La ex­tra­or­di­na­ria voz de Ju­lián Ga­ya­rre y el mi­to de su la­rin­ge.

Tras su muer­te, la fa­mi­lia au­to­ri­zó la au­top­sia del ído­lo mu­si­cal Ju­lián Ga­ya­rre, con el fin de di­lu­ci­dar a qué se de­bía la ex­tre­ma be­lle­za de su voz

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

C uen­ta una le­yen­da na­va­rra que cuan­do las hues­tes del va­lí Abd-alRah­man-elGa­fi­qui (Ab­de­rra­mán) re­tro­ce­dían ha­cia His­pa­nia lue­go de su ca­tas­tró­fi­ca de­rro­ta en Poi­tiers (732 d. C.), se vie­ron pri­sio­ne­ros en un mo­vi­mien­to en­vol­ven­te de los ejér­ci­tos cris­tia­nos. És­tos –en­tu­sias­ma­dos por los ejem­plos de Don Pe­la­yo en Co­va­don­ga y de Car­los Mar­tel en las cer­ca­nías de Tours–, se ha­bían pro­pues­to aca­bar con el so­juz­ga­mien­to mu­sul­mán en la pe­nín­su­la.

Los sa­rra­ce­nos se vie­ron obli­ga­dos a pre­sen­tar ba­ta­lla an­te la avan­za­da cris­tia­na y, a tan so­lo 90 ki­ló­me­tros de Pam­plo­na, se ges­tó un con­flic­to bé­li­co de­no­mi­na­do Ba­ta­lla de Olast, en la cual Ab­de­rra­mán fue he­cho pri­sio­ne­ro y de­ca­pi­ta­do por una ira­cun­da ama­zo­na de Ron­cal. Po­ne­mos en du­da, sin em­bar­go, la ve­ra­ci­dad de la le­yen­da so­bre la san­gre ron­ca­le­sa cuan­do ad­ver­ti­mos que Ce­sa­re Can­tú –el his­to­ria­dor mi­la­nés–, sos­tie­ne­que Ab­de­rra­mán ha­bía muer­to en la ba­ta­lla de Poi­tiers, al­gu­nos meses atrás.

Es­tir­pe de te­no­res es­pa­ño­les

La in­do­ma­ble ra­za de los te­no­res es­pa­ño­les in­gre­só en la le­yen­da gra­cias a su ex­tra­ña in­tre­pi­dez pa­ra aco­me­ter cuan­to rol he­roi­co apa­rez­ca en el horizonte. Mu­chos gran­des in­tér­pre­tes po­drían ser ubi­ca­dos en es­ta sa­ga: el ara­go­nés Mi­guel ( Bu­rro) Fle­ta, primer Ca­laf de la his­to­ria; el ya oc­to­ge­na­rio Mi- guel Sie­rra; el in­men­so Ma­nuel Gar­cía (pro­ge­ni­tor de Ma­ría Ma­li­brán y de Pau­li­ne Viar­dot); el gran te­nor ca­na­rio Al­fre­do Kraus; el ma­dri­le­ño Plá­ci­do Do­min­go; y los ca­ta­la­nes Hi­pó­li­to Lá­za­ro, Jau­me Ara­gall, Jo­sep Ca­rre­ras, Juan On­ci­na y Dal­ma­cio Gon­zá­lez.

La lis­ta, em­pe­ro, co­mien­za con un sen­ci­llo pas­tor, acos­tum­bra­doal so­ni­do­de­la zam­po­ñay el ca­ra­mi­llo con pre­emi­nen­cia so­bre la voz hu­ma­na. Al pro­pio tiem­po, es­te ému­lo del pas­tor Al­ba­nio es le­ga­ta­rio di­rec­to del co­ra­je y tem­pe­ra­men­to san­guí­neo de Ron­cal: se trata del te­nor Ju­lián Ga­ya­rre (Se­bas­tián Ju­lián Ga­ya­rre Gar­jón), na­ci­do en la lo­ca­li­dad na­va­rra en 1844.

De su exis­ten­cia y triun­fos tu­vi­mos co­no­ci­mien­to por el fil­me Ga­ya­rre( 1959), pro­ta­go­ni­za­do por el gran Al­fre­do Kraus. Otras dos ver­sio­nes fíl­mi­cas ilus­tran su gi­gan­tes­ca ca­rre­ra:

El can­to del rui­se­ñor (1932), con Pe­pe Ro­meu; y Ro­man­za fi­nal (1986), con la par­ti­ci­pa­ción prin­ci­pal de Jo­sep Ca­rre­ras.

Vi­da de Ga­ya­rre

Los ini­cios de la ca­rre­ra de Ga­ya­rre son in­cier­tos. Ha­bía vis­to la luz en Ron­cal en el año de 1844. A los 15 años aban­do­nó el pas­to­reo y se tras­la­dó a Pam­plo­na, en don­de la­bo­ró co­mo he­rre­ro. Cuan­do con­ta­ba 18 años, el maes­tro Joa­quín Ma­ya le ofre­ció for­mar par­te del re­cién fun­da­do Or­feón Pam­plo­nés, pla­ta­for­ma des­de la cual fue re­co­no­ci­do co­mo una voz de ex­tra­or­di­na­ria be­lle­za y ex­qui­si­ta emi­sión.

Las con­di­cio­nes del jo­ven can­tan­te mo­ti­va­ron que fue­ra be­ca­do pa­ra es­tu­diar en el Con­ser­va­to­rio de Ma­drid. En di­cha ins­ti­tu­ción de en­se­ñan­za ob­tu- vo un se­gun­do pre­mio en la Men­ción Can­to, en 1868. Co­mo con­se­cuen­cia de tal re­co­no­ci­mien­to, el go­bierno lo­cal na­va­rro le con­fi­rió otra sub­ven­ción pa­ra rea­li­zar es­tu­dios es­pe­cia­li­za­dos en Mi­lán.

A par­tir del ins­tan­te en que el bu­có­li­co pas­tor­ci­llo tro­có los vir­gi­lia­nos es­ce­na­rios por el

pal­cos­ce­ni­co lom­bar­do, su ca­rre­ra de­vino en me­teó­ri­ca.

En muy bre­ve lap­so, Ga­ya­rre triun­fó en gran­des tea­tros de Eu­ro­pa Cen­tral y Ru­sia. Abrup­tos ro­les wag­ne­ria­nos, co­mo el Lohen­grin o el Tann­häu­ser, no le fue­ron ex­tra­ños.

El sino del can­tan­te si­guió la ru­ta de un es­tre­cho cau­ce y –du­ran­te una fun­ción de Les Pê

cheurs de Per­les en Ma­drid, en di­ciem­bre de 1889–, su ór­gano vo­cal dio cla­ras mues­tras de des­ajus­te. Su ami­go, el doc­tor Cor­te­zo, afir­ma que el di­vo ex­cla­mó: “Sue­lo llo­rar al­gu­nas ve­ces… Me ali­via­ría pro­fun­da­men­te po­der ha­cer­lo aho­ra… ”.Co­mo ocu­rre fre­cuen­te­men­te en la ca­rre­ra del ar­tis­ta lí­ri­co, su voz sir­vió de ter­mó­me­tro pa­ra de­tec­tar un gra­ve de­te­rio­ro sis­té­mi­co. El can­tan­te en­tre­gó su al­ma el 2 de enero de 1890.

¿Una la­rin­ge… di­fe­ren­te?

Ha­cia 1880, las ten­den­cias an­tro­po­ló­gi­cas, ori­gi­na­das en la teo­ría dar­wi­nia­na del ori­gen de las es­pe­cies, po­nían es­pe­cial aten­ción en las di­fe­ren­cias mor­fo­ló­gi­co-cra­nea­nas en­tre los in­di­vi­duos. Por ello, cual­quier su­je­to de es­tu­dio que os­ten­ta­se con­di­cio­nes di­fe­ren­tes, fue­se mú­si­co, li­te­ra­to, po­lí­ti­co o de­lin­cuen­te, era so­me­ti­do al aná­li­sis de las su­so­di­chas di­fe­ren­cias, en aras de es­ta­ble­cer su re­la­ción con el pro­ce­so evo­lu­ti- vo.

Por las es­pe­ci­fi­ca­das ra­zo­nes, uni­das al es­ca­so ni­vel de co­no­ci­mien­to fi­sio­ló­gi­co so­bre el pro­ce­so vo­cal, se pro­pi­ció que la ima­gi­na­ción po­pu­lar atri­bu­ye­ra a suí­do­lo mu­si­cal las­má­sin­ve­ro­sí­mi­les ra­zo­nes pa­ra jus­ti­fi­car la be­lle­za de una voz que pa­re­cía más di­vi­na que hu­ma­na, co­mo bien lo ex­pre­só la fo­nia­tra española Blan­ca Mo­yá Gar­cía.

De tal ma­ne­ra se ex­pli­ca­ba la anor­mal be­lle­za de la voz del di­vo de­bi­do a una pre­sun­ta des­via­ción de la gar­gan­ta, a la su­pues­ta exis­ten­cia de un car­tí­la­go iné­di­to, o a la hi­po­té­ti­ca apa­ri­ción de más cuer­das vo­ca­les que las que ador­nan la la­rin­ge del res­to de los humanos.

Con el fin de acla­rar el mi­to ur­bano de­la iné­di­ta­re­so­nan­cia vo­cal, los so­bri­nos del te­nor au­to­ri­za­ron al doc­tor San Martín (asis­ti­do por los mé­di­cos Cor­te­zo, Gi­me­noy Sa­la­zar), pa­ra rea­li­zar el pro­ce­di­mien­to post mor

tem. Con la ve­nia fa­mi­liar se pro­ce­dió a em­bal­sa­mar la la­rin­ge, que fue en­tre­ga­da al doc­tor Cor­te­zo, ami­go de la fa­mi­lia. És­te, a su vez, la en­tre­gó al Mu­seo del Tea­tro Real ma­dri­le­ño.

El ór­gano fue pues­to a sal­vo de los ex­ce­sos de la Gue­rra Ci­vil y fue pos­te­rior­men­te do­na­do a la Dipu­tación de Na­va­rra. De tal ma­ne­ra y, en for­ma re­la­ti­va­men­te re­cien­te (1993), la re­cién in­te­gra­da Fun­da­ción Ga­ya­rre en­tró en po­se­sión de la que fue­ra lla­ma­da una­ver­da­de­ra “ca­ja de mú­si­ca”. Des­de en­ton­ces, re­po­sa en el Mu­seo Ga­ya­rre de Ron­cal, pa­ra hon­ra de la san­gre de Ab­de­rra­mán.

Con­clu­sio­nes de una di­sec­ción

El re­sul­ta­do de una di­sec­ción tan par­ti­cu­lar fue ob­je­to de una po­lé­mi­ca per­ma­nen­te.

La to­ta­li­dad de los par­tí­ci­pes en la au­top­sia eran ex­tra­ños a los prin­ci­pios de la acús­ti­ca, y la fo­nia­tría no era re­co­no­ci­da co­mo una cien­cia in­di­vi­dual. Em­pe­ro, el gru­po de im­pro­vi­sa­dos pa­tó­lo­gos ha­lló al­gu­nas cir­cuns­tan­cias que fue­ron ca­li­fi­ca­das co­mo anor­ma­les. En­tre ellas, se con­clu­yó que la la­rin­ge era de ma­yor ta­ma­ño y lon­gi­tud de lo que hu­bie­ra si­do da­ble pre­su­mir en la cons­ti­tu­ción del can­tan­te. Ade­más de lo an­te­rior, el car­tí­la­go ti­roi­deo fue con­si­de­ra­do de «una mor­fo­lo­gía agu­za­da o pro­nun­cia­da», cir­cuns­tan­cia que jus­ti­fi­ca­ba una anor­mal lon­gi­tud de las cuer­das vo­ca­les.

La epo­pe­ya se nu­tre de las exa­ge­ra­cio­nes, pues no es des­car­ta­ble que las la­rin­ges de Ma­li­brán, Ca­ru­so o Ta­magno pu­die­sen ha­ber pre­sen­ta­do una mor­fo­lo­gía di­fe­ren­te de la usual. Ello no real­za ni de­me­ri­ta la gran­de­za del in­tér­pre­te. Ju­lián Ga­ya­rre fue aca­so el me­jor te­nor de la his­to­ria, al me­nos en una épo­ca en que la re­gis­tra­ción téc­ni­ca no es­ta­ba desa­rro­lla­da. Por ello, y pe­se a to­do, su gran­de­za his­tó­ri­ca se­gui­rá sien­do… una le­yen­da.

CA­SA-MU­SEO JU­LIÁN GA­YA­RRE/WIKICOMMONS.

( 9 de enero de 1844 - 2 de enero de 1890), uno de los re­co­no­ci­dos te­no­res en el si­glo XIX. El es­pa­ñol Ju­lián Ga­ya­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.