Los años tea­tra­les de la maes­tra y actriz Gladys Ace­bal.

Des­ta­ca­da hue­lla. La po­ten­te actriz y maes­tra ve­nía por un año y ya lle­va unos 50. Ella ha he­cho im­por­tan­tes apor­tes al mo­vi­mien­to tea­tral

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Gladys Ace­bal

E l tiem­po pa­só de pun­ti­llas pa­ra Gladys Ace­bal, quien no adi­vi­na­ba, cuan­do llegó al país des­de Ar­gen­ti­na, que iba a de­di­car­se a la ac­tua­ción, a la di­rec­ción y a la edu­ca­ción tea­tral en un país al que ve­nía por 12 me­ses y en el que se que­dó du­ran­te 50 años (has­ta la fe­cha).

Gladys no sa­bía que iba a ser una tea­tre­ra apa­sio­na­da, pe­ro así fue, po­ten­te actriz y maes­tra pa­ra bien del mo­vi­mien­to es­cé­ni­co y de las ge­ne­ra­cio­nes que han ex­pe­ri­men­ta­do sus bie­na­ven­tu­ran­zas.

La ar­tis­ta vino con un con­tra­to pa­ra la crea­ción del de­par­ta­men­to cul­tu­ral de la Em­ba­ja­da de Ar­gen­ti­na. Cuan­do se cum­plió el pla­zo y te­nía que mar­char­se llo­ra­ba por­que se ha­bía enamo­ra­do del país yde su gen­te, tan pa­re­ci­da a la su­ya de San­ta Fe, provincia don­de na­ció.

En esa épo­ca, la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca abrió el De­par­ta­men­to de Ar­tes Dra­má­ti­cas, li­de­ra­do por el director y dra­ma­tur­go Da­niel Ga­lle­gos, quien les pi­dió a ella y a Al­fre­do Pa­to Ca­ta­nia (en­ton­ces su es­po­so) que se que­da­ran du­ran­te cua­tro años.

En un in­ter­ín, jun­to a Ca­ta­nia se fue a Eu­ro­pa “pa­ra re­fres­car­nos y nos ofre­cie­ron una be­ca pa­ra es­tu­diar enYu­gos­la­via, pe­ro me dio pe­re­za por­que te­nía que apren­der el idio­ma”.

Más que pe­re­za, Gladys desea­ba re­gre­sar pe­ro no a Ar­gen­ti­na. Cos­ta Ri­ca se ha­bía ins­ta­la­do en ella.

Par­te de la CNT

Una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca de lar­ga dis­tan­cia pro­vo­có un vuel­co en su vi­da: “Gui­do Sáenz nos pi­dió que vol­vié­ra­mos por­que la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Tea­tro (CNT) que­ría con­tra­tar­nos”. Y re­gre­sa­ron.

Años an­tes, Gladys for­mó par­te del Tea­tro de los 21, con los her­ma­nos Ca­ta­nia (Pa­to y Car­los), que mon­tó en nues­tro país la le­gen­da­ria His­to­rias pa­ra ser

con­ta­das, de Os­val­do Dra­gún, en co­pro­duc­ción con el an­ti­guo Tea­tro Ar­le­quín.

Con la CNT tra­ba­jó en el elen­co es­ta­ble has­ta 1977; des­pués, pa­só al Ta­ller Na­cio­nal de Tea­tro (TNT), fun­da­do y di­ri­gi­do por el ar­gen­tino Os­car Fess­ler . Ahí, jun­to a su co­le­ga Luis Fer­nan­doGó­mez, im­par­tió la cla­se de ac­tua­ción, y lue­go pa­só a ser la ca­be­za de la ins­ti­tu­ción de 1981 a 1997.

Du­ran­te ese tiem­po, que co­rre por ella co­mo dis­traí­do, Gladys vi­vió 25 años en el co­ra­zón de un mo­de­lo de en­se­ñan­za y prác­ti­ca tea­tral, tan esen­cial pa­ra ella co­mo pa­ra el mo­vi­mien­to es­cé­ni­co cos­ta­rri­cen­se, pues ha gra­dua­doa cien­tos­de­pro­mo­to­res y ac­to­res.

En ese mis­mo pe­río­do reali­zó mon­ta­jes con los tea­tros Uni­ver­si­ta­rio, Del Ángel y Tiem­po. “No te pue­do de­cir cuán­tas obras hi­ce por­que no me acuer­do, no las con­ta­bi­li­cé; no me vas a creer, no guar­do pro­gra­mas ni crí­ti­cas ni fo­to­gra­fías. Te­nía por ahí unas suel­tas que Ar­nol­do Ramos (ac­tor, dra­ma­tur­go y director) me las or­ga­ni­zó en un ál­bum”, di­ce.

Tam­po­co sa­bía Gladys que el apren­di­za­je en San­taFe y lue­go en Bue­nos Ai­res con Fess­ler pro­vo­ca­ría una reac­ción quí­mi­ca de ta­les pro­por­cio­nes que le da­ría el ím­pe­tu pa­ra aco­ger su ca­mino pe­da­gó­gi­co y ac­to­ral con un gran sen­ti­do del com­pro- mi­so.

“Con Fess­ler apren­dí to­do lo que sé”, afir­ma con agra­de­ci­mien­to. Ba­jo las en­se­ñan­zas de su maes­tro, el Tea­tro de los 21, por ejem­plo, reali­zó pues­tas en es­ce­na, pro­mo­cio­nes tea­tra­les, gi­ras y pro­gra­mas de ra­dio.

Pra­xis y apren­di­za­je

Gladys de­ta­lla que la orien­ta­ción del TNT no son las cla­ses de tea­tro, sino mo­ti­var a “apren­der me­dian­te la prác­ti­ca, que, pa­ra mí, es el úni­co mé­to­do vá­li­do pa­ra que el ac­tor pue­da lle­gar a ser ac­tor. Eso de sién­te­se así, re­pi­ta la es­ce­na y aprén­da­se­la de me­mo­ria, no”.

La teo­ría y prác­ti­ca del Ta­ller es el re­sul­ta­do de un Fess­ler que di­ri­gió la es­cue­la de tea­tro ofi­cial en Bue­nos Ai­res, par­ti­ci­pó en la Co­me­die Fran­cai­se y en el Tea­tro del Opri­mi­do de Au­gus­to Boal en Bra­sil.

A par­tir del én­fa­sis pues­to en la pro­mo­ción tea­tral, cuan­do for­mó par­te de la CNT, Pa­to Ca­ta­nia pro­pu­so que los ac­to­res no die­ran so­la­men­te fun­cio­nes, “sino que pu­sie­ran en prác­ti­ca y pro­ba­ran que hay una fun­ción so­cial del tea­tro y que la po­día­mos cum­plir ha­cien­do ta­lle­res tea­tra­les ti­po pro­mo­ción en co­mu­ni­da­des, fá­bri­cas, co­le­gios”, re­cor­dó Gladys.

La ex­pe­rien­cia se re­pli­có en el TNT con Fess­ler, me­dian­te el prin­ci­pio que pa­ra Gladys aún es vi­gen­te: “la teo­ría de­vie­ne de la prác­ti­ca, na­da de es­tu­diar el “co­mo sí” de (Kons­tan­tin) Sta­nis­lavs­ki pa­ra des- pués ha­cer­lo arri­ba del es­ce­na­rio. Me­jor que cuan­do te di­gan ese es el “co­mo si”, ya lo ha­yas ex­pe­ri­men­ta­do”.

Ase­gu­ra que de to­do lo rea­li­za­do en tea­tro, lo más im­por­tan­te ha si­do el TNT, ya que, por me­dio de las ex­pe­rien­cias de los ta­lle­ris­tas en la bús­que­da de un re­sul­ta­do, de un per­so­na­je, apren­dió mu­chí­si­mo.

“Fue un en­tre­na­mien­to dia­rio du­ran­te 25 años. Cuan­do yo que­dé de di­rec­to­ra, al­can­za­mos otro ni­vel, por­que ha­cía­mos ta­lle­res pa­ra maes­tros, pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, pa­ra si­tua­cio­nes de abu­so, pa­ra el sis­te­ma de adap­ta­ción so­cial”, pre­ci­sa Gladys.

Pos­te­rior­men­te creó el én­fa­sis de Pro­mo­ción Ar­tís­ti­co Cul­tu­ral, que, con la mis­ma me­to­do­lo­gía, los ta­lle­ris­tas apren­dían me­ca­nis­mos e ins­tru­men­tos pa­ra pro­du­cir tra­ba­jos en to­das las ar­tes.

De acuer­do con ella, en una es­truc­tu­ra co­le­gia­da par­ti­ci­pa­ban can­tan­tes, mú­si­cos y ar­tis­tas plás­ti­cos. “Se ha man­te­ni­do el es­pí­ri­tu y la fi­lo­so­fía y, aun­que hu­bo mo­di­fi­ca­cio­nes en la for­ma de ha­cer, no son sus­tan­cia­les”.

Fue­ra de es­ce­na

La di­rec­ción tam­bién se­du­jo a Gladys, quien tra­ba­jó va­rios años con el gru­po is­rae­li­ta de tea­tro, lo cual le per­mi­tió vi­sua­li­zar des­de otra pers­pec­ti­va el arte es­cé­ni­co.

Pa­ra es­ta maes­tra, la di­rec­ción de ac­to­res es lo más in­tere­san­te, ya que la ac­tua­ción es lo que le con­fie­re sen­ti­do a la obra. “Los dra­ma­tur­gos no es­cri­ben pa­ra que ha­ya pro­yec­cio­nes en el te­cho, es­cri­ben pa­ra que el es­pec­ta­dor se sien­te y re­fle­xio­ne y pien­se, y ten­ga empatía y re­cha­zo con los per­so­na­jes; si la gen­te no se iden­ti­fi­ca con lo que es­tá pa­san­do ¿qué in­te­rés tie­ne?”, ex­pli­ca.

Los días li­ge­ros del tiem­po de Gladys fi­nal­men­te se tor­na­ron pe­sa­dos, y, por ello, de­ci­dió pen­sio­nar­se; sin em­bar­go, no pa­ró de ac­tuar.

“Un día es­tá­ba­mos ha­cien­do los Ár­bo­les mue­ren de pie y, de re­pen­te, me mi­ré al es­pe­jo yme di­je qué es­toy ha­cien­do aquí: llo­ran­do seis ho­ras por día con es­ta pe­lu­ca. Yano más. Yle di­je a Leo­nar­do Pe­ruc­ci: en la pró­xi­ma tem­po­ra­da, me re­em­pla­zás, mi’ji­to”.

Pe­ruc­ci no le cre­yó y le con­tes­tó “no me po­dés de­jar”. Gladys se fue y nun­ca más se subió a las ta­blas.

La de­ci­sión le cos­tó y a ve­ces sin­tió re­mor­di­mien­to y ten­ta­ción, pe­ro, se­gún ella, la vi­da del ac­tor es muy sa­cri­fi­ca­da y “de una de­di­ca­ción a man­sal­va”, con una dis­ci­pli­na muy rí­gi­da pa­ra quien de­ver­dad quie­ra es­tar arri­ba en el es­ce­na­rio.

“No es un di­ver­ti­men­to ni una ex­hi­bi­ción. Es al­go que hay que desa­rro­llar con la ma­yor po­ten­cia po­si­ble. Pe­ro, ade­más, fue la épo­ca en que em­pe­za­ron a ve­nir los nie­tos y te­nía­mu­chas ga­nas de via­jar. Aho­ri­ta no voy a po­der ca­mi­nar más y apro­ve­ché pa­ra via­jar a to­dos los lu­ga­res don­de ten­go ami­gos”.

JO­SÉ CORDERO.

Apor­te. Gladys Ace­bal fue pro­fe­so­ra y di­rec­to­ra del Ta­ller Na­cio­nal de Tea­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.