Ro­dri­go Fa­cio y los re­sen­ti­dos

En la dé­ca­da de los años 50. De­bi­do a que la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca no po­día aten­der a to­da la po­bla­ción in­tere­sa­da res­trin­gió el in­gre­so, lo cual la en­fren­tó con jó­ve­nes y pa­dres de fa­mi­lia

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Historia - Iván Mo­li­na Ji­mé­nez ivan.mo­li­na@ucr.ac.cr

E l 17 de ju­nio de 1956, Ro­dri­go Fa­cio Bre­nes (1917-1961), rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca (UCR), pu­bli­có en el pe­rió­di­co La Na­ción un ar­tícu­lo ex­tra­or­di­na­rio, en el que anun­ció, a “pa­dres de fa­mi­lia y es­tu­dian­tes” ya“la opi­nión pú­bli­ca en ge­ne­ral”, que en 1957 la ins­ti­tu­ción di­ri­gi­da por él no rea­li­za­ría exá­me­nes de ad­mi­sión. Ade­más, abrió la po­si­bi­li­dad de no vol­ver a ha­cer­los más.

Des­de fi­na­les de la dé­ca­da de 1940, en la UCR se ha­bía em­pe­za­do a dis­cu­tir la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer exá­me­nes de ad­mi­sión, y a ini­cios del de­ce­nio de 1950, al­gu­nas uni­da­des aca­dé­mi­cas em­pe­za­ron a prac­ti­car­los.

La im­ple­men­ta­ción de ta­les prue­bas se jus­ti­fi­có con el ar­gu­men­to de que el nú­me­ro de es­tu­dian­tes que se gra­dua­ban del co­le­gio era ca­da vez más al­to y que esos jó­ve­nes ca­re­cían de cla­ri­dad vo­ca­cio­nal, por lo cual mu­chos fra­ca­sa­ban en sus es­tu­dios su­pe­rio­res. Bre­cha

Cuan­do la UCR abrió sus puer­tas en 1941, so­lo cin­co de ca­da 100 per­so­nas en edad de asis- tir a la se­gun­da en­se­ñan­za lo ha­cía; en 1950, el nú­me­ro de quie­nes iban al co­le­gio as­cen­dió a nue­ve de ca­da 100 y, en 1952, ya era diez de ca­da 100 jó­ve­nes.

En los años si­guien­tes, la bre­cha entre los gra­dua­dos de se­cun­da­ria y el to­tal de cu­pos abier­tos por la UCR pa­ra es­tu­dian­tes nue­vos ten­dió a am­pliar­se: en 1954, 1.161 jó­ve­nes ob­tu­vie­ron su tí­tu­lo de ba­chi­ller en se­gun­da en­se­ñan­za y la ad­mi­sión fue pa­ra 538 alum­nos.

La des­pro­por­ción se agra­vó en 1956, cuan­do 1.365 jó­ve­nes se ti­tu­la­ron de ba­chi­lle­res de co­le­gio y la ad­mi­sión en la UCR más bien se re­du­jo, al fi­jar­se en 528 cu­pos, ape­nas un 38,7% de los gra­dua­dos. De los ad­mi­ti­dos ese año, 40% eran mu­je­res y 36% pro­ve­nían de co­le­gios pri­va­dos.

Fren­te a esa res­tric­ti­va po­lí­ti­ca de ad­mi­sión, los pa­dres de fa­mi­lia y los es­tu­dian­tes pro­tes­ta­ron con vehe­men­cia, ba­sa­dos prin­ci­pal­men­te en el ar­gu­men­to de que si los jó­ve­nes ha­bían ga­na­do el exa­men de ba­chi­lle­ra­to de se­gun­da en­se­ñan­za, ¿por qué te­nían que so­me­ter­se a prue­bas de ad­mi­sión?

Tal des­con­ten­to se ma­ni­fes­tó muy tem­pra­na­men­te: ya en enero de 1952, en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en La Na­ción se de­cía: “aho­ra ha lle­ga­do el cru­gir [sic] de dien­tes… La Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca, sin es­pe­rar­se a que pa­sa­ran las fies­tas de Na­vi­dad, ha he­cho ex­plo­tar una bom­ba de amar­gu­ra en los co­ra­zo­nes de los mu­cha­chos Ba­chi­lle­res 1951, al avi­sar en los pe­rió­di­cos que… pa­ra po­der in­gre­sa­ra­sus di­fe­ren­tes es­cue­las, hay que ren­dir pri­me­ro exá­me­nes de Ma­te­má­ti­cas, de Cas­te­llano, de Cien­cias So­cia­les y de un idio­ma ex­tran­je­ro”.

Con­flic­to

Las res­tric­cio­nes en la ad­mi­sión adop­ta­das por la UCR pro­vo­ca­ron tam­bién un pro­fun­do ma­les­tar por los cuan­tio­sos fon­dos pú­bli­cos que la ins­ti­tu­ción re­ci­bía en ese mo­men­to pa­ra cons­truir la lla­ma­da “ciu­dad uni­ver­si­ta­ria”.

Ade­más, los exá­me­nes­de ad­mi­sión, al cues­tio­nar tá­ci­ta­men­te la ca­li­dad de la prue­ba de ba­chi­lle­ra­to rea­li­za­da por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción Pú­bli­ca (MEP), con­du­jo a un con­flic­to cre­cien­te entre di­cha car­te­ra y la UCR, el cual se in­ten­si­fi­có a tal gra­do que, en 1955, obli­gó a la in­ter­ven­ción, en ca­rác­ter de me­dia­do­ra, de una co­mi­sión de dipu­tados.

Por si to­do lo an­te­rior fue­ra po­co, el Con­se­jo Uni­ver­si­ta­rio, a tono con la trans­pa­ren­cia que des­de su fun­da­ción ca­rac­te­ri­za a la UCR, de­cla­ró que un es­tu­dio in­terno que se reali­zó so­bre los exá­me­nes de ad­mi­sión era “es­tric­ta­men­te pri­va­do”.

El afán por res­trin­gir el ac­ce­so a ese do­cu­men­to no sor­pren­de por­que den­tro de la pro­pia UCR ha­bía sec­to­res que te­nían pro­fun­das du­das so­bre los exá­me­nes de ad­mi­sión.

Ene­ne­ro de 1955, Al­fon­soPe­ral­ta, de­cano de In­ge­nie­ría, ex­pre­só: “ha­cien­do ho­nor a la­ver­dad, de­bo ma­ni­fes­tar que las prue­bas de in­gre­so no han da­do en nues­tra Es­cue­la (y creo que en nin­gu­na otra), los re­sul­ta­dos que eran de es­pe­rar­se”.

Fue en es­te con­tex­to que, en fe­bre­ro de 1956, va­rios pa­dres de fa­mi­lia de­nun­cia­ron en el Dia

rio de Cos­ta Ri­ca­que la UCR evi­den­cia­ba una “abier­ta hos­ti­li­dad en con­tra de los cen­te­na­res de es­tu­dian­tes que desean ini­ciar sus es­tu­dios aca­dé­mi­cos”. Tam­bién in­di­ca­ron que to­do el pro­ce­di­mien­to pa­ra res­trin­gir el in­gre­so era ar­bi­tra­rio y que los jó­ve­nes fue­ron “en­ga­ña­dos por la Uni­ver­si­dad, pues de un fo­lle­to guía que se les ven­dió no les pu­sie­ron ni un pun­to en el exa­men de ad­mi­sión”.

Sus­pen­sión

En­fren­ta­do con múl­ti­ples y cre­cien­tes con­flic­tos re­la­cio­na­dos con la ad­mi­sión, Fa­cio anun­ció que en 1957 se sus­pen­de­rían los exá­me­nes de in­gre­so, ya que pa­ra ese año “la Uni­ver­si­dad con­ta­rá con el nue­vo y ma­jes­tuo­so edi­fi­cio de Cien­cias y Le­tras y to­dos los nue­vos es­tu­dian­tes ten­drán que ins­cri­bir­se y tra­ba­jar en di­cha Es­cue­la”.

Se­gún él, co­mo se cal­cu­la­ba que con las nue­vas ins­ta­la­cio­nes “po­drán re­ci­bir­se has­ta 1.000 nue­vos ele­men­tos, se ha con­si­de­ra­do po­si­ble no exi­gir esos exá­me­nes… Las cir­cuns­tan­cias di­rán si la sus­pen­sión po­drá ex­ten­der­se a los años ve­ni­de­ros o si ha­brá que vol­ver a exi­gir­los”.

La nue­va po­lí­ti­ca de ad­mi­sión anun­cia­da por Fa­cio es­ta­ba es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­da con la crea­ción de los lla­ma­dos Es­tu­dios Ge­ne­ra­les, que los es­tu­dian­tes ad­mi­ti­dos ten­drían que cur­sar a par­tir de en­ton­ces.

To­da la evi­den­cia co­no­ci­da mues­tra que la es­tra­te­gia pues­ta en prác­ti­ca por las al­tas au­to­ri­da­des uni­ver­si­ta­rias pa­ra en­fren­tar la pre­sión por más cu­pos con­sis­tió en ad­mi­tir a to­dos los que lo so­li­ci­ta­ran. De es­ta ma­ne­ra, el pro­ce­so de se­lec­ción de quie­nes real­men­te po­drían con­ti­nuar con sus ca­rre­ras se ha­ría una vez ad­mi­ti­dos, no an­tes.

Al uti­li­zar los Es­tu­dios Ge­ne­ra­les co­mo un fil­tro, la res­pon­sa­bi­li­dad por no po­der se­guir es­tu­dios su­pe­rio­res re­cae­ría di­rec­ta­men­te so­bre los alum­nos y sus fa­mi­lias, y no po­dría atri­buir­se a los exá­me­nes de ad­mi­sión de la UCR.

Re­sen­ti­dos

El ex­pe­ri­men­to de uti­li­zar a Es­tu­dios Ge­ne­ra­les de esa ma­ne­ra fra­ca­só por­que los es­tu­dian­tes que per­dían ma­te­rias po­dían vol­ver a ma­tri­cu­lar­las al año si­guien­te, con lo que se in­cre­men­ta­ba to­da­vía más la pre­sión so­bre los re­cur­sos ins­ti­tu­cio­na­les y se afec­ta­ba el nú­me­ro de cu­pos dis­po­ni­bles pa­ra los jó­ve­nes de nue­vo in­gre­so.

En ta­les cir­cuns­tan­cias, la UCR em­pe­zó a pre­pa­rar­se pa­ra res­tau­rar los exá­me­nes de ad­mi­sión. El 2 de di­ciem­bre de 1959, Fa­cio anun­ció que a par­tir de 1960 se im­ple­men­ta­ría un sis­te­ma, di­se­ña­do con cri­te­rio téc­ni­co, pa­ra se­lec­cio­nar a los alum­nos nue­vos, ba­sa­do en las no­tas de ba­chi­lle­ra­to, en prue­bas si­mi­la­res alas prac­ti­ca­das en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, una eva­lua­ción de ap­ti­tud o de ma­du­rez y un exa­men de redacción. Po­cos días des­pués, La Na

ción in­for­mó de que al­re­de­dor de 2.000 nue­vos ba­chi­lle­res de se­gun­da en­se­ñan­za, 1.000 no po­drían rea­li­zar es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios. Tras la muer­te de Fa­cio en 1961, el nue­vo rec­tor, Car­los Mon­ge Al­fa­ro, re­co­no­ció tá­ci­ta­men­te en 1962 que la po­lí­ti­ca de ad­mi­sión de la UCR crea­ba “le­gio­nes” de jó­ve­nes “frus­tra­dos y re­sen­ti­dos”.

La sus­pen­sión de los exá­me­nes entre 1957 y 1959 res­pon­dió, por tan­to, a una efí­me­ra po­lí­ti­ca de ad­mi­sión, que fa­lló en su pro­pó­si­to cen­tral de des­ac­ti­var el des­con­ten­to de pa­dres de fa­mi­lia y es­tu­dian­tes, el cual se am­plió y pro­fun­di­zó des­pués de 1960.

AR­CHI­VO UNI­VER­SI­TA­RIO RA­FAEL OBRE­GÓN LORÍA.

Con el rec­tor. Ro­dri­go Fa­cio en la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.