¿Quién le te­me a la gran Eu­ni­ce Odio?

Zo­naen­te­rri­to­rio­de­lal­ba. El res­ca­te de es­te li­bro de Eu­ni­ce Odio, por par­te de la Euned, per­mi­te se­guir re­va­lo­ran­do su le­ga­do poé­ti­co, pe­ro so­bre to­do es­tu­diar­lo en diá­lo­go con el pre­sen­te

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - “Aho­ra, ya na­die po­drá te­ner­te en na­da, ni ne­gar­te más” Ri­ma de Vall­bo­na

U n día de mar­zo de 1974, des­pués de más de una se­ma­na de muer­ta, se des­cu­bre el ca­dá­ver, ya des­com­pues­to, de Eu­ni­ce Odio. ¿Qué su­ce­dió en la vi­da de la me­jor poe­ta cos­ta­rri­cen­se de to­dos los tiem­pos pa­ra desem­bo­car en un cua­dro tan tris­te y de­sola­do? No qui­sie­ra con­cen­trar­me en­la bio­gra­fíay­me­nos leer­suo­braa la luz de es­ta, pe­ro no po­de­mos pa­sar por al­to la his­to­ria de ig­no­mi­nia a la que fue so­me­ti­da.

Si di­je­se que los es­cri­to­res cos­ta­rri­cen­ses más im­por­tan­tes son Fa­bián Do­bles o Joaquín Gu­tié­rrez na­die di­ría na­da, pe­ro qué di­fe­ren­te cuan­do nos en­fren­ta­mos a otra po­si­bi­li­dad. Trai­go es­to a co­la­ción por dos ra­zo­nes. Pri­me­ro, re­sul­ta des­ta­ca­ble de qué mo­do la es­ta­tu­ra ar­tís­ti­ca e in­te­lec­tual de Yo­lan­da Orea­muno y de Eu­ni­ce Odio opa­ca al res­to de au­to­res na­cio­na­les, más aún por la épo­ca que vi­vie­rony­por sus his­to­rias per­so­na­les, mar­ca­das por to­dos los sig­nos de una cul­tu­ra pa­triar­cal (y pu­ni­ti­va, co­mo se­ña­la Car­los Vi­lla­lo­bos). No so­lo fue­ron ex­clui­das an­tes, aún es­cu­cha uno a au­to­res va­ro­nes afir­mar que es­tán so­bre­va­lo­ra­das.

Ade­más, en­fa­ti­zo su pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal: ¿por qué ra­zón no fue igual pa­ra otros au­to­res, es­pe­cial­men­te des­pués de los años 60? La­men­ta­ble­men­te es­te es­pa­cio no es el in­di­ca­do pa­ra in­ves­ti­gar las cau­sas ni pa­ra equi­pa­rar es­ta si­tua­ción con el de­cli­ve de la la­bor edi­to­rial y crí­ti­ca du­ran­te el mis­mo pe­rio­do, pe­ro sir­ve co­mo aci­ca­te pa­ra quien bus­que tra­zar el ma­pa de las le­tras cos­ta­rri­cen­ses.

La his­to­ria de Eu­ni­ce es trá­gi­ca, sin más, y so­lo po­de­mos con­so­lar­nos con su enor­me le­ga­do, co­mo si es­to pu­die­se re­sar­cir­la. Su poesía, mís­ti­co-me­ta­fí­si­ca, es la cum­bre de un es­ti­lo; su pro­sa, ace­ra­da y con­tun­den­te, su­po lan­zar po­lé­mi­cos dar­dos (a ella de­be­mos el tér­mino “cos­ta­rri­si­ble”).

Si la pos­te­ri­dad de ver­dad ad­quie­re deu­das, hoy le co­rres­pon­de co­lo­car a Eu­ni­ce en un lu­gar cen­tral, no pa­ra pe­tri­fi­car­la con la ma­te­ria muer­ta de los mo­nu­men­tos, sino pa­ra que pue­da se­guir dia­lo­gan­do con no­so­tros.

La nue­va edi­ción de Zo­naen­te­rri­to­rio­de­lal­ba

Po­cas ta­reas re­sul­tan tan gra­ti­fi­can­tes pa­ra un edi­tor co­moen­fren­tar­se a un tex­to­ca­nó­ni­co pe­ro re­la­ti­va­men­te os­cu­ro, ar­mar­se de pa­cien­cia pa­ra re­cons­truir su ru­ta li­te­ra­ria y de­ci­dir so­bre la ver­sión fi­nal. He te­ni­do ese ra­ro pri­vi­le­gio en al- gu­nas oca­sio­nes: la edi­ción de

Bar Ro­ma, no­ve­la in­con­clu­sa de Mar­co Re­ta­na y aho­ra la pri­me­ra edi­ción cos­ta­rri­cen­se com­ple­ta de Zo­na en te­rri­to­rio del al­ba. Poesía: 1946-1948 (en ade­lan­te Zo­na).

Gra­cias a la in­can­sa­ble la­bor de la es­cri­to­ra y aca­dé­mi­ca Ri­ma de Vall­bo­na –la ma­yor es­pe­cia­lis­ta eu­ni­cia­na– lle­gó a la Euned la edi­ción prín­ci­pe de Zo­na, pu­bli­ca­da en Ar­gen­ti­na por Bri­ga­das Líricas en 1953.

El tex­to fue es­co­gi­do aquel año pa­ra re­pre­sen­tar a Cen­troa­mé­ri­ca. Es­te he­cho no es me­nor. Sig­ni­fi­ca que des­de su pri­me­ra obra y has­ta el fi­nal de su ca­rre­ra Eu­ni­ce tu­vo pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal. Re­cor­de­mos que

Los ele­men­tos te­rres­tres ganó el Premio Cen­troa­me­ri­cano de Poesía 15 de se­tiem­breen1947y fue pu­bli­ca­do en Gua­te­ma­la. Por su par­te, a Trán­si­to de fue­go, en­via­do al Cer­ta­men de Cul­tu­ra de El Sal­va­dor, el ju­ra­do le otor­gó un re­co­no­ci­mien­to en me­tá­li­co y lo pu­bli­có en 1957.

Qui­zá pa­rez­ca ra­zo­na­ble que en­tre dos obras tan im­por­tan­tes, las di­men­sio­nes y el al­can­ce de Zo­na no le per­mi­tie­ran bri­llar ade­cua­da­men­te.

Su­ma­do a es­to, la con­fu­sión que se ge­ne­ra con la an­to­lo­gía pre­pa­ra­da por la mis­ma Eu­ni­ce,

Te­rri­to­rio del al­ba y otros poe

mas (Edu­ca, 1974), di­fi­cul­ta la com­pren­sión del cor­pus eu­ni­ciano. Los de­ta­lles de es­ta si­tua­ción apa­re­cen ex­pli­ca­dos en el pró­lo­go que pa­ra es­ta edi­ción ín­te­gra pre­pa­ró de Vall­bo­na.

Los poe­mas de Zo­na

Un epí­gra­fe de la pro­pia au­to­ra, que en es­ta edi­ción que­da co­mo poe­ma in­de­pen­dien­te, es el pór­ti­co de esa “zo­na” a la que nos in­vi­ta a pa­sar: “Un ta­llo de mar­fil te subía / por el al­ba, y por den­tro / del ai­re as­cen­días / a to­dos / sus li­na­jes” (3). Con­ti­núa con uno de los tex­tos ex­clui­dos de las obras completas, Dos pro­le­gó­me­nos pa­ra una­can­ción (5), cu­yo mo­ti­vo es la idea del can­to co­mo so­ni­do íntimo.

La cla­se de ma­te­má­ti­cas con­ju­ga en un so­lo tex­to el len­gua­je con­cre­to de los nú­me­ros con un uni­ver­so ba­rro­co, que cul­mi­na con un ver­so que lo re­su­me: “¡Qué sue­ño tan me­tó­di­co el del caos!” (9). Por su par­te, Es­ta ma­ña­na he ama­ne­ci­do ale­gre (11) re­sul­ta no so­lo un poe­ma­fres­co co­mo su tí­tu­lo sino que efec­ti­va­men­te es­ta­mos fren­te a uno de los tex­tos más diá­fa­nos de Eu­ni­ce.

Con­tra­rio a la ma­yor par­te de su obra, la es­té­ti­ca de Zo­na se mue­ve en un te­rreno don­de se per­mi­te lo co­lo­quial a la vez que la me­tá­fo­ra au­rá­ti­co-esen­cia­lis­ta (“Án­ge­les de cua­tro sí­la­bas / lle­va­ban tu co­ra­zón”, 13), pa­ra usar un con­cep­to de Fran­cis­co Ro­drí­guez Cas­can­te.

En efec­to, las imá­ge­nes que cons­tru­ye Eu­ni­ce se mue­ven en­tre dos po­si­bi­li­da­des ex­pre­si­vas. El ele­men­to con­ver­sa­cio­nal se evi­den­cia en oca­sio­nes por el uso del oc­to­sí­la­bo, me­tro de la tra­di­ción po­pu­lar y re­cur­so de la poesía in­fan­til: “Lin lan, can­ta­ba la alon­dra / lin lan, en torre de al­baha­ca […] y el ár­bol sue­ña que sue­ña / alon­dras so­bre sus ra­mas” (15).

Sin em­bar­go, de un poe­ma co­mo el an­te­rior, sal­ta­mos a uno de at­mós­fe­ra más den­sa y hon­do sen­ti­do exis­ten­cial, don­de una ciu­dad anó­ni­ma to­ma el lu­gar cen­tral. La ha­blan­te sa­be que al­go la es­pe­ra en esa ciu­dad, pe­ro hay un re­cha­zo ha­cia sus im­pro­ba­bles bon­da­des: “Es ca­si im­po­si­ble no amar­la des­de le­jos. / De cer­ca es otra co­sa” (20). De Vall­bo­na lee el poe­ma en cla­ve au­to­bio­grá­fi­ca y su­gie­re que es San Jo­sé, la ciu­dad que la ex­pa­trió.

El li­bro fluc­túa en­tre poe­mas des­crip­ti­vos e in­ti­mis­tas. De Pe­que­ña recepción de un amigo a su lle­ga­da a Pa­na­má (21) pa­sa­mos a un Re­cuer­do de mi in­fan­cia pri­va­da (23), una de las en­tra­das más con­mo­ve­do­ras. Lo mis­mo­po­dría de­cir­se de los dos úl­ti­mos poe­mas, A Na­ta­lia, la ni­ña del pin­tor Gra­nell (27-30) y la Sui­te de la bai­la­ri­na ilu­mi­na­da( 31-35). Zo­na, a pe­sar de su bre­ve­dad, nos ofre­ce to­do el re­per­to­rio de re­cur­sos de Eu­ni­ce. Su tí­tu­lo po­dría leer­se co­mo re­fe­ren­cia a un es­ta­do in­ter­me­dio, pri­me­ro en­tre es­ti­los, y lue­go, en­tre Los ele­men­tos te­rres­tresy Trán­si­to de fue­go; co­mo el mo­men­to pre­vio al des­per­tar, an­tes de esa sin­fo­nía épi­co-dra­má­ti­ca que su­pera las 400 pá­gi­nas y que de­be­ría ser el poe­ma cen­tral de nues­tro ca­non.

Eu­ni­ce, ¿la her­ma­na ma­yor?

Año­con año, la fi­gu­ra deEu­ni­ce ad­quie­re ma­yor re­le­van­cia. Aún es­tá pen­dien­te un cuar­to to­mo de sus obras completas, com­pues­to por car­tas, y co­mo po­de­mos aven­tu­rar, una in­dis­pen­sa­ble re­vi­sión de di­chas obras.

Por­que más que con­ver­tir­la en la “her­ma­na ma­yor”, in­con­tes­ta­ble, co­mo lo es hoy –las­ti­mo­sa­men­te– De­bra­vo, la es­ta­tu­ra es­té­ti­ca de Eu­ni­ce exi­ge un diá­lo­go vi­go­ro­so, una con­ver­sa­ción ín­ti­ma y pú­bli­ca que tra­ce el ca­mino des­de sus poe­mas has­ta nues­tros días.

Hay que de­vol­ver a Eu­ni­ce la lo­za­nía, la fres­cu­ra y el vi­gor de sus le­tras, ce­le­brar con ella, y por ella, su éti­ca fé­rrea, su can­to a la li­ber­tad y a la crea­ción, su épi­ca in­ter­pre­ta­ción del uni­ver­so.

EUNED PA­RA LN.

54 años. Eu­ni­ce Odio na­ció el 18 de oc­tu­bre de 1919, en San Jo­sé, y mu­rió 23 de mar­zo de 1974, en Ciu­dad de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.