La mi­ra­da cóm­pli­ce en Noa­ma­rás, de Krzysz­tof Kies­lows­ki.

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

El ci­neas­ta po­la­co Krzysz­tof Kies­lows­ki, al igual que su re­co­no­ci­do com­pa­trio­ta Andrzej Waj­da, reali­zó, des­de la dé­ca­da de los años 70, un cine vin­cu­la­do es­tre­cha­men­te al con­tex­to de su país, a las pro­ble­má­ti­cas y con­vul­sio­nes de su épo­ca. Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de Waj­da –que en mu­chas oca­sio­nes hi­zo fil­mes po­lí­ti­ca­men­te con­fron­ta­ti­vos y po­lé­mi­cos– apos­tó más bien por ex­plo­rar en los di­le­mas in­ter­nos del ser hu­mano, so­bre to­do aque­llos más es­pi­ri­tua­les y emo­cio­na­les.

De esa ma­ne­ra, des­de al­gu­nos de los do­cu­men­ta­les que reali­zóa­lo­lar­go de la­dé­ca­da­de los 70 ( El al­ba­ñil, 1973; El pri­mer amor, 1974, yCa­be­zas par­lan­tes, 1980, en­tre otros) has­ta sus fil­mes de fic­ción de aque­llos años ( La ci­ca­triz, 1977; El afi­cio­na­do, 1979; Sin fi­nal, 1985), fue re­cu­rren­te en es­te ci­neas­ta la ne­ce­si­dad de con­fron­tar­se al con­vul­so con­tex­to po­la­co e, in­clu­so, adop­tar va­lien­tes po­si­cio­nes po­lí­ti­cas y éti­cas an­te esos di­le­mas. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca fue la de per­ci­bir y atis­bar las com­ple­ji­da­des del com­por­ta­mien­to hu­mano y sus pa­ra­do­jas más allá de esas con­tra­dic­cio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les.

Más allá de los tres co­lo­res, el “De­cá­lo­go”

Kies­lows­ki al­can­zó un am­plio re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal a ini­cios de la dé­ca­da de los 90 con los po­ten­tes fil­mes La do

ble vi­da de Ve­ró­ni­ca (1991), y so­bre to­do de su tri­lo­gía Azul,

Blan­co, Ro­jo( 1993-94), que re­fle­xio­nó sim­bó­li­ca­men­te so­bre los em­ble­má­ti­cos idea­les de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa –li­ber­tad, igual­dad, fra­ter­ni­dad–, aun­que per­ci­bi­dos en his­to­rias mu­cho más per­so­na­les e íntimas que so­cia­les o po­lí­ti­cas.

Al­go si­mi­lar ha­bía he­cho Kies­lows­ki en la dé­ca­da de los 80 en su na­tal Po­lo­nia, cuan­do fil­mó pa­ra la te­le­vi­sión va­rios me­dio­me­tra­jes de­di­ca­dos a re­fle­xio­nar so­bre los lla­ma­dos “diez man­da­mien­tos”.

En una entrevista rea­li­za­da en 1989, al fi­na­li­zar los di­fe­ren­tes epi­so­dios de su De­cá­lo­go, el ci­neas­ta con­fe­sa­ba: “No creo en Dios, pe­ro man­ten­go una bue­na re­la­ción con él”. Con ello, Kies­lows­ki evi­den­cia­ba ese víncu­lo cer­cano, pe­ro a la vez com­pli­ca- do que la cul­tu­ra po­la­ca po­see con el cris­tia­nis­mo, es­pe­cí­fi­ca­men­te con lo católico.

Unas in­te­rro­gan­tes que lo lle­va­ron a retomar esos “man­da­mien­tos” des­de una pers­pec­ti­va con­tem­po­rá­nea, pe­ro no asu­mi­do co­mo pro­se­li­tis­mo o afir­ma­ción, sino des­de un pro­fun­do cues­tio­na­mien­to no tan­to dog­má­ti­co o re­li­gio­so, sino pro­fun­da­men­te éti­co, es­pi­ri­tual.

Más allá de la mi­ra­da, el amor

Uno de los ca­pí­tu­los de ese

De­cá­lo­go fue No ama­rás, que jun­to a No ma­ta­rás, se con­vir­tió lue­go en lar­go­me­tra­je.

En No ama­rás, Kies­lows­ki re­to­ma el man­da­mien­to de “no co­me­te­rás adul­te­rio” o “no for­ni­ca­rás” y lo trans­for­ma en una re­fle­xión mu­cho más com­ple­ja acer­ca de la ob­se­sión por el otro y la mi­ra­da no per­mi­ti­da, pe­ro tam­bién so­bre el enamo­ra­mien­to y el amor.

Es­te fil­me se ins­cri­be aho­ra en el ci­clo que Preám­bu­lo de­di­ca al te­ma del vo­ye­ris­mo en el cine, con un re­co­rri­do que va des­de fil­mes clá­si­cos ( La ven­ta­na

Es­ce­nas. La pe­lí­cu­la No ama­rás tie­ne un guion de Krzysz­tof Kies­lows­ki y Krzysz­tof Pie­sie­wicz. PREÁM­BU­LO PA­RA LN. in­dis­cre­taoPee­ping Tom) has­ta más re­cien­tes ( Se­xo, men­ti­ras y

vi­deo o Ca­ché ), que abor­dan di­sí­mi­les pers­pec­ti­vas so­bre los di­fu­sos víncu­los en­tre el mi­rar y el ser­mi­ra­do, lo vi­si­ble y lo in­vi­si­ble, lo ma­ni­fies­to y lo ocul­to.

En No ama­rás, los guio­nis­tas (el pro­pio Kies­lows­ki y Krzysz­tof Pie­sie­wicz) pro­po­nen la his­to­ria de un jo­ven de 19 años (To­mek) y su ob­se­sión por una atrac­ti­va mu­jer (Mag­da), que se ma­ni­fies­ta a tra­vés de la clá­si­ca “ven­ta­na in­dis­cre­ta” (Al­fred Hitch­cock) y un te­les­co­pio que es pro­ta­go­nis­ta de esa mi­ra­da que fis­go­nea com­pul­si­va­men­te en la in­ti­mi­dad de esa mu­jer y sus re­la­cio­nes íntimas.

En al­gún mo­men­to del fil­me, la con­fe­sión y el des­cu­bri­mien­to de esa com­pul­sión re­vier­te los ro­les de “víc­ti­ma” y “vic­ti­ma­rio” per­mi­tién­do­nos en­ten­der al­gu­nos mo­ti­vos ocul­tos o in­cons­cien­tes de esa fi­ja­ción vo­ye­ris­ta de To­mek, y crean­do en Mag­da la ne­ce­si­dad de en­ten­der­lo. Apar­tir de ese mo­men­to,

No ama­rás nos ha­ce par­tí­ci­pes de una tra­ma de su­bli­ma­cio­nes de am­bas par­tes, que ha­ce del fe­ti­chis­mo de la mi­ra­da a dis­tan­cia un me­ro pre­tex­to pa­ra re­fe­rir­se a lo pa­ra­dó­ji­co de las ob­se­sio­nes y de­seos hu­ma­nos.

Con un guion de es­ca­sos y muy pre­ci­sos diá­lo­gos, una atrac­ti­va fo­to­gra­fía de cla­ros­cu­ros, una nos­tál­gi­ca ban­da so­no­ra y so­bria pues­ta en es­ce­na, que se de­sa­rro­lla bá­si­ca­men­te en los apar­ta­men­tos de am­bos pro­ta­go­nis­tas, No ama­rás pa­re­cie­ra que tam­bién jue­ga –in­di­rec­ta­men­te– con las for­mas de vi­gi­lan­cia en la gris Po­lo­nia de fi­na­les de los años 80, aun­que las per­ci­be des­de una po­si­ción más cer­ca­na a va­lo­res per­so­na­les e ín­ti­mos que a las par­ti­cu­la­res cir­cuns­tan­cias po­lí­ti­cas de la épo­ca.

Hoy, cuan­do la te­le­vi­sión, el in­ter­net y las re­des so­cia­les sue­len ha­cer de la ima­gen de las per­so­nas, de sus vi­ven­cias y con­flic­tos, un vul­gar es­pec­tácu­lo mu­chas ve­ces en­tre pa­té­ti­co y gro­tes­co, es re­con­for­tan­te vol­ver a fil­mes co­mo No ama­rás, en el cual el te­ma de la mi­ra­da pro­pia y las ob­se­sio­nes por la vi­da aje­na se plan­tean a par­tir de una ex­plo­ra­ción su­til, am­bi­gua, e, in­clu­so, pa­ra­dó­ji­ca so­bre los de­seos y pul­sio­nes hu­ma­nas, en oca­sio­nes tan in­com­pren­si­bles co­mo eter­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.