La ce­le­bra­ción a San Jo­sé en la Cam­pa­ña Na­cio­nal.

El 19 de mar­zo se ce­le­bra al pa­trono de la ciu­dad, de la dió­ce­sis y de la Re­pú­bli­ca

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - An­drés Fer­nán­dez and­fer1@gmail.com

Co­mo en años an­te­rio­res, el 19 de mar­zo de 1856, la vie­ja Ca­te­dral ca­pi­ta­li­na mos­tra­ba sus me­jo­res ga­las: en­tre cor­ti­na­jes, ador­nos de bam­bú y uru­ca, la ve­ne­ra­da ima­gen del pa­triar­ca San Jo­sé lu­cía co­lo­ca­da den­tro del pres­bi­te­rio y jun­to al Evan­ge­lio, mien­tras so­bre­sa­lía en­tre flo­res y can­de­las.

No obs­tan­te, a di­fe­ren­cia de otros años, aquel día no rei­na­ba la usual al­ga­ra­bía por la fies­ta del san­to­pa­trono; se ha­bían su­pri­mi­do la pól­vo­ra, la mú­si­ca y cuan­to pu­die­ra mo­ti­var el jú­bi­lo po­pu­lar de los jo­se­fi­nos. Un anónimo cro­nis­ta apun­ta: “¡No es­ta­ban los co­ra­zo­nes pa­ra pen­sar en ello!; pe­ro, en cam­bio, no ha­brá re­ci­bi­do Nues­tro Se­ñor San Jo­sé, un cul­to más sin­ce­ro y ge­ne­ral de to­do un pue­blo”.

La ra­zón: el 1.° mar­zo se ha­bía de­cre­ta­do la mo­vi­li­za­ción de las tro­pas cos­ta­rri­cen­ses pa­ra re­pe­ler la in­va­sión del fi­li­bus­te­ro es­ta­dou­ni­den­se; tro­pas que res­pon­dían tan­to a las pro­cla­mas de don Juan Ra­fael Mo­ra co­mo a los edic­tos de mon­se­ñor An­sel­mo Llo­ren­te: si el pre­si­den­te con­fia­ba en el pa­trio­tis­mo de los ciu­da­da­nos, ellos con­fia­ban en la mi­se­ri­cor­dia di­vi­na y en la pro­tec­ción del san­to pa­triar­ca.

Un san­to y un cul­to co­lo­nial

Co­mo la evan­ge­li­za­ción mis­ma de nues­tro te­rri­to­rio, la de- vo­ción por Jo­sé de Na­za­ret es fran­cis­ca­na; por eso, ya en el si­glo XVII se re­gis­tra la ve­ne­ra­ción por el es­po­so de Ma­ría y pa­dre pu­tati­vo de Je­sús, al oes­te del co­lla­do de Ocho­mo­go.

Aun­que no muy pre­ci­sa, una fuen­te si­túa en los al­re­de­do­res de la Bo­ca del Mon­te, un re­zo rea­li­za­do en 1640 en ho­nor a San Jo­sé. Pa­ra el acon­te­ci­mien­to, se di­ce, vi­nie­ron gen­tes de Bar­va y de Car­ta­go a la ca­sa del pa­triar­ca fun­da­dor Sal­va­dor de To­rres, y ha­bría si­do pa­tro­ci­na­do por sus hijos Ma­ría To­rres y An­drés Pé­rez. Tan va­ga co­mo la an­te­rior, otra fuen­te quie­re que esa de­vo­ción se de­ba más bien a una es­tam­pa que de­jó, en es­tos la­res, un­mi­sio­ne­ro que pa­só an­tes de la erec­ción de su er­mi­ta.

Sea cual fue­re la ra­zón, lo cier­to es que cuan­do se cons­tru­yó el hu­mil­de san­tua­rio del so­li­ta­rio pa­ra­je y cru­ce­de­ca­mi­nos, allá por 1737, le fue de­di­ca­do a San Jo­sé y, en ade­lan­te, ahí lo ve­ne­ra­rían los po­bla­do­res de los va­lles de Ase­rrí y Cu­rri­da­bat co­mo a su san­to pa­trono. Co­mo to­do cul­to, sin em­bar­go, tu­vo que es­pe­rar el arrai­go que so­lo el tiem­po sa­be brin­dar.

Con el fin de con­so­li­dar­lo, se en­car­gó a Gua­te­ma­la la ima­gen que se con­ser­va en la ca­te­dral me­tro­po­li­ta­na y que se pa­sea en pro­ce­sión por las ca­lles ca­pi­ta­li­nas ca­da 19 de mar­zo. To­do in­di­ca que fue ta­lla­da por el ar­tis­ta gua­te­mal­te­co Ma­nuel de Cha­ves, en 1714, y que lle­gó a la ciu­dad a me­dia­dos del si­glo XVIII.

Lle­ga­da la In­de­pen­den­cia a la al­dea re­cién con­ver­ti­da en ciu­dad, es­ta os­ten­ta­ba­ya, or­gu­llo­sa, el nom­bre de San Jo­sé, de­jan­do atrás pa­ra siem­pre los de Vi­lla de la Bo­ca del Mon­te o, el más sim­ple, de Vi­lli­ta.

Des­de en­ton­ces, tam­bién, in­vo­can sus ve­ci­nos el nom­bre del San­to Pa­triar­ca ca­da vez que una ca­la­mi­dad afli­ge sus días, trá­te­se de una pla­ga –co­mo la de la lan­gos­ta– o de una pes­te –co­mo la del có­le­ra–, y más aún si de una gue­rra se tra­ta­ra, co­mo fue el ca­so en 1856.

Un san­to ge­ne­ro­so

Du­ran­te esa ges­ta he­roi­ca tu­vo el san­to que es­cu­char no so­lo los rue­gos de sus gen­tes, sino par­tir con las tro­pas mis­mas, al me­nos, has­ta el río Vi­ri­lla, so­bre el ca­mino ha­cia Alajuela, lí­mi­te de su va­lle y, al pa­re­cer, de su celestial ju­ris­dic­ción.

En la tra­di­ción, el san­to fue más allá. Por ejem­plo, en 1930, de acuer­do con el tes­ti­mo­nio de su pa­dre, con­ta­ba el oc­to­ge­na­rio Mel­chor Vin­das que, es­tan­do las tro­pas cos­ta­rri­cen­ses en ple­na lu­cha, apa­re­ció un ex­tran­je­ro re­cla­man­do a los ofi­cia­les el va­lor de va­rios ca­ño­nes, que de­cía ha­ber­le ven­di­do a un tal Jo­sé, cu­yo ape­lli­do no re­cor­da­ba.

Hon­ra­dos co­mo eran los ofi­cia­les de nues­tro ejér­ci­to, con­vo­ca­ron a to­dos cuan­to se lla­ma­sen Jo­sé en­tre sus fi­las… mas nin­guno de ellos ha­bía vis­to en su vi­da al ex­tran­je­ro, ni es­te re­co­no­ció en­tre ellos a su com­pra­dor. Se de­ci­dió, en­ton­ces, en­viar al acree­dor a la ca­pi­tal, a ver si da­ba con el ex­tra­ño Jo­sé quien tan ge­ne­ro­sa­men­te ha­bía do­na­do los ca­ño­nes al ejér­ci­to li­ber­ta­dor.

Tam­po­co hu­bo suer­te en la ciu­dad con el mis­te­rio­so com­pra­dor y el re­cla­man­te per­día ya el hu­mor. Así las co­sas, no se sa­be sí en bro­ma o en se­rio, se le ocu­rrió a al­guien mos­trar­le al apre­mia­do ex­tran­je­ro, el úni­co Jo­sé que que­da­ba en la ca­pi­tal sin pre­sen­tár­se­le: el de la ca­te­dral. Fue en­ton­ces, fren­te al al­tar, que ex­cla­mó el hom­bre, en­tre ale­gre y asus­ta­do: “Es­te, es­te, es el Jus­hé que me com­pró los ca­ño­nes!” (“San Jo­sé, San­to Pa­trón”. La Nue­va Pren­sa, 30 de mar­zo de 1930).

Un san­to gue­rre­ro

Di­ver­ti­da por in­ge­nio­sa, no pa­sa­ría de ahí la anéc­do­ta, sino la re­for­za­ran co­mo his­tó­ri­ca otras pa­re­ci­das que cir­cu­la­ron co­mo cier­tas en aque­lla épo­ca he­roi­ca de la pa­tria ti­ca y de su ca­pi­tal ciu­dad. Tal es la que cuen­ta, en una de sus cró­ni­cas, el pe­rio­dis­ta Joa­quín Var­gas Co­to, su­ce­di­da du­ran­te la Cam­pa­ña del Trán­si­to.

Se­gún él, co­rría la os­cu­ra y llu­vio­sa no­che del 22 al 23 de di­ciem­bre de 1856, cuan­do ba­ja­ban por el río San Juan, Spen­cer, Má­xi­mo Blan­co, Fran­cis­co Al­va­ra­do, el ca­pi­tán Cauty y 45 cos­ta­rri­cen­ses en cin­co lan­chas re­me­ras.

De pron­to, un vie­je­ci­to se arri­ma a las na­ves de los ti­cos, ha­bla con los je­fes y les brin­da in­for­mes pre­ci­sos; si­gue con ellos y, al des­pun­tar el al­ba, los cua­tro va­po­res fi­li­bus­te­ros an­cla­dos en San Juan del Norte ha­bían caí­do en po­der de los­nues­tros. Eso sí, na­die vol­vió a ver al vie­je­ci­to des­pués de la ha­za­ña.

Re­apa­re­ció el día 27, cuan­do nues­tras fuer­zas avan­za­ban so­bre el fuer­te del Cas­ti­llo Vie­jo, vis­tien­do co­mo cual­quier otro sol­da­do y cu­bier­to con un som­bre­ro de pa­ja: fue el guía del ata­que. Vol­vió a apa­re­cer cuan­do la to­ma del Fuer­te San Carlos y, lue­go, en el la­go, cuan­do la cap­tu­ra de otros va­po­res… des­pués, des­apa­re­ció del to­do.

Pa­ra en­ton­ces, Wal­ker es­ta­ba de­rro­ta­do y la cam­pa­ña bé­li­ca ga­na­da.

De re­gre­so las tro­pas vic­to­rio­sas, en­tra­ron a la Ca­te­dral pa­ra el te­deum. Sor­pren­di­dos, los sol­da­dos re­co­no­cie­ron en la ima­gen del san­to al “vie­ji­to” aquel de la lu­cha en el río… y le acla­ma­ron ( Mi se­ñor, San Jo­sé). Por esa ra­zón, ano­ta el his­to­ria­dor Fran­cis­co Ma­ría Nú­ñez: “El san­to pa­triar­ca San Jo­sé lu­ce, cru­za­da al pe­cho, la ban­de­ra tri­co­lor y fue cos­tum­bre que las mi­li­cias le rin­die­ran ho­no­res, du­ran­te la mi­sa y la pro­ce­sión del 19 de mar­zo, día se­ña­la­do pa­ra su fies­ta na­cio­nal” ( San Jo­sé, Ca­pi­tán de las Mi­li­cias Jo­se­fi­nas y Pa­trono de la ca­pi­tal de Cos­ta Ri­ca).

Era cos­tum­bre en an­ta­ño que ese día, ade­más de la es­ca­ra­pe­la tri­co­lor, en lu­gar de la va­ra flo­ri­da?, que es su atri­bu­to, lle­va­ra el san­to un fu­sil de chis­pa, mien­tras cu­bría su ca­be­za no con la do­ra­da co­ro­na usual, sino con un som­bre­ro de pa­ja la­dea­do –“a la pe­dra­da”–, co­mo el que lle­va­ra en ba­ta­lla, se­gún los tes­ti­gos.

Cuen­ta una tra­di­ción hoy ol­vi­da­da, que el pa­trono de nues­tra ciu­dad ca­pi­tal fue nom­bra­do ca­pi­tán de las mi­li­cias jo­se­fi­nas y pa­trón, tam­bién, de la dió­ce­sis de Cos­ta Ri­ca.

Una antigua ima­gen de San Jo­sé se con­ser­va en la ca­te­dral me­tro­po­li­ta­na; per­te­ne­ce a la es­cue­la gua­te­mal­te­ca del si­glo XVIII. Ima­gen re­pro­du­ci­da en el li­bro San Jo­sé, ca­pi­tal de Cos­ta Ri­ca, de Fran­cis­co Ma­ría Nú­ñez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.