Cos­ta Ri­ca, imán pa­ra pia­nis­tas

En la es­ce­na na­cio­nal con­ver­gen im­por­tan­tes mú­si­cos pro­ve­nien­tes de los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos y na­cio­nes le­ja­nas co­mo Kazajistán. Unos lle­gan pa­ra com­par­tir su mú­si­ca y co­no­ci­mien­tos, otros vie­nen pa­ra apren­der y fo­guear­se

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Lau­ra Ávi­la Ra­mí­rez lau­ra.avila@na­cion.com

Alos 18 años, Ai­dos Bay­bosyn de­ci­dió em­pren­der una nue­va ex­pe­rien­cia mu­si­cal, le­jos de Kazajistán, su país na­tal, pa­ra com­pe­tir con sie­te ta­len­tos y com­par­tir su do­tes mu­si­ca­les con el pú­bli­co cos­ta­rri­cen­se. Al igual que es­te jo­ven pia­nis­ta, Max Fan, 10 años, ori­gi­na­rio de Chi­na y ra­di­ca­do en Ca­li­for­nia, nos vi­si­tó pa­ra in­ter­pre­tar el Con­cier­to N.°1 Op.15, de Lud­wig van Beet­ho­ven, en la quin­ta edi­ción del Cos­ta Ri­ca Piano Fes­ti­val.

Cos­ta Ri­ca se con­so­li­da co­mo un im­por­tan­te es­ce­na­rio que atrae a dos ti­pos de pia­nis­tas: por un la­do, re­co­no­ci­dos ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les, y, por otro. jó­ve­nes de La­ti­noa­mé­ri­ca, Es­ta­dos Uni­dos, Kazajistán, Chi­na, Tai­wán, Co­rea del Sur, Ru­sia o Sin­ga­pur, que desean per­fec­cio­nar su téc­ni­ca y con­cur­sar en ac­ti­vi­da­des de re­nom­bre in­ter­na­cio­nal.

La es­ce­na na­cio­nal ofre­ce im­por­tan­tes com­pe­ten­cias que cap­tu­ran a mú­si­cos con­so­li­da­dos y en pro­ce­so de for­ma­ción de la re- gión. Un ejem­plo es el Concurso dePiano Ma­ría Cla­ra Cu­llell, que na­ció en el año 2000 y que, a lo lar­go de 18 años, ha cap­ta­do ta­len­to la­ti­noa­me­ri­cano en­tre los 14 y los 25 años.

La ac­ti­vi­dad na­ció pa­ra con­cre­tar el an­he­lo de la pia­nis­ta y pro­fe­so­ra Ma­ría Cla­ra Cu­llell (1931-1993), quien as­pi­ra­ba a rea­li­zar un even­to bie­nal que brin­da­ra opor­tu­ni­da­des de ca­pa­ci­ta­ción y con­tri­bu­ye­ra al desa­rro­llo mu­si­cal de los jó­ve­nes de Amé­ri­ca La­ti­na.

A lo lar­go de­nue­ve edi­cio­nes, el concurso ha con­ta­do con la par­ti­ci­pa­ción de más de 200 jó­ve­nes de to­da la re­gión, quie­nes han si­do eva­lua­dos por re­co­no­ci­dos ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les co­mo Va­nes­sa La­tar­che, del Ro­yal Co­lle­ge of Mu­sic de Lon­dres; Lu­ca Chian­to­re, pia­nis­ta­yau­tor de li­bros so­bre la téc­ni­ca del piano y las so­na­tas de Lud­wig van Beet­ho­ven; o Lei Weng, con­cer­tis­ta chino.

“En­tre los prin­ci­pa­les im­pac­tos (del concurso) es­tá la vi­si­bi­li­dad in­ter­na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca co­mo país que im­pul­sa la eje­cu­ción pia­nís­ti­ca de al­to ni­vel y es­ti­mu­la el in­ter­cam­bio en­tre jó­ve­nes ta­len­to­sos del con­ti­nen­te. Es- ti­mu­la a los in­tér­pre­tes en pro­ce­so de for­ma­ción al ofre­cer­les un es­pa­cio de sa­na com­pe­ten­cia pe­ro con un al­tí­si­mo ni­vel”, ase­gu­ró Ma­ría Cla­ra Var­gas, pro­duc­to­ra ge­ne­ral del concurso.

Otra ac­ti­vi­dad que se con­so­li­da en la es­ce­na na­cio­nal es el Cos­ta Ri­ca Piano Fes­ti­val, que na­ció en el 2014 y es­te año lle­gó a su quin­ta edi­ción de la mano del jo­ven pia­nis­ta Lan­zo Lu­co­ni; él fun­dó el es­pa­cio pa­ra apor­tar otras op­cio­nes pa­ra el cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal en Cos­ta Ri­ca.

Des­de que es­tu­dia­ba en el Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Ar­tes, Lu­co­ni no­tó la re­du­ci­da ofer­ta que ha­bía en sue­lo na­cio­nal y con­si­de­ró “in­jus­to” que mu­chos de sus co­le­gas no pu­die­sen asis­tir a con­cier­tos o con­cur­sos fue­ra del país. No se tra­ta­ba de fal­ta de ta­len­to ni de téc­ni­ca, sino de po­co di­ne­ro pa­ra cos­tear el al­to pre­cio que re­pre­sen­ta.

Tal in­quie­tud de ado­les­cen­cia no­lo aban­do­nóy, tras fi­na­li­zar la maes­tría en Es­ta­dos Uni­dos, de­ci­dió crear un fes­ti­val anual pa­ra pro­mo­ver un cam­bio en sue­lo na­cio­nal. “Año tras año, brin­da­mos

opor­tu­ni­da­des y ex­pe­rien­cias su­ma­men­te va­lio­sas pa­ra los par­ti­ci­pan­tes. En so­lo cin­co años, he­mos apor­ta­do un enor­me va­lor a la es­ce­na mu­si­cal de Cos­ta Ri­ca, al mis­mo tiem­po ha­cien­do reali­dad los sue­ños de más de 70 pia­nis­tas”, de­ta­lló Lu­co­ni, di­rec­tor y fun­da­dor del Cos­ta Ri­ca Piano Fes­ti­val.

La ac­ti­vi­dad ha lla­ma­do la aten­ción de jó­ve­nes en­tre los 6 y los 32 años pro­ve­nien­tes de Cos­ta Ri­ca, Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos, Ru­sia, Sin­ga­pur y Kazajistán. Los mú­si­cos vi­si­tan sue­lo cos­ta­rri­cen­se pa­ra re­ci­bir cla­ses de per­fec­cio­na­mien­to, ofre­cer re­ci­ta­les, rea­li­zar con­cier­tos con or­ques­ta y com­par­tir con in­tér­pre­tes de al­to ca­li­bre co­mo Nah­re Sol, Sean Ken­nard, Vla­di­mir Khom­ya­kov o Ser­gei Kuz­net­sov.

El Concurso Na­cio­nal Piano La­ti­noa­me­ri­cano tam­bién se une a la lis­ta de even­tos de al­to ni­vel que se han crea­do en los úl­ti­mos años. A di­fe­ren­cia de los otros dos, es­tá en­fo­ca­do en el apo­yo a mú­si­cos na­cio­na­les o re­si­den­tes en el país.

La com­pe­ten­cia na­ció en el 2016, con el fin de que los pia­nis­tas tu­vie­ran un es­pa­cio an­tes de asu­mir re­tos in­ter­na­cio­na­les; es­tá di­ri­gi­da a pia­nis­tas en­tre los 18 y los 27 años y los par­ti­ci­pan­tes re­ci­ben cla­ses maes­tras, re­ci­ta­les y char­las con maes­tros pro­ve­nien­tes de Cos­ta Ri­ca, El Sal­va­dor, Cu­ba y Bra­sil.

El pia­nis­ta Leo­nar­do Gell, or­ga­ni­za­dor de es­ta com­pe­ti­ción, no­tó la re­du­ci­da par­ti­ci­pa­ción de cos­ta­rri­cen­ses en el Concurso In­ter­na­cio­nal de Piano Ma­ría Cla­ra Cu­llell y con­si­de­ró que una de las po­si­bles cau­sas era la fal­ta de un certamen na­cio­nal que sir­vie­ra co­mo una pla­ta­for­ma de pre­pa­ra­ción an­tes de que los mú­si­cos par-

ti­ci­pa­ran en com­pe­ten­cias in­ter­na­cio­na­les.

¿Por qué Cos­ta Ri­ca?

Si se com­pa­ra con paí­ses de Eu­ro­pa, nues­tro país no cuen­ta con una lar­ga tra­di­ción pia­nís­ti­ca. Sin em­bar­go, du­ran­te el si­glo XX y, so­bre to­do, du­ran­te los años se­ten­ta, el desa­rro­llo mu­si­cal en Cos­ta Ri­ca tu­vo un im­por­tan­te em­pu­je con la re­vo­lu­ción mu­si­cal que pro­pi­ció Gui­do Sáenz, pia­nis­ta y en­ton­ces vi­ce­mi­nis­tro de Cul­tu­ra. Jun­to al di­rec­tor de or­ques­ta Ge­rald Brown, él trans­for­mó la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal (OSN) al traer con­no­ta­dos ins­tru­men­tis­tas de Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos y Amé­ri­ca del Sur.

Una de las más im­por­tan­tes con­se­cuen­cias de ese cam­bio fue la pro­fe­sio­na­li­za ciónd el sec­tor y la crea­ción del Pro­gra­ma Ju­ve­nil, enor­me se­mi­lle­ro de mú­si­cos que si­gue dan­do re­sul­ta­dos has­ta hoy en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Mú­si­ca. Di­cho im­pul­so, sin du­da al­gu­na, tu­vo re­per­cu­sio­nes en el sec­tor pia­nís­ti­co cos­ta­rri­cen­se.

“La nue­va or­ques­ta atra­jo le­gio­nes de pia­nis­tas de pri­me­rí­si­mo or­den que for­ma­ron nues­tra sen­si­bi­li­da­des y es­ta­ble­cie­ron un ni­vel de ex­ce­len­cia al cual as­pi­rar (György San­dor, Ale­xan­der Uninsky, Phi­lip­pe En­tre­mont, By­ron Ja­nis, Gary Graff­man, Joa­quín Achú­ca­rro). Pa­ra no­so­tros, jó­ve­nes mú­si­cos, es­to fue una ver­da­de­ra re­ve­la­ción. Fue­ron maes­tros que nos des­lum­bra­ron, nos enamo­ra­ron, nos mo­vie­ron a la emu­la­ción”, co­men­tó Jac­ques Sa­got, pia­nis­ta y es­cri­tor.

Des­pués de es­cu­char a des­ta­ca­dos ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les pa­ra en­ri­que­cer su pro­pia for­ma- ción mu­si­cal, el mú­si­co se con­vir­tió en uno de los so­lis­tas in­fal­ta­bles de la OSN en­tre 1987 y el 2009, pro­ta­go­ni­zó los con­cier­tos de aper­tu­ra y clau­su­ra de la Tem­po­ra­da Oficial y acom­pa­ñó a la agru­pa­ción a gi­ras al ex­te­rior. Es de­cir, dis­fru­tó del es­pa­cio que le abrió el en­sam­ble a los ta­len­tos na­cio­na­les. Otros de los mú­si­cos ex­tran­je­ros que vio a Cos­ta Ri­ca una tie­rra fér­til pa­ra el desa­rro­llo de ins­tru­men­tis­tas fue Ale­xan­der Skliou­tovsky, pia­nis­ta y pe­da­go­go ru­so. Des­de los años no­ven­ta, un des­ta­ca­do gru­po de pro­fe­so­res y él se de­di­ca­ron a for­mar una nue­va ge­ne­ra­ción de ni­ños y jó­ve­nes pia­nis­tas, que pron­to co­men­zó a des­co­llar en la es­ce­na mu­si­cal cos­ta­rri­cen­se. Cos­ta Ri­ca tam­bién des­ta­ca en la re­gión por su al­to ni­vel mu­si­cal, prue­ba de ello es que mu­chos jó­ve­nes vie­nen al país pa­ra cur­sar sus es­tu­dios su­pe­rio­res. Bas­ta con echar una mi­ra­da a la Es­cue­la de Ar­tes Mu­si­ca­les de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca (UCR) o a la fa­cul­tad de Mú­si­ca de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal (UNA) pa­ra en­te­rar­se de que los es­tu­dian­tes cen­troa­me­ri­ca­nos op­tan por es­tos cen­tros de en­se­ñan­za pa­ra pro­fe­sio­na­li­zar­se. “Sin du­da al­gu­na, Cos­ta Ri­ca ofre­ce mu­chas más op­cio­nes pa­ra los jó­ve­nes, y con ni­ve­les ca­da día más com­pe­ti­ti­vos en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal. Des­de el pun­to de vis­ta hu­mano, en to­da Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be abun­da el ta­len­to, el po­ten­cial y la ca­li­dad pa­ra con­ti­nuar vi­si­bi­li­zán­do­se co­mo una ri­ca can­te­ra de pro­duc­ción mu­si­cal ha­cia el mun­do en­te­ro”, co­men­tó el pia­nis­ta Luis Monge. Es­te só­li­do am­bien­te mu­si­cal se­du­ce tan­to a los ar­tis­tas con­sa­gra­dos co­mo a los jó­ve­nes en pro- ce­so de for­ma­ción. Los pia­nis­tas pro­fe­sio­na­les via­jan has­ta Cos­ta Ri­ca por su tu­ris­mo y al en­te­rar­se de que exis­te una ofer­ta mu­si­cal de al­ta ca­li­dad, más allá de Eu­ro­pa o Es­ta­dos Uni­dos. Es de­cir, op­tan por vi­vir una ex­pe­rien­cia de cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal y per­so­nal, se­gún ma­ni­fes­tó Lu­co­ni.

Ade­más, te­ner mú­si­cos con gran tra­yec­to­ria na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, y la ac­ti­va par­ti­ci­pa­ción de or­ques­tas y agru­pa­cio­nes de cá­ma­ra cos­ta­rri­cen­ses son tam­bién ele­men­tos im­por­tan­tes pa­ra atraer a pia­nis­tas ex­tran­je­ros, a cri­te­rio de Var­gas.

Con­tri­bu­ción

Las com­pe­ten­cias na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les con­tri­bu­yen con el for­ta­le­ci­mien­to del sec­tor. En el ca­so de Concurso Ma­ría Cla­ra Var­gas Cu­llell, uno de los apor­tes más im­por­tan­tes es la di­fu­sión del re­per­to­rio na­cio­nal, ya que, en ca­da edi­ción, los par­ti­ci­pan­tes de­ben de in­ter­pre­tar una obra cos­ta­rri­cen­se.

A lo lar­go de nue­ve edi­cio­nes, la com­pe­ten­cia ha pues­to en­ma­nos de in­tér­pre­tes in­ter­na­cio­na­les com­po­si­cio­nes co­mo Pre­lu­dio

en mi me­nor, de Ale­jan­dro Mo­nes­tel; Pre­lu­dio y dan­za de la pe­na ne­gra, de Benjamín Gu­tié­rrez; Tla­néhualt, de Ale­jan­dro Car­do­na; De bos­que­jos y dia­blu­ras, de Mar­vin Camacho, y Cor­tan­do ca­ña, de Wi­lliam Po­rras. El in­ter­cam­bio en­tre mú­si­cos na­cio­na­les y ex­tran­je­ros fa­vo­re­ce, asi­mis­mo, for­ta­le­cer y vi­si­bi­li­zar el ta­len­to de nue­vas fi­gu­ras ar­tís­ti­cas cos­ta­rri­cen­ses des­pués de las com­pe­ten­cias.

En oc­tu­bre de 2017, War­ner Nú­ñez fue fi­na­lis­ta de la ca­te­go­ría avan­za­da del Concurso de Piano Ma­ría Cla­ra Cu­llell; a pe­sar de que el mú­si­co no ob­tu­vo un pre­mio, es­ta fue una pla­ta­for­ma pa­ra que el con­cer­tis­ta Lei Weng co­no­cie­ra su tra­ba­jo y lo in­vi­ta­ra a par­ti­ci­par en la edi­ción 2018 del Co­lo­ra­do In­ter­na­tio­nal Piano Aca­demy and Fes­ti­val.

El Concurso Na­cio­nal Piano La­ti­noa­me­ri­cano, por ejem­plo, im­pul­só aDa­vid Sa­ra­via has­ta el Concurso In­ter­na­cio­nal de Piano Mu­si­ca­lia en Cu­ba. Tras su exi­to­sa par­ti­ci­pa­ción, Sa­ra­via ob­tu­vo una pa­san­tía en la Uni­ver­si­dad de las Ar­tes de Cu­ba y gra­bó el ma­te­rial dis­co­grá­fi­co Pu­ra vi­da, con mú­si­ca de com­po­si­to­res cos­ta­rri­cen­ses y cu­ba­nos, jun­to al se­llo dis­co­grá­fi­co Co­li­brí.

Aun­que de que el país cuen­ta con una só­li­da ofer­ta aca­dé­mi­ca y un am­bien­te pro­lí­fi­co pa­ra las com­pe­ten­cias na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, los pia­nis­tas y los mú­si­cos en ge­ne­ral en­fren­tan gran­des re­tos. Al­gu­nos de ellos son po­der vi­vir de la mú­si­ca, ob­te­ner re­mu­ne­ra­cio­nes jus­tas y en­con­trar es­pa­cios con las con­di­cio­nes más ade­cua­das pa­ra in­ter­pre­tar su mú­si­ca.

Otro desafío es in­cre­men­tar el apo­yo de di­fe­ren­tes sec­to­res pa­ra em­po­de­rar a mú­si­cos y or­ga­ni­za­cio­nes ar­tís­ti­cas. “El ar­te y la mú­si­ca son pro­fe­sio­nes no­bles, apa­sio­na­das, que fo­men­tan la crea­ti­vi­dad, la co­la­bo­ra­ción y la sa­na com­pe­ten­cia, ele­men­tos in­dis­pen­sa­bles pa­ra el desa­rro­llo de cual­quier país con gran­des as­pi­ra­cio­nes. Nos fal­ta mu­cho, pe­ro va­mos por buen ca­mino”, ase­gu­ró Lu­co­ni.

ILUSTRACIÓN: DOMINICK PROESTAKIS

FO­TO: COS­TA RI­CA PIANO FES­TI­VAL.

Los pia­nis­tas Gra­ce Fong, Eduar­do Del­ga­do y Lan­zo Lu­co­ni com­par­tie­ron sus ha­bi­li­da­des mu­si­ca­les du­ran­te un con­cier­to del Cos­ta Ri­ca Piano Fes­ti­val.

FO­TO: GES ANRANGO.

Los jó­ve­nes Juan Se­bas­tián Do­lla­zos, Jor­ge Bri­ce­ño, Clau­dia Las­tra, Ale­jan­dro Arro­yo y Ah­med Alom, par­ti­ci­pa­ron en la edi­ción pa­sa­da del Concurso de Piano Ma­ría Cla­ra Cu­llell.

FO­TO: JOR­GE AR­CE.

Ale­jan­dro Arro­yo, de El Sal­va­dor, ga­nó el Concurso de Piano Ma­ría Cla­ra Cu­llell du­ran­te la edi­ción 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.