Los sue­ños y tam­bién las pe­sa­di­llas del pin­tor Ro­dol­fo Stan­ley.

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

La nue­va ex­po­si­ción del pin­tor cos­ta­rri­cen­se, que se ex­hi­be en Pla­za An­ta­res, com­bi­na ele­men­tos rea­lis­tas y del mun­do oní­ri­co con una gran cuo­ta de sá­ti­ra

Las pin­tu­ras de Ro­dol­fo Stan­ley son sue­ños, a ve­ces pe­sa­di­llas de co­lo­res. Lo di­go a pro­pó­si­to, tal vez exa­ge­ran­do por­que en sus te­mas no hay so­lo sue­ños. O, pa­ra de­cir­lo de otra ma­ne­ra: tam­bién hay sue­ños que se con­vier­ten en pe­sa­di­llas, aun­que no sean ob­vias; ocu­rre, por ejem­plo, que en un am­bien­te rea­lis­ta, con­tras­ta­do por los tra­zos y el azul de Pru­sia o el ber­me­llón, se in­fil­tran ele­men­tos oní­ri­cos.

¿Qué ha­cen tan jun­tos un ca­ba­llo so­bre un ca­mas­tro y una bai­la­ri­na de ba­llet sen­ta­da en el bor­de, ca­si es­tru­ján­do­le las pa­tas tra­se­ras? Es­ta es una pe­sa­di­lla ate­nua­da, cu­ya pe­san­tez es ali­via­da por los co­lo­res fuer­tes y la luz. ¿Có­mo en­ten­der al pia­nis­ta que in­ter­pre­ta mú­si­ca bai­la­ble en un piano en lla­mas (dos hom­bres gi­ran al otro la­do de los cris­ta­les), mien­tras otra bai­la­ri­na de blan­co, sen­ta­da y ven­da­da, sos­tie­ne un lá­ti­go? ¿Y la bai­la­ri­na que re­po­sa so­bre un si­llón cuan­do un bu­zo en­tra por la ven­ta­na em­pu­ñan­do un ra­mo de ro­sas ro­jas?

Tam­bién se ob­ser­va la ima­gen de Ma­rilyn Mon­roe con la fal­da le­van­ta­da por el vien­to vio­la­dor. En otra com­po­si­ción, la bai­la­ri­na es­tá sen­ta­da so­bre las ma­le­tas, con las pun­tas in­hies­tas per­fo­ran­do el sue­lo de tie­rra. Ha he­cho un via­je.

El am­bien­te no es el sa­lón neo­clá­si­co del ba­llet, sino el de una ca­sa cam­pe­si­na ya ca­si ex­tin­ta en el pai­sa­je cos­ta­rri­cen­se, con el jar­dín tro­pi­cal de pla­ta­ni­llas, ita­bos y bro­me­lias.

Es cu­rio­so: las po­si­cio­nes de las bai­la­ri­nas en es­tos acrí­li­cos tam­bién apa­re­cen de­for­ma­das, no co­rres­pon­den a la prác­ti­ca ‘nor­mal’de co­lo­car las pier­nas o los pies en el ba­llet.

Tam­po­co se tra­ta de fi­gu­ras es­bel­tas. Aquí las mu­je­res se mues­tran con car­nes ro­bus­tas, sen­sua­les; tam­bién rom­pen las ex­pec­ta­ti­vas co­mo en ca­si to­do el cor­pus de Stan­ley.

En es­te cor­pus, ca­da de­ta­lle del mun­do es­tá bien di­bu­ja­do; el re­sul­ta­do del di­bu­jo acu­sa la des­tre­za de quien tra­du­ce reali­da­des a la re­pre­sen­ta­ción en el lien­zo.

Por otra par­te, el ob­ser­va­dor des­cu­bre que re­unir esos ele­men­tos en un mis­mo es­ce­na­rio sub­vier­te el mar­co rea­lis­ta in­tro­du­cien­do lo inexis­ten­te, lo que irrum­pe en­nues­tras ex­pec­ta­ti­vas y crea un cli­ma de fas­ci­na­ción, que –pa­ra nom­brar­lo de al­gún mo­do– po­dría­mos lla­mar oní­ri­co.

No­se tra­ta de pe­sa­di­llas bru­ta­les, a lo Füss­li, ni de de­li­cias, co­moen ElBos­co, ni de bru­ja­sa lo­Go ya, ni de des­cua­ri­za­mien­tos cu­bis­tas. Es­te oni­ris­mo­pic­tó­ri co­da lu­gar a otra co­sa: ha­blo de pe­sa­di­llas de co­lo­res. Los co­lo­res vi­vos, fuer­tes, ines­pe­ra­dos, con­tri­bu­yen a crear el uni­ver­so pic­tó­ri­co, pe­ro tam­bién ate­núan la vio­len­cia que por ello so­lo que­da su­ge­ri­da. Ene­so ra­di­ca el ele­men­to in­só­li­to de es­tas obras.

Con un pro­ce­di­mien­to se­me­jan­te, en otras se­ries de Stan­ley pre­do­mi­na el efec­to sa­tí­ri­co que di­si­mu­la el dra­ma, lo ma­ti­za, lo hace to­le­ra­ble.

Sus pin­tu­ras se des­ta­can por se­ña­les va­ria­dí­si­mas en las que lla­man la aten­ción la sen­sua­li­dad, la irre­ve­ren­cia, los bro­cha­zos cal­cu­la­dos, los de­ta­lles re­pen­ti­nos, la irrup­ción de lo im­po­si­ble en lo co­ti­diano: co­lo­res que se que­dan en la re­ti­na for­zán­do­nos a se­guir ima­gi­nan­do más allá de la re­pre­sen­ta­ción.

Lar­ga tra­yec­to­ria

La obra de Stan­ley es bas­ta. Apar­te de se­ña­lar su pro­duc­ti­vi­dad, ya que no es po­si­ble re­fe­rir­me aquí a la tra­yec­to­ria de tan­tos años, sí quie­ro re­cor­dar los mo­ti­vos en torno a los cua­les ha gi­ra­do su obra crea­ti­va re­cien­te.

Sal­ta a la vis­ta me­dia do­ce­na de se­ries se­pa­ra­das, ca­da una de 20 a 40 cua­dros, con te­mas que se ex­pre­san en to­nos di­fe­ren­tes: la se­rie Los co­me­güe­vos se va­le de la dis­tan­cia iró­ni­ca me­dian­te tra­zos exa­ge­ra­dos pa­ra re­pre­sen­tar cier­tas prác­ti­cas po­pu­la­res.

Las es­ce­nas de pla­ya, por su la­do, ca­ri­ca­tu­ri­zan el es­ti­lo rea­lis­ta. El pro­yec­to Los par­ques vuel­ve a ma­ti­ces fan­tás­ti­cos ge­ne­ra­dos por los co­lo­res y la coin- ci­den­cia es­pa­cial de lo di­ver­so. En Los bai­lon­gos to­do se ani­ma; los cuer­pos pa­re­cen rebasar el mar­co de la re­pre­sen­ta­ción.

En cam­bio, la sor­di­dez fí­si­ca agi­ta los cuer­pos y los am­bien­tes en la se­rie La no­che: hay con­tras­tes de luz y som­bras, cuer­pos a ve­ces de­for­mes; go­zo y tris­te­za, tris­te­za de los pros­tí­bu­los. Véa­se, por ejem­plo, ese lo­ca­lim­pre­ci­so, lleno de cuer­pos abi­ga­rra­dos, don­de una pros­ti­tu­ta aca­ba de des­ves­tir a un hom­bre de ros­tro ca­si mons­truo­so: las mi­ra­das son las­ci­vas, jo­co­sas, es­qui­vas, se oyen ca­si los gri­tos.

Ro­dol­fo Stan­ley na­ció en la Gre­cia cos­ta­rri­cen­se, en el tró­pi­co mon­ta­ño­so, en 1950. Ha ob­ser­va­do el país y ha vis­to lo que es­tá ahí, pe­ro que so­lo el ar­tis­ta pue­de ex­traer y pin­tar.

Es­ta ‘co­pia’ siem­pre es de­for­me, co­mo lo anun­cia­ba Va­lle-In­clán, por­que, de­for­mán­do­las, las co­sas y per­so­nas se di­bu­jan me­jor, por­que se mar­can sus con­tras­tes y de­ta­lles sig­ni­fi­ca­ti­vos.

Las más de 100 ex­po­si­cio­nes en paí­ses di­fe­ren­tes (Ale­ma­nia, Es­ta­dos Uni­dos, Es­pa­ña, Sui­za, Co­lom­bia, Ja­pón, etc.) mues­tran es­ta mi­ra­da al mun­do que se re­sis­te a que lo mi­ren si no es con los ojos y con el pin­cel de es­te ar­tis­ta.

Su obra evo­ca un gran mu­ral, siem­pre en pro­ce­so de crea­ción, irre­ve­ren­te, so­bre cos­tum­bres y prác­ti­cas de vi­da que no se li­mi­tan a la ex­pe­rien­cia cos­ta­rri­cen­se, sino que po­drían leer­se co­mo una mi­ra­da a la cultura la­ti­noa­me­ri­ca­na. Un mu­ral lleno de co­lor, iro­nía, sar­cas­mo, ca­ri­ño, sue­ños su­rrea­lis­tas, coin­ci­den­cia de co­sas que no sue­len ir jun­tas en la vi­da. Por eso, es sue­ño y pe­sa­di­lla.

FOTO: CORTESÍA DE RO­DOL­FO STAN­LEY.

De­li­rio.

FOTO: CORTESÍA DE RO­DOL­FO STAN­LEY.

Ca­pri­ce 018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.