Un per­fil de la le­gen­da­ria Teresa Ca­rre­ño.

Una mu­jer ver­da­de­ra­men­te inol­vi­da­ble: Des­pués de Hil­de­gard von Bin­gen, Cé­ci­le Cha­mi­na­de, Cla­ra Wieck y Fanny Men­dels­sohn, se­gui­mos rin­dien­do ho­me­na­je a las gran­des com­po­si­to­ras de la his­to­ria con la le­gen­da­ria Teresa Ca­rre­ño

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

La tra­di­ción mu­si­cal ha te­ni­do dos ra­zo­nes igual­men­te es­pu­rias pa­ra mar­gi­nar a Teresa Ca­rre­ño del ca­non uni­ver­sal. Una, que era mu­jer. Dos, que era la­ti­noa­me­ri­ca­na. Pe­se a ello, su fi­gu­ra se agi­gan­ta con el tiem­po, y hoy es jus­ti­pre­cia­da co­mo una de las gran­des com­po­si­to­ras a hor­ca­ja­das en­tre los si­glos XIX y XX.

Más que una pia­nis­ta y com­po­si­to­ra, Teresa era una fuer­za de la na­tu­ra­le­za: co­mo sen­tar a las ca­ta­ra­tas del Niá­ga­ra al piano. Le de­cían “Liszt en fal­das”, “La em­pe­ra­triz del piano” y “La val­qui­ria del piano”.

Na­ció en Ca­ra­cas (Ve­ne­zue­la) el 22 de di­ciem­bre de 1853, y mu­rió en Nue­va York el 12 de ju­nio de 1917. Así pues, con­tem­po­rá­nea de Grieg, De­bussy, Ra­vel, Sa­tie, Mah­ler, y tan­tos otros gi­gan­tes en la bi­sa­gra his­tó­ri­ca de am­bos si­glos.

Y aho­ra una di­ver­ti­da di­gre­sión: ¿re­cuer­dan us­te­des el fa­mo­so li­bro de eti­que­ta lla­ma­do

Ma­nual de Ca­rre­ño? Nues­tras abue­las lo con­sul­ta­ban fre­né­ti­ca­men­te en to­do ti­po de so­lem­ni­da­des do­més­ti­cas. Pues bien, el ma­nual en cues­tión fue es­cri­to por Ma­nuel An­to­nio Ca­rre­ño, pa­dre de nues­tra pia­nis­ta.

En to­do ca­so, Teresa no aca­tó en el piano las ins­truc­cio­nes de su pa­dre: te­nía una for­ma­de to­car sal­va­je, te­lú­ri­ca, des­me­le­na­da, lle­va­da por la pa­sión y el her­vor de las vís­ce­ras. Las fi­lia­cio­nes ilus­tres de Teresa no ter­mi­nan ahí. Por el la­do ma­terno, es­ta­ba em­pa­ren­ta­da con Si­món Bo­lí­var y el Mar­qués del To­ro.

Due­ña del mun­do

An­te la evi­den­cia del di­lu­vial ta­len­to de Teresa, su abue­la Ger­tru­dis ven­dió to­dos los bie­nes de la fa­mi­lia, y se la lle­vó a es­tu­diar a Bos­ton, con el co­no­ci­do pia­nis­ta y com­po­si­tor Louis Mo­reau Got­ts­chalk, vir­tuo­so ad­mi­ra­do por… ¡Ros­si­ni, Liszt, Schu­mann y Ber­lioz!

Teresa siem­pre guar­dó infinita gra­ti­tud por es­te pe­da­go­go y ju­glar del piano (su es­ti­lo era ex­tra­va­gan­te, lleno de di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas, mez­cla de ar­tis­ta cir­cen­se y poe­ta). Teresa to­có en la Ca­sa Blan­ca pa­ra Lin­coln, quien le pi­dió que re­pi­tie­ra tres ve­ces una de sus pie­zas, a tal pun­to lo ha­bía se­du­ci­do. En Eu­ro­pa to­có pa­ra Ros­si­ni, Saint-Säens, Ber­lioz y, co­mo ya di­ji­mos, Liszt.

To­dos la ado­ra­ron sin re­ser­vas, y el ge­ne­ro­so Liszt, co­mo siem­pre, se ofre­ció a eje­cu­tar sus obras y a di­vul­gar su opus. Ese era Liszt: una lla­ma­ra­da de mag­na­ni­mi­dad, un hom­bre por en­ci­ma de to­da mez­quin­dad y en­vi­dia.

Teresa tro­tó tan­tos mun­dos co­mo pue­den ser tro­ta­dos: La Ha­ba­na, Bos­ton, Pa­rís, Lon­dres, Var­so­via, Ber­lín, Ro­ma, Su­dá­fri­ca, Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­da… ¡y to­do eso en bar­co, sin si­quie­ra lle­var a bor­do un piano pa­ra ir prac­ti­can­do su re­per­to­rio! Era una dio­sa del pia- no: la mú­si­ca es­ta­ba en su san­gre, en su or­ga­nis­mo: era la sa­via de su es­pí­ri­tu. Tan pron­to ba­ja­ba a tie­rra, ha­cía al­gu­nos ar­pe­gios y es­ca­las, ¡y ahí es­ta­ba su téc­ni­ca, in­tac­ta y más aun: me­jo­ra­da por el re­po­so obli­ga­do de los via­jes!

Se ca­só tres ve­ces, y los tres ma­ri­dos (en­tre ellos al­gún mu­si­qui­llo de pa­sa­ble mé­ri­to) su­cum­bie­ron an­te el te­rror de te­ne­ra un co­me­ta­por es­po­sa. Los divorcios so­bre­vi­nie­ron inexo­ra­ble­men­te. Des­pués de una acri­mo­nio­sa se­pa­ra­ción, su ex­ma­ri­do in­ten­tó in­ter­nar­la en un manicomio con tal de no pa­gar la edu­ca­ción de sus hi­jas. Teresa di­jo al­gu­na vez: “Nun­ca es de­ma­sia­do tar­de pa­ra ca­sar­se, y nun­ca es de­ma­sia­do tem­prano pa­ra di­vor­ciar­se”.

Hu­bo amar­gu­ra en su vi­da, ya lo creo que sí, y mu­cha de ella pa­só a su mú­si­ca, cer­ca de 70 opus, pri­ma­ria­men­te mú­si­ca vir­tuo­sís­ti­ca de sa­lón des­ti­na­da a ex­hi­bir sus por­ten­to­sas do­tes téc­ni­cas, pe­ro tam­bién pie­zas de hon­do ca­la­do, ca­rac­te­ri­za­das por su fa­ci­li­dad me­ló­di­ca, su uso del fol­clor ve­ne­zo­lano, y una apro­xi­ma­ción a la mú­si­ca más lí­ri­ca y poé­ti­ca que acro­bá­ti­ca.

Val­ses, ca­pri­chos, fan­ta­sías, ba­la­das, pol­kas, ele­gías, es­tu- dios, ma­zur­kas, scher­zos, in­ter­mez­zos…, de to­do en­con­tra­mos en la cor­nu­co­pia de su obra co­pio­sa y va­ria­da.

Sin em­bar­go, su nu­men lle­gó más le­jos: com­pu­so pie­zas or­ques­ta­les y co­ra­les, cuar­te­tos pa­ra cuer­das y can­cio­nes con acom­pa­ña­mien­to pia­nís­ti­co.

Y aho­ra, pa­ra que ter­mi­nen us­te­des de des­lum­brar­se an­te el pro­tei­co ta­len­to de es­ta ar­tis­ta, les di­ré que tam­bién hi­zo ca­rre­ra co­mo can­tan­te, y so­bre­sa­lió en ro­les tan de­man­dan­tes co­mo Nor­ma, Car­men y Vio­let­ta… yo, por lo me­nos, ja­más he vis­to des­plie­gue com­pa­ra­ble de au­da­cia y ver­sa­ti­li­dad mu­si­cal… ¡ah sí, ca­si lo ol­vi­da­ba: es que era las ca­ta­ra­tas del Niá­ga­ra!

El le­ga­do

Los crí­ti­cos no siem­pre fue­ron be­né­vo­los con ella. Uno de es­tos áci­dos per­so­na­jes es­cri­bió una vez: “Ayer, la se­ño­ra Ca­rre­ño dio la pri­me­ra au­di­ción del se­gun­do con­cier­to de su ter­cer ma­ri­do en la cuar­ta fe­cha de la tem­po­ra­da”. Ese “ter­cer ma­ri­do” no era otro que Eu­ge­ne d'Al­bert, alumno dis­tin­gui­do de Liszt, pe­ro uno más que -¡ay!- no tu­vo las en­zi­mas mo­ra­les su­fi­cien­tes pa­ra to­le­rar que su ful­gu­ran­te es­po­sa pro­yec­ta­ra som­bra so­bre él.

Teresa nun­ca gra­bó usan­do la tec­no­lo­gía me­cá­ni­co-acús­ti­ca del ro­di­llo de Edi­son. Pre­fi­rió el mé­to­do de los ro­llos de pia­no­la que pro­po­nían di­ver­sas ca­sas dis­que­ras. Con­ser­va­mos al­re­de­dor de 22 obras gra­ba­das de es­ta ma­ne­ra por nues­tra pia­nis­ta. El so­ni­do no es bueno, pe­ro las cua­li­da­des de la in­tér­pre­te so­bre­pu­jan las li­mi­ta­cio­nes tec­no­ló­gi­cas del mo­men­to: va­le la pe­na oír­las.

El 13 de se­tiem­bre de 2002 fue anun­cia­do con bom­bos y pla­ti­llos el Pro­yec­to Pia­no­la: di­gi­ta­li­zar el so­ni­do de los ro­llos de pia­no­la, a fin de me­jor pre­ser­var al­go del ge­nio interpretativo de Teresa. A es­to, yo ten­go que res­pon­der con irri­ta­ción: ¿có­mo es po­si­ble que una ar­tis­ta del li­na­je de Teresa ha­ya te­ni­do la des­cor­te­sía de mo­rir­se an­tes del ad­ve­ni­mien­to de las gra­ba­cio­nes de ci­lin­dro? ¿Qué le cos­ta­ba pos­ter­gar un po­qui­to más su par­ti­da, y le­gar­nos un cor­pus real­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo de su mú­si­ca?

En­tre la obra gra­ba­da en ro­llos de piano hay ape­nas dos obras pro­pias, y lue­go pie­zas ca­nó­ni­cas de Cho­pin, Schu­mann, Liszt, Beet­ho­ven, y dos opus que el com­po­si­tor es­ta­dou­ni­den­se Ma­cDo­well le ha­bía de­di­ca­do: La danza de las bru­jas y el Es­tu­dio de Con­cier­to Op. 36.

Teresa fue la mú­si­ca com­ple­ta: com­po­si­to­ra, pia­nis­ta, arre­glis­ta, can­tan­te, pe­da­go­ga… un ver­da­de­ro agua­ce­ro de mú­si­ca. Mu­chos son los in­tér­pre­tes que han gra­ba­do su mú­si­ca -¡por for­tu­na existen las par­ti­tu­ras!- No se pri­ven de ella: sos­pe­cho que se­van a lle­var una gra­tí­si­ma sor­pre­sa, y van a in­cluir una nue­va fi­gu­ra en la lis­ta de sus com­po­si­to­res pre­fe­ri­dos.

Teresa fue la mú­si­ca com­ple­ta: com­po­si­to­ra, pia­nis­ta, arre­glis­ta, can­tan­te, pe­da­go­ga… un ver­da­de­ro agua­ce­ro de mú­si­ca.

Era una dio­sa del piano: la mú­si­ca es­ta­ba en su san­gre, en su or­ga­nis­mo: era la sa­via de su es­pí­ri­tu.

WIKIMEDIA COMMONS.

La pia­nis­ta, can­tan­te y com­po­si­to­ra Teresa Ca­rre­ño (1853-1917). Ima­gen de la Geor­ge Grant­ham Bain Co­llec­tion.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.