UN PER­FIL DE LA GE­NIAL CÉCILE CHAMINADE

En ju­lio, con Hil­de­gard von Bin­gen, ini­cia­mos una se­rie de no­tas so­bre mu­je­res com­po­si­to­ras. Con­ti­nua­mos con la ge­nial pe­ro po­co co­no­ci­da Cécile Chaminade

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Alos ocho años com­pu­so una se­rie de pie­zas sa­cras pa­ra ser in­ter­pre­ta­das en su pri­me­ra co­mu­nión. Si es­to lo hu­bie­ra he­cho un hom­bre, de in­me­dia­to ha­bría si­do ca­ta­pul­ta­do a la exos­fe­ra de la ge­nia­li­dad pre­coz. Sin em­bar­go, lo hi­zo una mu­jer.

Cécile Loui­se Stép­ha­nie Chaminade, na­ci­da en Pa­rís el 8 de agos­to de 1861, hi­ja de un prós­pe­ro fi­nan­cis­ta, fue una ni­ña pro­di­gio co­mo com­po­si­to­ra, pe­ro tu­vo que desen­vol­ver­se en un me­dio fu­ri­bun­da­men­te pa­triar­cal que por po­co la aplas­ta ba­jo sus in­fa­mes prohi­bi­cio­nes.

Des­de Hil­de­gard von Bin­gen –si­glo XII– a nin­gu­na mu­jer se le ha­bía per­mi­ti­do ha­cer ca­rre­ra co­mo crea­do­ra en el cam­po de la mú­si­ca. Fanny Men­dels­sohn –her­ma­na­de Fé­lix– y Al­maMah­ler –es­po­sa de Gus­tav– fue­ron vo­ces es­tran­gu­la­das, y Cla­ra Wieck in­mo­ló to­da su vi­da en la di­vul­ga­ción de la obra de su es­po­so, Ro­bert Schu­mann.

No era bien vis­to que una mu­jer se de­di­ca­ra a la crea­ción mu­si­cal: era una pro­fe­sión “pa­ra hom­bres”, y es­to no ha­bría de cam­biar has­ta bien en­tra­do el si­glo XX, con fi­gu­ras pio­ne­ras co­mo las her­ma­na­sLi­li y Na­dia Bou­lan­ger, Ger­mai­ne Tai­lle­fe­rre, Sofía Gu­bai­dú­li­na, y en Cos­ta Ri­ca, la per­ver­sa­men­te ol­vi­da­da Rocío Sanz (1934-1993), au­to­ra –en­tre cien­tos de obras no­ta­bles– de la más her­mo­sa can­ción de cu­na que en mi vi­da he es­cu­cha­do.

Bi­zet, el au­tor de Car­men, oyó a la pe­que­ña Cécile y, de in­me­dia­to. co­men­zó a lla­mar­la “mi mo­zar­ti­ta”.

Fue gra­cias al em­pe­ño de Bi­zet que Cécile co­men­zó a re­ci­bir cla­ses for­ma­les de mú­si­ca. Y aun así: te­nía que asis­tir clan­des­ti­na­men­te, en ám­bi­tos pri­va­dos –¡ja­más el Con­ser­va­to­rio!–, co­mo si per­pe­tra­se al­gún ac­to so­cial­men­te re­pren­si­ble. Su pa­dre im­pu­so la cláu­su­la de la pri­va­ci­dad: ¡la com­po­si­ción mu­si­cal era al­go in­de­cen­te pa­ra una mu­cha­chi­ta de bue­nos mo­da­les y pul­cro li­na­je!

Un sur­ti­dor de me­lo­días

Al día de hoy, to­da­vía no se ha in­ven­ta­do co­sa más be­lla que una be­lla me­lo­día con su be­llo acom­pa­ña­mien­to. Es­ta fue la es­pe­cia­li­dad de Cécile. Cier­to que abor­dó for­mas “gran­des” (una sin­fo­nía ti­tu­la­da Las Ama

zo­nas; una so­na­ta; dos tríos pa­ra piano, vio­lín y che­lo; la ópe­ra

La Se­vi­lla­na; un Con­zer­ts­tück

–pie­za de con­cier­to– pa­ra piano y or­ques­ta; y un ba­llet lla­ma­do Ca­llir­hoé.

Pe­ro di­ga­mos las co­sas co­mo son: la na­tu­ral pro­cli­vi­dad de Cécile eran las pie­zas pa­ra piano cor­tas –des­pec­ti­va­men­te alu­di­das co­mo “mú­si­ca de sa­lón”– y las can­cio­nes so­bre tex­tos de poe­tas fran­ce­ses, con acom­pa­ña­mien­to pia­nís­ti­co. Es que el piano era su ins­tru­men­to, y a juz­gar por la in­gen­te di­fi­cul­tad de al­gu­nas de sus obras, he­mos de in­fe­rir que era una tre­men­da pia­nis­ta, una vir­tuo­sa en la lí­nea de Cho­pin y Liszt (de­jó al­gu­nas gra­ba­cio­nes

en pia­no­las).

Cécile era un ver­da­de­ro hon­ta­nar de me­lo­días: las pro­du­cía “co­mo el man­zano pro­du­ce man­za­nas” (Saint-Saëns), y en es­to bien pue­de evo­car­nos a Mo­zart. Era una mi­nia­tu­ris­ta, una crea­do­ra de mi­cro­cos­mos so­no­ros poé­ti­cos, in­ti­mis­tas, a me­nu­do des­crip­ti­vos ( La li­son­je­ra, Li­bé­lu­las, Ar­le­qui­na , La hi­lan­de­ra, Sca­ra­mou­che, La on­di­na, Las si­re­nas, ¿Te acuer­das?, La lu­na pe­re­zo­sa).

En la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial de­jó de la­do el piano y, a los 57 años, se fue a tra­ba­jar co­mo en­fer­me­ra en un hos­pi­tal de cam­po. Co­mo tes­ti­mo­nio mu­si­cal nos le­gó una pie­za lla­ma­da En el país de­vas­ta­do.

De más de 400 com­po­si­cio­nes, ape­nas se es­cu­cha, hoy en día, al­gu­na de sus vi­ñe­tas pia­nís­ti­cas. La mu­si­có­lo­ga Fuen­san­ta Cla­res ob­ser­va que la pres­ti­gio­sí­si­ma fir­ma Deuts­che Gram­mop­hon lan­zó su dis­co de can­cio­nes in­ter­pre­ta­das por la so­prano An­ne Sophie Van Ot­ter, pe­ro ni en la por­ta­da ni en la ca­rá­tu­la fi­gu­ra el nom­bre de la com­po­si­to­ra… ape­nas apa­re­ce en la con­tra­por­ta­da y en le­tras pe­que­ñas. No es un nom­bre que “ven­da”, y pa­ra pri­vi­le­giar a la in­tér­pre­te, la fir­ma de­ci­dió es­ca­mo­tear­lo: ¡inad­mi­si­ble!

Es­pí­ri­tu tras­hu­man­te

En su mo­men­to, Cécile fue in­men­sa­men­te cé­le­bre. Re­co­rrió to­da Eu­ro­pa, lle­gó has­ta Tur­quía, era ado­ra­da en Gran Bre­ta­ña, don­de fue re­ci­bi­da por la pro­pia Rei­na Vic­to­ria en Wind­sor, y en 1908 se em­bar­có en una gi­ra en los Es­ta­dos Uni­dos que la lle­vó a 12 ciu­da­des, de Bos­ton a St. Louis, y don­de fue aga­sa­ja­da por Roo­se­velt. Cier­to: ya a la sa­zón Dvó­rak, Chai­kovs­ki y Mah­ler ha­bían via­ja­do al Nue­vo Mun­do, ¡pe­ro ta­les tro­tes no eran lo pro­pio de una bue­na, bur­gue­sa se­ño­ra pa­ri­si­na, viu­da de Car­bo­nel, un edi­tor de mú­si­ca mar­se­llés, y cria­da den­tro de la rí­gi­da mo­ra­li­na del Se­gun­do Im­pe­rio fran­cés!

Cécile ge­ne­ró clu­bes de fans fe­me­ni­nas, su nom­bre y su ima­gen fue­ron usa­dos pa­ra una lí­nea de mo­da, y sus ini­cia­les se trans­for­ma­ron en un acrós­ti­co que sim­bo­li­za­ba el ideal de mu­jer crea­ti­va, pro­fun­da, com­pro­me­ti­da. Por po­co, era ido­la­tra­da co­mo fi­gu­ra mís­ti­ca, per­cep­ción que ella no des­es­ti­mu­ló al de­cla­rar: “Mi amor es la mú­si­ca: yo soy una re­li­gio­sa, una ves­tal”.

En 1913 re­ci­bió la Le­gión de Ho­nor: fue la pri­me­ra mú­si­ca lau­rea­da con es­te re­co­no­ci­mien­to. ¿Qué pa­só, en­ton­ces, con ella? Su es­tre­lla se apa­gó des­pués de su­muer­te, acae­ci­da en Mon­te­car­lo, el 13 de agos­to de 1944. Pe­ro na­die le qui­ta lo bai­la­do: fue la pri­me­ra mu­jer com­po­si­to­ra que lo­gró vi­vir –sol­ven­te­men­te– de su tra­ba­jo.

Be­lla co­mo una ban­de­ra

Era her­mo­sa, Cécile, con una be­lle­za que pa­re­cie­se sa­ca­da de al­gu­na de las te­las de su con­tem­po­rá­nea, la pin­to­ra Bert­he Mo­ri­sot, se­re­na­men­te me­lan­có­li­ca, nim­ba­da por una luz in­ver­nal di­fu­sa, en­ra­re­ci­da. Sin em­bar­go es­cri­bió co­lec­cio­nes de pie­zas “hu­mo­rís­ti­cas”, y su mú­si­ca son­ríe con más fre­cuen­cia que llora.

Tam­bién –he­cho no­ta­bi­lí­si­mo– com­pu­so pie­zas pe­da­gó­gi­cas pa­ra los ni­ños, una prác­ti­ca que la ubi­ca en el li­na­je de Bach, Schu­mann, Chai­kovs­ki y Bar­tók. En al­gu­na oca­sión es­cri­bió: “Yo no creo que las po­cas mu­je­res que han al­can­za­do gran­de­za en el tra­ba­jo crea­ti­vo sean la ex­cep­ción. Pien­so que la vi­da ha si­do du­ra pa­ra las mu­je­res: no se les ha da­do opor­tu­ni­dad, no se les ha da­do se­gu­ri­dad”.

Con de­cir­les que un co­le­ga se per­mi­tió sen­ten­ciar que Cécile “no era una mu­jer que com­po­nía, sino un com­po­si­tor que era mu­jer”: ¿có­mo de­be­mos to­mar es­te in­sul­to-ho­me­na­je?

Ami­gos, ami­gas: ahí es­tá la mú­si­ca de Chaminade: a us­te­des les co­rres­pon­de des­agra­viar­la y res­ti­tuir­la a su lu­gar de crea­do­ra emi­nen­te. Ade­más, ¡se van adi­ver­tir tan­to! Es una­mú­si­ca be­llí­si­ma: fres­ca, ori­gi­nal, es­pon­tá­nea, lle­na de li­ris­mo, de ver­bo, de elo­cuen­cia. No se pri­ven de ella: re­gá­len­le su aten­ción, y ella los col­ma­rá de her­mo­su­ra. Apro­xí­men­se a ella con amor, y les ga­ran­ti­zo que se­rán co­rres­pon­di­dos.

In­tere­san­te f.

La com­po­si­to­ra y pia­nis­ta Cécile Loui­se Stép­ha­nie Chaminade (Fran­cia, 1857-1944) . WIKICOMMONS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.