Entre el cuer­po y el len­gua­je

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Librero - GUS­TA­VO SO­LÓR­ZANO-AL­FA­RO gus­ta­vo­so­lor­zano9@gmail.com

By­ron Sa­las Mer­cu­rio en pri­ma­ve­ra No­ve­la San Jo­sé: Edi­cio­nes Lan­za­lla­mas 210 pá­gi­nas Pe­di­dos: in­fo@edi­cio­nes­lan­za­lla­mas.com

“Aquí so­mos una vie­ja es­tam­pa de dos ni­ños na­ci­dos po­bres co­mo un pe­da­zo de pan en­mohe­ci­do” (p. 168) El tono ro­ji­zo, cre­pus­cu­lar y pre­mo­ni­to­rio del mer­cu­rio se con­fun­de con los ex­plo­si­vos co­lo­res de una es­ta­ción que año­ra­mos, con el ori­gen de la be­lle­za y la in­quie­tud de la nos­tal­gia, con la mar­ca de na­ci­mien­to y la mar­ca de la se­pa­ra­ción, con el fue­go li­ge­ro de unos pies ala­dos: ni­ño-dios que lle­va el men­sa­je de los dio­ses has­ta que es atra­ve­sa­do por el ra­yo fi­nal de la muer­te, su hu­ma­ni­dad des­trui­da.

Po­cas ca­rre­ras li­te­ra­rias son ca­pa­ces de arran­car de un mo­do tan cla­ro y tan con­tun­den­te. El es­cri­tor By­ron Sa­las lo ha lo­gra­do con su pri­me­ra obra na­rra­ti­va, Mer­cu­rio en pri­ma­ve­ra, una no­ve­la que ex­plo­ra la vi­da as­fi­xian­te de un pe­que­ño pue­blo y de sus tí­pi­cas fa­mi­lias, los os­cu­ros ca­mi­nos pa­ra sa­lir y el tor­men­to­so in­te­rior de Lu­cas, su pro­ta­go­nis­ta, quien apa­re­ce co­mo un an­ti­hé­roe des­pre­cia­ble y a la vez vul­ne­ra­ble.

El re­la­to se mue­ve al­re­de­dor de tres per­so­na­jes: Ju­li­ta y sus dos hi­jos, Car­los y Lu­cas. El pri­me­ro sos­tie­ne una aven­tu­ra con una ve­ci­na ma­yor, que per­mi­te ela­bo­rar un drama en torno a las cos­tum­bres y a la fi­gu­ra­ma­ter­na; el se­gun­do, de per­so­na­li­dad más vo­lá­til, in­ten­ta es­ca­par de esa fi­gu­ra ma­ter­na y se in­ter­na en el mun­do del porno, un uni­ver­so que apa­re­ce co­mo pro­me­sa y li­be­ra­ción.

Car­los y Lu­cas vi­vi­rán un pro­ce­so de des­com­po­si­ción mo­ral y fí­si­ca, mien­tras Ju­li­ta se des­mo­ro­na a so­las en su in­ca­pa­ci­dad pa­ra ar­ti­cu­lar dis­cur­so al­guno. Sin em­bar­go, aque­lla des- com­po­si­ción no re­sul­ta mo­ra­li­zan­te ni ad­mo­ni­to­ria, al con­tra­rio, se plan­tea co­mo el ca­mino pa­ra la pro­pia re­den­ción: con­su­mir­lo to­do y con­su­mir­se pa­re­ce ser el mo­ti­vo de Lu­cas, quien sin freno se lan­za en una vo­rá­gi­ne don­de el cuer­po es la me­tá­fo­ra úl­ti­ma.

Po­de­ro­sas ca­rac­te­rís­ti­cas

Se tra­ta sin du­da al­gu­na de una de las no­ve­las más arries­ga­das de la li­te­ra­tu­ra cos­ta­rri­cen­se, un de­rro­che poé­ti­co que se mue­ve con la flui­dez y la gra­cia que so­lo al­can­zan es­cri­to­res con­su­ma­dos.

Las vo­ces, los na­rra­do­res, los pro­ta­go­nis­tas des­fi­lan an­te no­so­tros co­mo en un sue­ño, co­mo en un bai­le de más­ca­ras, co­mo en una bru­ma que des­di­bu­ja un pai­sa­je ya de por sí caó­ti­co.

La ha­bi­li­dad na­rra­ti­va de Sa­las, su len­gua­je exu­be­ran­te y su tra­zo po­de­ro­so tie­nen po­cos re­fe­ren­tes en el país: “los ni­ños se to­ma­ron de la mano, y al lle­gar al fi­nal del mun­do, al lle­gar al fi­nal de to­do, el pá­ja­ro se ele­vó co­mo una bo­ca, bo­rran­do la luz, de­jan­do tan so­lo la os­cu­ri­dad to­tal de una bo­ca que gri­ta en con­tra de la tierra” (p. 178).

El re­la­to abor­da te­mas com­ple­jos y ahon­da en una se­rie de ta­búes se­xua­les. He ahí su pri­me­ra apues­ta y su pri­mer re­to pa­ra el lec­tor. Pe­ro una vez su­pe­ra­dos, lo que se con­vier­te en una ver­da­de­ra proeza es su len­gua­je, que adop­ta un es­ti­lo de­ci­di­da y fe­roz­men­te ba­rro­co.

La no­ve­la se pro­po­ne co­mo un ar­te­fac­to que dis­pa­ra pa­la­bras y se­cuen­cias oní­ri­cas por igual. Con es­pe­cial én­fa­sis ha­cia el fi­nal, las imá­ge­nes lí­ri­cas sus­ti­tu­yen la na­rra­ción, co­mo si to­do fue­se di­lu­yén­do­se po­co a po­co, o más bien, des­gas­tán­do­se, con­su­mién­do­se en una suer­te de ho­gue­ra ver­bal.

Si los te­mas to­ca­dos pue­den pro­vo­car at­mós­fe­ras den­sas y as­fi­xian­tes es el des­plie­gue téc­ni­co de Sa­las el que real­men­te nos atra­pa y nos aho­ga. Hay un pa­ra­le­lis­mo entre el ago­ta­mien­to (la des­com­po­si­ción, la de­sin­te­gra­ción) del cuer­po y el as­cen­so y ela­bo­ra­ción del len­gua­je que lo crea, co­mo una con­cien­cia que se ex­pan­de.

Qui­zá mi úni­ca ob­je­ción a es­ta ópe­ra pri­ma sea el tono ale­gó­ri­co que adop­ta en al­gu­nos mo­men­tos, mer­ced aun jue­goo­no­más­ti­co.

Mer­cu­rio en pri­ma­ve­ra es des­de ya una lec­tu­ra ne­ce­sa­ria, que re­fle­ja los cam­bios de nues­tra épo­ca y nos ha­ce plan­tear­nos asun­tos so­cia­les ur­gen­tes que de­ben ser abor­da­dos pa­ra po­der se­guir ma­du­ran­do en tan­to­co­mu­ni­dad. Y, en­de­fi­ni­ti­va, si al­gu­na no­ve­la se ofre­ce co­mo una éti­ca y una eró­ti­ca es es­ta his­to­ria lí­ri­ca por un la­do y des­ga­rra­da­men­te cruel por otro, una co­rrien­te de len­gua­je que lo con­su­me to­do, em­pe­zan­do por el cuer­po de sus per­so­na­jes, car­ne entre la car­ne, ver­bo en­car­na­do: pro­di­gio.

MAYELA LÓ­PEZ.

Ópe­ra pri­ma. Mer­cu­rio en pri­ma­ve­ra es la pri­me­ra no­ve­la By­ron Sa­las, de 23 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.