La he­ren­cia del ca­ri­ca­tu­ris­ta me­xi­cano Rius.

Un ca­ri­ca­tu­ris­ta cos­ta­rri­cen­se nos re­cuer­da la hu­mil­dad y enor­me ge­nio del me­xi­cano Eduar­do del Río

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - EL AU­TO­RES DIRECTOR DE LOS GRU­POS AR­TÍS­TI­COS LA PLU­MA SON­RIEN­TE Y LA PLU­MA COMIC, ASÍ CO­MO PRO­FE­SOR DE GUION GRÁ­FI­CO. -

E sa tar­de de oc­tu­bre de 1997 se inau­gu­ra­ba en la An­ti­gua Adua­na la Pri­me­ra Fe­ria Internacional del Libro y el in­vi­ta­do ex­tran­je­ro es­pe­cial era el des­ta­ca­do es­cri­tor y ca­ri­ca­tu­ris­ta me­xi­cano Eduar­do del Río, Rius, traí­do por el mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co La Plu­ma Son­rien­te, con el pa­tro­ci­nio de la editorial Gri­jal­bo.

Ya en una pri­me­ra oca­sión Rius ha­bía si­do in­vi­ta­do en 1992 por La Plu­ma Son­rien­te a una ex­po­si­ción de ca­ri­ca­tu­ras en San José acer­ca del V Cen­te­na­rio de las Amé­ri­cas.

En aque­lla fe­ria, yo me en­con­tra­ba mon­tan­do en el lo­cal las obras de una ex­po­si­ción de ca­ri­ca­tu­ras de Rius, al la­do de las obras de sus co­le­gas de La Plu­ma Son­rien­te y tres ca­ri­ca­tu­ris­tas in­vi­ta­dos de Co­lom­bia.

En el cén­tri­co ho­tel don­de se alo­ja­ría Rius, pe­di­mos que nos avi­sa­ran cuan­do él lle­ga­ra, con el fin de en­viar­le un ta­xi que lo tra­je­ra al mon­ta­je.

Es­tan­do en ple­na la­bor, subido so­bre una me­sa, vi­mos en­trar al maes­tro Rius al lo­cal. Se acer­có y me di­jo: “¡Co­mo siem­pre tú, Oki, tra­ba­jan­do co­mo una hor­mi­ga! ¿Me per­mi­tes que te ayu­de?”.

“¡Bien­ve­ni­do, maes­tro Rius! Pe­ro ¿có­mo lle­gas­te por tu cuen­ta has­ta acá ? Te íba­mos a en­viar un ta­xi al ho­tel. ¿Y có­mo que me vas ayu­dar si eres tú el in­vi­ta­do de ho­nor?”, le res­pon­dí.

“¡Ay Oki! Ya dé­ja­te de tan­tos pro­to­co­los. Bá­ja­te de ahí, dé­ja­me su­bir­me y me vas pa­san­do los cua­dros para ir­los col­gan­do. ¿Es mi ex­po­si­ción o no?”, me con­tes­ta sin po­si­bi­li­dad al­gu­na para ne­gar­se.

El maes­tro se re­man­gó la ca- mi­sa, se su­bió a la me­sa y se pu­so a col­gar los cua­dros, mien­tras se los pa­sa­ba de uno en uno.

Es­tan­do am­bos en esa la­bor, em­pe­zó a en­trar el pú­bli­co. Un se­ñor de unos 50 años se vino di­rec­to adon­de es­tá­ba­mos tra­ba­jan­do y ex­cla­mó: “¡De mo­do que aquí es la ex­po­si­ción de ca­ri­ca­tu­ras de La Plu­ma Son­rien­te que vi anun­cia­da en la pren­sa!”. Y di­ri­gién­do­se a Rius le con­tó: “Se­ñor, en La Na­ción de hoy se di­ce que va a ve­nir el ca­ri­ca­tu­ris­ta y es­cri­tor Rius des­de México, y yo vi­ne para que me au­to­gra­fia­ra al­gu­nos de sus li­bros: ¿Sa­be us­ted si ya lle­gó?”

Tras dar un sal­to des­de la me­sa, Rius se sa­cu­dió am­bas ma­nos, le ex­ten­dió la de­re­cha y le di­jo: “Yo soy Rius. A sus ór­de­nes, se­ñor!”.

Es­ta anéc­do­ta nos que­dó gra­ba­da co­mo fuego, pues re­su­me el per­fil de un ge­nio de la ca­ri­ca­tu­ra y la his­to­rie­ta que, pe­se a su gran fa­ma internacional y a la glo­ria que ya ha­bía al­can­za­do, re­ve­la­ba gran hu­mil­dad y es­pon­tá­nea ca­li­dez en el tra­to per­so­nal. Era un ser hu­mano ex­cep­cio­nal.

Ge­nio y fi­gu­ra

Eduar­do del Río Gar­cía na­ció el 20 de ju­nio de 1934 en Za­mo­ra (Mi­choa­cán, México). En sus años tem­pra­nos es­tu­dió en el Se­mi­na­rio de los Sa­le­sia­nos con la idea de ha­cer­se obis­po, pe­ro fue co­rri­do de ahí por su es­pí­ri­tu re­bel­de y cues­tio­na­dor. La­bo­ró en di­fe­ren­tes ofi­cios ta­les co­mo ayu­dan­te de pi­que­ra, em­bo­te­lla­dor de re­fres­cos, de­pen­dien­te de tien­da, pro­fe­sor, ca­jis­ta de im­pren­ta, en­cua­der­na­dor, ven­de­dor am­bu­lan­te y em­plea­do de pom­pas fú­ne­bres.

Aun­que des­de ni­ño le gus­ta- ba el di­bu­jo, no lo ha­bía to­ma­do muy en se­rio has­ta que su her­mano ma­yor Gus­ta­vo, tam­bién gra­fis­ta y quien ya tra­ba­ja­ba ha­cien­do di­bu­jos co­mer­cia­les y ti­ras có­mi­cas para un pe­que­ño pe­rió­di­co, “le he­re­dó su cham­ba” (co­mo di­ce Rius en sus me­mo­rias) de­bi­do a que el jo­ven vol­vió al se­mi­na­rio para ha­cer­se sa­cer­do­te.

Ins­pi­ra­do en la obra del ca­ri­ca­tu­ris­ta ru­mano Stein­berg, en 1954, Rius pu­bli­ca sus pri­me­ros di­bu­jos hu­mo­rís­ti­cos en la re­vis­ta JA-JA . Es, pre­ci­sa­men­te, en esa épo­ca cuan­do adop­ta el seu­dó­ni­mo de Rius.

Dos años des­pués, por re­co­men­da­ción del con­sa­gra­do ar­tis­ta Abel Que­za­da, Rius en­tra a tra­ba­jar co­mo ca­ri­ca­tu­ris­ta per­ma­nen­te del pe­rió­di­co Ova

cio­nes, en el que pos­te­rior­men­te fue des­pe­di­do de­bi­do a sus po­si­cio­nes po­lí­ti­cas de iz­quier­da.

Años más tar­de co­la­bo­ró en ca­si to­dos los dia­rios y re­vis­tas de México; de mu­chos sa­lió de­bi­do a sus en­fo­ques mar­ca­da­men­te re­vo­lu­cio­na­rios.

Ha­cia fi­na­les de los años 50, aso­cia­do con el hu­mo­ris­ta es­pa­ñol Gi­la, fun­dó y di­ri­gió la re­vis­ta hu­mo­rís­ti­ca La Ga­lli­na, la cual lle­gó has­ta la no­ve­na edi­ción.

Des­pués co­la­bo­ra en la crea-

ción de re­vis­tas co­mo El Mi­to­te Ilus­tra­do, Mar­ca Dia­blo, La Ga­rra­pa­ta y la re­vis­ta para ni­ños Cu­cu­ru­cho.

La glo­ria de Los Su­per­ma­chos y Los Aga­cha­dos

En1965, la Editorial Me­ri­diano le en­car­ga ha­cer una his­to­rie­ta a la­queRius bau­ti­zó­co­mo

Los Su­per­ma­chos. Lle­gó a mar­car un hi­to en la in­dus­tria de los “có­mics" no so­la­men­te en México, sino en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca, de­bi­do a su con­te­ni­do de agu­da e in­te­li­gen­te crí­ti­ca so­cial, que in­vo­lu­cró una­gran la­bor didáctica y for­ma­ti­va de un gran pú­bli­co de di­ver­sos sec­to­res so­cia­les.

Tras 101 re­vis­tas rea­li­za­das, Oc­ta­vio Col­me­na­res, director de Me­ri­diano, lo des­po­ja de su crea­ción y bus­ca nue­vos di­bu­jan­tes para que la pro­si­gan. ¿Por qué? Rius no qui­so “ba­jar el tono” de sus crí­ti­cas ha­cia el go­bierno con el cual Col­me­na­res es­ta­ba con­fa­bu­la­do. La se­rie de Los Su­per­ma­chos ins­pi­ró a una le­gión que tra­tó in­fruc­tuo­sa­men­te de co­piar su es­ti­lo. Un­co­lum­nis­ta del dia­rio Ex­cel­sior co­men­tó que Los Su­per

ma­chos de Rius de­mos­tra­ron que era po­si­ble ha­cer la crí­ti­ca política no pan­fle­ta­ria y ex­po­si­ción an­ti­so­lem­ne de con­te­ni­dos edu­ca­ti­vos en las ca­ri­ca­tu­ras, así co­mo la exis­ten­cia de un­pú­bli­co dis­pues­to a re­ci­bir una obra que ape­la a la in­te­li­gen­cia y obli­ga a re­fle­xio­nar.

Años des­pués, en la mis­ma lí­nea de Los Su­per­ma­chos, Rius crea la re­vis­ta Los Aga­cha­dos para la Editorial Po­sa­da. Con es­ta pu­bli­ca­ción se con­so­li­da co­mo el crea­dor de un nue­vo es­ti­lo de na­rra­ti­va vi­sual, lo cual re­vo­lu­cio­nó en de­fi­ni­ti­va el ar­te de la his­to­rie­ta.

A par­tir de es­ta se­rie, el au­tor in­cor­po­ra gra­ba­dos an­ti­guos, re­cor­tes de dia­rios y li­bros que do­cu­men­tan y en­ri­que­cen el con­te­ni­do de ca­da his­to­rie­ta y de­fi­nen más su ca­rac­te­rís­ti­co es­ti­lo na­rra­ti­vo vi­sual. Al con­cluir con Los Aga­cha

dos, Rius se abo­ca a la rea­li­za­ción, para la editorial Gri­jal­bo, de li­bros en el mis­mo es­ti­lo de sus tra­ba­jos pre­ce­den­tes. En­tre los cer­ca de 200 li­bros pu­bli­ca­dos se cuen­tan Cu­ba para prin­ci­pian­tes, La jo­ven Ale­ma­nia, La vi­da de cua­dri­tos, El yer­be­ri­to ilus­tra­do, Marx para prin­ci­pian­tes, La pan­za es lo pri­me­ro, 500 años fre­ga­dos pe­ro cris­tia­nos yC­ris­to de car­ne y hue­so.

Rius ob­tu­vo pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos en su país y al­re­de­dor del mun­do, en­tre los que se des­ta­can el Pre­mio Na­cio­nal de Pe­rio­dis­mo (1959). Gran Pre­mio de la Ca­ri­ca­tu­ra en Mon­treal, Ca­na­dá (1968) yT­la­cui­lo de Oro (1971).

Es­te pro­lí­fi­co crea­dor fa­lle­ció el 8 de agos­to en su ca­sa en Te­poztlán, Cuer­na­va­ca, a los 83 años, de­jan­do, ade­más del ri­co le­ga­do de sus cien­tos de his­to­rie­tas y pu­bli­ca­cio­nes, un es­ti­lo re­no­va­dor y de es­pe­cial so­cial en la his­to­rie­ta la­ti­noa­me­ri­ca­na y mun­dial.

FO­TO: EL UNI­VER­SAL, MÉXICO, GDA.

Eduar­do Hum­ber­to del Río Gar­cía (1934-2017) .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.