Una per­so­na sen­ci­lla con la ca­be­za com­pli­ca­da

Do­re­lia Ba­raho­na: Zo­na azul, la nue­va no­ve­la de la es­cri­to­ra de De qué ma­ne­ra te ol­vi­do, ex­plo­ra nues­tros de­seos de lon­ge­vi­dad

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Fer­nan­do Cha­ves E. fer­nan­do.cha­ves@na­cion.com

Lo pri­me­ro es la metáfora. Es lo que nos ha­ce po­si­ble sen­tar­nos a con­ver­sar. Ni­co­ya no tie­ne una co­lo­ra­ción dis­tin­ta del res­to del en­tra­ma­do pa­trio, pe­ro, des­de ha­ce unos años, un cier­to azul se ha apo­de­ra­do de la ima­gi­na­ción lo­cal y ex­tran­je­ra.

Allá en la pe­nín­su­la flo­re­ce una “zo­na azul” don­de, por ingredientes aún in­de­fi­ni­dos, las per­so­nas vi­ven más. ¿Me­jor? De­pen­de de a quién se le pre­gun­te, pe­ro sí, no­na­ge­na­rios y cen­te­na­rios abun­dan, co­mo en al­gu­nos rin­co­nes de Ita­liaoJa­pón. Esa­me­tá­fo­ra co­lo­ri­da re­ve­la tan­to co­mo ocul­ta: sí, allí ocu­rre al­go es­pe­cial, pe­ro qué no sa­be­mos to­da­vía. Eso es lo que in­ves­ti­ga Nan­da, pro­ta­go­nis­ta de la nue­va no­ve­la de Do­re­lia Ba­raho­na: Zo­na azul (Le­tra Ma­ya).

Ella es una cien­tí­fi­ca que ha tra­ba­ja­do por dé­ca­das ex­plo­ran­do las po­si­bi­li­da­des pa­ra vi­vir en el es­pa­cio. Aje­na a to­do pen­sa­mien­to so­bre Mar­te y dis­tan­tes te­mas afi­nes, re­si­de en Ni­co­ya una mu­jer lla­ma­da Emi­lia, a las puer­tas de sus 115 años. Así em­pie­za una fic­ción que jue­ga con las ideas de vi­da y muer­te, na­da me­nos, pe­ro tam­bién con las vi­sio­nes y tex­tu­ras de la vi­da en Gua­na­cas­te. En­tre tan­to, a Nan­da se le des­ba­ra­ta el mun­do pre­vio pa­ra ha­cer ger­mi­nar una vi­da nue­va.

Qué metáfora pa­ra ini­ciar: una zo­na de un co­lor dis­tin­to don­de es po­si­ble otra vi­da. Sin em­bar­go, to­das las no­ve­las de Do­re­lia Ba­raho­na has­ta aho­ra han si­do so­bre esa gran pre­gun­ta: có­mo vi­vir. Na­da me­nos.

El se­cre­to de la lon­ge­vi­dad

Ha­ce po­cos días, a su re­gre­so de pre­sen­tar la no­ve­la en Gua­te­ma­la y unas se­ma­nas an­tes de mos­trar­la aquí en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro, Ba­raho­na con­ver­só so­bre es­te­nue­vo li­broy so­bre las preo­cu­pa­cio­nes que dan for­ma a su li­te­ra­tu­ra. Ella ha­bla co­mo es­cri­be: pin­tan­do. Se sir­ve de cuan­ta metáfora ten­ga a mano pa­ra for­mar, de un bro­cha­zo, ideas que la in­quie­tan to­do el tiem­po.

Des­de De­qué ma­ne­ra te ol­vi­do (1989) has­ta aho­ra, en su quin­ta no­ve­la, Ba­raho­na ha si­do una de nues­tras na­rra­do­ras más con­sis­ten­tes, de len­gua­je fle­xi­ble e ideas en cons­tan­te mo­vi­mien­to. Es fi­ló­so­fa, al fin y al ca­bo, y el ejer­ci­cio del pen­sa­mien­to da for­ma tan­to a sus fic­cio­nes co­mo a sus fre­cuen­tes en­sa­yos. De cier­to mo­do, así em­pe­zó Zo

na azul. Ba­raho­na tra­ba­ja­ba en el sec­tor del li­bro, en la Edi­to­rial Cos­ta Ri­ca, pe­ro ca­re­cía de más tiem­po pa­ra con­cen­trar­se en la es­cri­tu­ra. Aho­ra, es pro­fe­so­ra de cursos de es­té­ti­ca y fi­lo­so­fía en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, pe­ro su prio­ri­dad es la crea­ción li­te­ra­ria. Los años han ido afi­nan­do los ins­tru­men­tos con los que pue­de com­po­ner sus no­ve­las, mu­chas ve­ces cen­tra­das en la mi­ra­da y en la re­pre­sen­ta­ción, co­mo la pin­tu­ra que ti­ñe to­da Ver

Bar­ce­lo­na (2013). Co­mo otros de sus li­bros, Zo­na azu­lem­pe­zó con un per­so­na­je an­tes que con un ar­gu­men­to. “Yo no ten­go pla­nes cla­ros de lo que voy a es­cri­bir, nun­ca. La primera pá­gi­na es la que ini­cia y la es­cri­bí tal cual”, di­ce. “Te­nía un per­so­na­je que me es­ta­ba ron­dan­do, una mu­jer muy ma­yor, ins­pi­ra­da en mi tía, que vi­vió 97 años. Ella era fe­liz, con sus li­mi­ta­cio­nes. Siem­pre te­nía una son­ri­sa. Aprender de eso, có­mo se lo­gra an­te las vi­ci­si­tu­des de la vi­da, pa­ra mí fue una cla­ve”.

“En el ca­mino ocu­rrie­ron pér­di­das en mi vi­da, muer­tes de per­so­nas que qui­se mu­cho, que me hi­cie­ron de­te­ner­me a pen­sar en la lon­ge­vi­dad, por

“Hay per­so­nas que to­do lo tie­nen y vi­ven muy po­co, hay per­so­nas au­to­des­truc­ti­vas, otras no tie­nen na­da y vi­ven po­co, otras que tie­nen po­co y vi­ven mu­cho… ¿Có­mo ha­ría al­guien que quie­re la res­pues­ta pa­ra bus­car un ca­mino en­tre esas po­si­bi­li­da­des?”.

qué al­gu­nos du­ra­mos más y otros no”, ex­pli­ca la au­to­ra.

La lon­ge­vi­dad, cla­ro es­tá, no es una as­pi­ra­ción neu­tral ni las in­ves­ti­ga­cio­nes en torno a ella es­tán des­pro­vis­tas de in­tere­ses aje­nos a la cien­cia. Tam­bién hay mu­cho de ex­plo­ta­ción co­mer­cial en la no­ción de vi­vir más, y allí re­lu­ce esa no­ción de una “zo­na azul”, so­bre la cual es fá­cil pro­yec­tar nues­tras an­sie­da­des mor­ta­les. Si hay al­go de es­pe­cial allí, al­go que nos ha­ga vi­vir más tiem­po, ¿có­mo po­de­mos ex­traer­lo? ¿Có­mo po­de­mos re­pli­car­lo?

“Los in­tere­ses de la cien­cia no siem­pre son bue­nos, no siem­pre son hu­ma­nis­tas. El mis­mo he­cho de plan­tear­se la lon­ge­vi­dad co­mo un bien, co­mo un va­lor de con­su­mo…; hay mu­chos in­tere­ses mer­can­ti­les de por me­dio. ¿has­ta dón­de que­rés vi­vir au­tó­no­mo o de­pen­dien­te de un mon­tón de me­di­ca­men­tos pa­ra ser lon­ge­vo?”, se pre­gun­ta Ba­raho­na.

De es­te mo­do, Zo­na azul trans­cu­rre en­tre es­ce­nas ín­ti­mas de cues­tio­na­mien­to per­so­nal y re­fle­xio­nes fi­lo­só­fi­cas so­bre el sen­ti­do de aque­lla in­ves­ti­ga­ción, del con­tac­to en­tre no­so­tros, es­tos hu­ma­nos pa­sa­je­ros. “Hay per­so­nas que to­do lo tie­nen y vi­ven muy po­co, hay per­so­nas au­to­des­truc­ti­vas, otras no tie­nen na­da y vi­ven po­co, otras que tie­nen po­co y vi­ven mu­cho… ¿Có­mo ha­ría al­guien que quie­re la res­pues­ta pa­ra bus­car un ca­mino en­tre esas po­si­bi­li­da­des?”, di­ce Do­re­lia.

Cuan­do la muer­te pa­sa cer­ca ha­ce me­lla en al­gu­nas con­vic­cio­nes y re­afir­ma otras. “He es­ta­do cer­ca­na a la­muer­te de va­rias formas, una en un ac­ci­den­te de trán­si­to te­rri­ble y tam­bién he per­di­do a gen­te muy cer­ca­na”, ex­pli­ca Ba­raho­na. “Aca­da quien lo cam­bia dis­tin­to. Pe­ro tus en­fo­ques se vuel­ven más am­plios. Cam­bia la ma­ne­ra que uno tie­ne de se­guir la ru­ta sa­bien­do que se es­tá des­pi­dien­do de gen­tes en el ca­mino y que en al­gún mo­men­to tam­bién se pue­de des­pe­dir uno”.

Al fi­nal, la cues­tión es de me­di­da: cuán­to de ol­vi­do y cuán­to de me­mo­ria hay que guar­dar pa­ra vi­vir me­jor. Por lo de­más, no sa­be­mos cuán­tas ve­ces sor­tea­mos el fin. “To­dos los días abo­fe­tea­mos a la muer­te aun­que no nos de­mos cuen­ta”, afir­ma la es­cri­to­ra.

Vi­da trans­for­ma­da

Des­de la primera no­ve­la de Do­re­lia Ba­raho­na, De qué ma­ne­ra te

ol­vi­do (1989), pe­sa en su li­te­ra­tu­ra la con­cien­cia de la fu­ga­ci­dad. So­bre sus mu­je­res pen­de la nos­tal­gia por lo que even­tual­men­te pa­sa­rá. Se afe­rran, co­mo Nan­da en Zo­na azul, al con­tac­to di­rec­to con lo que la ma­te­ria ofre­ce: las for­masy las tex­tu­ras de un­mun­do en per­pe­tuo cam­bio. Lo que ha cam­bia­do es el acer­ca­mien­to de la au­to­ra mis­ma a los pro­ble­mas de sus per­so­na­jes, que han crecido con ella.

“De qué ma­ne­ra te ol­vi­do me en­can­ta. Tie­ne unos pa­sa­jes be­llí­si­mos del ini­cio de la vi­da y la ju­ven­tud, y ahí em­pie­za el te­ma de la muer­te. Pe­ro el na­rra­dor se arries­ga po­co y aho­ra me arries­go más. Ha­go una se­ño­ra de 115 años y la pongo a ha­blar, la re­creo. An­tes los per­so­na­jes eran más cer­ca­nos a mí”, des­cri­be Ba­raho­na.

En su tra­ba­jo y en su vi­da, se mez­clan la re­fle­xión y la tex­tu­ra de la vi­da co­ti­dia­na. “Yo soy una per­so­na muy sen­ci­lla con una ca­be­za muy com­pli­ca­da", afir­ma Ba­raho­na. "He apren­di­do a ser ca­da vez más sen­ci­lla pa­ra dar­le más tiem­po y po­si­bi­li­da­des a esa parte. En­tre me­nos uno se lle­ne de ar­ti­fi­cios, más li­bre se­rá la men­te pa­ra po­der crear co­sas”.

Parte de ese pro­ce­so fue de­di­car­se so­lo a dar cla­ses, con­cen­trar­se en el mun­do de las ideas. “Pen­sa­ba que iba a ser te­rri­ble pa­ra mi li­te­ra­tu­ra, que me iba a cas­trar. No obs­tan­te, con­for­me ha pa­sa­do el tiem­po y me he do­mes­ti­ca­do con el rol de pro­fe­so­ra, más bien en­cuen­tro po­si­bi­li­dad de dar­le mu­chas vuel­tas a los te­mas, y co­mo doy cla­ses de co­sas que me en­can­tan, me re­cuer­dan cons­tan­te­men­te qué de­be te­ner la li­te­ra­tu­ra pa­ra que sea bue­na”, con­fie­sa.

Esa aten­ción a la fic­ción no dis­trae, sin em­bar­go, de una la­bor en­sa­yís­ti­ca tam­bién fre­cuen­te y pro­mi­nen­te (el pró­xi­mo año se pu­bli­ca­rá Car­to­gra­fías de la be

lle­za, con tex­tos su­yos so­bre la be­lle­za en la ac­tua­li­dad). Es una la­bor que pro­cu­ra dar­le a la li­te­ra­tu­ra el es­pa­cio que pue­de te­ner en una so­cie­dad ávi­da de cam­bios, pe­ro a ve­ces rea­cia a com­pren­der sus im­pli­ca­cio­nes.

“El pa­pel del ar­te, la li­te­ra­tu­ra y la fic­ción es fun­da­men­tal en una cul­tu­ra si tie­ne los ca­na­les ade­cua­dos pa­ra ser co­mu­ni­ca­do”, ase­gu­ra Ba­raho­na. “La fic­ción mue­ve ideo­ló­gi­ca­men­te a la ma­yo­ría. La fic­ción mue­ve las pa­sio­nes de la gen­te, lo ha he­cho a lo lar­go de la his­to­ria. Abre ven­ta­nas, abre mun­dos des­co­no­ci­dos pa­ra gen­te que no sa­le de sus ca­sas, por­que no pue­de o no quie­re. Si le das El ba­rón ram

pan­tea una per­so­na que es­tá en la ca­ma, le abrís un mun­do”. La metáfora, así, es re­vo­lu­cio­na­ria: en­tre más ri­cas, com­ple­jas y va­ria­das, ma­yor li­ber­tad se to­ma con el len­gua­je quien las pro­nun­cia, ma­yor li­ber­tad re­cla­ma pa­ra sí.

Si la fic­ción pue­de trans­for­mar así la ma­te­ria –nues­tra ma­te­ria–, ¿se pue­de de­cir que es­cri­bir Zo­na azu­lla cam­bió de al­gu­na ma­ne­ra? Es­cri­bir tan­to so­bre la per­ma­nen­cia y la muer­te, ¿la cam­bió?

“Ten­go una per­cep­ción mu­cho más en­ri­que­ci­da. Uno tie­ne que sa­car­le bri­llo a la vi­da. Co­mo de­cía E. M. Fors­ter, la li­te­ra­tu­ra se de­di­ca na­da más a las ho­ras pa­sio­na­les, que es lo que re­gis­tra­mos: los ce­los, el amor, la desolación. Pe­ro las ho­ras gri­ses no las re­gis­tra el ar­te, las vi­vi­mos. Una de las trans­for­ma­cio­nes im­por­tan­te es tra­tar de que no exis­tan zo­nas gri­ses, que exis­tan co­lo­res pri­ma­rios en la vi­da, de al­gu­na for­ma”, con­si­de­ra Ba­raho­na.

“So­li­tos po­de­mos vi­vir tam­bién por­que no es­ta­mos so­los: te­ne­mos la lu­na, los ár­bo­les, las nu­bes… So­mos parte de un sis­te­ma vi­vo. Esa cu­ra­ción la tu­ve con la no­ve­la. El ar­te es un ali­vio pa­ra po­ner las co­sas en or­den. Le di un or­den nue­vo al te­ma de la muer­te y al te­ma de la vi­da”. Pen­sar en lo que no exis­te le abre es­pa­cio aquí, en­tre no­so­tros, ata­dos a lo que te­ne­mos al la­do. La be­lle­za, si tie­ne sen­ti­dohoy, es de al­gún mo­do la as­pi­ra­ción a ha­cer­lo más du­ra­de­ro. Se pa­re­ce a la ver­dad.

“Vi­vir de la ma­ne­ra más ver­da­de­ra po­si­ble es una bue­na re­ce­ta pa­ra res­ca­tar la vi­da de la muer­te”, di­ce Do­re­lia. De mo­do que qui­zá no hay se­cre­tos en Ni­co­ya: los te­ne­mos aquí al la­do.

“El ar­te es un ali­vio pa­ra po­ner las co­sas en or­den. Le di un or­den nue­vo al te­ma de la muer­te y al te­ma de la vi­da”.

JOHN DURÁN.

Do­re­lia Ba­raho­na es es­cri­to­ra, fi­ló­so­fa y pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.