El evo­ca­dor uni­ver­so de la pe­lí­cu­la No­so­tras/Ellas.

Se cons­tru­ye co­mo pe­lí­cu­la a par­tir de la fil­ma­ción aza­ro­sa de las mu­je­res de la fa­mi­lia

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - EL AU­TOR ES MIEM­BRO DE LA FE­DE­RA­CIÓN IN­TER­NA­CIO­NAL DE PREN­SA CI­NE­MA­TO­GRÁ­FI­CA (FIPRESCI). LA EN­TRE­VIS­TA FUE PU­BLI­CA­DA ORI­GI­NAL­MEN­TE EN Uns­ta­te Ma­ga­zi­ne EN ABRIL DEL 2016.-

En la edi­ción 2015 del pres­ti­gio­so fes­ti­val sui­zo Vi­sions du Reel, es­pe­cia­li­za­do en ci­ne do­cu­men­tal, se pre­sen­tó No­so­tras/Ellas, una mo­des­ta pe­lí­cu­la ar­gen­ti­na que su­po­nía el de­but en la di­rec­ción de Ju­lia Pes­ce. Mues­tra la con­vi­ven­cia co­ti­dia­na de nue­ve mu­je­res de su pro­pio en­torno fa­mi­liar du­ran­te el que pro­ba­ble­men­te se­rá su úl­ti­mo ve­rano jun­tas, en una antigua ca­sa de cam­po. La de más edad se pre­pa­ra pa­ra el trán­si­to de­fi­ni­ti­voha­cia la muer­te, mien­tras na­ce una nue­va ge­ne­ra­ción.

Con una de­li­ca­de­za inusual, que se in­tro­du­ce dis­cre­ta­men­te en la in­ti­mi­dad de las pro­ta­go­nis­tas, Pes­ce ha fil­ma­do a sus her­ma­nas y el víncu­lo que las une, una suer­te de sociedad se­cre­ta en la que no hay lu­gar pa­ra los hom­bres.

Na­ci­da de la ob­ser­va­ción de sus se­res cer­ca­nos, No­so

tras/Ellas­se cons­tru­ye co­mo pe­lí­cu­la a par­tir de la fil­ma­ción aza­ro­sa de las mu­je­res de la fa­mi­lia. “Es mi pri­mer lar­go­me­tra­je co­mo di­rec­to­ra”, ex­pli­ca Pes­ce. “Y creo que por eso fui en­con­tran­do la pe­lí­cu­la du­ran­te su pro­ce­so de rea­li­za­ción, no tan­to a par­tir de un plan pre­vio. Sur­ge por una ne­ce­si­dad de ale­jar­me un po­co de es­te círcu­lo tan ce­rra­do de mu­je­res de mi fa­mi­lia del que for­mo par­te. Que­ría en­ten­der un po­co me­jor có­mo fun­cio­ná­ba­mos, qué era es­ta es­pe­cie de clan fe­me­nino. Al prin­ci­pio, gra­bé sin sa­ber que iba a ha­cer una pe­lí­cu­la; jun­té mu­chí­si­mo ma­te­rial, que lue­go or­ga­ni­cé, y con esa ba­se es­cri­bí una es­truc­tu­ra. Lue­go es­ta idea mu­tó por com­ple­to de­bi­do a que pa­sa­ron mu­chas co­sas que hi­cie­ron que la pe­lí­cu­la to­ma­ra otro rum­bo. Una de esas co­sas fue la en­fer­me­dad ter­mi­nal de la mu­jer más vie­ja del gru­po, que no era una reali­dad en el mo­men­to en que co­men­cé a gra­bar las pri­me­ras imá­ge­nes”.

Mi­ra­das

A me­di­da que avan­za el me­tra­je del fil­me, se des­pla­za el fo­co de aten­ción. La­mu­jer en­fer­ma que lla­ma la aten­ción del es­pec­ta­dor al ini­cio ce­de pau­la­ti­na­men­te el pro­ta­go­nis­mo a un fu­tu­ro na­ci­mien­to, que con­vier­te la pe­lí­cu­la en una ale­go­ría so­bre la vi­da y la muer­te.

“Ese ar­co que se es­ta­ble­ce en­tre el fin de una vi­da y el co­mien­zo de otra (el ci­clo de mu­je­res que se re­nue­va) y la for­ma en la que de­ci­dí ubi­car los acon­te­ci­mien­tos fue al­go que se ma­du­ró y de­can­tó fi­nal­men­te en el pro­ce­so de mon­ta­je”, co­men­ta la ci­neas­ta.

Tan im­por­tan­te co­mo ese pro­ce­so de edi­ción en el que las fil­ma­cio­nes fa­mi­lia­res se ar­ti­cu­lan co­mo una pe­lí­cu­la, es la elec­ción de ca­da en­cua­dre du­ran­te el pro­ce­so de ro­da­je. Los per­so­na­jes se de­fi­nen tan­to por lo que que­da den­tro del cua­dro co­mo por lo que que­da fue­ra de cam­po. Una mi­ra­da a me­nu­do frag­men­ta­da, que prio­ri­za el de­ta­lle fren­te al sub­ra­ya­do.

“Una de las ideas más fuer­tes a la que in­ten­ta­ba en­con­trar co­rres­pon­den­cia vi­sual, era la de que ca­da una de las mu­je­res pue­de ser la otra, que una con­tie­ne a las otras, cor­po­ral y sim­bó­li­ca­men­te. En es­ta lí­nea, mis en­cua­dres ter­mi­na­ron sien­do pre­fe­ren­te­men­te pla­nos cor­tos, muy cer­ca de los per­so­na­jes, con­cen­tra­dos en los detalles. Creo que así lo­gré la sen­sa­ción de crear es­ta es­pe­cie de cuer­po úni­co, don­de to­das se con­fun­den”.

Ges­tos

Co­mo se ha di­cho, las mu­je­res os­ten­tan el pro­ta­go­nis­mo de la pe­lí­cu­la. Una mi­ra­da fe­me­ni­na di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con las cir­cuns­tan­cias per­so­na­les de la di­rec­to­ra.

“Es­te gru­po de mu­je­res de mi fa­mi­lia es y ha si­do siem­pre un círcu­lo muy par­ti­cu­lar. Com­par­ti­mos un la­zo de con­fian­za e in­ti­mi­dad muy fuer­te que nos une, po­co co­mún a los ojos de mu­cha gen­te. Es un es­pa­cio al que ca­si na­die tie­ne ac­ce­so. Los hom­bres han si­do des­pla­za­dos, o se han ido, es­tán ver­da­de­ra­men­te au­sen­tes. Y si exis­ten, son co­mo sa­té­li­tes que apa­re­cen y des­apa­re­cen de vez en cuan­do. Me in­tere­sa­ba, más que la ‘mi­ra­da fe­me­ni­na’ (si es que exis­te tal co­sa), ex­plo­rar ese mun­do, mi­rar có­mo se mue­ven, de qué ha­blan, cuá­les son sus ges­tos, qué las enoja, qué las ha­ce fe­li­ces, có­mo­fun­cio­na es­ta ma­na­da de fé­mi­nas”, ex­pli­ca Pes­ce.

No­so­tras/Ellas ex­hi­be un fuer­te con­tras­te en la ma­ne­ra de mos­trar a las­mu­je­res ma­yo­res al prin­ci­pio de la pe­lí­cu­la, a ve­ces con ex­pre­sio­nes que pue­den re­cor­dar los ros­tros trans­fi­gu­ra­dos del ar­te re­li­gio­so, fren­te a la sen­sua­li­dad de los cuer­pos más jó­ve­nes (la ima­gen de un fal­da me­ci­da por el vien­to, por ejem­plo). “No fue mi in­ten­ción mar­car es­te con­tras­te en par­ti­cu­lar. Creo que la sen­sa­ción de ma­yor sen­sua­li­dad de los cuer­pos más jó­ve­nes la da la mis­ma piel, los ges­tos, las tex­tu­ras, la for­ma de mo­ver­se. En es­te ca­so, creo que es al­go in­he­ren­te a la vi­ta­li­dad de los pro­pios cuer­pos más que a la for­ma en que las fil­mo”.

Por el con­tra­rio, la des­nu­dez apa­re­ce des­po­ja­da de cual­quier con­no­ta­ción, de un mo­do muy na­tu­ral y co­ti­diano. “Bueno, no son ac­tri­ces, sino mi pro­pia­ma­dre, tías, her­ma­na y pri­mas. El he­cho de ha­ber es­ta­do so­la gra­ban­do fue un fac­tor que fa­vo­re­ció la na­tu­ra­li­dad: no ha­bía so­ni­dis­ta ni asis­ten­tes de nin­gún ti­po que pu­die­ran ge­ne­rar­les pu­dor o des­con­fian­za”.

Ecos

No se­ría des­ca­be­lla­do ca­li­fi­car No­so­tras/Ellas­de do­cu­men­tal ob­ser­va­cio­nal, no in­ter­ven- cio­nis­ta. Sin em­bar­go, la de­fi­ni­ción ge­ne­ra in­con­ve­nien­tes, da­da la im­po­si­bi­li­dad de no in­ter­ve­nir en lo que se fil­ma, de cons­truir de al­gún mo­do el re­la­to, sin ol­vi­dar to­do lo que im­pli­ca el pro­ce­so de mon­ta­je. “Des­con­fío de las ca­te­go­rías. No creo que exis­ta nin­gu­na ma­ne­ra de ha­cer ci­ne en la que uno no ‘in­ter­ven­ga’de al­gu­na ma­ne­ra. Es im­po­si­ble pa­ra mí creer que con mi cá­ma­ra so­lo ob­ser­vo la reali­dad sin in­vo­lu­crar­me en/con ella. Par­tien­do de ahí, na­da pue­de ser so­lo ‘ob­ser­va­cio­nal’. Por no ha­blar del pro­ce­so de mon­ta­je, co­mo bien men­cio­nas; ahí se pue­de cam­biar el sen­ti­do de ca­si to­do; es una ins­tan­cia muy po­de­ro­sa”.

El he­cho de que la ac­ción ten­ga lu­gar en una ca­sa de cam­po, du­ran­te el ve­rano, y ele­men­tos co­mo el tra­ta­mien­to del so­ni­do, evo­can La cié­na­ga (Lu­cre­cia Mar­tel, 2001), uno de los tí­tu­los cla­ve­del ci­ne del pre­sen­te si­glo, in­clu­so aun­que la pe­lí­cu­la de Pes­ce es un do­cu­men­tal y la de Mar­tel una fic­ción.

“Me in­tere­sa su tra­ba­jo, por su­pues­to. Es una de las me­jo­res di­rec­to­ras ar­gen­ti­nas que co­noz­co, la ad­mi­ro y me hon­ra pro­fun­da­men­te que mi hu­mil­de pe­lí­cu­la evo­que su ci­ne. Pe­ro no fue una fuen­te de inspiración pa­ra rea­li­zar No­so

tras/Ellas. Vi mu­cho ci­ne do­cu­men­tal bio­grá­fi­co, au­to­bio­grá­fi­co, au­to­rre­fe­ren­cial, cuan­do tra­ba­ja­ba en mi te­sis de gra­do. Lue­go­lo ol­vi­dé to­do­pa­ra­po­der fil­mar mi pe­lí­cu­la”.

Otras re­fe­ren­cias asal­tan al es­pec­ta­dor mien­tras se zam­bu­lle en el par­ti­cu­lar uni­ver­so de la pe­lí­cu­la. Tí­tu­los fir­ma­dos por el pro­duc­tor Luis Mi­ña­rro ( Fa

milys­trip, 2009) o, so­bre to­do, Chan­tal Aker­man. “Co­noz­co el tra­ba­jo de Aker­many de va­rios rea­li­za­do­res que vie­nen tra­ba­jan­do con su pro­pia his­to­ria per­so­nal co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra sus pe­lí­cu­las. Son mu­chos los que me in­tere­san. Por nom­brar al­gu­nos: Jo­nas Me­kas, Nao­mi Ka­wa­se, Mer­ce­des Ál­va­rez, Joa­quim Jor­dà, Alan Ber­li­ner, Ross McEl­wee, Ag­nès Var­da, Gus­ta­vo Fon­tán...”.

Una lis­ta en la que hay que in­cluir des­de ya a Ju­lia Pes­ce, una ci­neas­ta pa­ra quien la cá­ma­ra es tan­to una he­rra­mien­ta de in­ves­ti­ga­ción an­tro­po­ló­gi­ca co­mo un vehícu­lo de crea­ción ar­tís­ti­cay­cu­yo tra­ba­jo, po­rel­mo­men­to, se cir­cuns­cri­be al cir­cui­to de fes­ti­va­les, le­jos del ti­rá­ni­co dis­cur­so he­ge­mó­ni­co im­pues­to por las for­mas na­rra­ti­vas de la gran in­dus­tria. Un ejer­ci­cio de resistencia que es, al mis­mo tiem­po, una poé­ti­ca de­cla­ra­ción de prin­ci­pios.

COR­TE­SÍA DE PREÁM­BU­LO.

Des­de aden­tro. La mi­ra­da in­ti­mis­ta de Ju­lia Pes­ce nos lle­va al in­te­rior de su nú­cleo fa­mi­liar, pa­ra mos­trar­nos las par­ti­cu­la­ri­da­des del clan fe­me­nino al que per­te­ne­ce".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.