Los hi­jos del vol­cán

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Literatura -

Si To­mas Mann tu­vo la vi­sio­na­ria osa­día de cons­truir una pro­fun­da re­fle­xión no­ve­la­da so­bre lo hu­mano en torno a lo que lla­mó una mon­ta­ña má­gi­ca, no­so­tros, con sus dis­tan­cias y ape­lan­do al sí­mil co­mo re­cur­so con­cep­tual, po­de­mos afir­mar que po­see­mos un vol­cán má­gi­co cu­yos eflu­vios mis­te­rio­sos co­bran vi­da en la voz de los poe­tas que na­cen y se desa­rro­llan en esa región de la pa­tria co­no­ci­da co­mo Tu­rrial­ba, de don­de es ori­gi­na­rio el poe­ta que nos ocu­pa.

Si to­do el país tie­ne una idea de quién fue y qué re­pre­sen­ta la poe­sía de Jor­ge De­bra­vo y Lau­reano Albán den­tro del con­tex­to poé­ti­co cos­ta­rri­cen­se del si­glo XX, muy pron­to sa­brán tam­bién lo que ese mis­mo te­rri­to­rio y ese mis­mo si­glo –ya en sus pos­tri­me­rías- nos en­tre­gó co­mo legado en la voz del jo­ven poe­ta Juan Car­los Oli­vas.

Los re­co­no­ci­mien­tos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les que du­ran­te los úl­ti­mos años ha co­se­cha­do Oli­vas lo con­fir­man no so­la­men­te co­mo un fir­me y per­se­ve­ran­te tra­ba­ja­dor de la pa­la­bra, sino que nos per­mi­ten dis­fru­tar de una cre­cien­te obra li­te­ra­ria de ex­qui­si­ta ca­li­dad, que pro­po­ne nue­vas for­mas de ha­cer poe­sía, tras­cen­dien­do el co­lo­quia­lis­mo lo­cal pa­ra in­ser­tar­se den­tro de una tra­di­ción uni­ver­sal de ele­gan­te pre­sen­cia dis­cur­si­va.

Lo ha­bía leí­do de ma­ne­ra dis­per­sa, por me­dio de bre­ves se­lec- cio­nes de poe­mas que en­con­tré en di­ver­sas pu­bli­ca­cio­nes y blogs li­te­ra­rios; aun­que en to­dos esos epi­so­dios ha­bía po­di­do con­fir­mar su ca­li­dad y no­ve­do­sas for­mas de pro­po­ner la crea­ción poé­ti­ca, no ha­bía te­ni­do la opor­tu­ni­dad de co­no­cer un li­bro su­yo de­ma­ne­ra com­ple­ta. Ha­ce unos­días tu­ve el pri­vi­le­gio de ac­ce­der a su poe­ma­rio En ho­nor del de­li­rio, ga­na­dor del Pre­mio In­ter­na­cio­nal Pa­ra­le­lo 0 de poe­sía 2017, que con­vo­ca El Án­gel Edi­tor y el En­cuen­tro In­ter­na­cio­nal de Poe­tas “Poe­sía en Pa­ra­le­lo Ce­ro” en Qui­to, Ecua­dor.

El poe­ma­rio es­tá ex­qui­si­ta­men­te pro­du­ci­do: em­plea un pa­pel de muy bue­na ca­li­dad, uni­do a un di­se­ño y dia­gra­ma­ción que mues­tran ex­ce­len­te gus­to y amor por el ofi­cio edi­to­rial.

La por­ta­da es un pri­mer es­ca­lón ha­cia ese ex­cel­so via­je que cons­ti­tu­ye su lec­tu­ra, pues se tra­ta de la Vir­gen de me­dia­no­che, obra del maes­tro Fer­nan­do Car­ba­llo, gran ami­go del poe­ta, quien se apun­ta en la aven­tu­ra y lue­go con­tri­bu­ye, ade­más, con su­ti­les apun­tes vi­sua­les a lo in­terno, que marcan las tran­si­cio­nes en­tre las tres par­tes en que se di­vi­de el poe­ma­rio. Cie­rra la con- tra­por­ta­da con otra obra de Car­ba­llo ti­tu­la­da Es­pe­jis­mos, am­bas óleos so­bre te­la.

He­chas las acla­ra­cio­nes del ca­so en­tra­mos a co­men­tar lo leí­do en es­te poe­ma­rio, cu­yo ver­bo apa­sio­na­do trans­pi­ra y que­ma las ma­nos, a la vez que pro­vo­ca ar­dor en la mi­ra­da con­for­me se van le­yen­do sus poe­mas, ali­nea­dos en­tre sí a la ma­ne­ra que lo ha­cen los pla­ne­tas en un cos­mos asom­bro­so re­cién in­ven­ta­do.

Es­te poe­ma­rio po­see una fres­ca den­si­dad de imá­ge­nes. El poe­ta des­plie­ga en sus cons­truc­cio­nes y te­mas una am­plia for­ma­ción cul­tu­ral, re­fle­ja­da en lec­tu­ras y aso­mos al mun­do más allá de nues­tras fron­te­ras. De ahí que, de pron­to, lee­mos un poe­ma en el que le ha­bla al hom­bre de la cue­va de Al­ta­mi­ra o se aden­tra en los ce­men­te­rios del mun­do don­de ya­ce el pol­vo de los que fue­ron gran­des poe­tas y a tra­vés de sus poe­mas lo si­guen sien­do.

De­fi­ni­ti­va­men­te el abrir­se al mun­do le ha per­mi­ti­do tam­bién al poe­ta am­pliar las ave­ni­das de su poe­sía, sa­car­la de las es­tre­chas mu­ra­llas del Va­lle Cen­tral y lle­var a su Tu­rrial­ba en el co­ra­zón, de­po­si­tar su ciu­dad na­tal en los re­ga­zos del pla­ne­ta y per­mi­tir con ello que la sa­bi­du­ría uni­ver­sal ha­ga su ta­rea de ós­mo­sis con el pa­sa­do.

En­ton­ces, los ce­men­te­rios de sus poe­mas son si­tios don­de vi­ve la me­tá­fo­ra y la me­mo­ria de los maes­tros ali­men­ta su ima­gi­na­ción, lo cual se tra­du­ce en un poe­ma de ex­qui­si­ta fac­tu­ra. Co­mo es el ca­so de su poe­ma Oto­ño en Cam­den: “Ca­mino jun­to a mi hi­jo/ por el ce­men­te­rio de Har- leigh”; el poe­ta lle­va la se­mi­lla con­si­go –el hi­jo– y di­ce: “Bus­ca­mos la tum­ba de Whit­man./En el sen­de­ro, por ca­da pa­so que doy/mi hi­jo da tres pa­sos/no sa­be que el tiem­po es un com­pás/y que los años cam­bian los ro­les de los mú­si­cos/co­mo cam­bia de rit­mo/el pa­so del ca­mi­nan­te”.

¡Qué ma­ne­ra de mar­car el rit­mo en esas bús­que­das en las que se abis­ma! Y agre­ga: “Pron­to cre­ce­rá/ Y se­ré yo el que ten­ga que se­guir­lo a él, apu­rar el pa­so pa­ra ca­mi­nar so­bre las aguas, ha­cer pro­di­gios o an­dar por las tum­bas/ has­ta en­con­trar a un poe­ta des­co­no­ci­do/que aca­so se­ré yo”. Una ma­ne­raex­qui­si­ta de en­gar­zar el legado y unir la tra­di­ción; el cam­bio de ro­les que es cí­cli­co e inago­ta­ble.

Y así va­mos por el li­bro, dis­fru­tan­do del asom­bro y del he­cho de en­con­trar­nos con un poe­ta muy ma­du­ro, de ver­bo lu­mi­no­so, has­ta desem­bo­car en otro de los mu­chos poe­mas her­mo­sos del con­jun­to, so­lo que es­te nos atrae por­que, de al­gu­na­ma­ne­ra, es el que me con­fir­mael tí­tu­lo del ar­tícu­lo que pro­pon­goy que el poe­ta lla­ma La le­yen­da del vol­cán. Di­ce: “Fui­mos due­ños de lo vo­raz/ y de la gracia tré­mu­la/ de al­guien que vuel­ve in­tac­to a su ni­ñez/ y trae no­ti­cias de su vi­das pa­sa­das,/ un tro­zo de ma­de­ra pre­cio­sa,/ una pun­ta de lan­za/ que se in­crus­ta en la piel/ de los ani­ma­les muertos,/ una ra­ma de oli­vo,/que se me­ció en los pi­cos de las aves”.

Una for­ma muy poé­ti­ca y su­bli­me de vin­cu­lar­se a la tra­di­ción, al me­nos des­de mi pers­pec­ti­va de lec­tu­ra. Y cie­rra de ma­ne­ra ma­gis­tral: “Un día ha­bla­ré de ti y no me cree­rán,/ un día di­rás mi nom­bre/ y se echa­rán a reír./ Pe­ro ven­drán las la­vas/ y de nue­vo tus ojos/ me ha­rán creer/ en la ce­ni­za”.

Aquí el sen­ti­do del fin y la re­no­va­ción, de la acep­ta­ción de per­te­nen­cia, de có­mo la ce­ni­za es el ori­gen, el prin­ci­pio fe­cun­do de don­de sur­ge el fue­go, y tam­bién la lla­ma y el ca­lor. Un de­lei­te es­ta lec­tu­ra, de al­guien que vi­ve en­tre no­so­tros.

Y el poe­ta se abis­ma en las gra­fías de El Bos­co, se atre­ve con poe­tas co­mo Wi­lliam Bla­ke y rei­te­ra que es la co­ne­xión, por me­dio de su poe­sía, con los­va­lo­res pla­ne­ta­rios uni­ver­sa­les, atre­vién­do­se, ade­más, a pre­sen­tir y afir­mar que la poe­sía no es pa­ra na­da al­can­zar puer­to se­gu­ro: “La Tor­men­ta se di­ri­ge ha­cia no­so­tros./ To­do poe­ma es un nau­fra­gio”. Y yo di­go qué afor­tu­na­dos so­mos de con­tar con es­tos ma­de­ros, cons­truc­cio­nes poé­ti­cas que nos res­ca­tan, nos man­tie­nen a flo­te y nos em­pu­jan con la co­rrien­te ha­cia al­gu­na par­te.

De­fi­ni­ti­va­men­te, un gra­to ha­llaz­go ha si­do es­te en­cuen­tro con la poe­sía de Juan Car­los Oli­vas. Es un es­cri­tor bas­tan­te jo­ven, pues car­ga so­bre sus hom­bros 32 años, pe­ro den­tro de ese cuer­po lle­va un al­ma an­ces­tral, que se de­rra­ma en cons­truc­cio­nes poé­ti­cas don­de la na­rra­ti­va lí­ri­ca es flui­da, de cor­te muy clá­si­co, en lo me­jor de la tra­di­ción uni­ver­sal, ri­ca en imá­ge­nes y po­ten­tes apro­xi­ma­cio­nes a los gran­des mis­te­rios de la exis­ten­cia. Si en­cuen­tran sus li­bros o se to­pan con sus poe­mas, sa­quen el tiem­po y dis­fru­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.