­truc­ción cal­za con su es­truc­tu­ra ori­gi­nal.

La úni­ca for­ma de re­cons­truir­la, o de traer­la a la vi­da, es ha­llan­do las fotos o los pla­nos. Al­go si­mi­lar es lo que su­ce­de con la len­gua huetar.

Mien­tras no reapa­rez­can “los pla­nos de la ca­sa huetar”; es de­cir, los ca­te­cis­mos u otro­ma­te­rial es­cri­tos en es­ta len­gua, que qui­zás an­den per­di­dos por al­gu­na bi­blio­te­ca, con­ven­to o archivo his­tó­ri­co, pú­bli­cos o pri­va­dos, lo po­quí­si­mo que sa­be­mos de es­te idio­ma has­ta la fe­cha pro­vie­ne de cua­tro fuen­tes:

1. Pa­la­bras de com­pro­ba­do ori­gen huetar. Se tra­ta de una exi­gua can­ti­dad re­gis­tra­da por los con­quis­ta­do­res, ta­les co­mo

bi­ri­te­ca, ‘mu­jer gue­rre­ra’; ybux, ‘je­fe’; urí, 'hi­jo [de je­fe]’, Ta­yu­tic ‘va­lle de Ta­yut [nom­bre pro­pio]’, y una que otra más.

2. Nom­bres de lu­gar, ex­ten­di­dos prin­ci­pal­men­te por elVa­lle Cen­tral y su al­re­de­do­res, ha­bi­ta­dos por hue­ta­res al mo­men­to de la con­quis­ta: Ac­se­ríoA­queçe­rí (ac­tual Ase­rrí), Chu­cas­que, Co o Coo (hoy Cot), Co­rri­ra­vá (hoy Cu­rri­da­bat), Quir­có (hoy Quir­cot), Oro­si, Uxa­rraçi (hoy Uja­rrás) y unos cien­tos más.

3. Al­gu­nos nom­bres de per­so­na que se re­gis­tran en los ar­chi­vos his­tó­ri­cos del país en re­la­ción con cen­sos de po­bla­ción, li­bros sa­cra­men­ta­les o tex­tos ju­rí­di­cos de la Co­lo­nia: Ca­biz­ca­ra, Cho­bor, Pe­rroz o Po­rrós, To­biós, Tu­ba­rra y otras de­ce­nas más.

4. Nom­bres co­mu­nes, de los cua­les se sa­be que son hue­ta­res de­bi­do a es­tu­dios lin­güís­ti­co­com­pa­ra­ti­vos: ha­bien­do per­te­ne­ci­do es­te idio­ma al tron­co lin­güís­ti­co chib­cha, se pue­den es­ta­ble­cer si­mi­li­tu­des sis­te­má­ti­cas con len­guas de la mis­ma fa­mi­lia, tan­to en su for­ma co­mo en su con­te­ni­do. Es el ca­so de pa­la­bras co­mo so­ró, 're­si­duo' (ma­le­cu, lho­ro; guay­mí, ng­wä­rä); po­ró (ca­bé­car, bo­lò; bo­ru­ca, bru

cra), tar­guá (ca­bé­car, da­là) yes­tu­cu­ca, ‘pa­lo­ma sil­ves­tre’ (ma­le­cu, mulh­tu­tu­cu; pesh –len­gua chib­cha hon­du­re­ña–, tu­kuk).

Atra­vés del aná­li­sis de lo an­te­rior, se han po­di­do es­ta­ble­cer cier­tos cri­te­rios que se si­guen pa­ra de­ter­mi­nar el ori­gen huetar de una pa­la­bra, a sa­ber:

Cri­te­rio do­cu­men­tal: Obli● ga­to­ria­men­te se par­te de vo­ces re­gis­tra­das a las cua­les se quie­re ave­ri­guar su per­te­nen­cia a la len­gua en cues­tión; en con­se­cuen­cia, aquí no ca­ben ni va­len las su­po­si­cio­nes. Por lo tan­to, no se pue­de afir­mar, por ejem­plo, que en huetar ‘dor­mir’ se di­je­ra * ca­pi– por­que en ca­bé­car se di­ce

ka­pí, en bri­bri, ka­pì, en bo­ru­ca, cap y en muis­ca, quyby–, sim-

“(...) lo que in­va­li­da la su­po­si­ción de upe co­mo huetar es que no es­tá do­cu­men­ta­do el seg­men­to -pe con el sig­ni­fi­ca­do de ‘gen­te’ en es­te idio­ma, ni por tra­di­ción oral, ni por tes­ti­mo­nios, ni por re­cons­truc­ción his­tó­ri­ca, ni por na­da El huetar pa­só al pan­teón lin­güís­ti­co sin pe­na ni glo­ria, no obs­tan­te ha­ber si­do “la len­gua ge­ne­ral de la pro­vin­cia de Cos­ta Ri­ca”; es de­cir, el prin­ci­pal me­dio de co­mu­ni­ca­ción en­tre gru­pos ét­ni­cos de di­cha pro­vin­cia.

ple­men­te por­que no hay cons­ta­ta­ción al­gu­na de que así fue­ra. Cri­te­rio fo­né­ti­co o grá­fi­co: La pa­la­bra en cues­tión de­be­rá se­guir las re­glas del sis­te­ma fo­né­ti­co o grá­fi­co es­ta­ble­ci­das pa­ra el huetar. Por ejem­plo, no hay pa­la­bras de ori­gen huetar con <ñ>; de mo­do que no val­dría la pe­na bus­car un ori­gen huetar a pa­la­bras cos­ta­rri­cen­ses co­mo

ñis­ca, ‘ex­cre­men­to’ o ñon­ga, ‘raíz grue­sa’.

-Cri­te­rio gra­ma­ti­cal: Se de­be man­te­ner el or­den gra­ma­ti­cal es­ta­ble­ci­do pa­ra es­ta len­gua (por cier­to, prác­ti­ca­men­te na­da se sa­be de la gra­má­ti­ca del huetar).

Cri­te­rio geo­grá­fi­co: Que sea una pa­la­bra so­la y úni­ca­men­te pro­ve­nien­te de las re­gio­nes don­de vi­vían los hue­ta­res; en es­te ca­so, elVa­lle Cen­tral. Si se re­gis­tra en otras re­gio­nes o paí­ses don­de no exis­tió la cul­tu­ra huetar, di­fí­cil­men­te se podría acep­tar su afi­lia­ción huetar. Cri­te­rio et­no­se­mán­ti­co: Que el sig­ni­fi­ca­do de di­chas pa­la­bras se cir­cuns­cri­ba al ám­bi­to cul­tu­ral en que se desen­vol­vió la et­nia huetar, y oja­lá ten­ga cog­na­dos o co­rres­pon­den­cias de pa­ren­tes­co con len­guas de la mis­ma fa­mi­lia.

A to­do es­to, en mu­chas oca­sio­nes la tra­di­ción oral; es de­cir, el sa­ber que se trans­mi­te a tra­vés de las ge­ne­ra­cio­nes, pue­de ser de mu­cho va­lor pa­ra es­cla­re­cer la afi­lia­ción huetar de una voz. Tal es el ca­so de la pa­la­bra

chas­cú , que apa­re­ce en un do­cu­men­to de Bar­va en el si­glo XVIII, pe­ro no con­sig­na el sig­ni­fi­ca­do; se vino a des­cu­brir en una pes­qui­sa que hi­ce en San Jo­sé de la Mon­ta­ña, don­de una se­ño­ra de an­ces­tros hue­ta­res me di­jo que sig­ni­fi­ca­ba ‘fri­jol de pa­lo’ ( Ca­ja­nus bi­co­lor). Lo mis­mo su­ce­dió con el to­pó­ni­mo Chi­cuá, cer­ca del vol­cán Ira­zú; el cual, de acuer­do con un ha­bi­tan­te del lu­gar, sig­ni­fi­ca ‘ojo de agua’.

Al­gu­nas mues­tras

Un ex­cur­so o di­gre­sión en ca­da uno de es­tos cri­te­rios que­da­ría fue­ra de cual­quier ten­ta­ti­vo se­rio y ob­je­ti­vo que quie­ra dar a co­no­cer lo que que­da del huetar o de cual­quier otra len­gua en la mis­ma si­tua­ción. Pon­ga­mos unos ejem­plos.

Has­ta ha­ce po­co se em­pleó en Cos­ta Ri­ca la pa­la­bra urás­con el sen­ti­do de ‘hi­jo me­nor’. Se pue­de con cer­te­za afir­mar que es de ori­gen huetar, por­que los con­quis­ta­do­res re­co­gie­ron la pa­la­bra uríy di­je­ron que sig­ni­fi­ca­ba ‘hi­jo de je­fe’; ade­más, se pue­de com­pa­rar con la pa­la­bra urán del ma­le­cu que sig­ni­fi­ca, pre­ci­sa­men­te, ‘hi­jo’. Por úl­ti­mo, es una pa­la­bra que no se re­gis­tra en otros paí­ses del área.

El río Po­rro­sa­tí (He­re­dia), que, de acuer­do con la tra­di­ción oral del lu­gar sig­ni­fi­ca ‘río de Po­rrós’, per­fec­ta­men­te se pue­de cir­cuns­cri­bir den­tro del vo­ca­bu­la­rio huetar, de­bi­do a que cum­ple con to­dos los cri­te­rios arri­ba es­ta­ble­ci­dos:

a) fo­né­ti­co, por­que mues­tra so­ni­dos que exis­tie­ron en huetar.

b) gra­ma­ti­cal: se pue­de des­com­po­ner en Po­rrós, un re­co­no­ci­do nom­bre de per­so­na huetar, y el seg­men­to –ti que se pue­de re­cons­truir co­mo ‘agua, río’ si­guien­do el pa­ren­tes­co del huetar con las len­guas del área (‘agua’ en­ma­le­cu es ti; en bo­ru­ca, dí? y en bri­bri, di); ade­más, si­gue el or­den es­ta­ble­ci­do de las len­guas chib­chas pa­ra mar­car per­te­nen­cia: el po­see­dor (Po­rrós) más lo po­seí­do ( río, agua).

c) geo­grá­fi­co: el nom­bre es na­ti­vo de un si­tio que otro­ra fue­ra par­te de la na­ción huetar (par­te alta de la pro­vin­cia de He­re­dia).

Hay ca­sos don­de se cum­plen dos o tres de los cri­te­rios men­cio­na­dos y, por lo tan­to, esa pa­la­bra pa­sa­ría a ser un po­si­ble hue­ta­ris­mo, co­mo su­ce­de con

ca­chí , 'va­rie­dad de tu­cán': por su es­truc­tu­ra fo­né­ti­ca podría ser huetar; su ex­ten­sión geo­grá­fi­ca se cir­cuns­cri­be a cier­tas par­tes del cen­tro del país ha­bi­ta­das por hue­ta­res; se re­fie­re a un ave co­mún de es­tas par­tes del mun­do, pe­ro no es­tá do­cu­men­ta­da co­mo de ori­gen huetar, ni tie­ne cog­na­dos (pa­la­bras em­pa­ren­ta­das) con las len­guas de la fa­mi­lia chib­cha, que apo­yen su afi­lia­ción.

Otro ca­so más­re­mo­to. La pa­la­bra arras, ‘mo­ne­das que los des­po­sa­dos se en­tre­gan co­mo sím­bo­lo de su unión’, podría, to­man­do el cri­te­rio fo­né­ti­co, ser per­fec­ta­men­te de ori­gen huetar, co­mo su­ce­de con pa­ta­rrá o

pu­tarrá, ‘be­ju­co’, y arra­gre, ‘ti­po de pa­nal’. No obs­tan­te, hay dos cri­te­rios que in­va­li­dan la hi­pó­te­sis huetar de arras: el et­no­se­mán­ti­co, pues la pa­la­bra se re­fie­re a mo­ne­das, que no exis­tían en la cul­tu­ra huetar, y el geo­grá­fi­co, por­que es una pa­la­bra usa­da en to­do el ám­bi­to his­pá­ni­co; o sea, no se li­mi­ta so­lo al Va­lle Cen­tral o a nues­tro país (con­súl­te­se la pá­gi­na en In­ter­net de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la pa­ra in­da­gar su ori­gen).

Pa­ra lle­gar a es­tas­con­clu­sio­nes, hay que te­ner ab­so­lu­ta cau­te­la y usar un ri­gor al­ta­men­te cien­tí­fi­co: si la pa­la­bra en cues­tión no reúne los re­qui­si­tos an­te­rio­res, es muy pro­ba­ble que no ha­ya si­do de ori­gen huetar, a pe­sar de los pe­sa­res y de lo mu­cho que nos ha­ya­mos en­ca­ri­ña­do con nues­tra pes­qui­sa. Ade­más, re­pi­to, se par­te de de­duc­cio­nes; o sea, del ma­te­rial do­cu­men­ta­do, no de in­duc­cio­nes o con­je­tu­ras; ni me­nos de pa­la­bras su­ge­ri­das, que por va­rias ra­zo­nes pu­die­ron ser, pe­ro que la­men­ta­ble­men­te no lo son, pre­ci­sa­men­te por no es­tar re­gis­tra­das o do­cu­men­ta­das.

Bús­que­da y tra­di­ción

Es lar­ga la tra­di­ción, en­tre va­rios in­te­lec­tua­les, de bus­car orí­ge­nes in­dí­ge­nas a vo­ca­blos del es­pa­ñol ha­bla­do en Cos­ta Ri­ca. Co­mo pio­ne­ro te­ne­mos a Juan Fer­nán­dez Fe­rraz, quien pu­bli­có en 1892 un en­sa­yo le­xi­co­grá­fi­co en el que pro­po­nía una eti­mo­lo­gía náhuatl a mu­chas de nues­tras pa­la­bras.

Den­tro de es­ta tra­di­ción se en­mar­ca el de­seo de “hue­ta­ri­zar”; o sea, de eti­mo­lo­gi­zar pa­la­bras nues­tras co­mo hue­ta­res, tal co­mo su­ce­de con Cos­ta Ri­ca y upe (Dio­ni­sio Ca­bal An­ti­llón,

Án­co­ra, 11 de ma­yo de 2008, y Ca­mi­nan­te­del­sur.com, 28 de di­ciem­bre de 2016, res­pec­ti­va­men­te). Ca­bal pro­po­neun­hi­po­té­ti­co * Co-ta­que-rri­que, de don­de pu­do ori­gi­nar­se Cos­ta­rri­ca( hoy Cos­ta Ri­ca). Es cier­to que hay pa­la­bras hue­ta­res co­mo Co­que­rri­que, un nom­bre­pro­pio, más el su­fi­jo –ic ‘va­lle, si­tio’, y que sig­ni­fi­ca ‘si­tio de Co­qui­rre’, de don­de pro­vie­ne el ac­tual Tu­cu­rri­que. Sin em­bar­go, no se cum­ple el cri­te­rio do­cu­men­tal: no hay re­gis­tra­da nin­gu­na for­ma * Co­ta­que­rri­que; no te­ne­mos, por lo tan­to, de qué va­ler­nos pa­ra va­li­dar la hi­pó­te- sis, y me­nos, en una len­gua tan es­ca­sa­men­te do­cu­men­ta­da. Si los con­quis­ta­do­res nos hu­bie­ran le­ga­do al­go así co­mo: “Co­ta

que­rri­que o Cos­ta­rri­ca, co­mo se co­no­ce es­ta tie­rra en­tre los hue­ta­res”, con su­ma tran­qui­li­dad se podría ar­gu­men­tar a fa­vor de su ori­gen no es­pa­ñol.

Hay otro fac­tor que se de­be­rá te­ner en men­te. El nom­bre da­do a nues­tro país se men­cio­na por pri­me­ra vez en 1539 co­mo Pro­vin­cia de Nue­va Car­ta­go yCos­ta Ri­ca, la cual com­pren­día una fran­ja­que­se ex­ten­día a lo lar­go del li­to­ral atlán­ti­co, des­de Hon­du­ras has­ta Pa­na­má y que, en sus ini­cios, no to­ca­ba el Va­lle Cen­tral.

Por otra par­te, en las cró­ni­cas de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XVI, don­de se em­pie­za a men­cio­nar a los hue­ta­res, no apa­re­ce por nin­gún la­do el nom­bre que es­tos le da­ban a su pro­pio te­rri­to­rio. ¿Có­mo es­ta­ble­cer que una et­nia, de la cual no se sa­bía ca­si na­da, lla­ma­ra Cos­ta Ri­ca o al­go si­mi­lar, a un te­rri­to­rio que, por lo de­más, en sus ini­cios ni si­quie­ra com­pren­día su pro­pia re­gión? Por lo tan­to, se­gún mi opi­nión, no te­ne­mos nin­gún fun­da­men­to, ni lin­güís­ti­co ni his­tó­ri­co, pa­ra con­ce­der a los hue­ta­res el ori­gen del nom­bre de nues­tro país.

Res­pec­to de upe, la pa­la­bra podría ser, des­de su cons­ti­tu­ción fo­né­ti­ca, de ori­gen huetar, y el sig­ni­fi­ca­do que se le ha pro­pues­to, ‘gen­te de la ca­sa’, podría tam­bién es­tar den­tro de los cri­te­rios cien­tí­fi­cos da­dos; se­rían los mis­mos que sir­vie­ron pa­ra pro­bar que Po­rro­sa­tí era ‘río o que­bra­da de Po­rrós’. El seg­men­to /u/ podría sig­ni­fi­car ‘ca­sa’, usan­do el mé­to­do de la com­pa­ra­ción lin­güís­ti­ca: usú, ‘sa­li­da de una ma­dri­gue­ra’, ade­más de que ‘ca­sa’ en bo­ru­ca y en bri­bri se di­ce ú, y hu en ca­bé­car y guai­mí. Fi­nal­men­te, es una pa­la­bra ne­ta­men­te ti­ca.

No obs­tan­te, y al igual que el ca­so an­te­rior, lo que in­va­li­da la su­po­si­ción de upe co­mo huetar es que no es­tá do­cu­men­ta­do el seg­men­to -pe con el sig­ni­fi­ca­do de ‘gen­te’ en es­te idio­ma, ni por tra­di­ción oral, ni por tes­ti­mo­nios, ni por re­cons­truc­ción his­tó­ri­ca, ni por na­da; en cu­yo ca­so, de na­da sir­ve re­cu­rrir a la com­pa­ra­ción lin­güís­ti­ca, a pe­sar de que pi en bri­bri y abí en bo­ru­ca sig­ni­fi­quen ‘per­so­na’. Por­que, co­mo aca­ba­mos de ver, en la cons­ta­ta­ción de hue­ta­ris­mos no son via­bles las con­je­tu­ras ni las su­po­si­cio­nes.

Pa­ra re­sol­ver to­dos es­tos enig­mas y va­ler­nos­de un mé­to­do ple­na­men­te cien­tí­fi­co pa­ra ave­ri­guar el ori­gen huetar de mu­chas pa­la­bras ti­cas que an­dan por ahí, huér­fa­nas y en bus­ca de su par­ti­da de na­ci­mien­to, me­jor au­ne­mos es­fuer­zos se­rios y sis­te­má­ti­cos pa­ra ras­trear el pa­ra­de­ro de los ca­te­cis­mos y con­fe­sio­na­rios en len­gua huetar. ¡Quién qui­ta un qui­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.