Una ópe­ra pa­ra nuestra era

José Da­río In­ne­lla. El di­rec­tor es­cé­ni­co de La tra­via­ta, en el Me­li­co Sa­la­zar, ha­bla de las po­si­bi­li­da­des de la ópe­ra

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Ópera -

El Es­ta­do po­ne pla­ta pa­ra que vos ha­gás ar­te, pa­ra que no ten­gás que de­pen­der de si el pú­bli­co vie­ne o no, si le gus­ta o no. Es el tipo de es­pec­tácu­los que em­pu­ja las ar­tes pa­ra ade­lan­te por­que si no, es­ta­ría­mos ha­cien­do to­da­vía ba­rro­co, por­que na­die hu­bie­ra he­cho nun­ca un pa­si­to más ade­lan­te”.

T

oma unos mi­nu­tos, pe­ro uno se acos­tum­bra pron­to al nuevo mun­do que ha­bi­ta La tra­via­ta de la Com­pa­ñía Lí­ri­ca Na­cio­nal: su mun­do es el nues­tro, el del 2017.

Pa­ra José Da­río In­ne­lla, traer al pre­sen­te la ópe­ra de Giu­sep­pe Ver­di, es­tre­na­da en 1853, no es me­ro ca­pri­cho, sino una for­ma de ex­pre­sar su pen­sa­mien­to, co­mo ar­tis­ta, en torno a una de las ópe­ras más po­pu­la­res del mun­do. En el Tea­tro Po­pu­lar Me­li­co Sa­la­zar, Vio­let­ta Va­léry es una ce­le­bri­dad de hoy, su Pa­rís es el Pa­rís hi­per­co­nec­ta­do del pre­sen­te. In­ne­lla bus­ca traer al fren­te lo que to­da­vía pue­de de­cir­nos la obra: s nuestra tam­bién, no me­ra re­li­quia in­mu­ta­ble. Es­tá muy vi­va.

El jo­ven­di­rec­tor es­cé­ni­co ar­gen­tino ha via­ja­do de sur a nor­te con gran éxi­to. En la Ro­yal Ope­ra Hou­se, Co­vent Gar­den, fue asis­ten­te de di­rec­ción de gran­des mon­ta­jes re­cien­tes co­mo Der Ro­sen­ka­va­lier y The Ra­ke’s Pro­gress; con tan pres­ti­gio­sa com­pa­ñía mon­tó The Truth About Lo­ve – ALittle Less Than

Fa­te, de dra­ma­tur­gia pro­pia, ba­sa­da en ci­clos de can­cio­nes de Brit­ten, Schu­mann y Ebel. En Eu­ro­pa y Amé­ri­ca lle­va una cin­cuen­te­na de mon­ta­jes co­mo di­rec­tor o asis­ten­te. Su ob­je­ti­vo: in­su­flar ener­gía a la ópe­ra, dar­les nue­vos ai­res aún a clá­si­cos.

“Si yo no ten­go na­da que de­cir so­bre la obra, no pue­do di­ri­gir­la”, di­jo el día an­tes del es­treno de la ópe­ra en San José. “Hay obras que no me in­tere­san por­que no en­cuen­tro en la te­má­ti­ca al­go que me mue­va o me con­mue­va, en­ton­ces ha­go lo po­si­ble por ale­jar­me de ellas”.

“Hay otras obras, por el con­tra­rio, con las que no pue­do de­jar de de­cir co­sas; La tra­via­ta es una de ellas, en la cual el te­ma me­to­ca cer­ca, me re­co­noz­co en los per­so­na­jes, en las his­to­rias, en las mú­si­ca, vi­bro en la mis­ma fre­cuen­cia y ten­go co­sas que de­cir”, de­ta­lló In­ne­lla.

En su Tra­via­ta, que res­pe­ta la dra­ma­tur­gia y la par­ti­tu­ra, se en­fa­ti­za la po­si­bi­li­dad de re­leer una his­to­ria ya co­no­ci­da. La cor­te­sa­na del si­glo XIX po­dría ser cual­quier fa­mo­sa-por-ser-fa­mo­sa de hoy; hay den­tro de su per­so­na­je (en una fe­roz in­ter­pre­ta­ción de Eli­za­beth Ca­ba­lle­ro) una mu­jer aco­sa­da por la fa­ma, pre­sa de pa­pa­ra­zis, se­gu­ra­men­te ati­bo­rra­da de co­ra­zo­nes en Ins­ta­gram. In­ne­lla bus­ca for­mas de co­mu­ni­car­nos una agu­da crí­ti­ca a la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea a tra­vés de ella.

“Pa­ra mí, el di­rec­tor es­cé­ni­co es un ar­tis­ta, no es un téc­ni­co. Su fin es co­mu­ni­car; no vas a mo­di­fi­car lo que de­cís por el­pú­bli­co, pe­ro la idea es que el pú­bli­co te en­tien­da”, afir­ma. “En la ópe­ra se da mu­cho es­ta cues­tión de mu­seo, de re­pe­ti­ción, re­pe­ti­ción, re­pe­ti­ción… va­cía. A mí eso me abu­rre”. –¿Có­mo se acer­ca a una obra (en la que tra­ba­ja­rá)? –Mi acer­ca­mien­to pri­me­ro es la mú­si­ca, sen­tar­me y es­cu­char­la, y lue­go aga­rrar el li­bre­to, se­pa­rar los dos he­chos. Lo que pa­sa­mu­cho es que la mú­si­ca te lle­va y te ol­vi­das­te del li­bre­to, y ahí es cuan­do el di­rec­tor es­cé­ni­co es­tá en problemas por­que es una obra de tea­tro y tie­ne que te­ner sen­ti­do lo que di­cen. A par­tir de ahí, hay que tra­tar de en­con­trar qué es­tá di­cien­do la obra, qué quie­re de­cir el au­tor, qué pien­so yo so­bre lo que quie­re de­cir el au­tor, si me in­tere­sa, si lo pue­do usar, si lo pue­do de­cir, si lo pue­do con­tra­de­cir de una for­ma efec­ti­va.

”En Car­men, es­tá plan­tea­do Don José ca­si co­mo víc­ti­ma, pe­ro hoy lo leés y el tipo es un agre­sor y un ase­sino, es in­de­fen­di- ble. Los tiem­pos han cam­bia­do, uno no pue­de se­guir leyendo las obras co­mo se ha­cía ha­ce 150 años por­que la men­ta­li­dad de nuestra so­cie­dad cam­bió”.

–¿Por qué sien­do al­go tan ob­vio eso, al­go tan na­tu­ral en otras ar­tes, que uno no se pue­de acer­car a una obra co­mo se ha­ría en 1850, en la ópe­ra es un de­ba­te tan en­cen­di­do?

–Pues la ópe­ra es bas­tan­te par­ti­cu­lar en ese sen­ti­do por­que la mú­si­ca no cam­bia, se man­tie­ne igual, y el tron­co más gran­de del re­per­to­rio que se in­ter­pre­ta es ro­man­ti­cis­mo. Atra­pa a cier­to pú­bli­co que vie­ne por el ro­man­ti­cis­mo de la obra y ha­ce oí­dos sor­dos o no es­tá in­tere­sa­do, mu­chas ve­ces, en el res­to de lo que la ópe­ra es. La ópe­ra no es so­la­men­te bel can­to, Ver­di y Puc­ci­ni; tam­bién es ba­rro­co, ópe­ra con­tem­po­rá­nea, na­cio­na­lis­tas ru­sos, che­cos, hún­ga­ros… Cuan­do la gen­te di­ce ‘a mí no me gus­ta la ópe­ra’, yo di­go: ‘Pa­rá: ¿cuál de to­das?’.

”La ópe­ra en­glo­ba mu­cho más. Hay mu­cha gen­te que in­ten­ta ha­cer de la ópe­ra lo que ellos creen que es y na­da más. No acep­tan na­da más. Es una dis­cu­sión que en tea­tro, in­clu­so en ci­ne, se dio ha­ce 100 años y en ópe­ra ha­ce 20 o 30” –¿Por qué estás in­tere­sa­do en ‘La tra­via­ta’? –Pa­ra mí, La tra­via­ta ha­bla del do­ble dis­cur­so de la so­cie­dad. Es la so­cie­dad que obli­ga

co­mo úni­ca sa­li­da a Vio­let­ta “pros­ti­tuir­se” (aun­que nuestra Vio­let­ta no es una pros­ti­tu­ta, es sim­ple­men­te una ‘me­diá­ti­ca’: es Kim Kar­das­hian, An­na Ni­co­le Smith, un es­cán­da­lo, el tipo de gen­te que es fa­mo­sa por ser fa­mo­sa) y des­pués la acu­sa, la con­de­na por eso, la apar­ta de la so­cie­dad por­que “des­cu­bre” que es eso. El amor de Al­fre­do y de­más es anec­dó­ti­co; pa­ra mí, de lo que la obra ha­bla es de la so­cie­dad. Por eso ha­ce­mos én­fa­sis en ca­da uno de los per­so­na­jes del co­ro, ca­da uno es dis­tin­to.

–Ca­da uno po­dría leer­se des­de esa vi­sión, ca­da uno po­dría te­ner su pro­pia ópe­ra.

–To­tal­men­te. Y en el se­gun­do ac­to, cuan­do se le da vuel­ta a la tor­ta a Vio­let­ta, to­dos se com­por­tan co­mo ma­sa. To­dos van al ce­lu­lar y es­tán to­dos tui­tean­do y re­tui­tean­do el es­cán­da­lo de Vio­let­ta; pa­ra mí, eso es La tra

via­ta. Todo el ro­man­ti­cis­mo tam­bién es­tá, pe­ro eso es anec­dó­ti­co, no es lo que atra­vie­sa to­da la obra.

”Ella es una víc­ti­ma aun­que ella no se sien­ta así; ella es el úl­ti­mo tor­ni­llo de ajus­te de un me­ca­nis­mo per­ver­so. Pa­ra mí con­tar eso es más in­tere­san­te que po­ner­la con un mi­ri­ña­que. Yo la he he­cho en 1850 y la lec­tu­ra es la mis­ma, pe­ro, en ese ca­so, en vez de ce­lu­la­res se po­nen una más­ca­ra. Los re­cur­sos con los que quie­ro ex­pre­sar­lo va­rían, al­gu­nos en es­ce­na­rios más con­tem­po­rá­neos.

–Ha tra­ba­ja­do en si­tios muy dis­tin­tos, al­gu­nos con tra­di­cio­nes de ópe­ra muy an­cla­das, pú­bli­cos acos­tum­bra­dos a ocu­rren­cias y a triun­fos, otros lu-

ga­res que no… y es muy jo­ven. ¿Có­mo es pa­ra us­ted en­trar en ese mun­do tan cam­bian­te, tan agi­ta­do?

–Di­ri­gí la pri­me­ra ópe­ra a los 23 años, La ita­lia­na en Ar­gel en el Tea­tro Mar­ga­ri­ta Xirgu en Bue­nos Ai­res. Na­die co­bra­ba y yo de he­cho pa­ga­ba por ha­cer­lo; la pro­duc­ción era de un gru­po de ami­gos, con el apo­yo de to­da la vi­da de mis pa­dres. A esa edad tomás de­ci­sio­nes por­que que­rés y no en­ten­dés el ries­go. A los 23 años di­cen que sos el ‘chi­co ma­lo de la ópe­ra’y, bueno, lo sos y ya es­tá; lue­go, te­nés el se­llo del ‘chi­co ma­lo’en­la nu­cay­te abre al­gu­nas puer­tas y te cie­rra otras y nun­ca te lo pro­pu­sis­te.

”Pa­ra mí, siem­pre fue así de na­tu­ral. Con los años vino la re­fle­xión de prin­ci­pios, fi­lo­só­fi­ca, por qué ha­cés las co­sas así y cuál es tu mi­sión co­mo ar­tis­ta de de­cir al­go. Pe­ro ini­cial­men­te fue al­go ins­tin­ti­vo y la vi­da me fue lle­van­do por tea­tros don­de eso es más co­mún, don­de es­tá más es­tan­da­ri­za­do que lo que se ha­ce es la vi­sión del di­rec­tor.

”Ven­go de Bru­se­las de di­rec­tor ad­jun­to de Ai­da pa­ra el di­rec­tor del Tea­tro Na­cio­nal de Gre­cia, Stat­his Li­vat­hi­nos. Él vie­ne con to­da la car­ga de tea­tro grie­go y plan­tea una Ai­da muy, muy es­pe­cial, prác­ti­ca­men­te no ha­bía ele­men­tos de egip­cios: un par de más­ca­ras de cha­cal y de pá­ja­ros y pa­rá de con­tar; todo lo de­más era una pe­sa­di­lla bá­si­ca­men­te, su­rrea­lis­ta, una pie­dra en el es­ce­na­rio y esa era to­da la es­ce­no­gra­fía. To­da­vía era Ai­da, por­que era la mis­ma y com­ple­ta­men­te cla­ro.

”Tra­ba­jar con una per­so­na así me abrió mu­chí­si­mo la ca­be­za, me hi­zo cre­cer mu­chí­si­mo; fue­ron tres me­ses de tra­ba­jo in­ten­so en Bru­se­las que no pue­do cam­biar por na­da. No hay es­cue­la que te en­se­ñe lo que apren­dés con gen­te así en ese ni­vel. En­ton­ces uno es­tá de co­la de león y de ca­be­za de ra­tón, sal­tan­do de un la­do a otro y, cuan­do me to­ca di­ri­gir don­de me de­jan di­ri­gir, tra­tan­do de traer lo que uno ab­sor­be e in­ten­tan­do des­cu­brir la pro­pia voz ca­da vez más”.

MAYELA LÓ­PEZ.

José Da­río In­ne­lla for­mó par­te del con­no­ta­do Jet­te Par­ker Young Ar­tists Pro­gram, en la Ro­yal Ope­ra Hou­se, Co­vent Gar­den, en Lon­dres. Se egre­só del Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Ar­te del Tea­tro Co­lón de la Ca­rre­ra de Rè­gie.

RA­FAEL MU­RI­LLO.

Mon­ta­je en Cos­ta Ri­ca. Una es­ce­na de La tra­via­ta, en el Tea­tro Me­li­co Sa­la­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.