Cla­ra Wieck: una vir­tuo­sa de la mú­si­ca… y del amor

Des­pués de hon­rar a Hil­de­gard von Bin­gen y Cé­ci­le Cha­mi­na­de, se­gui­mos nues­tra se­rie de ar­tícu­los de­di­ca­das a mu­je­res com­po­si­to­ras con la gran Cla­ra Wieck

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Música -

Cla­ra Wieck (Klär­chen –Cla­ri­ta– la lla­ma­ba quien se­ría su es­po­so, Ro­bert Schu­mann–) fue una de las más gran­des pia­nis­tas de su épo­ca.

Era la “obra maes­tra” de su pa­dre, el pe­da­go­go Frie­drich Wieck. Amén de las in­con­ta­bles y so­li­ta­rias ho­ras de prác­ti­ca pia­nís­ti­ca, es­tu­dia­ba vio­lín, can­to, teo­ría, ar­mo­nía y com­po­si­ción. A los 8 años ya se pre­sen­ta­ba en las prin­ci­pa­les ciu­da­des ale­ma­nas y a los 11 des­lum­bró a to­do París con su pro­di­gio­so ta­len­to: los pa­ri­si­nos no eran fá­ci­les de im­pre­sio­nar: es­ta­ban acos­tum­bra­dos a los fue­gos de ar­ti­fi­cio pia­nís­ti­cos de Liszt y Cho­pin, y a la me­fis­to­fé­li­ca pres­ti­di­gi­ta­ción de Pa­ga­ni­ni.

Sin ne­ce­si­dad de fir­mar pac­tos con Sa­tán, Cla­ra ma­ra­vi­lla­ba a to­do mun­do con su mu­si­ca­li­dad. Goet­he, Men­dels­sohn, Cho­pin y Liszt se rin­die­ron a sus pies, des­pués de es­cu­char­la to­car. Goet­he, el sa­bio de Wei­mar, le re­ga­ló una me­da­lla con la ins­crip­ción: “A la gran ar­tis­ta Cla­ra Wieck”, y Liszt, ge­ne­ro­so co­mo siem­pre, es­cri­bió un pa­ne­gí­ri­co que fue pu­bli­ca­do en París y Leip­zig.

Por po­quí­si­mo su­ce­de lo que hu­bie­ra si­do un ali­nea­mien­to pla­ne­ta­rio ex­cep­cio­nal: un re­ci­tal con Pa­ga­ni­ni. To­do es­ta­ba pre­pa­ra­do, pe­ro una epi­de­mia del có­le­ra en París frus­tró el even­to.

Los os­cu­ros ca­mi­nos del amor

Ro­bert Schu­mann era­nue­ve años ma­yor que Cla­ra. Se co­no­cie­ron cuan­do ella te­nía 11 años y él, 20. Schu­mann se hos­pe­dó en la ca­sa de los Wieck pa­ra es­tu­diar dia­ria­men­te con Frie­drich. Una le­sión en el cuar­to de­do de la mano de­re­cha pu­so fin a su sue­ño de vir­tuo­so. Fue el ben­di­to even­to que lo lan­zó a la com­po­si­ción mu­si­cal.

Al­go, en la ni­ña que era Cla­ra, in­ter­pe­ló muy hon­da­men­te al eterno ni­ño que era Schu­mann. Es­te se dis­fra­za­ba de fan­tas­ma pa­ra asus­tar­la, im­pro­vi­sa­ba pa­ra ella cuen­tos, poe­mas… ju­ga­ban co­mo chi­qui­llos. Y ahí fue coa­gu­lan­do, len­ta­men­te, el más te­lú­ri­co de los amo­res. Cuan­do Cla­ra cumplió 18 años, Schu­mann le pro­pu­so ma­tri­mo­nio, y ella acep­tó. La bo­da no ten­dría lu­gar has­ta el 12 de se­tiem­bre de 1840, un día an­tes de que Cla­ra cum­plie­ra 21 años.

Frie­drich Wieck se re­ve­ló co­mo el dés­po­ta, el des­pre­cia­ble per­so­na­je que era. Aun­que re­co­no­cía el ta­len­to de Schu-

mann, lo acu­só le­gal­men­te por in­sol­ven­cia eco­nó­mi­ca y por bo­rra­chín ( sic) a fin de evi­tar su unión con Cla­ra, con­ver­ti­da aho­ra en mu­jer de ar­mas to­mar, en fé­mi­na en Mi be­mol ma­yor y Alle­gro apas­sio­na­to.

Am­bos arras­tra­ron las peo­res hu­mi­lla­cio­nes, an­tes de ver por fin su unión con­so­li­da­da: a no du­dar­lo, la más be­lla his­to­ria de amor de los anales de la mú­si­ca. Pa­ra la bo­da, Schu­mann le re­ga­lóaC­la­ra el ci­clo­de­can­cio­nes Mir­tos, so­bre tex­tos de amor de poe­tas di­ver­sos. Re­cor­de­mos que en la mi­to­lo­gía grie­ga, los mir­tos sim­bo­li­za­ban ela­mor. “Acep­ta es­ta, mi can­ción de amor pa­ra ti” –re­za la de­di­ca­to­ria de Ro­bert–. Y de su Fan­ta­sía pa­ra Piano en Do ma­yor, di­jo: “No es más que un de­ses­pe­ra­do gri­to de amor por ti, mi Klär­chen”.

La com­po­si­to­ra

Com­po­ner al la­do de Schu­mann no era fá­cil. Co­men­ce­mos por lo más pe­des­tre: so­lo te­nían un piano, y era me­nes­ter com­par­tir­lo pa­ra com­po­ner y pa­ra que Cla­ra en­sa­ya­ra los di­fí­ci­les pro­gra­mas que lue­go pre­sen­ta­ba en Ale­ma­nia, Aus­tria, In­gla­te­rra, Ru­sia.

De to­das es­tas con­tra­rie­da­des do­més­ti­cas en­con­tra­mos abun­dan­tí­si­ma in­for­ma­ción en los dia­rios ín­ti­mos que Cla­ra y Ro­bert –so­bre to­do él– man­tu­vie­ron. En ellos nos en­te­ra­mos has­ta de qué días ha­cían el amor, y los nom­bres cariñosos que se da­ban mu­tua­men­te.

Cla­ra com­pu­so va­rios sets de va­ria­cio­nes so­bre te­mas de Schu­mann, y es­te com­pu­so tam­bién va­rias co­lec­cio­nes de va­ria­cio­nes so­bre te­mas ori­gi­na­les de Cla­ra: era la sim­bio­sis mu­si­cal per­fec­ta. Se fe­cun­da­ban re­cí­pro­ca­men­te.

“Com­po­ner me da gran go­zo… no exis­te na­da que so­bre­pa­se la fe­li­ci­dad de crear. Me ol­vi­do de mí mis­ma du­ran­te ho­ras, y vi­vo en­te­ra­men­te en un mun­do de mú­si­ca”, de­cía Cla­ra.

Qui­zás la más be­lla de sus com­po­si­cio­nes sea suT­río pa­ra piano, vio­lín y che­lo, aun­que su

Con­cier­to pa­ra piano, sus lie­der so­bre tex­tos de poe­tas ale­ma­nes, sus Tres ro­man­zas pa­ra vio­lín y piano –com­pues­tas pa­ra ce­le­brar el aniver­sa­rio de su es­po­so– y sus Vors­pie­le (im­pro­vi­sa­cio­nes) es­tán lle­nas de li­ris­mo, de ter­nu­ra, y no me­nos que Schu­mann, pa­re­cie­sen ha­bi­ta­das por la lla­ma del amor.

Des­pués del co­lap­so men­tal que pro­vo­có la re­clu­sión de Ro­bert en el ma­ni­co­mio de En­de­nich y su muer­te en es­ta ins­ti­tu­ción, dos años más tar­de, Cla­ra com­pu­so muy po­co.

Se de­di­có a dar con­cier­tos, a pro­di­gar­se co­mo la gran pe­da­go­ga que era y, so­bre to­do, a ase­gu­rar la in­mor­ta­li­dad de la obra de su ma­ri­do. Fue ella –con la ase­so­ría de Brahms– quien pre­pa­ró la edi­ción de­fi­ni­ti­va de la

ope­ra om­ni­ade Schu­mann pa­ra Breit­kopf und Här­tel.

Des­pués de Schu­mann

Cla­ra so­bre­vi­vió a Schu­mann por 40 años. Tu­vo con él ocho hi­jos. “Los hi­jos son una ver­da­de­ra ben­di­ción, si pu­die­se te­ner 20 los ten­dría”, co­men­ta­ba ex­ta­sia­do Schu­mann. Lo que Ro­bert no men­cio­na es que, aun­que­fue un pa­dre amo­ro­soy aten­to, la edu­ca­ción y el cui­da­do de esos vás­ta­gos co­rría a cuen­ta de la inex­tin­gui­ble Cla­ra, que se pro­di­ga­ba pro­tei­ca­men­te co­mo con­cer­tis­ta, com­po­si­to­ra, pro­fe­so­ra, pa­la­dín de la obra de su ma­ri­do… y mamá a tiem­po com­ple­to de ocho críos.

Y, por otra par­te, ¡qué can­ta­ra­das de do­lor tu­vo que tra­gar­se Cla­ra, con es­tos hi­jos en­fer­mi­zos, al­gu­nos de ellos afec­ta­dos por la mis­ma do­len­cia men­tal que lle­vó a su pa­dre a la muer­te! Cua­tro hi­jos mu­rie­ron en edad adul­ta, uno de ellos “en­te­rra­do en vi­da en un asi­lo”(palabras de Cla­ra).

Na­die sa­be con cer­te­za en qué con­sis­tió le en­fer­me­dad men­tal de Schu­mann. La hi­pó­te­sis de la sí­fi­lis ter­cia­ria pier­de ve­ra­ci­dad, y po­cos bió­gra­fos hoy en día la en­do­san.

Pe­ro una co­sa es in­con­tro­ver­ti­ble: era una afec­ción de ti­po he­re­di­ta­rio. Una her­ma­na de Schu­mann se ha­bía sui­ci­da­do du­ran­te su in­fan­cia, Ro­bert in­ten­tó ha­cer lo mis­mo, y su hi­jo Lud­wig ter­mi­nó sus días internado en un ma­ni­co­mio, co­mo su pa­dre. Así que nues­tra que­ri­da Klär­chen tu­vo que lle­var a la tum­ba a cua­tro hi­jos, su es­po­so, y sus dos pa­dres: a fe mía, una sus­tan­cial ra­ción de muer­te.

El le­ga­do

Cla­ra for­mó alum­nos que, bien en­tra­do el si­glo XX, pro­pa­ga­ron el evan­ge­lio de sus en­se­ñan­zas mu­si­ca­les. Su pro­ge­ni­tu­ra pe­da­gó­gi­ca es vas­ta.

Sin em­bar­go, por en­ci­ma de to­do, ahí es­tá su obra mu­si­cal, que hoy en día es re­vi­vi­da por nu­me­ro­sos in­tér­pre­tes y se va ha­cien­do su cam­pi­to en el ca­non mu­si­cal uni­ver­sal.

Cla­ra Wieck: el amor y la mú­si­ca fue­ron las dos alas de su es­pí­ri­tu. Con ellas se re­mon­tó a al­tu­ras que, oyen­do su mú­si­ca, tam­bién no­so­tros po­de­mos so­bre­vo­lar.

WIKICOMMONS.

Cla­ra Wieck y Ro­bert Schu

mann pro­ta­go­ni­za­ron una de las más be­llas his­to­rias de amor en el mun­do de la mú­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.