El cam­bian­te pai­sa­je de nues­tros volcanes.

El 30 de ju­lio se cum­plie­ron 61 años de la crea­ción de los pri­me­ros par­ques vol­cá­ni­cos de Cos­ta Ri­ca

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Cuan­do ve­mos un ál­bum de fo­to­gra­fías fa­mi­lia­res o cuan­do se ha­ce una reunión de ex­com­pa­ñe­ros de co­le­gio, sal­tan siem­pre las mis­mas co­men­ta­rios: ¿Quién es es­te? ¡Có­mo ha cam­bia­do! ¡Ni se pa­re­ce¡ Prue­ba feha­cien­te, co­mo di­ce la can­ción, de que Dios

per­do­na, pe­ro el tiem­po no. Lo mis­mo su­ce­de con la faz de la tie­rra, la po­si­ción de los con­ti­nen­tes, y el pai­sa­je mo­de­la­do a lo lar­go de una his­to­ria de más de 4470 mi­llo­nes de años.

Los volcanes, al igual que las per­so­nas, se les pue­de cla­si­fi­car por tem­pe­ra­men­tos (vol­ca­na­lia los lla­ma el co­le­ga Ge­rar­do So­to), ti­po de ex­plo­si­vi­dad, edad y si se les con­si­de­ra vi­vos (erup­ti­va­men­te ac­ti­vos), dor­mi­dos y muer­tos (ya ba­jo la for­ma cue­llos vol­cá­ni­cos).

Re­cien­te­men­te, tres volcanes cos­ta­rri­cen­ses en­tra­ron en ague­rri­da com­pe­ten­cia erup­ti­va, he­cho que ya ha­bía ocu­rri­do pre­via­men­te en 1969, 1975 y en 1987, pe­ro an­tes par­ti­ci­pan­do el Are­nal (aga­za­pa­da­men­te dor­mi­do des­de el 2010) en lu­gar de su pri­mo el Tu­rrial­ba. En es­te año, las re­des so­cia­les y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se han im­pre­sio­na­do con la ac­ti­vi­dad íg­nea, que ha afec­ta­do a los po­bla­do­res cer­ca­nos.

Con ca­da ac­ti­vi­dad, el pai­sa­je vol­cá­ni­co pue­de cam­biar de una for­ma inima­gi­na­da, an­te nues­tra vi­da tran­si­to­ria.

El agra­da­mien­to del crá­ter del Tu­rrial­ba

El des­per­tar erup­ti­vo de­lTu­rrial­ba tu­vo lu­gar ha­ce más de sie­te años, cuan­do el 5 de enero del 2010 erup­tó a tra­vés de dos nue­vas bo­cas, que, des­de el 8 de enero de es­te año, se unie­ron en una so­la.

El 14 de enero del 2011 se for­mó una nue­va bo­ca que emi­tió ce­ni­zas jun­to con su her­ma­na na­ci­da un año atrás. El 11 de enero del 2012 se for­mó otra bo­ca. Del 29 de oc­tu­bre al 1.º de­no­viem­bre del 2014 ocu­rrióu­na­de las erup­cio­nes más gran­des del Tu­rrial­ba, que des­tru­yó par­te de las bo­cas for­ma­da­sen el 2011 y 2012, aun­que se ins­ta­la­ron dos nue­vas den­tro de crá­ter.

El crá­ter pa­só de unos 100 m de diá­me­tro en fe­bre­ro del 2014 a 185mde diá­me­troen­di­ciem­bre de ese año. Su pro­fun­di­dad tam­bién au­men­tó. Acá se tie­ne un ejem­plo de co­mo las bo­cas cra­té­ri­cas pue­den mi­grar, so­la­par­se, des­truir­se o cu­brir­se en un lap­so efí­me­ro de tiem­po.

Ali­gual que el Tu­rrial­ba, du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, el Ira­zú pa­só por pro­fun­dos cam­bios en su pai­sa­je cra­té­ri­co cus­pidal.

La fi­sio­no­mía del Poás cam­bia

El Poás, uno de los volcanes más fo­to­gra­fia­dos de Cos­ta Ri­ca, se ca­rac­te­ri­za por su gran crá­ter: tie­ne 1.746 m en di­rec­ción nor­te-sur y 868 m en sen­ti­does­te-oes­te (no es el­más­gran­de del­mun­do, pe­ro sí uno de los más be­llos), 260 m de pro­fun­di­dad des­de el mi­ra­dor. Re­cor­de­mos suo­tro­ra ca­rac­te­rís­ti­ca­cú­pu­la de la­va (lla­ma­da do­mo por los vul­ca­nó­lo­gos) de 30 m de ele­va­ción so­bre el pla­yón vol­cá­ni- co in­te­rior o 50 m des­de el lago cra­té­ri­co.

A par­tir del 12 de abril, un día des­pués de la ce­le­bra­ción de la ges­ta del hé­roe na­cio­nal ala­jue­len­se, una fuer­te erup­ción des­tru­yó gran par­te del do­mo y, con ello, el edi­fi­cio de la­va ro­ji­zo tan fo­to­gra­fia­do por los tu­ris­tas.

El Poás aca­ba­ba de en­trar en su cuar­to pe­rio­do erup­ti­vo más im­por­tan­te des­de que se pue­de re­gis­trar su his­to­ria. A par­tir de en­ton­ces, don­de se ubi­ca­ba el do­mo, se ha lo­ca­li­za­do una bo­ca cra­té­ri­ca muy ac­ti­va que lan­za blo­ques y es­co­rias in­can­des­cen­tes; don­de se ubi­ca­ba el lago vol­cá­ni­co se ha­lla otra bo­ca que emi­te pro­fu­sa­men­te ga­ses sul­fu­ro­sos.

El Poás per­dió la fi­sio­no­mía que lo ca­rac­te­ri­zó por 60 años, tan fa­mi­liar, que ya la gen­te ha­bía ol­vi­da­do co­mo era an­tes con un úni­co lago cra­té­ri­co re­lle­nan­do el fondo de la gran olla.

Sin du­da, la con­di­ción ac­tual se­rá pa­sa­je­ra y una vez que pa­se es­te pe­río­do erup­ti­vo, po­drían vol­ver con­di­cio­nes si­mi­la­res a las de ini­cios del 2017, pe­ro no sa­be­mos có­mo que­da­rá su pai­sa­je re­mo­de­la­do por las ma­nos de un ar­qui­tec­to íg­neo neo­li­be­ral, que que­rrá bo­rrar el pa­sa­do pa­ra crear su pro­pia his­to­ria.

Las co­rrien­tes de ba­rro vol­cá­ni­co ca­lien­tes

Tam­bién co­no­ci­das co­mo laha­res, es­tas co­rrien­tes ca­lien­tes de ba­rro vol­cá­ni­co han si­do ex­pe­li­das va­rias ve­ces, du­ran­te las erup­cio­nes, des­de el lago cra­té­ri­co del Rin­cón de la Vie­ja –y el Poás yTu­rrial­ba no se han que­da­do atrás–, úni­co­vol­cán his­tó­ri­ca­men­te ac­ti­vo de la cor­di­lle­ra de Gua­na­cas­te y tam­bién el úni­co que no quie­re cam­biar su fi­sio­no­mía.

Al igual que el Poás, po­see un lago cra­té­ri­co ca­lien­te; pe­se a que ha es­ta­do ac­ti­vo des­de que se tie­ne me­mo­ria his­tó­ri­ca, no ha cam­bia­do su apa­rien­cia ¿Se­rá aca­so por­que allí lo cus­to­dia Cu­ru­ban­da, la prin­ce­sa ame­rin­dia que se con­vir­tió en he­chi­ce­ra pa­ra vi­vir jun­to a su ama­do –sa­cri­fi­ca­do por su pa­dre–, con el fin de no dar­le con­ti­nui­dad a su amor im­po­si­ble, y es­tá acom­pa­ña­da­por su hi­jo den­tro­de­los lo­dos ca­lien­tes del vol­cán?

El reinventarse

De­bi­do a sus par­ti­cu­la­ri­da­des geo­ló­gi­cas y es­cé­ni­cas, así co­mo su fau­na y flo­ra, los volcanes Rin­cón de la Vie­ja, Poás, Ira­zú y Tu­rrial­ba fue­ron de­cla­ra­dos par­ques na­cio­na­les en 1955 (jus­to cuan­do el Poás ter­mi­na­ba su ter­cer pe­río­do erup­ti­vo re­le­van­te: 1953-1955), se­gún la ley or­gá­ni­ca del Ins­ti­tu­to Cos­ta­rri­cen­se de Tu­ris­mo (N.° 1917 del 30 de ju­lio de 1955).

Ac­tual­men­te, la gran ma­yo­ría de los gran­des volcanes cos­ta­rri­cen­ses son par­ques na­cio­na­les o áreas pro­te­gi­das. Es­ta sin­gu­lar e in­creí­ble ac­ción ha pues­to a dis­po­si­ción de las ac­tua­les y fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes áreas de ex­tra­or­di­na­ria be­lle­za y de enor­me va­lor na­tu­ral.

Anual­men­te, más de un mi­llón y me­dio de per­so­nas vi­si­tan y go­zan de es­tos lu­ga­res, sien­do el vol­cá­nPoás el par­que­más­vi­si­ta­do con más de 350 000 per­so­nas has­ta el 2016.

En la com­pe­ten­cia por el tu­ris­mo se acer­can el Are­nal y el Ira­zú (cu­yos vi­si­tan­tes han re­des­cu­bier­to más el área de Pru­sia tras el cie­rre del Poás).

De los 28 par­ques na­cio­na­les, cua­tro volcanes se ubi­ca­ban en los pri­me­ros diez lu­ga­res en vi­si­tas (Poás, Ira­zú, Are­nal y Rin­cón de la Vie­ja), sin to­mar en cuen­ta Tor­tu­gue­ro, un par­que hu­me­dal cos­te­ro, pe­ro que tam­bién po­see co­nos vol­cá­ni­cos.

El tu­ris­mo, en es­pe­cial el de los volcanes, es la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos del país, pe­ro al igual que los volcanes se vuel­ven un imán pa­ra el aman­te de la na­tu­ra­le­za, de pron­to pue­den vol­ver a su ori­gen pri­mi­ge­nio: una fuer­za crea­do­ra y des­truc­to­ra. Así los ne­go­cios di­rec­tos e in­di­rec­tos pue­den ver­se fuer­te­men­te afec­ta­dos por los cie­rres de los par­ques na­cio­na­les, co­mo una for­ma pre­ven­ti­va de ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de las per­so­nas.

Las me­di­das pa­ra pa­liar di­cha si­tua­ción han si­do len­tas y com­pli­ca­das. Ello nos po­ne de ma­ni­fies­to lo frá­gil y vul­ne­ra­ble que se pue­de vol­ver una re­gión que de­pen­de del tu­ris­mo re­la­cio­na­do con un vol­cán.

Se de­ben de reinventar nue­vas ru­tas y pun­tos de vi­si­ta­ción, co­mo la vis­ta her­mo­sa del Poás humean­te des­de Va­ra­blan­ca, Frai­ja­nes y sus fre­sas, los la­gos cra­té­ri­cos del Hu­le y Río Cuar­to, el her­mo­so va­lle in­ter­vol­cá­ni­co de To­ro Ama­ri­llo o Ba­jos del To­ro y el sin­nú­me­ro de cas­ca­das pre­sen­tes en la geo­ru­ta de pai­sa­jes vol­cá­ni­cos. A los ti­cos nos so­bra in­ge­nio y es mo­men­to de sa­car­lo a re­lu­cir.

EL AU­TOR ES DOC­TOR EN VUL­CA­NO­LO­GÍA, MIEM­BRO DE LA ACA­DE­MIA NA­CIO­NAL DE CIEN­CIAS, DE LA ACA­DE­MIA DEGEOGRAFÍA E HIS­TO­RIA Y FUN­CIO­NA­RIO DE LA RED SISMOLÓGICA NA­CIO­NAL.-

COR­TE­SÍA DE GUI­LLER­MO AL­VA­RA­DO.

Se mues­tran las bo­cas cra­té­ri­cas del Ira­zú en 1926 y des­pués del pe­rio­do erup­ti­vo de 1963-1965. En el 2012 po­seía un lago cra­té­ri­co, que se se­có en ju­nio del 2013.

GUI­LLER­MO AL­VA­RA­DO PA­RA LN.

As­pec­to del crá­ter del Vol­cán Poás has­ta ini­cios del 2017 y su pre­sen­te mor­fo­lo­gía con lago ter­mo­mi­ne­ral se­co y va­rias bo­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.