De la mon­ta­ña al mar con Luis Cha­cón

La ga­le­ría de la Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas ex­hi­be una mues­tra de la obra re­cien­te del ar­tis­ta ti­co

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Artes Visuales -

Que es­te pin­tor, Luis Cha­cón, ex­hi­ba en la ga­le­ría de la Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas tie­ne sus im­pli­ca­cio­nes en el de­ve­nir de su ca­rre­ra y las de aquel si­tio de for­ma­ción ar­tís­ti­ca-uni­ver­si­ta­ria, con to­do lo que con­lle­va re­gre­sar al lu­gar don­de (des)apren­di­mos, en tan­to es pro­di­gio­so des­apren­der nues­tros sa­be­res pa­ra bus­car nue­vos re­tos e in­du­men­ta­ria crea­ti­va.

Jor­ge De­bra­vo, en aque­lla ma­ra­vi­llo­sa poe­sía ti­tu­la­da T ra­jes, del li­bro No­so­tros los

hom­bres, de­cía que los tra­jes, a ve­ces te­ne­mos que des­hi­la­char­los y rom­per­los, que­dar­nos des­nu­dos fren­te a la in­tem­pe­rie, pues así la ad­ver­si­dad nos exi­ge bus­car nue­vos tra­jes, y ti­rar ese gan­go­che vie­jo don­de no ca­be nues­tro pen­sa­mien­to.

Ex­po­ner allí nos de­vuel­ve a los tiem­pos en que él –el Cha­cón que to­dos co­no­ce­mos, cri­ti­cón y re­ta- dor– fue es­tu­dian­te: años de gran­des maes­tros que de­fen­die­ron la “ges­ta” de for­mar ar­tis­tas pa­ra de­jar hue­llas en esa per­cep­ción del tiem­po y el es­pa­cio, eso que­lla­ma­mos his­to­ria. Laes­cue­la es el tem­plo de con­tem­pla­ción o el cua­dri­lá­te­ro co­ti­diano don­de da­mos gran­des lu­chas; apren­der im­pli­ca sa­car pro­ve­cho a lo vi­vi­do, un ca­mino de du­ros gol­pes, pe­ro tam­bién de gran­des sa­tis­fac­cio­nes y lo­gros.

Luis co­no­ció ahí a su gran maes­tra y men­to­ra Lo­la Fer­nán­dez, con sus des­tre­zas com­po­si­ti­vas y de ex­plo­ra­ción de ma­te­ria­les. Qui­zás pro­bó el con­se­jo de una Di­no­rah Bo­lan­di, con aque­lla sín­te­sis ex­tra­or­di­na­ria que ma­ne­ja­ba en su len­gua­je plás­ti­co, o pro­bó la sa­bia apre­cia­ción crí­ti­ca de Fran­cis­co Amig­het­ti, poé­ti­co e in­ci­si­vo, y las en­se­ñan­zas del bo­na­chón Jo­sé Luis Ló­pez, con aque­llos gran­des ges­tos car­ga­dos de vi­ta­li­dad. To­dos ellos cons­ti­tu­yen un ba­ga­je que los ar­tis­tas asu­mi­mos y asi­mi­la- mos­de ma­ne­ra for­mal en la Aca­de­mia, pe­ro lle­va­mos al ám­bi­to in­for­mal, en la ca­lle y en la vi­da.

Di­fe­ren­tes te­rri­to­rios

Es­ta nue­va ex­po­si­ción de Cha­cón de­mar­ca otro te­rri­to­rio, que no es so­lo geo­grá­fi­co aun­que se pue­de iden­ti­fi­car en un ma­pa, sino que tam­bién es emo­cio­nal. Es­to que­da en evi­den­cia cuan­do el ar­tis­ta in­gre­sa a su ta­ller, su la­bo­ra­to­rio de in­ves­ti­ga­ción con to­do lo po­si­ble: el cli­ma, la at­mós­fe­ra, el pai­sa­je, las ar­bo­le­das, la to­po­gra­fía, la luz, el con­tras­te, el co­lor, la acuo­si­dad de la téc­ni­ca, los prin­gues; to­dos son in­su­mos usa­dos al po­ner el pig­men­to so­bre la su­per­fi­cie y pin­tar con la maes­tría con que lo ha­ce.

Al acu­dir al co­lor ge­ne­ra ten­sio­nes cro­má­ti­cas que en­cien­den las emo­cio­nes más ín­ti­mas. Es una obra pro­vo­ca­do­ra, en la que sen­ti­mos el efec­to que tie­ne el ar­te de con­ta­giar­nos, de cla­mar por es­cu­char esos “tri­nos vi­sua­les” que sal­tan en­tre sus dis­tin­tos com­po­nen­tes del cua­dro, en­tre el ár­boly la mon­ta­ña, en­tre el ra­yo de luz y las aguas cos­te­ras, en­tre los rit­mos tím­bri­co-ges­tua­les que Cha­cón pro­du­ce y son su firma.

Cha­cón con­fie­sa que tie­ne dos ma­ne­ras de en­fren­tar­se al pro­ce­so crea­ti­vo: una cons­cien­te y otra in­tui­ti­va: “Cuan­do sé que voy a ha­cer, par­to de una idea pre­con­ce­bi­da, de un con­cep­to ya ana­li­za­do y de qué téc­ni­ca voy a desa­rro­llar; co­noz­co el ta­ma­ño y los so­por­tes. Y lo que voy a de­cir es lo más im­por­tan­te (con­cep­to), lo pien­so mu­cho an­tes de co­men­zar, pue­de tar­dar me­ses, des­pués es co­sa fá­cil”.

Y afir­mo, por­que lo co­noz­co de ca­si to­da la vi­da, él se es­for­zó en es­te re­gre­so a los es­pa­cios don­de apren­dió, qui­zá pa­ra atraer las miradas de los nue­vos edu­can­dos y de­mos­trar des­de los lo­gros y la cons­tan­cia de la téc­ni­ca y la cons­truc­ción con­cep­tual del cua­dro.

Hay un en­fo­que edu­ca­ti­vo en es­ta mues­tra ac­tual. Es­tá allí el ge­nie­ci­llo que lo ins­ti­ga a ex­pre­sar, a in­da­gar, a cri­ti­car, a con­fron­tar; nun­ca aban­do­nó esos es­pa­cios: aque­llas me­mo­rias las lle­va den­tro y, ca­da vez que abre la puer­ta de su ta­ller, la es­cue­la va con él.

La ex­po­si­ción es­ta­rá abier­ta has­ta el 5 de ju­nio. La Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas es­tá en la Fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca.

JEF­FREY ZA­MO­RA.

La ex­po­si­ción se inau­gu­ró el 9 de ma­yo en la UCR.

Es­ta pin­tu­ra se ti­tu­la Tres ár­bo­les. JEF­FREY ZA­MO­RA.

JEF­FREY ZA­MO­RA.

Tres va­ria­cio­nes del mar pin­ta­das por Luis Cha­cón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.