Na­rra­ción ame­na e his­to­ria

Myr­na To­rres Ri­vas Mi vi­da en pri­ma­ve­ras 2016 Ser­vi­pren­sa Pe­di­dos: Mar­ta Pi­ca­do (8319-0165 o al co­rreo ma­pi­la­gos@yahoo.com)

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Visita Guiada - FLO­RA OVARES flo­rao­va­res@yahoo.com

El libro Mi vi­da en pri­ma­ve­ras, de Myr­na To­rres Ri­vas (Gua­te­ma­la, Ser­vi­pren­sa 2016), reúne ca­rac­te­rís­ti­cas de la au­to­bio­gra­fía, la cró­ni­ca, la me­mo­ria y el do­cu­men­to his­tó­ri­co. Del pri­mer gé­ne­ro con­ser­va la na­rra­ción li­neal, la re­fe­ren­cia a los an­te­pa­sa­dos y a da­tos bio­grá­fi­cos re­le­van­tes: nacimiento, es­tu­dios, ma­tri­mo­nio, ma­ter­ni­dad.

La me­mo­ria re­cu­pe­ra emo­cio­nes, can­cio­nes, epi­so­dios te­ñi­dos de ilu­sión, de mie­do o de es­pe­ran­za. La cró­ni­ca se pres­ta, so­bre to­do, para la na­rra­ción de los via­jes y des­pla­za­mien­tos a tra­vés de nu­me­ro­sos paí­ses y reali­da­des so­cia­les. Por úl­ti­mo, es evi­den­te el va­lor his­tó­ri­co del libro, ri­quí­si­mos da­tos y de­ta­lles res­pal­da­dos por la vi­ven­cia y ob­te­ni­dos, por así de­cir, de pri­me­ra fuen­te.

Ele­men­tos opues­tos

El libro arran­ca con la pre­gun­ta por los an­te­pa­sa­dos, que vie­ne atra­ve­sa­da por dos ele­men­tos opues­tos. Por un la­do, el ape­go fa­mi­liar, lo co­no­ci­do, la Gua­te­ma­la ru­ral, re­ca­ta­da y ca­lla­da: los pai­sa­jes, los cultivos, las cos­tum­bres, las fies­tas, las ves­ti­men­tas, las ma­rim­bas, los bai­les po­pu­la­res. Un espacio idí­li­co, aun­que con­ti­nua­men­te ame­na­za­do por los te­rre­mo­tos o por los po­lí­ti­cos.

Se ha­bla tam­bién de los mis­te­rios de la san­gre y la pa­sión: “Mi abue­la, Ma­ría Ger­tru­dis Ri­vas, fue el fru­to de un amor apa­sio­na­do y qui­zá prohi­bi­do del es­tu­dian­te Ma­ca­rio Ri­vas y una enig­má­ti­ca mu­jer” (44).

En­ton­ces, dos he­ren­cias, una que tien­de ha­cia el te­rru­ño, otra que im­pul­sa ha­cia afue­ra, ha­cia la aven­tu­ra, se ma­ni­fies­tan con­ti­nua­men­te en la vi­da de la pro­ta­go­nis­ta y en las pá­gi­nas del libro y de­fi­nen su iden­ti­dad.

Un le­ga­do se per­ci­be en el res­pe­to al or­den, a la fa­mi­lia, al es­tu­dio, la op­ción por el­ma­tri­mo­nio y la ma­ter­ni­dad. El otro se sien­te en la pa­sión por los via­jes, por el co­no­ci­mien­to, por la po­lí- ti­ca, por la aven­tu­ra. Y co­mo ele­men­tos co­mu­nes que amal­ga­man am­bas tendencias, el ím­pe­tu, la de­ter­mi­na­ción, la ilu­sión: “cuan­do quie­ro al­go no des­can­so has­ta lo­grar­lo” (383).

Via­je

Una de las es­truc­tu­ras pro­fun­das que amal­ga­ma los sen­ti­dos de es­te libro es la de via­je. Se ha di­cho que an­tes del des­pla­za­mien­to co­mo tal es­tá la vi­sión de un rum­bo, que per­mi­te de­ter­mi­nar la orien­ta­ción y la me­ta del via­je­ro. Si se lee con cui­da­do, se no­ta que ca­da ac­ti­vi­dad, ca­da es­fuer­zo, ca­da mo­vi­mien­to de la pro­ta­go­nis­ta es­tá orien­ta­do ha­cia un tér­mino, ha­cia una fi­na­li­dad. Esa cla­ri­dad acer­ca de los ob­je­ti­vos que de­ben guiar el via­je vi­tal per­mi­te sor­tear y su­pe­rar los con­tra­tiem­pos que se en­cuen­tren en el ca­mino.

Al­gu­nos via­jes son desea­dos, la vi­sión de la me­ta es­tá te­ñi­da de de­seo: es­tu­dios, tra­ba­jos, pa­seos. Pe­ro hay tam­bién au­sen­cias for­za­das, do­lo­ro­sas y son mu­chas: las del exi­lio po­lí­ti­co. Tam­bién es­tán los via­jes que im­pul­san a ir más le­jos, cuan­do hay que re­cu­pe­rar­se de una pér­di­da, co­mo su­ce­de con la se­pa­ra­ción de la per­so­na ama­da. Es­tos des­pla­za­mien­tos, más que na­da, re­quie­ren de una vir­tud que tam­bién se no­ta en el libro, el va­lor: “Ma­má nos en­se­ñó, en la prác­ti­ca, a no te­ner mie­do al­guno”(19).

En el via­je lo más vi­si­ble es, pre­ci­sa­men­te, el re­co­rri­do: un tra­yec­to a lo lar­go de múl­ti­ples sen­de­ros, en­tre ellos el fa­mi­liar, el ar­tís­ti­co, el la­bo­ral, el po­lí­ti­co. En es­te re­co­rri­do, a ve­ces el lec­tor pue­de se­guir, se­gún sus in­tere­ses, al­gu­na sen­da par­ti­cu­lar y, por ejem­plo, sal­tar­se el or­den del libro para ver qué su­ce­de con un per­so­na­je o con un amor de la pro­ta­go­nis­ta.

Tam­bién es­tá el re­torno, sa­ber dón­de es­tá el ho­gar, adón­de se desea re­gre­sar. Así na­rra el re­gre­so a Gua­te­ma­la: “Des­pués de se­sen­ta años he vuel­to a re­co­rrer sus ca­lles de la zo­na 1 don­de tras­cu­rrió mi in­fan­cia y par­te de mi ju­ven­tud, a sa­bo­rear los pa­ches, los chu­chi­tos, a sen­tir to­dos los aro­mas que se res­pi­ran en sus mer­ca­dos lle­nos de co­lo­ri­do de sus ven­de­do­res in­dí­ge­nas, a con­tem­plar­sus­mon­ta­ñas, volcanes y a pre­sen­ciar to­dos sus las­tres” (490).

Al re­la­tar el via­je de su exis­ten­cia, el libro deMyr­na To­rres Ri­vas des­plie­ga an­te el lec­tor las cir­cuns­tan­cias de una vi­da ex­tra­or­di­na­ria y le ofre­ce in­tere­san­tes co­no­ci­mien­tos de la so­cie­dad y la his­to­ria cen­troa­me­ri­ca­na y la­ti­noa­me­ri­ca­na a par­tir de los acon­te­ci­mien­tos más im­por­tan­tes. Una lec­tu­ra re­co­men­da­da para quie­nes se in­tere­san en la his­to­ria política y so­cial, pe­ro tam­bién para el lec­tor que gus­ta de las na­rra­cio­nes ame­nas y lle­nas de co­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.