Una ventana a los do­nes de Ro­dri­go Soto

El li­bro Los días y sus do­nes del es­cri­tor cos­ta­rri­cen­se, re­co­ge los apuntes, me­di­ta­cio­nes y ob­ser­va­cio­nes que el au­tor reali­zó en un pe­rio­do com­pren­di­do en­tre 1980 y el 2001

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Literatura -

D es­de siem­pre, la ex­pre­sión bre­ve, en oca­sio­nes la­pi­da­ria, ha co­exis­ti­do con el dis­cur­so más en­jun­dio­so y ex­ten­so. Y es­to es así en dis­tin­tas tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les, in­clui­da la oc­ci­den­tal. Aquí, la li­te­ra­tu­ra afo­rís­ti­ca ha si­do abun­dan­te, fructífera y se­ñe­ra. El afo­ris­mo ha si­do me­dio de ex­pre­sión fi­lo­só­fi­ca (Pas­cal, Scho­pen­hauer, Nietzs­che, Cio­ran…) o de crí­ti­ca de cos­tum­bres y de son­deo en la psi­que hu­ma­na, tal y co­mo acon­te­ce en los así de­no­mi­na­dos mo­ra­lis­tas fran­ce­ses (La Ro­che­fou­cauld, La Bru­yé­re, Cham­fort) o en el ale­mán Lich­ten­berg.

El­hu­mo­res el áci­do co­rro­si­vo que los mo­ra­lis­tas usan pa­ra des­mon­tar los pe­sa­dos ar­ti­fi­cios so­cia­les que los hu­ma­nos he­mos in­ven­ta­do pa­ra mo­rar en ellos co­mo si fue­sen ca­mi­sas de fuer­za. En el gé­ne­ro afo­rís­ti­co también exis­ten los es­bo­zos de ideas y sen­ti­mien­tos, o de sim­ples im­pre­sio­nes. “De­cir mu­cho con po­co”, se ha di­cho del afo­ris­mo. Me­jor aún si se di­ce con ele­gan­cia y con re­fi­na­dos to­ques de hu­mor.

La li­te­ra­tu­ra cos­ta­rri­cen­se y, en ge­ne­ral, la cen­troa­me­ri­ca­na, no ha si­do pró­di­ga en es­te gé­ne­ro.

Las Can­de­li­llas, de Max Ji­mé­nez Hue­te, si­gue sien­do un clá­si­co ais­la­do. Por eso, cual­quier apor­te que en­ri­quez­ca el gé­ne­ro en nues­tro me­dio es bien­ve­ni­do y se agra­de­ce. Los días y sus do­nes es la pri­me­ra in­cur­sión afo­rís­ti­ca de Ro­dri­go Soto. Los días y sus do­nes re­co­ge los apuntes, me­di­ta­cio­nes y ob­ser­va­cio­nes que el au­tor reali­zó en un pe­rio­do com­pren­di­do en­tre 1980 y el 2001. Re­fle­ja el apren­di­za­je de un es­cri­tor in­tere­sa­do en otras ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas, co­moel tea­tro o el ci­ne, en la po­lí­ti­ca, en la so­cie­dad, la fi­lo­so­fía… Y en los se­cre­tos de su pro­pio ar­te.

En el tex­to se dan la mano la con­fe­sión amo­ro­sa o exis­ten­cial; la re­fle­xión fi­lo­só­fi­ca, es­té­ti­ca, po­lí­ti­ca o teo­ló­gi­ca; el au­to­aná­li­sis y el re­tra­to de am­bien­tes y de per­so­na­jes. Los días y sus do­nes de­be ver­se co­mo una ventana que nos per­mi­te atis­bar las in­quie­tu­des del au­tor, sus gus­tos y sus va­ria­dos in­tere­ses.

El au­tor exal­ta la vo­lun­tad de crear y des­cu­brir, in­he­ren­te al ar­tis­ta o al cien­tí­fi­co: “El mis­mo po­der ge­ne­ra­dor que man­tie­ne vi­vo al mun­do, se ma­ni­fies­ta en la vo­lun­tad crea­do­ra del ar­tis­ta”, di­ce. La Na­tu­ra­le­za es crea­do­ra; nues­tros dio­ses son crea­do­res, man­te­ne­do­res y re­vi­ta­li­za­do­res de mun­dos, de cie­los y de in­fier­nos. El ar­tis­ta crea co­mo la na­tu­ra­le­za y co­mo los dio­ses y ha­ce del misterio una pre­sen­cia tan­gi­ble y se­duc­to­ra.

Es­cri­bir so­bre li­te­ra­tu­ra

Con su lar­ga tra­yec­to­ria de cuen­tis­ta, poeta y no­ve­lis­ta, la es­cri­tu­ra era uno de los as­pec­tos que es­pe­ra­ba ha­llar en Los días y

sus do­nes. Y Soto no de­frau­da: “No so­lo hay que des­con­fiar, es pre­ci­so impugnar la di­vi­sión es­tric­ta de los gé­ne­ros li­te­ra­rios. Pe­ro no es que lo na­rra­ti­vo, lo poé­ti­co y lo en­sa­yís­ti­co no se dis­tin­guen, es que la vi­da los con­tie­ne o los in­clu­ye a to­dos, y a eso mis­mo de­be as­pi­rar la obra”. Por­que la reali­dad es po­li­for­me, mul­ti­fa­cé­ti­ca, com­ple­ja, va­ria­da, y la no­ve­la no pue­de ser me­nos.

Las re­fle­xio­nes so­bre la es­cri­tu­ra son mu­chas. “Es ne­ce­sa­rio es­cri­bir con to­do el cuer­po”, nos di­ce Ro­dri­go. La es­cri­tu­ra es pa­sio­nal, vis­ce­ral, ima­gi­na­ti­va, tor­tuo­sa, im­pul­si­va, aza­ro­sa, im­pre­vi­si­ble, tal co­mo lo es el ser hu­mano. La vi­da no es un teo­re­ma in­te­lec­tual o una hi­pó­te­sis ló­gi­ca­men­te for­mu­la­da que de­ba ve­ri­fi­car­se. Na­da co­mo el go­ce de es­cri­bir, na­da co­mo el es­ta­do exul­tan­te que nos pro­por­cio­na el po­ner en es­ce­na la ima­gi­na­ción y ha­cer ma­la­ba­res con las pa­la­bras. Es­cri­bir es un tran­ce, la en­tra­da en con­tac­to con otras di­men­sio­nes de la exis­ten­cia, una pau­la­ti­na re­ve­la­ción del es­plen­dor del Ser. Di­ce Ro­dri­go: “Con la es­cri­tu­ra con­ju­ro el va­cío, el gran agu­je­ro de la na­da, y en las pa­la- bras que emer­gen re­co­noz­co un des­te­llo, una ima­gen fu­gaz de lo que, sin sa­ber­lo, soy...”.

La es­cri­tu­ra exi­ge dis­ci­pli­na, so­le­dad, si­len­cio. En sus pa­la­bras: “Avi­so a los des­pre­ve­ni­dos: la so­le­dad, la me­di­ta­ción, el si­len­cio, son ab­so­lu­ta­men­te in­dis­pen­sa­bles pa­ra la crea­ción ar­tís­ti­ca. Sin diá­lo­go in­te­rior, sin aten­ción a los pro­pios pro­ce­sos, re­sul­ta im­po­si­ble la pa­la­bra, la ima­gen o el ac­to re­ve­la­dor y sig­ni­fi­ca­ti­vo”.

El pa­so del tiem­po, sus efec­tos en el cuer­po y en el al­ma, es otro te­ma al que el au­tor le de­di­ca va­rias me­di­ta­cio­nes. “...Y mi­ran­do ató­ni­tos las rui­nas, los des­po­jos, nos pre­gun­ta­mos: ¿qué su­ce­dió? ¿Có­mo per­mi­ti­mos que pa­sa­ra es­to?” ¿Son las rui­nas de uno mis­mo, de nues­tras ilu­sio­nes, de nues­tra so­cie­dad? La am­bi­güe­dad au­men­ta el es­pec­tro de sig­ni­fi­ca­ción del afo­ris­mo y le de­ja al lec­tor un cam­po de aná­li­sis más vas­to y su­ge­ren­te. La no­ta de hu­mor qui­zás nos ayu­de a so­bre­lle­var el mal tra­go: “El tiem­po es un gran hu­mo­ris­ta: to­do lo con­vier­te en ca­ri­ca­tu­ra”. Y a mo­do de re­ma­te, el co­lo­fón re­sig­na­do y me­lan­có­li­co: “Ca­da vez so­mos más un re­cuer­do de no­so­tros mis­mos”.

Re­fle­xio­nes so­bre el cuer­po

Al cuer­po de­di­ca el au­tor va­lio­sas re­fle­xio­nes, ese cuer­po al que el fa­na­tis­mo re­li­gio­so de vie­jo y nue­vo cu­ño de­tes­ta, en­vi­le­ce, con­de­na, aun­que no siem­pre de for­ma abier­ta, sino tai­ma­da. “El cuer­po es inocen­te”, es­cri­be Ro­dri­go. “Cuan­do el cuer­po bai­la, el es­pí­ri­tu vue­la”, aña­de en otro si­tio. Y también: “Bue­na par­te de la ma­ra­vi­lla de la vi­da de­ri­va del go­zo de nues­tra cor­po­ra­li­dad”. Soto si­gue cier­ta tra­di­ción de la mo­der­ni­dad, de Spi­no­za a Nietzs­che, pa­san­do por Whit­man, que pro­cu­ra reivin­di­car el cuer­po y rom­per con el dua­lis­mo al­ma-cuer­po, es­ci­sión fu­nes­ta pa­ra la psi­que oc­ci­den­tal.

Él con­ci­be la vi­da, asi­mis­mo, co­mo un desafío. Ca­si al fi­nal de li­bro nos di­ce: “Re­cor­dar que la vi­da es un desafío, una apues­ta in­sen­sa­ta­men­te her­mo­sa con­tra la vo­ra­ci­dad de lo iner­te”. Vi­vir va­le la pe­na. “Qué go­zo ca­lla­do me pro­du­ce es­ta cer­ti­dum­bre de es­tar vi­vo”, ex­cla­ma.

En otra par­te, ca­si co­mo un poe­ma en pro­sa, da rien­da suel­ta a su sen­ti­mien­to pan­teís­ta de la na­tu­ra­le­za y de su go­zo de vi­vir: “Ape­sar de las mi­se­rias in­fi­ni­tas y de nues­tra ejem­plar es­tu­pi­dez, a me­nu­do sien­to que ga­lo­pa­mos en el vien­to, que la vi­da es un re­ga­lo y que el tiem­po que de­vo­ra­mos y nos de­vo­ra a la vez, es una cam­pa­na­da que re­sue­na en nues­tra ca­be­zo­ta pa­ra des­per­tar­nos, pa­ra sa­car­nos de la na­da don­de he­mos dor­mi­do to­da la eter­ni­dad y traer­nos a es­tos pa­tios a com­par­tir fu­gaz­men­te el trino de los pá­ja­ros, el­mur­mu­llo de los ríos y la pre­sen­cia irre­ba­ti­ble de las mon­ta­ñas”. Amén.

Ya­quí re­gre­sa­mos al título de la obra: Los días y sus do­nes. Por­que sí, los días traen do­nes, fru­tos, go­zos y es­plen­do­res, y ellos nos se­du­cen y nos atan al mun­do. Nos em­pu­jan al co­no­ci­mien­to y ha­cen de nues­tra es­ta­día te­rre­nal una aven­tu­ra con sen­ti­do.

La bús­que­da de sen­ti­do es una de las cons­tan­tes del li­bro de Ro­dri­go Soto. Aun­que so­mos pe­que­ños, el sen­tir en nues­tra san­gre la ener­gía y la fuer­za del cos­mos nos otor­ga una bri­sa de eter­ni­dad: “Ser cons­cien­tes de nues­tra irri­so­ria pe­que­ñez sa­bién­do­nos par­tí­ci­pes de la gran Danza uni­ver­sal: esa es nues­tra gran­de­za. So­lo por eso, si exis­ten, los dio­ses y los ángeles han de con­si­de­rar­nos con ter­nu­ra y con­des­cen­den­cia”.

Ro­dri­go Soto nos in­vi­ta a em­pa­par­nos del mun­do, de sus olo­res, co­lo­res y sa­bo­res. Que na­da nos sea ajeno ni le­jano. En sus pa­la­bras: “Que na­da es­ca­pe a tu asom­bro, que na­da que­de li­bre de tu cu­rio­si­dad, de tu in­sa­cia­ble vo­ca­ción de mun­do”. Que así sea.

La es­cri­tu­ra es pa­sio­nal, vis­ce­ral, ima­gi­na­ti­va, tor­tuo­sa, im­pul­si­va, aza­ro­sa, im­pre­vi­si­ble, tal co­mo lo es el ser hu­mano. (...) Na­da co­mo el go­ce de es­cri­bir, na­da co­mo el es­ta­do exul­tan­te que nos pro­por­cio­na el po­ner en es­ce­na la ima­gi­na­ción y ha­cer ma­la­ba­res con las pa­la­bras.

COR­TE­SÍA DE RO­DRI­GO SOTO.

Los días y sus do­nes (Afo­ris­mos, no­tas y apuntes, 1980-2001). Gua­ya­ba Edi­cio­nes, San Jo­sé, Cos­ta Ri­ca, 2018. 170 pá­gi­nas. Pe­di­dos: 8810-4573.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.