Je­sús, el re­bel­de

Luis Die­go Cas­can­te La lu­cha ar­ma­da de Je­sús (his­to­ria de un ju­dío) His­to­ria Uruk Edi­to­res

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Visita Guiada - OMAR HE­RRE­RA RO­DRÍ­GUEZ om­sahe­ro@gmail.com

De las ma­nos de la edi­to­rial Uruk y de la So­cie­dad Ra­cio­na­lis­ta Cos­ta­rri­cen­se, Luis Die­go Cas­can­te, es­cri­tor y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca, nos ofre­ce el li­bro La lu­cha ar­ma­da de Je­sús (his­to­ria de un ju­dío). Es­ta obra sin­te­ti­za va­rios años de es­tu­dio so­bre el desa­rro­llo his­tó­ri­co de los múl­ti­ples cris­tia­nis­mos, y acer­ca de la per­so­na de Je­sús, el na­za­reno o na­zir. Es­te li­bro se su­ma a uno an­te­rior, El otro Je­sús, pu­bli­ca­do en el año 2011 por An­ta­na­cla­sis, Edi­to­res.

El lec­tor o la lec­to­ra de es­te bre­ve –aun­que no por ello me­nos po­lé­mi­co es­tu­dio– se en­con­tra­rá con una obra que nos atra­pa des­de el ini­cio con una in­te­rro­gan­te: ¿exis­tió Je­sús?, pre­gun­ta que pue­de re­sul­tar pu­ro sen­sa­cio­na­lis­mo al ojo acos­tum­bra­do a una pe­lí­cu­la de Mel Gib­son o a los li­bros de Dan Brown.

Sin em­bar­go, me­to­do­ló­gi­ca­men­te, el pro­ble­ma co­bra una re­le­van­cia de pri­mer gra­do pues re­fie­re a la exis­ten­cia em­pí­ri­ca del ob­je­to de es­tu­dio (con­si­de­ra­ción que la teo­lo­gía tien­de a omi­tir); por tan­to, el au­tor ofre­ce las evi­den­cias his­tó­ri­cas que se han do­cu­men­ta­do so­bre la po­si­ti­va exis­ten­cia de Je­sús.

De­bi­do a su abor­da­je cien­tí­fi­co, el pro­pio Cas­can­te nos avi­sa de que su es­tu­dio no se de­fi­ne cre­yen­te ni ateo (am­bas acep­cio­nes ex­pre­san al­gún ti­po de víncu­lo con una es­pi­ri­tua­li­dad, sea en el sen­ti­do afir­ma­ti­vo o en el ne­ga­ti­vo). Más bien, el au­tor pre­ten­de desa­rro­llar una in­ves­ti­ga­ción ba­jo el mé­to­do crí­ti­co, el que se ape­ga a los he­chos a fin de apro­xi­mar­se a una ex­pli­ca- ción plau­si­ble.

Así, la pre­gun­ta por la exis­ten­cia o la inexis­ten­cia de Je­sús es vá­li­da y per­ti­nen­te, no así la pre­gun­ta que in­da­ga si el per­so­na­je re­su­ci­tó o no. Es­ta cues­tión es do­mi­nan­te has­ta nues­tros días gra­cias (o des­gra­cia­da­men­te) a la lec­tu­ra pau­li­na di­fun­di­da por el apa­ra­to cle­ri­cal im­pe­rial ca­tó­li­co­ro­mano des­pués de una lar­ga lu­cha con otros cris­tia­nis­mos por la he­ge­mo­nía in­ter­pre­ta­ti­va de los tex­tos bí­bli­cos, co­mo el pro­pio Cas­can­te mos­tra­rá.

Sin lu­gar a du­das, la lec­tu­ra de Cas­can­te so­bre la vi­da de un Je­sús his­tó­ri­co es crí­ti­ca del mé­to­do teo­ló­gi­co ca­tó­li­co-ro­mano por un la­do, pe­ro tam­bién es crí­ti­ca de los re­sul­ta­dos que ha te­ni­do es­te mé­to­do al cons­truir una me­tá­fo­ra de un Je­sús des­po­li­ti­za­do y su­frien­te, cu­yo ase­si­na­to ha­bría ocu­rri­do por mo­ti­vos ex­clu­si­va­men­te re­li­gio­sos.

En su lu­gar, Cas­can­te nos ofre­ce una lec­tu­ra po­lí­ti­ca del Je­sús na­rra­do por los evan­ge­lios ca­nó­ni­cos y los apó­cri­fos, la cual en Amé­ri­ca La­ti­na ha en­con­tra­do un im­por­tan­te pun­to de re­fle­xio­nes gra­cias a la teo­lo­gía la­ti­noa­me­ri­ca­na de la li­be­ra­ción.

El li­bro brin­da tam­bién una lec­tu­ra de di­ver­sos pa­sa­jes bí­bli­cos que pre­ten­den de­mos­trar el ca­rác­ter mi­li­tan­te de Je­sús con un pro­yec­to po­lí­ti­co re­vo­lu­cio­na­rio ar­ma­do, ca­rác­ter ex­pues­to prin­ci­pal­men­te en el ca­pí­tu­lo que lle­va por nom­bre el tí­tu­lo del li­bro.

De esa ma­ne­ra, la obra de Cas­can­te nos si­túa en dos cam­pos de ba­ta­lla que se vin­cu­lan y re­tro­ali­men­tan: 1) la lu­cha epis­te­mo­ló­gi­ca en­tre mé­to­dos in­ter­pre­ta­ti­vos, con el fin de cri­ti­car la po­si­ción dog­má­ti­ca –y car­ga­da de su­pers­ti­cio­nes– que han im­pues­to los apa­ra­tos cle­ri­ca­les co­mo úni­ca lec­tu­ra vá­li­da y ver­da­de­ra de la fi­gu­ra de Je­sús du­ran­te si­glos; 2) la lu­cha her­me­néu­ti­co-po­lí­ti­ca, que no se anun­cia ex­plí­ci­ta­men­te con ca­rác­ter po­lí­ti­co-mi­li­tan­te, pe­ro sí pue­de in­fluir en la con­for­ma­ción de un mo­do li­be­ra­dor de sen­tir-pen­sar-vi­vir la pro­pia re­li­gio­si­dad de los cre­yen­tes.

Aque­lla con­for­ma­ción va con­tra to­da ins­ti­tu­ción ido­lá­tri­ca que desee im­po­ner –por tan­to, do­mi­nar– una for­ma de vi­vir la es­pi­ri­tua­li­dad.

Pa­ra en­con­trar­se con los tex­tos bí­bli­cos es ne­ce­sa­rio con­tex­tua­li­zar­los a fin de en­ten­der qué di­jo Je­sús a los se­res hu­ma­nos en su mo­men­to, y no –co­mo se­ña­la Cas­can­te– en­con­trar­se con la voz de una ins­ti­tu­ción, una doc­tri­na o una dis­ci­pli­na que his­tó­ri­ca­men­te se alió a los sec­to­res do­mi­nan­tes en per­jui­cio del mis­mo pue­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.