Ge­rald Ross­ba­cher cues­tio­na la ima­gen di­gi­tal en Oto­ya.

Ge­rald Ross­ba­cher. El tra­ba­jo del aus­tria­co ex­plo­ra la ten­sión en­tre la reali­dad y su re­pre­sen­ta­ción di­gi­tal en la ex­po­si­ción de la Ga­le­ría Vein­ti4/sie­te

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Fer­nan­do Cha­ves Es­pi­nach fer­nan­do.cha­ves@na­cion.com

AGe­rald Ross­ba­cher le en­can­ta ju­gar. Nos lle­va con él, ade­más, en obras que tie­nen ca­rác­ter de pro­vo­ca­ción, de du­da y de pun­zan­te re­fle­xión so­bre la ima­gen y su re­pre­sen­ta­ción en la era di­gi­tal. Mu­chas de sus pie­zas pue­den ser tan­to una co­sa co­mo la otra: tru­cos, trom­pe l’oeil, experimentos. Mu­chas ve­ces, no se que­dan quie­tas.

El ar­tis­ta aus­tria­co (St. Pöl­ten, 1974) ex­hi­be des­de ha­ce un par de se­ma­nas dos pie­zas en la Ga­le­ría Vein­ti4/sie­te, en ba­rrio Oto­ya, en la ex­po­si­ción Far­be oder Far­be. Ya des­de el tí­tu­lo siem­bra la du­da: en ale­mán, la mis­ma pa­la­bra se re­fie­re a “pin­tu­ra” y tam­bién a “co­lor”.

La obra Ques­tion to the World (Pre­gun­ta al mun­do) es un vi­deo que nos mues­tra có­mo la pin­tu­ra ne­gra de­rra­ma­da so­bre una su­per­fi­cie to­tal­men­te blan­ca se con­vier­te en, bueno, una pin­tu­ra. “Co­mo es ne­gra y muy­lus­tro­sa, re­fle­ja lo que es­tá fren­te a ella”, ex­pli­ca Ross­ba­cher. “Cuan­do vier­to la pin­tu­ra­ne­gra, re­fle­ja la­cá­ma­ray el mun­do. La pin­tu­ra genera la pin­tu­ra”.

Ese jue­go en­tre lo “real” per­ci­bi­do por el cuer­po y su re­pre­sen­ta­ción di­gi­tal atra­vie­sa la obra del ar­tis­ta. Su in­vi­ta­ción es a pre­gun­tar­nos có­mo re­pre­sen­ta­mos lo per­ci­bi­do, de qué ma­ne­ra su pro­ce­sa­mien­to di­gi­tal al­te­ra nues­tro trán­si­to por lo ma­te­rial, en es­te mun­do sa­tu­ra­do de pan­ta­llas y par­lan­tes. Es de­cir, in­da­ga en qué ve­mos, qué oí­mos, qué per­ci­bi­mos, qué no.

Co­lor y for­ma

Pa­ra ver la obra de Ross­ba­cher, bas­ta con aso­mar­se al in­te­rior de Vein­ti4/sie­te, ga­le­ría pri­va­da con es­pí­ri­tu de vi­tri­na. A tra­vés del vi­drio, a cual­quier ho­ra del día, se pue­den apre­ciar los jue­gos de co­lo­res y for­mas que el ar­tis­ta ha dis­pues­to en el es­pa­cio, cu­ya an­te­rior ex­hi­bi­ción in­di­vi­dual,

Mo­dos de ver (del ti­co Fa­bri­zio Arrie­ta) tam­bién nos in­vi­ta­ba a cues­tio­nar la mi­ra­da y sus tram­pas.

“Siem­pre me in­tere­sa­ron mu­cho las cá­ma­ras y có­mo fun­cio­na­ban, des­de la cá­ma­ra os­cu­ra. La cá­ma­ra ha si­do for­ma­da co­mo el ojo hu­mano y se­gún lo que que­re­mos ver. Por al­gún tiem­po pen­sé en la cá­ma­ra co­mo ins­tru­men­to, creía en la ob­je­ti­vi­dad de una cá­ma­ra. Ya no creo eso”, di­ce. “Pen­sé en cuán­to de los co­lo­res se cap­tu­rany cuán­to se ‘in­ven­ta’ o com­pen­sa pa­ra ob­te­ner la ima­gen que que­re­mos”.

Ross­ba­cher desa­rro­lla sus ideas eli­gien­do en­tre una se­rie de tec­no­lo­gías que pue­de uti­li­zar, y es­pe­cial­men­te si pue­de desa­rro­llar­las por cuen­ta pro­pia (usual­men­te es­tu­dia len­gua­jes de pro­gra­ma­ción pa­ra con­fi­gu­rar sus pie­zas).

Pa­ra ver ha­cia los efec­tos de la tec­no­lo­gía, mi­ra den­tro de ella: “Me in­tere­sa sa­ber qué hay ‘den­tro de la ca­ja’, den­tro de la má­qui­na, y es lo mis­mo que me ocu­rre con el soft­wa­re: me in­tere­sa sa­ber cuál es el pro­ce­so, có­mo fun­cio­na”. Tal acer­ca­mien­to se no­ta en Co­lor exer­ci­ses ( Ejer­ci­cios de co­lor), la otra pie­za de la ex­po­si­ción, en la que jue­ga con la re­pre­sen­ta­ción del co­lor en el es­pa­cio di­gi­tal. “Tu­ve la idea de usar los va­lo­res RGB (la es­ca­la de co­lo­res que usan los mo­ni­to­res) y usar­los pa­ra ma­pear el es­pa­cio, co­mo un sis­te­ma tri­di­men­sio­nal; es de­cir, un eje es ro­jo, otro ver­de y otro azul. Ca­da­po­si­ción en el es­pa­cio es­de­fi­ni­da co­mo un co­lor”, de­ta­lla.

Así, uno se “mue­ve” por el es­pa­cio con­tem­plan­do có­mo los bo­ce­tos di­gi­ta­les se trans­for­man se­gún la “po­si­ción” en­tre esos ejes. Ese mo­de­lo de co­lor, que con­fi­gu­ra la for­ma en la per­ci­bi­mos prác­ti­ca­men­te to­do en di­gi­tal, se con­vier­te en una zo­na por re­co­rrer. La re­pre­sen­ta­ción se vuel­ve ha­cia el es­pa­cio; la ima­gen que pre­sen­cia­mos en la ga­le­ría es tan­to una co­sa co­mo la otra.

AL­BERT MA­RÍN.

Ge­rald Ross­ba­cher en la ga­le­ría Vein­ti4/sie­te.

JOR­GE NA­VA­RRO.

Vein­ti4/sie­te es un pro­yec­to di­ri­gi­do por el co­lec­cio­nis­ta y ges­tor Ch­ris­tian Les­ko (cu­yo pro­yec­to CRAC Art ha ex­hi­bi­do en ba­rrio Aran­juez) y Eri­ka Mar­tin, crea­do­ra de la tien­da de di­se­ño cos­ta­rri­cen­se Sa­tis­fac­tory.

PA­BLO MU­RI­LLO / VEINTI4SIETE PA­RA LN.

Co­lor exer­ci­ses (Ejer­ci­cios de co­lor) es una se­rie de bo­ce­tos di­gi­ta­les.

PA­BLO MU­RI­LLO / VEINTI4SIETE PA­RA LN.

Far­be oder Far­be, en vi­deo, ex­plo­ra la re­pre­sen­ta­ción en la pin­tu­ra y lo di­gi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.