Ver ha­cia el otro la­do

Up­front. Ex­po­si­ción de fo­tos de gue­rra, rea­li­za­das por fo­to­rre­por­te­ros de Ibe­roa­mé­ri­ca, mues­tran per­sis­ten­tes du­das so­bre imá­ge­nes de vio­len­cia

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Artes Visuales - Fer­nan­do Cha­ves Es­pi­nach fer­nan­do.cha­ves@na­cion.com

Una fo­to in­clui­da en Up­front, de la fo­to­rre­por­te­ra May­sun, mues­tra el úl­ti­mo mo­men­to a la luz de un hom­bre ase­si­na­do en Si­ria: su cuer­po ilu­mi­na­do por un fo­co, en el cre­púscu­lo. Lo lle­va­rán a una fo­sa co­mún en el ce­men­te­rio.

Otra ima­gen, de Ro­dri­go Abd, mues­tra a una ma­dre ma­qui­llan­do el ros­tro de su hi­ja, un ca­dá­ver he­ri­do de ba­la en la fren­te, en una fu­ne­ra­ria clan­des­ti­na. Así co­mo tan­tas otras fo­tos en la ex­po­si­ción son mo­men­tos fu­ga­ces de hu­ma­ni­dad, qui­zá los úl­ti­mos, ex­cep­cio­na­les en vidas ator­men­ta­das.

Up­front, es­tre­me­ce­do­ra ex­hi­bi­ción en la Ga­le­ría Na­cio­nal (has­ta el 24 de se­tiem­bre) reúne es­ta y otras 72 imá­ge­nes de 22 fo­to­rre­por­te­ros de Ibe­roa­mé­ri­ca, en­tre­ga­dos a ese ofi­cio in­gra­to de su­mer­gir­se en el con­flic­to pa­ra ex­traer imá­ge­nes tan ur­gen­tes co­mo mal pa­ga­das. No to­das son cap­tu­ras de con­flic­tos bé­li­cos, pues otros dra­mas co­mo la mi­gra­ción, la po­bre­za ex­tre­ma y el nar­co­trá­fi­co se to­can.

De fren­te

Una de las pri­me­ras pre­gun­tas que se ha­ce el es­pec­ta­dor de una fo­to­gra­fía de gue­rra es: “¿De­be­ría es­tar vien­do es­to?”. La du­da lle­va im­plí­ci­ta mu­chas otras: có­mo es po­si­ble es­ta ima- gen; quién la hi­zo ma­te­ria­li­zar­se, por qué y có­mo; a quién es­tá di­ri­gi­da; quién es el su­je­to que la ha­bi­ta yme tien­de la mano des­de es­te ras­tro de luz.

Nin­gu­na de las pre­gun­tas se res­pon­de fá­cil­men­te, lo cual no im­pi­de que con fre­cuen­cia se aven­tu­ren res­pues­tas sim­plo­nas. Por ejem­plo: el fo­tó­gra­fo era res­pon­sa­ble de de­jar de la­do su len­te y aten­der al ne­ce­si­ta­do. Por ejem­plo: es in­mo­ral fo­to­gra­fiar el su­fri­mien­to y ga­nar pre- mios con ello. Sin em­bar­go, la fo­to­gra­fía se re­sis­te a las vi­sio­nes tos­cas por­que ha­bi­ta lo gris y lo di­fu­so. Allí re­si­de su po­ten­cia.

Up­front tie­ne el do­ble pro­pó­si­to de dis­cu­tir las imá­ge­nes de con­flic­to que rea­li­zan es­tos fo­tó­gra­fos y de re­cal­car el va­lor de su ofi­cio. Plan­tea pre­gun­tas di­fí­ci­les: ¿cuán­to va­le es­te es­fuer­zo; a quién le in­tere­sa es­ta la­bor; pa­ra quién se to­man es­te ti­po de imá­ge­nes?

Pa­sa­da la era de los fo­to­rre­por­te­ros es­tre­lla, en la pro­fe­sión mu­chos vi­ven una épo­ca de mi­ga­jas. Nun­ca ha­bía­mos con­su­mi­do tan­tas fo­to­gra­fías co­mo aho­ra ni las he­mos re­tri­bui­do tan mal. Uno de los fo­tó­gra­fos de Up

front fa­lle­ció en una em­bos­ca­da en Sie­rra Leo­na en el 2000. Eso no in­ti­mi­da a los fo­to­rre­por­te­ros in­clui­dos, quie­nes se lan­zan a re­co­no­cer al otro, a re­co­no­cer­se en él, dia­lo­gar por me­dio de una ima­gen y ha­cer de ella un es­pa­cio com­par­ti­do en­tre hu­ma­nos. En la era del ase­si­na­to des­per­so­na­li­za­do por me­dio de los dro­nes y la “pre­ci­sión tác­ti­ca”, es un ges­to ra­di­cal.

Al con­tem­plar imá­ge­nes pre­sen­tes en Up­front, co­mo la de un he­ri­do por ata­ques con gas en Ye­men (de Ca­ta­li­na Mar­tín Chi­co), nos co­lo­ca an­te el ne­ce­sa­rio re­co­no­ci­mien­to en la hu­ma­ni­dad com­par­ti­da con ese su­je­to fo­to­gra­fia­do, con sus ojos des­orien­ta­dos y su cuer­po frá­gil.

Exi­gen así una to­ma de po­si­ción, una reac­ti­va­ción po­lí­ti­ca de nues­tra re­la­ción con la fo­to –al­go que ha ex­plo­ra­do Arie­lla Azou­lay en El con­tra­to ci­vil de la fo­to­gra­fía­yCi­vil Ima­gi­na­tion–.

Más que me­ra “evi­den­cia”, si­guien­do a Azou­lay, fo­tos así nos obli­gan a cues­tio­nar­nos qué di­ce esa ima­gen so­bre nues­tra co­exis­ten­cia con ese su­je­to, qué im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas tie­ne eso –y por qué cier­tos su­je­tos en cier­tas zo­nas no apa­re­cen y otros sí–. Es do­lo­ro­so y ne­ce­sa­rio afron­tar­lo.

Fren­te a la ac­tual inun­da­ción de imá­ge­nes –mo­ne­ti­za­das, la­va­das de con­te­ni­do po­lí­ti­co, mez­cla­das la fo­to por­no­grá­fi­ca y la com­pa­si­va– re­cu­pe­rar esa mi­ra­da po­lí­ti­ca im­pi­de que per­da­mos de vis­ta el su­fri­mien­to que millones pa­de­cen a dia­rio. El me­jor fo­to­rre­por­te­ro tie­ne la ca­pa­ci­dad de de­fen­der esa pos­tu­ra des­de la lí­nea de fue­go. Nos pi­de acom­pa­ñar­los a él y a su su­je­to.

El fi­ló­so­fo Geor­ges Di­di-Hu­ber­man es­cri­be en Pue­blos ex

pues­tos, pue­blos fi­gu­ran­tes que vi­vi­mos en la sin­gu­lar épo­ca en que co­exis­ten la so­bre­ex­po­si­ción y la subex­po­si­ción de los pue­blos, los “ros­tros ve­la­dos” y los “ros­tros bo­rro­sos”.

“La subex­po­si­ción nos pri­va sen­ci­lla­men­te de los me­dios de ver aque­llo de lo que po­dría tra­tar­se”, di­ce el pen­sa­dor; bas­ta con no en­viar al fo­to­rre­por­te­ro a re­gis­trar una in­jus­ti­cia pa­ra que es­ta ten­ga po­si­bi­li­dad de “que­dar im­pu­ney, así, al­can­zar su ob­je­ti­vo”. “Pe­ro la so­bre­ex­po­si­ción no es mu­cho me­jor: de­ma­sia­da luz cie­ga”, ad­vier­te.

Ex­pues­tos a los fo­cos de la te­le­rrea­li­dad per­pe­tua que ha­bi­ta­mos, creen bri­llar, pe­ro ese pue­blo “pron­to llo­ra­rá, apia­da­do de sí mis­mo –siem­pre ba­jo con­tra­to, per­de­dor pro­gra­ma­do– an­tes de des­apa­re­cer en los cu­bos de basura del es­pec­tácu­lo”. Ofre­ci­das así, co­mo es­pec­tácu­lo, las imá­ge­nes de su su­fri­mien­to pa­san de tem­po­ra­da.

“Por un la­do, los ros­tros en gue­rra san­ta des­ti­na­dos a la ex­plo­sión y la lla­ma­ra­da; por otro, los ros­tros en san­ta apa­tía des­ti­na­dos a la im­plo­sión, la ce­ni­za de los pi­xe­les o de la nie­ve elec­tró­ni­ca”, con­tra­po­ne Di­di-Hu­ber­man con sin­gu­lar agu­de­za.

Co­mo una for­ma de resistencia a esa dis­per­sión po­co aten­ta (po­co hu­ma­na), una ex­po­si­ción co­mo Up­front mues­tra la ale­gría y la ira, el mie­do y la com­pa­sión. Lo que so­mos, sin ver ha­cia el otro la­do.

(AN­DRÉS MAR­TÍ­NEZ CASARES / POLARIS; CA­TA­LI­NA MAR­TÍN CHI­CO)

El con­flic­to egip­cio ha si­do re­tra­ta­do por fo­tó­gra­fos co­mo An­drés Mar­tí­nez Casares; aba­jo, Ca­ta­li­na Mar­tín Chi­co mues­tra la vi­da de las re­si­den­tes en un or­fa­na­to ye­me­ní. Up­front es pro­du­ci­da por el Cen­tro Cul­tu­ral de Es­pa­ña y la AECID. Es­te mar­tes 19, a las 6 p. m., se ce­le­bra­rá Fo­to­pe­rio­dis­mo: un ofi­cio ex­tre­mo y un gol­pe de reali­dad con vi­si­ta guia­da y con­ver­sa­to­rio. FO­TOS COR­TE­SÍA DEL CCE .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.