EN ME­MO­RIA DE ANT­HONY FAGE

Tras 30 años de tra­ba­jo en un pe­que­ño ta­ller en Alajuela, el ar­tis­ta ca­na­dien­se le le­gó a Cos­ta Ri­ca cien­tos de apor­tes al pa­sar las ideas y ma­que­tas de los es­cul­to­res al bron­ce

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

“Du­ran­te las fun­di­cio­nes, en ese am­bien­te de ca­lor in­su­fri­ble, su­do­ro­so, tras su más­ca­ra, cu­bier­to con ro­pa­jes de amian­to y cue­ro, la fi­gu­ra de Tony sos­te­nien­do un bas­tón de me­tal en­tre lla­mas y hu­ma­re­das me ha­cía pen­sar en la de un gue­rre­ro emer­gien­do de otro de sus pa­sa­jes por los in­fier­nos”. De es­ta for­ma re­cuer­da el es­cul­tor uru­gua­yo Car­los Ca­pe­lán a su ami­go y co­le­ga Ant­hony Fage. ¿Quién fue Fage? El Mo­nu

men­to al Bai­le Po­pu­lar, de Le­da As­tor­ga, en el Par­que Prós­pe­ro Fer­nán­dez en Alajuela; La Cho­la, de Ma­nuel Vargas, en la ave­ni­da cen­tral, y el Big Foot, de Idan Za­res­ki, en Ave­ni­da Es­ca­zú son so­lo al­gu­nas de las cien­tos de pie­zas, en es­pa­cios pú­bli­cos y tam­bién en co­lec­cio­nes pri­va­das, que fue­ron trans­for­ma­das por sus ma­nos.

Du­ran­te 27 años, Ant­hony Fage –co­no­ci­do co­mo Tony– se de­di­có a lle­var al bron­ce las crea­cio­nes de mu­chos ar­tis­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros. Des­ta­có siem­pre su en­tre­ga to­tal al tra­ba- jo, su ojo cui­da­do­so al de­ta­lle y su gran co­no­ci­mien­to del ofi­cio, así co­mo por su ge­ne­ro­si­dad.

Fue el ar­tis­ta tras bam­ba­li­nas a quien los es­cul­to­res le en­tre­ga­ban, con ple­na con­fian­za, sus pie­zas en re­si­na, ar­ci­lla o al­gún otro ma­te­rial. Fue el crea­dor si­len­te, que se es­me­ró en dar­le vi­da eter­na a ca­da idea que en­tró a su ta­ller.

Quie­nes lo co­no­cie­ron lo re­me­mo­ran tra­ba­jan­do ca­lla­da­men­te, una fi­gu­ra ze­nen un caos de mol­des y pie­zas por ar­mar. El ta­ller y su tra­ba­jo se vol­vie­ron una ex­ten­sión de su nom­bre y per­so­na con el pa­sar de los años.

Con­fia­ron en su tra­ba­jo ar­tis­tas ti­cos co­mo Ol­ger Vi­lle­gas, Ed­gar y Fran­klin Zú­ñi­ga, Aqui­les Ji­mé­nez, Isi­dro Con Wong, Car­los Po­ve­da, Le­da As­tor­ga, Án­gel La­ra y Án­gel La­ra hi­jo, Jo­sé San­cho, Jor­ge Ji­mé­nez De­re­dia, Ma­nuel Vargas, Mario Pa­rra y An­drés Ca­rran­za, así co­mo fi­gu­ras in­ter­na­cio­na­les co­mo Idan Za­res­ki, Car­los Ca­pe­lán, Jor­ge Mon­tal­vo, Ma­ru­ca Gómez, Su­san Val­yi y Ber­ta Po­lo.

Arri­bo en los ochen­tas

Fage lle­gó a Cos­ta Ri­ca al prin­ci­pio de la dé­ca­da de los años 80. Ha­bía es­tu­dia­do Be­llas Ar­tes en No­va Sco­tia Arts Co­lle­ge, en Ha­li­fax, y an­tes de eso via­jó por Eu­ro­pa e, in­clu­so, vi­vió en al Ár­ti­co –tra­ba­ja­ba co­mo de­to­na­dor de di­na­mi­ta–.

De­jo atrás el frío de su na­tal Mon­treal, en Ca­na­dá, pa­ra ve­nir a tra­ba­jar con su her­mano y, se­gún sus pa­la­bras, “ale­jar­se del ar­te”.

Po­co des­pués de su lle­ga­da al país, su her­mano mu­rió, por lo que se vio obli­ga­do a bus­car ofi­cio. Com­pró una pe­que­ña fun­di- ción con un pro­pó­si­to ar­te­sa­nal y abrió su pe­que­ño ta­ller en un vie­jo es­ta­blo. Co­men­zó a crear más­ca­ras, que ven­día al­re­de­dor de la zo­na. Po­co a po­co su tra­ba­jo se dio a co­no­cer y a la pe­que­ña fun­di­ción co­men­za­ron a lle­gar en­car­gos ca­da vez más com­ple­jos.

En 1990, Tony fun­da ofi­cial­men­te Ca­sa Fage, un ta­ller de fun­di­ción ar­tís­ti­ca. Con el pa­so de los años, el pe­que­ño es­pa­cio rústico cre­ció, así co­mo la di­men­sión de las pie­zas que en­tra­ban por la puer­ta.

El ape­lli­do Fage era un re­fe­ren­te de in­no­va­ción, ca­li­dad y fi­nos re­sul­ta­dos. Qui­zá fue su pe­cu­liar mez­cla, en­tre ar­tis­ta, in­ves­ti­ga­dor y fun­di­dor, lo que lle­vó a ajus­tar la mi­le­na­ria téc­ni­ca del ace­ra pér­di­da y ajus­tar la a la ne­ce­si­dad de ca­da obra.

La fa­ma pa­ra otros

A pe­sar de que creó un ar­te ex­tra­or­di­na­rio a lo lar­go de su vi­da, la fa­ma se la de­jó a otros. Qui­zá el he­cho que a Tony no le gus­ta­rá fi­gu­rar sen­tó bien con la tra­di­ción es­cul­tó­ri­ca cos­ta­rri­cen­se, que ha

ten­di­do a no in­cluir el nom­bre del fun­di­dor, a di­fe­ren­cia de la tra­di­ción eu­ro­pea.

Fue su padre quien le en­se­ñó a es­cul­pir, cuan­do a los 6 años le dio un cu­chi­llo y una bal­sa. Ya con su vi­da he­cha, Fage par­ti­ci­pó en dis­tin­tas bie­na­les (en­tre 1998 y el 2007). En su tra­ba­jo se en­cuen­tran abs­trac­cio­nes en ma­de­ra, ca­las con pun­ta de fle­cha y has­ta un pe­que­ño mo­nu­men­to de un pe­rro en bron­ce.

Tras ba­ta­llar el cán­cer por ca­si cin­co años, Tony nos de­jó el 8 de fe­bre­ro del 2018. Di­cho­sa­men­te, hoy vi­ve eterno en sus le­ga­dos, en ca­da obra fun­di­da en su ta­ller y en ca­da ar­tis­ta al que im­pac­tó.

De es­ta for­ma des­pe­di­mos a un gran ami­go y crea­dor, hon­ran­do su en­tre­ga y co­ra­zón al ar­te. Y co­mo él lo hu­bie­se que­ri­do, la ce­ra per­di­da, los mol­des y hor­nos si­guen en­cen­di­dos en la fun­di­ción. Su la­bor se­gui­rá vi­va en Ca­sa Fage, con el li­de­raz­go de su es­po­sa, Ana­be­lle, y tres hi­jos, Gre­gory, Sa­rah y Dus­tin.

KATTIA VARGAS.

Ma­nuel Var gas (de­re­cha) tra­ba­jó to­dos los de­ta­lles de la fun­di­ción de La Cho­la con Fage.

GOLDY LEVY.

Tony Fage, ca­na­dien­se, era bus­ca­do por los es­cul­to­res de­bi­do a la en­tre­ga y ca­li­dad de su tra­ba­jo.

GRA­CIE­LA SO­LÍS.

Ant­hony Fage co­men­zó con un pe­que­ño ta­ller ar­te­sa­nal que lle­gó a con­ver­tir­se en una bus­ca­da fun­di­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.