Ex­plo­ra­cio­nes del es­pa­cio, el tiem­po y la me­mo­ria

El Mu­seo de Ar­te Cos­ta­rri­cen­se ad­qui­rió cua­tro obras de Lu­ciano Goi­zue­ta. De es­ta for­ma, una nueva ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas se une, po­co a po­co, al pa­tri­mo­nio de la ins­ti­tu­ción

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Ra­fael A. Ve­ne­gas Arias ra­fael.ve­ne­gas@ucr.ac.cr

Lu­ciano Goi­zue­ta es un ar­tis­ta cos­ta­rri­cen­se pa­ra­dó­ji­co e hi­jo de su tiem­po; sus ex­plo­ra­cio­nes es­tán in­ser­tas den­tro de una ló­gi­ca de so­cie­dad glo­ba­li­za­da, más que en un tra­ba­jo de re­fe­ren­cias lo­ca­les o re­gio­na­les. Su obra es­tá in­fluen­cia­da por los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y la ima­gen di­gi­tal es una cons­tan­te en su pro­ce­so crea­ti­vo y de tra­ba­jo: en su ta­ller, la cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca, la compu­tado­ra, el pro­yec­tor y otros dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos com­par­ten es­pa­cio con los pin­ce­les, lien­zos y pa­le­tas.

En mu­chos ca­sos, la me­jor cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca de Goi­zue­ta, en­ten­dién­do­lo co­mo un dis­po­si­ti­vo que per­mi­te el registro de un ins­tan­te, son sus di­bu­jos. La obra grá­fi­ca del ar­tis­ta, que tie­ne una am­plí­si­ma pro­duc­ción de di­bu­jos y sket­ches, guar­da sus me­mo­rias co­ti­dia­nas. No es ca­sual que sus obras lle­ven­por título fe­chas co­nel de­ta­lle­deho­ras ymi­nu­tos, co­mo si se tra­ta­se de ar­chi­vos di­gi­ta­les ge­ne­ra­dos de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca. Sus di­bu­jos y pin­tu­ras guar­dan la me­mo­ria; es de­cir, re­gis­tran el pa­so fu­gaz del tiem­po, que el ar­tis­ta a vo­lun­tad ex­plo­ra, fi­ja y acu­mu­la.

La pro­mi­nen­cia de la ima­gen

Su me­to­do­lo­gía es muy va­ria­da, pe­ro se des­ta­ca el tra­ba­jo con imá­ge­nes di­gi­ta­les, prin­ci­pal­men­te fo­to­gra­fías de su au­to­ría, las cua­les mo­di­fi­ca por me­dio de pro­gra­mas de edi­ción. Es­tas son in­ter­ve­ni­das con re­cor­tes y ad­he­sio­nes de otras imá­ge­nes, o mu­ti­la­das, eli­mi­nan­do par­tes que pue­den ser des­de un de­ta­lle has­ta el más im­por­tan­te ele­men­to com­po­si­ti­vo. A par­tir de es­to, la la­bor se tras­la­da a un plano grá­fi­co, los di­bu­jos le per­mi­ten en­ten­der y ma­du­rar la idea; pro­du­ce mu­chos has­ta lle­gar a la ver­sión fi­nal que tras­la­da al lien­zo.

Co­mo si de una cá­ma­ra o archivo di­gi­tal se tra­ta­se, que nos per­mi­te acer­car­nos por me­dio del zoom, Lu­ciano ob­ser­va y re­fle­xio­na acer­ca de los es­pa­cios: pe­que­ños de­ta­lles se vuel­ven ver­da­de­ros eco­sis­te­mas –“mi­cro­cos­mos” co­mo di­ce el ar­tis­ta–, don­de con­vi­ven múl­ti­ples ele­men­tos am­plia­dos.

Ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co de es­to es su obra The Ame­ri­can Home (2017), ga­na­do­ra del Sa­lón Na­cio­nal de Ar­tes Vi­sua­les or­ga­ni­za­do por el Mu­seo de Ar­te Cos­ta­rri­cen­se. Es­ta obra pre­sen­ta una pe­que­ña pie­za tri­di­men­sio­nal, lle­na de ele­men­tos ca­si aza­ro­sos, de la cual el ar­tis­ta luego ex­trae una sec­ción que lle­va al lien­zo en muy gran­des pro­por­cio­nes.

La su­per­po­si­ción de imá­ge­nes, al pa­re­cer in­co­ne­xas, co­mo el ejem­plo de In­mi­gran­tes en la So­le­ra (2012), es­con­den, a sim­ple vis­ta, una con­ju­ga­ción de mo­ti­vos que gi­ran en torno a una reali­dad trans­for­ma­da y pro­ce­sa­da por el ojo del ar­tis­ta. En es­te pro­ce­so, que usa pa­ra la crea­ción de al­gu­nos de sus tra­ba­jos, las imá­ge­nes com­par­ten un víncu­lo, así sea da­do por el azar, co­mo el nom­bre re­pe­ti­do en dos ar­chi­vos di­gi­ta­les dis­tin­tos. El pri­mer en­cuen­tro (2014) es una sín­te­sis de su tra­ba­jo, una pe­que­ña ins­ta­la­ción que gi­ra en torno a una fo­to­gra­fía in­ter­ve­ni­da de un alum­bra­mien­to, don­de se re­cor­ta la si­lue­ta del be­bé pa­ra sus­ti­tuir­se con una ima­gen os­cu­ra y de ca­rác­ter des­truc­ti­vo.

Mien­tras, de frente, un ofi­cial de po­li­cía de ju­gue­te ob­ser­va in­mó­vil la es­ce­na, ilu­mi­na­do cons­tan­te­men­te. Po­de­mos ver con­de­sa­dos al­gu­nos de los te­mas que le pro­vo­can un es­pe­cial in­te­rés, y por qué no de­cir una fi­ja­ción, co­mo­lo son el tiem­po, la su­per­po­si­ción de reali­da­des y el jue­go con la re­la­ción de imá­ge­nes.

Ins­pi­ra­ción y hue­llas

En la obra de Goi­zue­ta, la ins­pi­ra­ción to­ma­da de las pie­zas de otros ar­tis­tas res­pon­de a in­tere­ses es­pe­cí­fi­cos de las ex­plo­ra­cio­nes o tra­ba­jos de mu­chos de ellos, tan­to his­tó­ri­cos co­mo con­tem­po­rá­neos. Ca­be des­ta­car el in­te­rés por la sor­di­dez y de­sola­ción del nor­te­ame­ri­cano Ed­ward Hop­per y las com­po­si­cio­nes ca­si co­lla­ge de mun­dos fan­ta­sio­sos pe­ro en un len­gua­je na­tu­ra­lis­ta del ale­mán Neo Raunch.

También ha ma­ni­fes­ta­do te­ner co­mo re­fe­ren­tes a otros ar­tis-

tas cos­ta­rri­cen­ses co­mo Cinth­ya Soto, Joa­quín Rodríguez del Pa­so, Fe­de­ri­co Herrero, en­tre otros. En es­te crea­dor, se pue­de iden­ti­fi­car una in­fluen­cia de Ja­mes Ro­sen­quist en las com­po­si­cio­nes y el ma­ne­jo del es­pa­cio, y de Jean-Mi­chel Bas­quiat en la obra grá­fi­ca y el uso del co­lor.

Es po­si­ble que la fres­cu­ra en las obras de es­te ar­tis­ta pro­ven­ga de su ver­sa­ti­li­dad, y del am­plí­si- mo mun­do tan­to grá­fi­co, di­gi­tal, pu­bli­ci­ta­rio y cien­tí­fi­co del que se apro­pia pa­ra ge­ne­rar to­da una ex­plo­ra­ción ba­sa­da en in­tere­ses par­ti­cu­la­res muy bien fun­da­men­ta­dos. Al es­tu­diar a gran­des ras­gos las obras de Goi­zue­ta, así co­mo sus declaraciones en en­tre­vis­tas y otros tex­tos, se pue­de iden­ti­fi­car có­mo ha ma­du­ra­do y evo­lu­cio­na­do su téc­ni­ca, su ex­plo­ra­ción plás­ti­ca y, so­bre to­do, su vi­sión de mun­do y del ar­te; es un ar­tis­ta en cons­tan­te cam­bio, con­se­cuen­te con la reali­dad con­tem­po­rá­nea.

A par­tir de sus re­fe­ren­cias y en­ten­dien­do sus múl­ti­ples in­tere­ses, po­der­nos in­tro­du­cir la se­gun­da obra ad­qui­ri­da por el MAC: Lu­nes, 30 de ma­yo, 2016 a las 9:55 am [Pa­na­ja­chel], lien­zo en el que pre­sen­ta la pers­pec­ti­va de un edi­fi­cio, don­de se dis­tin­gue su apa­ren­te des­co­ne­xión con­tex­tual, una fa­cha­da de­ta­lla­da en con­tras­te con una me­dia­ne­ra cons­trui­da con fuer­tes tra­zos de co­lor púr­pu­ra, en que se des­ta­ca un en­torno de un ce­les­te ab­so­lu­to, co­lor que el ar­tis­ta uti­li­zar al igual que el ne­gro pa­ra re­pre­sen­tar el va­cío o la au­sen­cia. El ocul­tar no im­pli­ca des­apa­re­cer o ne­gar; es más, con es­te ges­to el ar­tis­ta lo­gra ha­cer más evi­den­te la exis­ten­cia de al­go ba­jo la su­per­fi­cie pic­tó­ri­ca.

Lu­nes, 30 de ma­yo, 2016 a las 9:55 am [Pa­na­ja­chel] nos po­dría re­mi­tir al con­cep­to de me­mo­ria: “ima­gen o con­jun­to de imá­ge­nes de he­chos o si­tua­cio­nes pa­sa­dos que que­dan en la men­te”, imá­ge­nes que que­dan fi­ja­das tan­to en el len­te, co­mo en el pro­pio ar­tis­ta que las per­pe­túa en la pin­tu­ra. In­co­ne­xos, suel­tos, ais­la­dos, aza­ro­sos, así son los re­cuer­dos, y de es­ta ma­ne­ra se pre­sen­ta el edi­fi­cio en la obra, que, de le­jos, pa­re­cie­ra re­pre­sen­tar fi­de­dig­na­men­te un es­pa­cio, co­mo si fue­ra una fo­to­gra­fía, pe­ro, al mi­rar­lo más aten­ta­men­te, nos da­mos cuen­ta de que no son más que man­chas que aso­cia­mos, o que­re­mos aso­ciar, con al­go con­cre­to.

Otro in­te­rés en el tra­ba­jo de Goi­zue­ta es la óp­ti­ca, ex­plo­rar con la mi­ra­da pa­ra des­cu­brir nue­vos es­pa­cios. Un jue­go de pro­por­cio­nes y ex­pe­rien­cia vi­sual que el ar­tis­ta ha lo­gra­do do­mi­nar gra­cias al tra­ba­jo cons­tan­te. En va­ria­das obras ha tra­ba­ja­do el fe­nó­meno de mi­rar, con ac­ti­tud ca­si vo­ye­ris­ta, a tra­vés de pe­que­ños agu­je­ros o mi­ri­llas. Si­nem­bar­go, es en la ins­ta­la­ción Cá­ma­ra os­cu­ra N.° 2, en la que lle­va es­ta ex­pe­rien­cia a su má­xi­ma ex­pre­sión por me­dio de una caja en la que ex­plo­ra con el fe­nó­meno de la cá­ma­ra os­cu­ra. Es­ta pie­za, de sin­gu­lar fac­tu­ra, también se in­te­gró a la co­lec­ción del MAC.

Siem­pre di­bu­jo

La ima­gi­na­ción ac­ti­va de Goi­zue­ta lo ha he­cho ex­plo­rar di­ver­sas téc­ni­cas, pe­ro si hay una que es cons­tan­te es la del di­bu­jo. Se cuen­tan por cien­tos los di­bu­jos que rea­li­za, co­mo la se­rie, aún en desa­rro­llo, de los 11:11 acer­ca de su vi­da co­ti­dia­na. A es­tos se le su­man di­bu­jos muy ela­bo­ra­dos, en­tre los so­bre­sa­len las vis­tas de aé­reas de con­tex­tos ur­ba­nos.

Lo an­te­rior, uni­do a com­po­si­cio­nes com­par­ti­men­ta­das de va­rios di­bu­jos, lle­van a 03.05.18. Es un gra­fi­to so­bre papel que mues­tra, a vis­ta de pá­ja­ro, el par­que me­tro­po­li­tano La Sa­ba­na, in­clui­do el pro­pio Mu­seo de Ar­te Cos­ta­rri­cen­se. Es­ta obra fue en­car­ga­da ex pro­fe­so pa­ra la ce­le­bra­ción del 40 aniver­sa­rio del Mu­seo de Ar­te Cos­ta­rri­cen­se, y de es­ta se de­ri­vó un gru­po de se­ri­gra­fías.

Las cua­tro obras que in­gre­sa­ron a la co­lec­ción del Mu­seo de Ar­te Cos­ta­rri­cen­se son pie­zas im­por­tan­tes que nos ha­blan de mun­dos ima­gi­na­dos, la me­mo­ria, de edu­car la mi­ra­da, del es­pa­cio, y otros va­lo­res. Son, a su vez, re­gis­tros del pro­ce­so in­can­sa­ble de Goi­zue­ta, que, de­bi­do a la ca­li­dad y con­sis­ten­cia de su tra­ba­jo, se pre­fi­gu­ra co­mo uno de los ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos más des­ta­ca­dos de Cos­ta Ri­ca y Cen­troa­mé­ri­ca.

El in­gre­so de es­tas obras de Goi­zue­ta al MAC mar­can el pa­so de una nueva ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas jó­ve­nes, que a pa­so len­to pe­ro de­ci­di­do se abren ca­mino en las ar­tes plás­ti­cas del país y la re­gión, per­mi­tien­do ac­tua­li­zar y re­no­var las co­lec­cio­nes en ins­ti­tu­cio­nes estatales –de to­dos los cos­ta­rri­cen­ses–. La in­te­gra­ción de uno de los gran­des re­pre­sen­tan­tes de las ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes inau­gu­ra un nue­vo ca­pí­tu­lo en la his­to­ria del ar­te ofi­cial, y obli­ga al Mu­seo a re­no­var los dis­cur­sos, pa­ra adap­tar­se a la reali­dad ar­tís­ti­ca con­tem­po­rá­nea.

COR­TE­SÍA DE LU­CIANO GOI­ZUE­TA.

Lu­nes, 30 de ma­yo, 2016 a las 9:55 am [Pa­na­ja­chel], acrí­li­co so­bre te­la del 2017 de Goi­zue­ta.

COR­TE­SÍA DE LU­CIANO GOI­ZUE­TA.

Cá­ma­ra os­cu­ra N.° 2 es una ins­ta­la­ción en la que el ar­tis­ta ex­plo­ra el ac­to de mi­rar. A la de­re­cha, un de­ta­lle de la obra.

GRA­CIE­LA SO­LÍS.

El ar­tis­ta Lu­ciano Goi­zue­ta Fe­vrier ga­nó en la ca­te­go­ría de obra tri­di­men­sio­nal en el Sa­lón Na­cio­nal de Ar­tes Vi­sua­les 2017.

FO­TO COR­TE­SÍA DEL AR­TIS­TA.

Es­te tra­ba­jo de tin­ta so­bre papel de Goi­zue­ta se ti­tu­la 03.05.18. Es par­te de la co­lec­ción del MAC.

COR­TE­SÍA DE LU­CIANO GOI­ZUE­TA.

También en­tró a la co­lec­ción del mu­seo en La Sa­ba­na el en­sam­ble El pri­mer en­cuen­tro (2014), de Goi­zue­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.