Las ca­lles del rock es­tán lle­nas de bue­nas in­ten­cio­nes

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - VÍCTOR FER­NÁN­DEZ G. vfer­nan­dez@nacion.com

Priscilla Car­ba­llo Por las ca­lles del rock: Apro­xi­ma­cio­nes al desa­rro­llo del rock en Cos­ta Ri­ca 1970-1990 En­sa­yo Edi­to­rial Ar­le­kín Pe­di­dos: 2234-9315

Per­se­gui­dos por las au­to­ri­da­des, se­ña­la­dos por po­lí­ti­cos y lí­de­res re­li­gio­sos, mar­gi­na­dos de los re­co­no­ci­mien­tos ofi­cia­les, y me­nos­pre­cia­dos por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción: en Cos­ta Ri­ca los ro­que­ros han apren­di­do a ha­cer­se oír mien­tras na­dan con­tra co­rrien­te. Siem­pre.

La his­to­ria del gé­ne­sis de la es­ce­na ro­que­ra cos­ta­rri­cen­se, si bien es ri­ca y ame­na, ha si­do po­co do­cu­men­ta­da, es­pe­cial­men­te el pe­río­do de tiem­po en­tre ini­cios de los años 60 y fi­na­les de los 70, en vis­ta de la es­ca­sa (por no de­cir nu­la) co­ber­tu­ra que es­tos ar­tis­tas re­ci­bían de par­te­de­la pren­sa, ade­más­de­la pro­pia na­tu­ra­le­za in­for­mal de las agru­pa­cio­nes, la­ma­yo­ría de cor­ta vi­da y sin obra gra­ba­da.

Afor­tu­na­da­men­te la me­mo­ria his­tó­ri­ca de los ro­que­ros em­pe­zó a co­brar for­ma en los úl­ti­mos 15 años, gra­cias al in­te­rés de los mis­mos mú­si­cos y de dis­tin­tos au­to­res pa­ra re­cons­truir lo su­ce­di­do a los pio­ne­ros del gé­ne­ro. En di­cha lí­nea son es­pe­cial­men­te va­lio­sos los dos vo­lú­me­nes de la se­rie de dis­cos 20

años de rock na­cio­nal –edi­ta­dos

por Sony Mu­sic en el 2002–, así co­mo los apor­tes de fi­gu­ras li­ga­das a la es­ce­na mu­si­cal, co­mo la pe­rio­dis­ta Ana Ma­ría Pa­rra; el crí­ti­co Al­ber­to Zú­ñi­ga, y el ges­tor cul­tu­ral y cu­ra­dor Rodolfo León ( el Fo), en­tre otros.

La so­ció­lo­ga Priscilla Car­ba­llo Vi­lla­gra en­tre­ga es­te año una de las in­ves­ti­ga­cio­nes más for­ma­les que la aca­de­mia ha em­pren­di­do so­bre el te­ma con Por los ca­mi­nos del rock: Apro­xi­ma­cio­nes al desa­rro­llo del rock en Cos­ta

Ri­ca 1970-1990 (Edi­to­rial Ar­le­kín). El es­tu­dio fue fi­nan­cia­do en par­te con di­ne­ros del pro­gra­ma es­ta­tal Proar­tes, en la ca­te­go­ría de in­ves­ti­ga­ción cul­tu­ral y ad­mi­nis­tra­ti­va, y se pre­sen­tó a me­dia­dos de agos­to.

La au­to­ra se dio a la ta­rea de ras­trear a mú­si­cos que par­ti­ci­pa­ron del gre­mio ro­que­ro en dis­tin­tas dé­ca­das y en­tre­vis­tar­los. Así, el li­bro se fun­da­men­te en con­ver­sa­cio­nes con ro­que­ros tan re­co­no­ci­dos co­mo Nar­ci­so So­to­ma­yor, Ge­rar­do Mo­ra, Ale­xán­der Loy­naz, Ber­nal Vi­lle­gas, Al­ber­to Chá­vez, Car­los Ca

li­lo Pardo, Fe­de­ri­co Fi­co Dö­rries, Ro­ber­to Pa­na y Abel Guier.

Pe­se a que la obra de Car­ba­llo en sus in­ten­cio­nes pa­re­ce am­plia en la co­ber­tu­ra de la es­ce­na ro­que­ra, en su esen­cia es más cer­ca­na a una guía bio­grá­fi­ca de las 20 agru­pa­cio­nes de mú­si­ca ori­gi­nal se­lec­cio­na­das por la au­to­ra, ca­da una con un apar­ta­do pro­pio. El cri­te­rio de la in­ves­ti­ga­do­ra pa­ra es­co­ger a las ban­das no es cla­ro, pues las ca­rac­te­rís­ti­cas en­tre ellas son di­sí­mi­les (al­gu­nas son agru­pa­cio­nes de cul­to, otras tu­vie­ron un im­pac­to mí­ni­mo; va­rias gra­ba­ron va­rios ál­bu­mes fren­te a otras que no plas­ma­ron na­da en dis­co o ca­se­te).

Por las ca­lles del roc­kes un li­bro que se ha­ce re­co­men­da­ble pa­ra me­ló­ma­nos y en­tu­sias­tas de la crea­ción ar­tís­ti­ca cos­ta­rri­cen­se. Di­cho eso, la obra tie­ne ca­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas pues su úni­ca fuen­te son las en­tre­vis­tas de los mú­si­cos par­ti­ci­pan­tes, sin que sus de­cla­ra­cio­nes se con­tras­ten con otras evi­den­cias o ac­to­res de la épo­ca, por lo que se to­ma por co­rrec­to to­do lo­que las fuen­tes di­je­ron. Es­to lle­va a que, por ejem­plo, en ban­das que fue­ron co­no­ci­das por las con­tras­tan­tes per­so­na­li­da­des de sus in­te­gran­tes, se dé co­mo úni- ca la ver­sión del mú­si­co que sí par­ti­ci­pó de la in­ves­ti­ga­ción.

El li­bro tam­bién se que­da cor­to en ahon­dar en he­chos fun­da­men­ta­les de la his­to­ria del

rock en el país, y un par de pá­gi­nas se ha­cen in­su­fi­cien­tes pa­ra desa­rro­llar his­to­rias co­mo las del Fes­ti­val en el Sol, Ra­dio U, el con­cier­to de la Fos­fo­re­ra o los ba­res de San Pe­dro y La Ca­li­for­nia. Es­tos te­mas, abor­da­dos en apar­ta­dos di­fe­ren­cia­dos de las bio­gra­fías de ban­das, se sien­ten co­mo una pro­ba­di­ta de al­go que es­ta­ba pa­ra ser ban­que­te.

La obra se ape­gaa su na­tu­ra­le­za aca­dé­mi­ca y su re­dac­ción es tan fría y dis­tan­te co­mo lo son la ma­yo­ría de las te­sis de pos­gra­do. Es­ta elec­ción de es­ti­lo de par­te de la au­to­ra si bien es vá­li­da (es­pe­cial­men­te en círcu­los uni­ver­si­ta­rios), no ha­ce jus­ti­cia al ca­rác­ter co­lo­quial y di­ver­ti­do de la na­rra­ción que hi­cie­ron los in­tér­pre­tes in­clui­dos.

El pro­ce­so de­trás de es­te li­bro se sien­te apre­su­ra­do, po­si­ble­men­te por­que la fe­cha de en­tre­ga es­ta­ba en­mar­ca­da en el cum­pli­mien­to de las con­di­cio­nes de Proar­tes. So­lo así se en­tien­de que la au­to­ra ex­pli­que que le fue im­po­si­ble entrevistar a una fi­gu­ra cla­ve del rock de los 80 y 90 co­mo la vo­ca­lis­ta Mar­ta Fonseca, quien es­tá de más de­cir es bas­tan­te ac­ce­si­ble y si­gue ac­ti­va co­mo ar­tis­ta. So­bre es­ta lí­nea, Car­ba­llo la­men­ta­noha­ber con­ta­do con tes­ti­mo­nios de mu­je­res mi­li­tan­tes del rock ti­co de an­ta­ño (to­dos sus en­tre­vis­ta­dos son va­ro­nes), aun­que al igual que Fonseca, en su in­ves­ti­ga­ción tam­po­co in­clu­yó, por ejem­plo, a Mi­riam Jar­quín, quien in­clu­so fue ex­clui­da en el li­bro del ca­pí­tu­lo de­di­ca­do al gru­po Ig­ni Fe­rro­que, pe­se a ser lavoz de al­gu­nos de sus can­cio­nes más re­co­no­ci­das.

Lo apre­su­ra­do de la en­tre­ga tam­bién se evi­den­cia en el aca­ba­do fi­nal del tex­to, que ado­le­ce de la de­bi­da re­vi­sión fi­lo­ló­gi­ca. Pe­se a lo an­te­rior, Por las ca

lles del rock es un pa­so en la di­rec­ción co­rrec­ta. El li­bro ayu­da a ha­cer vi­si­bles a los ver­da­de­ros pio­ne­ros del rock en nues­tro país, des­mi­ti­fi­can­do la creen­cia po­pu­lar de que el gé­ne­ro echó a an­dar a par­tir de Ca­fé con Le­che y Jo­sé Cap­many, cuan­do mu­cho an­tes de La mo­de­lo ya otros ha­bían da­do la lu­cha pa­ra abrir­se un es­pa­cio en las ra­dios y los ba­res con gui­ta­rras eléc­tri­cas y can­cio­nes ori­gi­na­les.

Bien di­ce la au­to­ra que su obra no es­tá cer­ca de ser con­clu­yen­te y que su as­pi­ra­ción es que otros in­ves­ti­ga­do­res pres­ten aten­ción al me­dio ar­tís­ti­co y abor­den otros án­gu­los que ella no pu­do in­cluir en su tra­ba­jo.

Al rock ti­co le que­da mu­cho por con­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.